Por Fin Llegaron Las Navidades

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está ocurriendo!

La semana pasada comencé diciendo que las Navidades estaban a la vuelta de la esquina. Pues bien, la cosa es que como suele suceder una vez pasamos del el Día de Acción de Gracias… ¡comienzan a sentirse los aires navideños! (Lamentablemente, aún no puedo decir esto sobre la temperatura, cuya máxima diaria de noviembre sigue oscilando entre 85°F y 92°F [29°C–32°C] mientras escribo, pero esperen a que lleguemos a mediados de diciembre…) Y por supuesto, no podía ser el comienzo de la temporada navideña, si no fuera por las ventas navideñas “del madrugador”. (Ustedes saben: la costumbre copiada de algún lugar del mundo… ¿he mencionado nombre de lugar del mundo yoooooooooo?… de amanecerse el viernes inmediatamente después de Acción de Gracias para entrar en tropel—como la manada de animales que somos… ¡porque lo somos!—a las tiendas para aprovechar y ser “los primeros” en llevarnos “la mejor mercancía” para nuestros regalos de Navidad.)

Ahora bien, lo interesante es que según varios medios, a pesar de que se hizo cuanta promoción se les ocurrió a los comercios, tanto los grandes como los pequeños… ¡no fue tanta gente a comprar como en otros años! De hecho, los medios locales nos dicen que este año, se aparecieron menos animales… ¡perdón!… compradores durante la “venta del madrugador”… ¡pero se lograron más ventas!

¿Cómo es eso? ¿Menos compradores pero más ventas? ¿Será que como yo lo he venido planteando por el último par de semanas, la reciente implantación del IVU sí tuvo el efecto de que mucha gente adelantara sus compras navideñas? ¡Quién sabe!

De mi parte, yo ya hice mis compras de Navidad… o más bien, ya yo compré lo que me interesaba comprar antes de que se formara la barahunda de compradores en los centros comerciales, donde ni siquiera puedo encontrar un estacionamiento en caso de que yo tenga que detenerme allí un lunes a comprarme alguna tontería. (Y si alguno de los lectores y lectoras nunca ha tratado de llegar hasta Plaza Las Américas durante esta época… pues prepárese, porque todas las áreas de estacionamiento de ese centro comercial sanjuanero están llenas… las 24 horas del día… los 7 días de la semana… o sea, ¡un lleno perpetuo durante esta época del año!)

Así que mientras escribo esto, estoy de lleno en mi moratoria personal, que me impide ir a centros comerciales hasta que pase el Día de los Tres Reyes Magos, excepto cuando ello fuese necesario. Y así me quedo a ver pasar otra Navidad, soñando con un futuro que traiga más cosas buenas y positivas, y menos desconsuelo y decepción…

(Y lo anterior es doblemente cierto, tanto en mi vida personal como en el diario vivir de mi tierra…)

Pero bueno, vamos a poner desde ya una nueva cara… ¡es Navidad! Mientras tanto, vamo’ a echar pa’lante. Hablando de lo cual…

ESTA SEMANA (27 DE NOVIEMBRE–3 DE DICIEMBRE DE 2006): Si usted cree que con la implantación del IVU en Puerto Rico, estamos en crisis, recuerde que siempre hay quien está peor que usted… La historia de un hombre, su esposa… ¡y un espejo!… Un ama de casa enfrenta el desafío de contestar la pregunta de los 65,000 dólares (¡y qué pregunta!)… Y… Un diálogo en un bar gira en torno a los leones.

Visite Humor… según Luis Daniel Beltrán. (Por cierto, espero que les agrade el nuevo diseño de la página de entrada a esa sección.)

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Anuncios

El Poder del Enojo Colectivo

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está ocurriendo!

Yo no sé si ustedes se quedaron boquiabiertos igual que yo, al enterarse de que la ex-estrella del football (NFL) y ex-actor del cine y la TV estadounidense, Orenthal James Simpson, se proponía “tirar una cascarita” mediante la publicación de un libro, sugestivamente titulado If I Did It (“Si Lo Hice”), en el cual relataría cómo él hubiese asesinado a su esposa (de la que estaba separado) y a un empleado del restaurante de Los Angeles, California, donde la pareja estaba cenando antes de los hechos ocurridos en junio de 1994 (y cuyo único pecado, hasta donde sepamos, fue ir a devolverle unas gafas que se le quedaron a ella en el restaurante). Pero eso no era lo único que OJ se proponía hacer: él también se disponía a contar su versión de lo que hubiera ocurrido “si él lo hubiese hecho”, a través de un programa especial en la TV estadounidense… ¡y por la telecadena Fox… of all networks!

Afortunadamente, parece que al final prevaleció la razón, ya que tanto la casa editora del libro como la telecadena Fox—ambas propiedad de la empresa News Corp., del magnate australiano Rupert Murdoch—cedieron a las presiones de un público que les dijo ¡BASTA YA! y optaron por suspender ambos eventos.

