Comunicado Sobre Primer Simposio de Arrecifes de Coral del DRNA

¡Hola, mi gente!

Aquí estoy un poco más temprano que de costumbre, en parte porque me estoy adelantando al próximo mensaje, que es el de mi habitual receso de Semana Santa. Pero en parte también, se debe a que quiero compartir con ustedes sobre el proyecto en el que he estado colaborando desde noviembre de 2006 con otros compañeros del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico (DRNA). Se trata del Primer Simposio de Arrecifes de Coral que celebra dicha agencia gubernamental, y que a menos que nos parta un rayo, se llevará a cabo el día 11 de abril de 2007, de 8:00 AM a 6:00 PM (UTC -4), en el nuevo Centro de Convenciones de Puerto Rico, en el sector Miramar de San Juan.

Se destaca en este simposio la participación como orador invitado del Dr. David E. Guggenheim, presidente de la organización 1planet1ocean (con sede en Washington, D.C.). El doctor Guggenheim posee una vasta experiencia en investigación ambiental, análisis de política pública, activismo y educación ambiental, y ha servido de consultor en proyectos de conservación marina en varios países del mundo (incluidos Cuba y las Islas Vírgenes estadounidenses). (Para más información, vea esta página.)

El siguiente es el enlace al comunicado de prensa relacionado con esta actividad, emitido por el DRNA en este día (3/30/2007):

DRNA invita al público a participar de simposio sobre arrecifes de coral

Por lo que a mí me corresponde, yo estoy seguro que la actividad tendrá el éxito que se merece. Ya les estaré contando mis experiencias con esta actividad.

¡Y vamos a dejarlo ahí por el momento! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Y Nadie Vuelve a Saber de Ella

La vida del hombre es como la hierba; brota como una flor silvestre: tan pronto la azota el viento, deja de existir, y nadie vuelve a saber de ella.
(Salmo 103: 15–16, Versión Dios Habla Hoy, CELAM 1983)

¡Saludos, mi gente!

¿A quién de entre nosotros no le ha pasado por su cabeza la noción de que la vida es completamente injusta? ¿Quién no ha pensado en una u otra ocasión que la gente buena, la gente que hace el bien por los demás, que busca lo justo, que se sacrifica, que se ofrece a servir al prójimo, es la primera en perder su vida en medio de la sinrazón de nuestros días? ¿Y quién no ha pensado que es más injusto aún que la muerte de estas personas se produzca a manos de alguien que no tiene ninguna consideración por el género humano, que sólo interesa satisfacer su necesidad inmediata a como dé lugar, sin considerar las consecuencias que ello le acarreará?

Muchos de esos pensamientos corrieron por mi mente, cuando me enteré por primera vez la semana pasada del vil asesinato de un estudiante de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez (lo que en su momento se conoció como el Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas, CAAM), a manos de un delincuente frente a un restaurante de comida rápida en esa ciudad. Según lo cuenta la noticia, el occiso quiso defender a su corillo, que estaba siendo objeto de algún hostigamiento por el que sería su homicida. Cuando el joven universitario quiso hacer que el atacante entrara en razón, éste sacó un cuchillo y le profirió al universitario una herida profunda en el cuello, que le causó la muerte ulteriormente, ante la mirada de horror de los amigos del joven.

Por supuesto, luego de algunas horas se produjo el arresto del asesino, pero lo más chocante de todo esto es que éste estaba cumpliendo una probatoria por delitos cometidos en el ámbito federal… ¡Probablemente, la peor decisión que pueda haberse tomado en sistema judicial alguno, ante la peligrosidad de esta persona!

¿Cómo puede una sociedad que se hace llamar “civilizada” asimilar una situación como ésta? ¿Puede quedarse hecha piedra cuando un mal viento azota una vida que apenas está floreciendo? ¿Seguiremos nuestro camino como si nada, sin volver a saber de esa vida azotada por el viento?

Lamentablemente, así son las cosas.

Pero bueno, déjenme cambiar de tema…

ESTA SEMANA (26–31 DE MARZO DE 2007): Descubra el misterio que encontró un aventurero en un monasterio del Tibet… ¡Lo último en la avenida: Un medicamento para hipocondriacos!… Un anciano le da un “tremendo” uso a su conexión inalámbrica de alta velocidad a la Internet… Y… Un intercambio entre abogados demuestra por qué algunas reglas legales no deberían tomarse al pie de la letra.

