Navidades en Noviembre, y Una Malacrianza

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está ocurriendo!

OK, queramos o no, ya las Navidades están a la vuelta de la esquina. Por supuesto, como ya adelanté la semana pasada, las mismas han sido precipitadas por la oleada de ventas especiales anunciadas con antelación a que se implantara el miércoles pasado el sales tax boricua, conocido eufemísticamente como el Impuesto de Ventas y Usos (IVU). No se puede negar, las ventas han sido excelentes para los comercios que han capitalizado el temor de todo un pueblo consumidor a que los artículos de consumo y muchos de los servicios que requiere a diario se les vuelvan un 7% más caros… aunque valga aclarar que esto no es una cosa uniforme.

Si se fijan en mi mensaje de la semana pasada, mencioné que el IVU, en su forma completa, consta de un 5.5% (5,5%) de impuesto estatal, más un 1.5% (1,5%) de impuesto adicional cobrado por cada uno de los 78 municipios de Puerto Rico. El caso es que no todos los municipios están implantando su parte del IVU. Muy pocos municipios cobran el 1.5% (1,5%), otros tantos cobran un 1% (como el el caso del “granito-de-arena tax” de San Juan), y los más (como mi municipio, Juncos) no cobran esa parte del impuesto. Claro, se supone que próximamente (tal vez antes de fines de este año) se logre esa uniformidad mediante legislación y que cada municipio pueda aportar su porción correspondiente.

Pero en todo caso, la implantación del IVU salió como yo anticipaba (si se fijaron en lo que dije la vez pasada). El pueblo se tendría que adaptar a pagar siete centavos más de cada dólar para poder obtener los bienes y servicios necesarios, porque es lo que la ley indica… Pero alguien intente decirle eso a algunos pseudolíderes políticos para quienes la ley es ilegal, si quien la aprueba e implanta es el bando opositor. Eso fue lo que sucedió cuando un líder del bando mayoritario en la legislatura—junto con varios de sus colegas legislativos, y hasta con varios periodistas, que parece que siempre van como los corderos al matadero… ¡y después se quejan!—fue a un restaurante mexicano de San Juan a almorzar, justo el día de la implantación del IVU, y haciendo alarde de su… de su… no sé ni cómo llamar eso… se rehusó a pagar la parte estatal del IVU, ascendente a $2.51 (US$2,51), y sólo pagó la porción correspondiente al “granito-de-arena tax” (ah, ése sí es legal, ¿no?). De más está decir que él puso en aprietos a los empleados del restaurante, que (presumo yo) lo atendieron con la mayor buena fe y la mayor cortesía, ¡sólo para que el “distinguido” comensal les saliera con esa malacrianza!

Suerte que por lo menos, alguien se ofreció para pagar lo adeudado por el “distinguido malcriado”, pero a mi juicio, ello no parece ser suficiente para quitar el mal-sabor-en-la-boca que dejó su acción.

Quiérase o no, la ley es para hacerse cumplir. Cierto es que habrá leyes injustas, como las leyes impositivas impuestas desde lejos que llevaron a las 13 colonias originales a rebelarse y a formar ulteriormente una nación independiente, o como aquéllas que discriminan o imponen cargas injustas contra sectores marginados de nuestra sociedad (y que se siguen viendo a comienzos del Siglo 21). Y ciertamente hay maneras de corregir los agravios causados por esas leyes injustas, siempre que sea con fundamentos legítimos…

Pero desobedecer una ley porque fue aprobada y está siendo implantada por un bando político contrario—el mismo que le “usurpó” el “derecho” de ejercer como gobernante—, y que por ello es “ilegal”… ¡ESA NO ES LA MANERA SANA, MADURA Y RESPONSABLE DE CORREGIR ESE “AGRAVIO”!

Así que a quien le caiga “el sayo”, que se lo ponga. Mientras tanto, vamo’ a echar pa’lante…

ESTA SEMANA (20–26 DE NOVIEMBRE DE 2006): Amigo lector, conozca algunas expresiones femeninas que pueden significar mucho más… Ahora que se ha implantado en Puerto Rico el Impuesto de Ventas y Usos (IVU), ¡le dedicamos un poema!… Cómo ha cambiado la escuela pública en 33 años (¡y sí que ha cambiado!)… Y… Una mujer bautista sureña se mantiene fiel a sus principios… ¡pero a su manera!

Visite Humor, según Luis Daniel Beltrán.

Por cierto, notarán que ahora que encontré la manera de albergar mis páginas en el servidor de mi ISP actual, estoy por hacer una serie de cambios en mis páginas. Por el momento, mi sección de Humor se queda en Tripod.com, a menos que suceda alguna otra cosa, pero eso se los dejaré saber, ¿OK?

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s