Pero aún así, no deja de ocasionar un mal-sabor-en-la-boca el que un paria, que en eso es en lo que se convirtió OJ pese a que se burló del sistema de justicia criminal estadounidense y consiguió “la mejor defen$a di$ponible” (uno de cuyos miembros, por cierto, ya no está tan di$ponible que digamos), trate de burlarse nuevamente y de herir sensibilidades sin razón, sacándole partido a la cruz con la que él tiene que cargar en adelante. Total, ¿a cuenta de qué?

Así que ahora, ¿qué hará OJ? Pues OJ seguirá levantando la bandera de que la tienen contra él, “por el racismo que prevalece en la sociedad estadounidense”. (Me recuerda al “distinguido malcriado” que se negó a pagar el IVU la semana pasada, siempre levantando la bandera de la “persecución” contra los estadoístas… ¡Ojalá que no tengan que sufrir la misma crueldad oficial que sufrieron los independentistas puertorriqueños durante el Siglo 20! Y eso, que quien les escribe esto, Luis Daniel Beltrán Burgos, no es independentista.) Y OJ seguirá recorriendo los campos de golf de costa a costa, buscando “al verdadero asesino” de su esposa—¿y a quién tiene él en mente, al manco de The Fugitive?

Pero dejemos que nuestro buen amigo, Randy Cassingham, de This is TRUE, sea quien se exprese sobre todo esto… ¡Total, él lo hace mejor que yo!

The Power of Collective Outrage

¡Y vamos a dejarlo ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. Hasta luego.

NOTA AÑADIDA A LAS 23:20 (GMT -04:00): ¿Y si OJ hubiese escrito su libro al estilo de Dr. Seuss? Good joke: O.J. Simpson’s New Book

LDB

Navidades en Noviembre, y Una Malacrianza

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está ocurriendo!

OK, queramos o no, ya las Navidades están a la vuelta de la esquina. Por supuesto, como ya adelanté la semana pasada, las mismas han sido precipitadas por la oleada de ventas especiales anunciadas con antelación a que se implantara el miércoles pasado el sales tax boricua, conocido eufemísticamente como el Impuesto de Ventas y Usos (IVU). No se puede negar, las ventas han sido excelentes para los comercios que han capitalizado el temor de todo un pueblo consumidor a que los artículos de consumo y muchos de los servicios que requiere a diario se les vuelvan un 7% más caros… aunque valga aclarar que esto no es una cosa uniforme.

Si se fijan en mi mensaje de la semana pasada, mencioné que el IVU, en su forma completa, consta de un 5.5% (5,5%) de impuesto estatal, más un 1.5% (1,5%) de impuesto adicional cobrado por cada uno de los 78 municipios de Puerto Rico. El caso es que no todos los municipios están implantando su parte del IVU. Muy pocos municipios cobran el 1.5% (1,5%), otros tantos cobran un 1% (como el el caso del “granito-de-arena tax” de San Juan), y los más (como mi municipio, Juncos) no cobran esa parte del impuesto. Claro, se supone que próximamente (tal vez antes de fines de este año) se logre esa uniformidad mediante legislación y que cada municipio pueda aportar su porción correspondiente.

Pero en todo caso, la implantación del IVU salió como yo anticipaba (si se fijaron en lo que dije la vez pasada). El pueblo se tendría que adaptar a pagar siete centavos más de cada dólar para poder obtener los bienes y servicios necesarios, porque es lo que la ley indica… Pero alguien intente decirle eso a algunos pseudolíderes políticos para quienes la ley es ilegal, si quien la aprueba e implanta es el bando opositor. Eso fue lo que sucedió cuando un líder del bando mayoritario en la legislatura—junto con varios de sus colegas legislativos, y hasta con varios periodistas, que parece que siempre van como los corderos al matadero… ¡y después se quejan!—fue a un restaurante mexicano de San Juan a almorzar, justo el día de la implantación del IVU, y haciendo alarde de su… de su… no sé ni cómo llamar eso… se rehusó a pagar la parte estatal del IVU, ascendente a $2.51 (US$2,51), y sólo pagó la porción correspondiente al “granito-de-arena tax” (ah, ése sí es legal, ¿no?). De más está decir que él puso en aprietos a los empleados del restaurante, que (presumo yo) lo atendieron con la mayor buena fe y la mayor cortesía, ¡sólo para que el “distinguido” comensal les saliera con esa malacrianza!

Suerte que por lo menos, alguien se ofreció para pagar lo adeudado por el “distinguido malcriado”, pero a mi juicio, ello no parece ser suficiente para quitar el mal-sabor-en-la-boca que dejó su acción.

Quiérase o no, la ley es para hacerse cumplir. Cierto es que habrá leyes injustas, como las leyes impositivas impuestas desde lejos que llevaron a las 13 colonias originales a rebelarse y a formar ulteriormente una nación independiente, o como aquéllas que discriminan o imponen cargas injustas contra sectores marginados de nuestra sociedad (y que se siguen viendo a comienzos del Siglo 21). Y ciertamente hay maneras de corregir los agravios causados por esas leyes injustas, siempre que sea con fundamentos legítimos…

Pero desobedecer una ley porque fue aprobada y está siendo implantada por un bando político contrario—el mismo que le “usurpó” el “derecho” de ejercer como gobernante—, y que por ello es “ilegal”… ¡ESA NO ES LA MANERA SANA, MADURA Y RESPONSABLE DE CORREGIR ESE “AGRAVIO”!

