Los Portones de la Discordia

Hola, mi gente. ¡Vamos a lo que vinimos!

Hay veces en las que me levanto por un momento de mi escritorio, salgo de mi oficina por unos minutos, y me detengo a contemplar el panorama. Claro, ahora lo que tengo para mirar desde donde trabajo es un paisaje interrumpido por la vía del Tren Urbano de San Juan, pasando a desnivel sobre los terrenos de la Estación Experimental Agrícola de la UPR (específicamente, la instalación conocida como la “Planta Piloto de Ron”), seguido por edificios, parques recreativos, urbanizaciones, cementerios… ¡uy, qué deprimente! Para colmo, el mar que solía calmar mis estados de ánimo en la antigua ubicación de mi oficina está ahora más lejos… Pero bueno, todo sea para mejorar…

La cosa es que en algunas de esas ocasiones me pongo a pensar si el tipo de trabajo que yo hago vale la pena. Si alguina vez se aceptan las recomendaciones que yo hago, basándome en argumentos técnicos sólidos que arrojen luz sobre las consecuencias ambientales que podrían resultar de llevar a cabo un desarrollo propuesto o de utilizar incorrectamente uno de nuestros recursos naturales. Si alguna vez se ponderan, se sopesan cuidadosamente y se incorporan a las acciones que impliquen hacer política pública ambiental en Puerto Rico. Entonces me doy cuenta que no siempre ése parece ser el caso. Y lo peor de todo es que a veces, se toman decisiones sin que necesariamente se consideren las consecuencias de éstas sobre aquellos seres humanos que se verán afectados, de una u otra manera. Y a veces esas consecuencias son preocupantes.

Ejemplo de esto último fue lo que presencié la semana pasada, pero para lo cual hubo un antecedente. Sucede que en uno de los sectores pudientes del área metropolitana de San Juan—conocido como Ocean Park, en las cercanías del aeropuerto internacional Muñoz-Marín—alguien (presuntamente, residentes del sector) colocó una o varias verjas para controlar el acceso a las playas, especialmente en horas de la noche. La premisa de la que me imagino que parten quienes hicieron esta acción es la de ponerle un alto a la ola delictiva provocada (supuestamente) por residentes de un cercano complejo de vivienda pública. Hasta ahí, todo bien.

Pero el problema es que esa acción no le cayó bien a un grupo de interés ambiental, el cual considera que mediante esa acción, los residentes de ese sector están privando al pueblo de su derecho a acceder a las playas afectadas. Para ello, dicho grupo de interés invoca el hecho de que desde tiempos de España (más exactamente, desde la Ley de Puertos de 1886, según implantada en Puerto Rico), se le confiere a las playas de Puerto Rico un carácter público, es decir, que son de todos nosotros en general y de ninguno de nosotros en particular. (Y que conste que ésa es una de las disposiciones de ley que tiene mucha influencia en el tipo de trabajo ambiental en el que me desempeño.)

Así las cosas, dicho grupo de interés ambiental, ante lo que consideró como un atropello, se dirigió a la zona playera de Ocean Park a derribar los susodichos portones, con sierras y otras herramientas. De más está decir que lo sucedido fue intenso, con forcejeos, gritos, empujones, etc. Al final, por lo menos uno de los portones fue derribado… ¡pero el destino de ese portón no terminó ahí!

Y es así como en mi hora de almuerzo, mientras me asomo a la calle para tratar de poner mis pensamientos en alguna semblanza de orden, observo cómo el mismo grupo de interés ambiental que minutos antes había derribado el portón ofensor, trasladó el mismo al nuevo Edificio de Agencias Ambientales de Puerto Rico, y luego de arengar por varios minutos, se dispusieron (en una acción que a mi modo personal de ver, más fue una acción de vandalismo contra la propiedad pública) a empotrar el portón derribado sobre una de las varandas de dicho edificio… Y todo ello, ¡para exhibirse como si hubieran tenido una caza exitosa y tuvieran una presa para ufanarse!

Al observar todo lo que acontecía, pensaba si no era que estaba teniendo una pesadilla, o si lo que estaba viendo era un grupo envalentonado por causa de una mala decisión. Y si así era, ¿qué sería lo próximo? ¿Que para reparar un agravio, aquel sector de nuestro pueblo que se vea afectado tenga que recurrir a la violencia? ¿Que cada vez que alguien en el gobierno tome una decisión sin medir consecuencias, tenga que venir una muchedumbre con mentalidad de “guapetón de barrio” a reclamar responsabilidades?

Esto sí que no le hace ningún bien a nadie. ¡ABSOLUTAMENTE A NADIE!

OK, ya me desahogué un poco. Vamos a otra cosa…

ESTA SEMANA (12–18 DE FEBRERO DE 2007): ASÍ CERRAMOS LA PÁGINA DE ENERO: Conozca cuáles son los distintos tipos de suegra… Cómo cambiar un foco (o sea, una bombilla) según su signo zodiacal… Ahora resulta que el pie derecho es más inteligente de lo que creíamos… Y… Lo último en la autopista informática: ¡Poemas haiku para los usuarios del sistema Windows! Y ECHAMOS PA’LANTE CON FEBRERO: Llega para imponer el orden y la justicia… el héroe… esteeeeeeeeee… ¿quién rayos es ese enmascarado?… Momentos de tensión en el aeropuerto de Londres por un exabrupto de la torre de control… Algo para pensar sobre por qué a las mujeres les gustan los gatos… Y… El relato de la Creación, no como usted y yo lo conocemos… ¡sino como pudo haber ocurrido!

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta la próxima, que será la número 200!

LDB

Anuncios

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s