Pero esto no es lo único: Sucede que he decidido abrir una nueva página (me iamgino que será la primera de varias) en mi sitio ‘web’ para tratar de acomodar todos esos vídeos que me llaman la atención y que les he colocado en este blog en una u otra ocasión. Y por supuesto, los pienso tener en esa(s) página(s) mientras los mismos estén disponibles en sus fuentes originales, o mientras colocarlos allí no me acarrée algún tipo de problema (¡espero que no sea así!). Así que…

EN ¡VÍDEOS!: Qué sucede cuando en un concurso de belleza, una concursante sufre una “avería de guardarropa”… El vídeo de la nueva sensación latinoamericana del reggaetón… cuyo nombre ella no quiere que se me olvide, porque si no… Una modelo japonesa salta del entusiasmo por unos chocolates que están GOOD GOOD!… Las salinas de Cabo Rojo (Puerto Rico) al ritmo de SpyroGyraY… Una chica se ve en apuros para quitarse unos mahones muy pega’os.

AÑADIDO A ¡VÍDEOS! EL 27 DE MARZO DE 2007 A LAS 23:19:00 (UTC -04): Ella era una chica plástica…

Ya lo sabe: Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. Nos vemos el sábado 31, antes de mi receso de Semana Santa. ¡Hasta luego!

LDB

Seis Reglas para el Uso del Telefono Celular en la Oficina

¡Saludos, mi gente!

Bueno, hoy como que no tengo muchas ganas (que digamos) de hablar de lo mismo… lo mismo… lo mismo… Así que vamos a intentar algo diferente hoy.

Resulta que hoy encontré un artículo de About.com (una unidad de la misma gente que le trae a los neoyorquinos “todas las noticias que se puedan imprimir”, o séase, The New York Times) con el que me puedo identificar bastante bien, por tratarse de una situación que muchos de nosotros enfrentamos de día en día. Se trata del uso (¿no será más bien, abuso?) de los teléfonos celulares en el ambiente de trabajo.

Cierto es que desde que los teléfonos celulares se comenzaron a mercadear entre “el resto de nosotros” (sí, porque ¿quién era el/la que ud. veía cargando con un teléfono celular en un pasado no muy lejano, ah?), han sido una verdadera ayuda, sobre todo en situaciones de emergencia o para comunicarnos con nuestros seres queridos para saber que estén seguros y bien. Pero ya la cosa ha llegado al punto en el que uno/a a veces se pregunta si no están causando más molestias que las que se supone que evite. Y ciertamente ustedes saben a qué me refiero…

Por supuesto, yo tengo mi teléfono celular como mucha gente últimamente. Y por supuesto, lo tengo principalmente conmigo por si en mi casa ocurre alguna situación de emergencia que me requiera, por ejemplo, salir de mi oficina fuera de tiempo (siempre y cuando yo se lo notifique antes a mis jefes). Pero eso sí, yo por lo menos tengo la decencia de cuidarme en cuanto al uso que yo le doy, durante las 7-horas-y-media que dura mi jornada laboral (excluyendo los almuerzos, por supuesto).

Enigüei, con eso en mente, me gustaría compartir con ustedes lo que dice el artículo de Dawn Rosenberg McKay (de About.com) sobre las seis reglas que uno debe seguir si va a tener en su persona el teléfono celular durante sus horas de trabajo. Claro, lo que dice el artículo aplica principalmente al ambiente oficinal, pero creo que puede aplicarse en otras situaciones laborales. Sea como sea, lo importante es sopesar la conveniencia de que uno/a tenga en su persona el celular, vs. el impacto de su uso sobre los compañeros de oficina y (por supuesto) el jefe (la jefa), por no hablar de la capacidad del usuario para desempeñar las tareas asignadas.

Según la señora McKay, lo primero debe ser apagar el teléfono celular durante las horas de labores. Sin embargo, si usted tiene la necesidad absoluta de mantenerse en contacto (o sea, que por ejemplo, su cónyuge sepa que usted está ahí, al cantío de un gallo), ponga su teléfono en función de vibrar. Así, no molestará a otros compañeros con el timbre de su teléfono. Además, ¿ustedes se imaginan la gallera que se formaría en mi oficina si los celulares de los seis empleados de la misma (incluido el que les escribe) estuvieran sonando a cada rato? Y otra cosa muy importante: si usted es de los que recibe llamadas a cada rato a través de su celular, como alguna gente que se la pasa “atendiendo sus negocios personales” en horas de oficina, usted no querrá llamar la atención de los jefes, ¿no?