Así que a quien le caiga “el sayo”, que se lo ponga. Mientras tanto, vamo’ a echar pa’lante…

ESTA SEMANA (20–26 DE NOVIEMBRE DE 2006): Amigo lector, conozca algunas expresiones femeninas que pueden significar mucho más… Ahora que se ha implantado en Puerto Rico el Impuesto de Ventas y Usos (IVU), ¡le dedicamos un poema!… Cómo ha cambiado la escuela pública en 33 años (¡y sí que ha cambiado!)… Y… Una mujer bautista sureña se mantiene fiel a sus principios… ¡pero a su manera!

Visite Humor, según Luis Daniel Beltrán.

Por cierto, notarán que ahora que encontré la manera de albergar mis páginas en el servidor de mi ISP actual, estoy por hacer una serie de cambios en mis páginas. Por el momento, mi sección de Humor se queda en Tripod.com, a menos que suceda alguna otra cosa, pero eso se los dejaré saber, ¿OK?

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Paisaje Urbano de la Internet

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está ocurriendo!

¿Se han preguntado cómo sería la Internet, si la misma se representara como el paisaje de una gran ciudad como New York, Los Angeles, Londres, París, etc.? Pues bien, gracias a la gente de Irony.com (cuyo lema es, “sátira social para las masas”… o sea, pa’l resto ‘e nosotros), ya podemos verlo.

If The World Wide Web Were A City…

¡Y de momento vamos a dejarlo ahí, que para lo demás tengo toda esta semana! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Aqui Ganamos Todos o No Gana Nadie

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está ocurriendo!

Pues sí, aquí estoy, esperando a que llegue el miércoles 15 de noviembre, que es cuando entra en vigor el Impuesto de Ventas y Uso (IVU) en Puerto Rico… Que qué es eso, se preguntarán quienes lean esto fuera de Puerto Rico. Pues bien, eso no es otra cosa que lo que en los Estados Unidos llaman un sales tax, que no es otra cosa que un arbitrio que se impone a muchos de los artículos de consumo. (Claro está, esto es un asunto que cada estado de los EE.UU. dispone a su discreción, y no como algunos círculos locales afirman sin tener la razón, una imposición automática desde el D.C. a todos los estados.) La verdad es que este arbitrio ha seguido un camino muy tortuoso, desde que los partidos políticos locales lo prometieron durante la campaña electoral de 2004 (y que no vengan a decir hoy que no fue así), hasta su aprobación como parte de una ley de “justicia” contributiva en 2006. Y eso, que la aprobación del IVU no estuvo exenta de controversia, al dejar en evidencia a los legisladores de la Cámara de Representantes, que lo aprobaron por un valor porcentual de 7%—o sea, 5.5% (5,5%) para el estado, más 1.5% (1,5%) para los gobiernos municipales—, “sin leer el proyecto”, “sin darse cuenta” de lo que estaban aprobando… o a lo mejor lo hicieron a propósito (y de ahí las comillas), para entonces alegar a su conveniencia que la intención cameral era aprobar un IVU de 5.5% (5,5%)—reteniéndose el 1.5% (1,5%) de impuesto municipal—… A la verdad, ¿qué más se puede esperar?

Sea como sea, la gente en la calle se estaría preparando como se supone que se prepare durante la temporada de huracanes… ¡NO! No estoy hablando de surtirse de ron y cerveza para mirar pasar los fuertes vientos como pen… ¡uy perdón!… sino comprando mercancías, y hasta los regalos de Navidad (menos los árboles de Navidad, esos aún no llegan), a los precios que están vigentes antes de que comience a imponerse el IVU. Aunque yo pienso que ello probablemente no sea ni necesario, y que la gente tendrá que adaptarse poco a poco a la nueva carga económica, que se suma a los gastos en electricidad, agua, teléfono (de línea o celular), etc. Y así seguir bajando la guardia, en lo que quienes juraron servir al pueblo se preparan para servirle otro cantazo.

Pero bueno, hay que echar pa’lante…

ESTA SEMANA (13–19 DE NOVIEMBRE DE 2006): Tres conocidos políticos estadounidenses perecen y tienen un encuentro con el Creador… Una niñita les cuenta a sus compañeritos de clase cómo nació su hermanito… Y… Si usted es un conferenciante y nota que su tema es un poco árido… ¡mejor ni se le ocurra hacer lo que hizo un profesor de medicina!

OK, lo único que puedo adelantar es que el tercer chiste de esta semana tiene que ver con un músculo involuntario en particular… Pero si usted quiere saber de qué se trata, visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán, y haga click donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y ya, vamos a dejarlo ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB