Estoy Haciendo Un Inventario – Version 2006

¡Hola, mi gente! ¡Esto es lo que está ocurriendo!

Posiblemente, para cuando yo termine de escribir esto y oprima el botón de “Publicar”, ya habrá comenzado el año 2007 al otro lado del mundo. Total, yo no sé si habrá quien me esté leyendo desde tan lejos. Pero lo que sé es que éste es técnicamente el último mensaje que escribo en 2006. De todos modos, para este mensaje en particular, he querido hacer un inventario de las cosas más importantes (como siempre, a mi juicio) que han afectado mi vida de alguna manera en el año que nos deja.

Lo primero que viene a mi mente es el (los) efecto(s) de la incompetencia, inmadurez y necedad de la clase política puertorriqueña, sobre aspectos sumamente delicados de la vida cotidiana. De dichos efectos, el más notorio (y que me afectó lastimosamente de cerca) fue el cierre de las agencias gubernamentales del estado durante las primeras dos semanas de mayo, el cual afectó a unos 95 000 servidores públicos (entre ellos, quien les escribe). Dicho cierre fue el producto de la garata política y el interés partidista, que busca demostrar la aparente superioridad ideológica de un bando frente al (a los) otro(s).

El problema es que mientras nuestra zahorria política discute, como si en ello le fuera la vida al país, aquello de que “los míos tienen más ‘pelotas’ que los tuyos” (y ustedes entienden lo que quiero decir con una expresión así de cruda), ¡al país se lo llevan enredado! Le imponen un arbitrio sobre ventas y uso (el IVU, de un máximo de 7%), le manipulan la aprobación de su presupuesto de gastos para no darle ninguna ventaja a los contrarios, le aumentan los costos de los servicios esenciales (electricidad, agua, etc.)… ¡hasta dejan que se maten unos a otros con tanto acto delictivo! Peor aún: hasta dejan que los seres más indefensos, los niños, pierdan sus vidas a causa del maltrato de quienes se supone que los cuiden y los guíen en su desarrollo.

Y muchísimo peor se ven las cosas cuando resulta que algunos de estos pseudolíderes políticos, los mismos que juraron servir y proteger al pueblo, aparentan estar asociados de alguna manera a elementos delictivos (particularmente vinculados al tráfico de drogas). Como yo vengo diciendo desde hace algún tiempo, Dios quiera que quienes estén así implicados no se vean (a sí mismos y a sus familias) en una situación de esas en las que no hay salida… ¡y no creo que esa advertencia sea una exageración!

Pero no todo se ha perdido (¡cuánto odio usar este cliché!). Por lo menos el año 2006 nos dejó algunas cosas buenas, como la elección de Zuleyka Rivera como la quinta Miss Universe que ha dado Puerto Rico (por cierto, ¿alguien sabe por dónde anda ella en estos días?), y el que la temporada de huracanes no fuese tan fiera como la pintaron al principio (cuando se decía que sería tan intensa como la de 2005, si no más). Claro, también nos dejó algunas cosas no muy buenas, como el fallecimiento de las dos Rocío (las cantantes españolas Rocío Dúrcal y Rocío Jurado) y de la cantante colombiana Soraya, todas ellas a causa del cáncer; sin embargo, por lo menos la partida de estas tres mujeres hacia los escenarios celestiales nos deja un mensaje de esperanzas, de abrirnos a la vida, de aceptarla y vivirla con todo: lo bueno y lo malo, la risa y el llanto, el triunfo y el fracaso…

Y es así como seguiremos adelante en el año que está por comenzar… ¡si no es que ya comenzó al otro lado del mundo, para cuando yo termine de escribir esto y apriete el botón de “Publicar”!

Bueno, ya será hasta el año que viene, porque le guste a quien le guste… ¡seguiremos echando pa’lante! ¡Cuídense mucho y pórtense bien! Hasta luego.

LDB

Anuncios

De Navidades, Conejos, Cadenas y Bebes

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que trajo Santa Claus!

Bueno, ha llegado por fin lo que todo el mundo espera cada año, la fecha en la que conmemoramos la Navidad en Puerto Rico y en el mundo entero (aún en aquellos países en los que se trata de quedar bien con todo el mundo, cosa que la vida nos enseña a cada rato que no siempre se puede hacer). Fecha en la que se intercambian regalos, se comparten los buenos momentos con la familia—aun cuando algunos de sus miembros estén físicamente lejos unos de otros… claro, cuando la lejanía es emocional, ya eso trasciende la misma lejanía física, pero de eso hablaremos a su debido tiempo… ¡lo prometo!—y se procura dejar atrás los recuerdos no muy buenos del pasado y fijar la mirada en lo que la vida nos depara de aquí en adelante. Siempre esperando lo mejor, aunque haya que prepararse para lo peor que pueda suceder (eso creo).

De mi parte, prácticamente todos los regalos que esperaba para la fecha los he ido recibiendo poco a poco, principalmente aquéllos con los que yo mismo me recompenso por tratar de hacer algún bien, dentro de lo que esté a mi alcance. Sí he asistido (como mencioné la vez pasada) a alguna que otra actividad de mi oficina y a algún encuentro familiar, pero nada más que eso. No sé si será que las Navidades producen en mí sentimientos encontrados, de alegría por un lado y de tristeza por otro. Alegría como la que se supone que se perciba en el ambiente, por la celebración gozosa del nacimiento del Niño Dios. Tristeza, tal vez por la sensación de un vacío, de que algo se nos ha desgarrado en el tejido de la vida, algo que difícilmente pueda repararse.

Pero así son las cosas. De todos modos, entramos en la recta final, en el conteo regresivo hacia el momento en que dejamos en puerto los eventos que marcaron nuestras vidas y nos disponemos a navegar hacia aguas desconocidas, en busca de una felicidad cada vez más evasiva…

Total, dicen que los barcos no se hicieron para dejarlos anclados en el puerto… Pero bueno, vamos a lo que vinimos…

ESTO FUE LO QUE SANTA CLAUS NOS DEJÓ PARA LA ÚLTIMA SEMANA DE 2006 (25–31 DE DICIEMBRE DE 2006): La curiosidad de un niño sobre los conejos, produce una situación muy embarazosa… Si usted es de esas personas a quienes no les importa recibir las infames “cadenas”, prepárese a recibir… ¡una cadena de sexo!… (Bueno, y ahora que tengo su atención…) Un italiano de New York se ufana del tremedo bebé que su esposa acaba de parir… Presenciar “las verdades de la vida” lleva a un hombre y su hijo a dialogar… ¡sobre “las (verdaderas) verdades de la vida”!… Una madre primeriza le cuenta a una enfermera pediátrica el origen del nombre de su bebé… Se ha revelado el secreto: Cómo es que Santa Claus sabe verdaderamente si durante el año usted ha sido naughty o niceY… Una mujer la emprende contra su esposo… ¡por culpa de una voz femenina en el teléfono!

Si ustedes quieren saber qué le ocurrió a los que recibieron la cadenita esa y no la pasaron adelante… Y NO SE HAGAN LOS INOCENTES, YO SÉ QUE LA CURIOSIDAD LOS ESTÁ MATANDO… visiten Humor, según Luis Daniel Beltrán.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Unos Van Alegres y Otros Van Llorando

¡Hola, mi gente! ¡Esto es lo que está ocurriendo!

Yo no sé si se han fijado, pero esta Navidad presenta un variado contraste. De un lado, está el sentido de alegría que nos debe permear a todos, aunque en algunas personas es más notable que en otras. De hecho, ya a estas alturas de la temporada, muchos hemos tenido nuestras fiestas navideñas, particularmente las de nuestros lugares de empleo. Incluso el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico (para el que yo trabajo) tuvo su fiesta el viernes pasado, y aunque oigo el comentario de que no se congregó mucha de la plantilla de dicha entidad gubernamental, por lo menos quienes estuvimos aprovechamos para festejar los logros de este año que está por culminar en unos días… ¡tal vez porque estamos un poco olvidadizos con respecto a que por dos semanas en mayo no tuvimos mucho que se pudiese celebrar (por lo del cierre patronal)! Pero bueno, como yo siempre estoy diciendo, a ellos no hay que hacer mucho para motivarlos a que se olviden de las penurias que pasaron…

Pero si de un lado está la alegría que debe permear a todo el mundo en esta época, del otro lado hay tristeza, especialmente en quienes pierden a sus seres queridos, ya sea por accidentes, enfermedades… o en el peor caso que uno se pueda imaginar, en pago por una deuda con la sociedad. Ése último fue el caso de Ángel Nieves, un confinado que estuvo esperando la muerte por más de 20 años tras ser sentenciado a pena capital por asesinar al gerente de un club de strippers en Florida. Y para hacer amargo ese trago, la ejecución se realizó en plena temporada navideña… Pero más amargo aún es que se hubiese descubierto que la ejecución tardó en verificarse más de lo previsto (unos 34 minutos)… ¡porque los encargados de ejecutar al reo no supieron ponerle bien las agujas hipodérmicas por las que se le inyectarían las sustancias que acabarían su existencia terrenal! Y muchísimo más amargo aún es que el gobernador de Florida, Jeb Bush (casualmente, hermano del ex-gobernador de Texas, el presidente George W. Bush) ordenó detener las próximas ejecuciones en agenda, ¡mientras se investiga cómo fue que el estado metió las patas en esta ejecución!

O parafraseando a la conocida cantante pop metida últimamente a exhibicionista (que por cierto, nos dejó saber a todos que ella es lampiña)… OOPS! They did it again!

Pero ahora en serio… yo no sé si ustedes se han fijado que aunque las tragedias ocurren todo el tiempo, suelen adquirir una mayor relevancia en épocas como las Navidades (o “las fiestas”, para los políticamente correctos entre nosotros). Son situaciones que suelen apagarnos el ánimo, que nos aíslan del ánimo festivo a nuestro alrededor. Y lo peor de todo, pueden cambiar nuestra perspectiva de la vida, en muchos casos para siempre.

Pero así son las cosas y así es la gente. Es como lo escribió alguna vez don Benito de Jesús en sus Cantares de Navidad:

Navidad que vuelve
Tradición del año
Unos van alegres
Otros van llorando

(Por cierto, quien quiera escuchar la archifamosa interpretación de esta tradicional melodía navideña por el Trío Vegabajeño, todo lo que tiene que hacer es oprimir este enlace.)

OK, vamos a seguir nuestro camino, no hay más na’…

ESTA SEMANA (18–24 DE DICIEMBRE DE 2006): Cómo (supuestamente) empezó la tradición de poner un angelito en la punta del árbol de Navidad… Qué sucede cuando el rey de la selva, el león, un día se mete a… poeta… Un hombre se somete a un tratamiento drástico para sus fuertes dolores de cabeza… Una mujer irlandesa pide ayuda a su sacerdote para poder tener hijos… Se complican las cosas para dos hermanos gemelos, cuando el mismo día a uno se le hunde su bote y el otro pierde a su esposa… Y… Un individuo pide ayuda a un pastor evangélico para un problema que lo aqueja.

Pero como hubiese dicho el recién fallecido Raúl Velasco, “Aún hay más”…

AÑADIDO A LA PÁGINA DE DICIEMBRE DE 2004: Consejos para comer como le dé gusto y gana… ¡Total, si es Navidad!

Humor… según Luis Daniel Beltrán

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

El Peligro de Ponerse Pantalones Pegados

¡Aquí otra vez, mi gente!

Miren, yo no sé dónde tiene la cabeza alguna gente. Ejemplo de ello es la chica en este vídeo de Metacafe.com, que se ha puesto unos mahones (vaqueros, jeans o como los quieran llamar) tan y tan pega’os… Pero sean ustedes testigos de lo que tuvo que hacer la chica, junto con otras dos chicas (me imagino que co-huéspedes, porque la impresión que me da es que la acción del vídeo ocurre en alguna residencia para universtarias) para poder resolver este delicado problema:

El Peligro de Ponerse Ropa Muy Pegada

¡Y ya! Nada más por el momento (espero). Cuídense mucho y pórtense bien… y por favor, que la ropa les quede bien, ¿OK? Hasta luego.

LDB

Cuando Los Refranes Se Contradicen

¡Saludos, mi gente! ¡Esto es lo que me acabo de encontrar!

¿Se han fijado alguna vez que hay refranes que tienden a contradecirse si los comparamos entre sí? Si no me lo creen (y por lo menos, yo tampoco lo creía… o a lo mejor era que yo no le había dado “cabeza” a este asunto), vean el siguiente enlace (cortesía de los Jumbo Jokes de Randy Cassingham, el de This is TRUE):

Good joke: Paradoxical Proverbs

¡Y el resto lo dejo para mañana! Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB