El Llanero Solitario Cabalga de Nuevo…

“Un brioso caballo con la rapidez de la luz… una nube de polvo… y el grito de… ‘¡Qué vergüenza para el pueblo de Puerto Rico!'”

Saludos, no es que se me hayan confundido los canales de TV. Es simplemente que no tengo otra manera de describir lo sucedido el pasado jueves, 27 de mayo de 2004 en la oficina de correo interno del Palacio de Santa Catalina (también llamado “La Fortaleza”), residencia oficial del Gobernador de Puerto Rico (o en el caso actual, la Gobernadora… por lo menos hasta el 1 de enero de 2005). Ese día, un joven desempleado fue hasta dicha oficina a que se le explicara que querían decirle en una carta que había recibido de la mansión ejecutiva… ¡SÍ PEPE! No hace la recepcionista más que tratar de atender al joven, cuando de momento éste la agarra y le pone un cuchillo al cuello, porque quiere que la Gobernadora lo atienda directamente. De inmediato, se llamó a las unidades de la Policía de Puerto Rico que atienden esas situaciones, pero el individuo se negaba a deponer su actitud y su cuchillo e insistía en hablar personalmente con la Gobernadora.

Fue así que la Gobernadora salió de su despacho (teniendo que dejar de lado veintipico’emil asuntos más importantes que atender) para acudir a la oficina de correos y—contra toda recomendación de la plana mayor policial—enfrentarse directamente con el secuestrador. Una vez allí, según los periodistas que estaban allí, logró que el secuestrador soltara su arma y a la rehén y pudo dialogar con él; se dice que la Gobernadora hasta regañó al joven, en el sentido de que ésa no era la forma de hacer las cosas. (Y aunque por primera vez confieso en este blog que no comparto la ideología política de la Gobernadora, en esta ocasión tengo que darle la razón.) Al final, la Gobernadora pudo calmar la situación y llevarse a la recepcionista a su despacho.

En cuanto al secuestrador… yo no creo que él corra mejor suerte después de este incidente. Sucede que el individuo tenía antecedentes penales por haber escalado una escuela, lo que tras el incidente del jueves 27, no le debe ser muy favorable. Total, que si alguna enseñanza se puede extraer de todo esto, es que hay maneras de llamar la atención de quienes tienen el poder cuando estamos en necesidad extrema… pero eso no incluye el querer hacer daño a otros. DE NINGUNA MANERA.

Y ahora, a otra cosa…

ESTA SEMANA EN “HUMOR” (2004-21): Una mujer cuenta su versión del asesinato de su esposo… Una niña quiere saber de dónde vienen los bebés… ¡y se lleva tremenda sorpresa!… “Pavo en salsa blanca”: una nueva excusa para el adulterio… La nueva Princesa de Asturias tiene problemas para ajustarse al protocolo real… Controvertible cineasta estadounidense le imputa a su presidente ser el causante de casi todos los males del mundo… Y… Qué sucede cuando se enfrentan una compañía japonesa y una estadounidense en un evento de canotaje de río.

(http://luisdbeltranpr.tripod.com/humor/index.htm)

Y así lo dejo por el momento. Cuídense mucho, lectoras y lectores. Bye!

LDB

Por cierto, ¿quién ca… era ese enmascarado?

Heigh-ho Silver! Away!

Anuncios

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

1 comentario en “El Llanero Solitario Cabalga de Nuevo…”

  1. ¡Y aquí estamos casi 5½ años después del lío original ocupándonos del mismo tema, mi gente!

    Resulta que ayer (12 de octubre de 2009), el mismo individuo que provocó esta crisis—a quien no identifiqué en la nota arriba, pero cuyo nombre es Roberto Figueroa Peña—volvió a las andadas al tomar de rehén a una empleada en un centro comercial de Manatí (municipio cercano a Arecibo en la costa Norte, para los que no conocen la geografía de Puerto Rico) y tener a raya a la policía y al propio alcalde de ese municipio. Y aunque logró herir a la rehén, cuando ésta aprovechó un descuido del individuo para escaparse, él fue detenido por las autoridades, no sin antes oponer resistencia al arresto.

    Pero si malo fue todo el incidente, peor resulta ser que luego del incidente del 2004 en La Fortaleza (el que describí en esta entrada), Figueroa había sido hallado “inimputable por razón de defecto mental” por un juez. Esto sí que es vergonzoso, ya que pone a toda una sociedad a merced de psicópatas (así, en plural y con énfasis añadido, porque sólo Dios sabe cuántos más como él caminan por ahí) que a la menor provocación pueden matar a alguna persona inocente, un costo en el que esa misma sociedad no se puede dar el lujo de incurrir.

    Como en el caso original, me temo que la suerte de ese psicópata se está agotando… ¡Dios quiera que no haya una víctima más!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s