La segunda regla que menciona la señora McKay en el artículo… yo creo que se cae de la mata (ver mi explicación par de párrafos atrás): UTILICE EL TELÉFONO CELULAR SÓLO PARA LLAMADAS IMPORTANTES. (Noten que en esto tengo que hacer doble énfasis, porque es así de importante.) O sea, úselo sólo para situaciones que requieran atenderse URGENTEMENTE, como una emergencia familiar; eso sí, ella menciona como válido cuando los niños llaman para avisar que han llegado bien a la casa desde la escuela, y eso está muy bien. Pero para compartir los últimos chismes dichos por una conocida muñeca de trapo… ¿he mencionado nombre yoooooooooo?… o “atender negocios personales”… o peor aún, para recibir una llamada del “chillo” o la “chilla” (o sea, el/la amante, según el caso)…

En tercer lugar, supongamos que usted tiene el celular encendido, pero tiene dudas de si la llamada que está entrando en estos momentos obedece la regla anterior. En ese caso, la señora McKay recomienda que deje que las llamadas sean redirigidas a su buzón de mensajes de voz (voice mail, en buen español). ¡Total! Después usted tendrá un chancecito de chequear si la llamada en cuestión merecía hacer algún alboroto.

La cuarta regla en el artículo de la señora McKay dice que usted debe buscarse un sitio PRIVADO donde contestar sus llamadas. Para empezar, a mí me interesa tres ca… ¡uy, perdón!… a mí no me importa la conversación que mi vecino/a de escritorio esté llevando en ese momento por su celular, de la misma manera que a él (ella) no le tiene que importar la conversación que yo esté llevando. Pero aun si no se tratara de asuntos personales, yo prefiero irme a otro lugar donde yo pueda conversar en privado con quien esté al otro lado de la línea. (Por lo menos, actualmente tengo la suerte de que frente a la oficina en la que trabajo hay una sala pequeña donde puedo disfrutar de alguna privacidad para contestar las llamadas que entren a mi celular. Ah, y debo aclarar que ello es completamente diferente al hecho de que tengo una extensión del cuadro telefónico del DRNA, y que la utilizo sólo para los asuntos oficiales relacionados con mis funciones allí.)

La quinta regla esbozada por la señora McKay… yo no sé qué opinen ustedes, pero quiero presentarla en todo su glorioso detalle (porque la viví de cerca hace dos semanas): NUNCA SE LE OCURRA A USTED UTILIZAR SU TELÉFONO CELULAR EN EL BAÑO (DE DAMAS O DE CABALLEROS, SEGÚN EL CASO). Y ustedes se preguntarán, ¿pero y por qué la Sra. Dawn Rosenberg McKay, de About.com, hace un alboroto con que a alguien se le ocurra utilizar su celular en el baño? Fácil: Porque usted nunca sabe quién más está con usted en el baño (sean empleados o visitantes); porque la persona al otro lado de la conversación escuchará los sonidos característicos de los baños, como… esteeeeeeeee… como cuando le halan la cadena a los inodoros para descargarlos (además de otros sonidos que no voy a mencionar aquí); porque se invade la privacía del (de la) compañero/a de trabajo que esté allí en el momento… ¿de veras quieren ustedes que yo siga añadiendo a la lista?

And last, but not leastEVITE UTILIZAR SU TELÉFONO CELULAR MIENTRAS ESTÁ EN MEDIO DE UNA REUNIÓN CON LOS JEFES. Por supuesto, sólo si es absolutamente necesario que usted se mantenga comunicado, puede poner el teléfono a vibrar (vea la primera regla arriba). ¡Sí! Porque… ¿usted sabe lo que es que, por ejemplo, yo esté reunido con el Secretario de Recursos Naturales y Ambientales por un asunto de importancia, y que de momento de mi celular salga algo así como esto?

¡Hola, papi! Soy yo, [PONGA AQUÍ EL NOMBRE DE SU MODELO LATINA FAVORITA DE “PLAYBOY”]. Me gustaría salir contigo esta noche, ¿sí? ¡Ay, papi, coge el teléfono, porfa!

¡Que bochorno!

(Que conste: Yo tenía un tono más o menos parecido en mi teléfono celular anterior al que tengo actualmente… ¿de dónde creen que salió este ejemplo?)

O aun si no fuera ése el caso… sobre todo, CON LA CLASE DE SUERTE QUE YO TENGO, pero no sigamos hablando de mí… es imperativo que usted esté enfocado completamente en lo que tiene ante sí, que es la reunión con los jefes. Si acaso, espere a un receso o a que termine la reunión. Después de todo…

Es más… ¡QUIZ SIN AVISAR! Por 10 puntos (que cuentan para la nota de este semestre): ¿CUÁL ES LA TERCERA REGLA PARA EL USO DE LOS CELULARES EN EL LUGAR DE TRABAJO?

Bueno, espero que lo anterior haya cumplido con esa muy necesaria función educativa, a la vez que nos ayuda a devolverle la paz a
los lugares de trabajo. Por supuesto, si no me creen que esas reglas existen, éste es el enlace al artículo en cuestión:

Top 6 Rules for Using Cell Phones at Work

Bueno, y ahora vamos a otra cosa…

ESTA SEMANA (19–25 DE MARZO DE 2007): Un niño dice estar contento con el trato que le da su padrastro, pero esperen a ver de qué se trata… Y… Una pareja de gays muere de SIDA, y no encuentran una manera segura de darles la debida sepultura.

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Cronica de una Guerra por Agotamiento

¡Saludos, mi gente!

Tal vez el título de este mensaje suene un poquitio extraño, pero la razón para ello es que quiero compartir con ustedes algo que surgió hace unos días y que me toca bastante de cerca. Resulta que el martes de la semana pasada (3/06/2007), el Gobernador de Puerto Rico presentó su discurso de situación de estado… que para muchos pareció otro episodio de “La Isla de la Fantasía”. (¿Cómo era que lo decía Ricardo Montalbán?… Güelcom to Fantasi Áilan…) El caso es que entre los anuncios de las cosas que el gobierno puertorriqueño pretende hacer para levantar la economía (la misma de cuya situación se suponía que era el mensaje, en todo caso), está la propuesta adquisición de los terrenos dentro de los cuales se iba a construir un complejo turístico residencial, en el sector Piñones del municipio de Loíza (al Este de San Juan, para quienes no conocen mi Isla). Para ello, según el ejecutivo estatal, se proyecta efectuar una tasación de los susodichos terrenos, con miras a que el gobierno estatal los adquiera y los convierta en una gran reserva natural.

Hasta ahí vamos bien, ¿no? Pero la cosa es que mucha gente está cuestionando la idea de que se haga la adquisición de esos terrenos—lo que implica el gasto de fondos públicos—en lugar de una expropiación. Y lo peor del caso es que se deja con muy poca explicación el aspecto de la procedencia de los fondos para la adquisición, y si los mismos serán suficientes para cubrir esa transacción.

¿Ya ven cómo se pone esto de complicado? Pero veamos de qué se trata todo esto.

La propiedad en cuestión es una finca de alrededor de 500 hectáreas (yo creo que son más), situada en la carretera que lleva desde el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz-Marín en Carolina hasta el municipio de Loíza. El tipo de desarrollo propuesto para toda esta finca consta de unas 2,000 unidades de vivienda en condohotel, repartidas en villas y edificios de apartamentos de diversa altura. De ese total, unas 1,360 unidades de vivienda serían construidas en el desarrollo conocido como “Costa Serena”, que se prolonga por unos dos kilómetros en el lado Sur de la carretera en cuestión, mientras que el resto de las unidades se construirían en los terrenos adyacentes a un promontorio rocoso cercano, llamado Punta Vacía Talega. También se dedicarían algunos terrenos en ambas localidades para uso comercial, y se dejarían otras secciones de terreno para recreación de tipo pasivo.

Ahora bien, ¿por qué es importante el área implicada? Para empezar, forma parte de un área que contiene uno de los manglares de mayor extensión de todo Puerto Rico (1,360 hectáreas). Este manglar, y las lagunas que lo rodean, sustenta una gran variedad de especies de crustáceos como el cangrejo de tierra (“juey”), reptiles de agua dulce como la hicotea (la tortuga de agua dulce endémica de Puerto Rico), peces estuarinos y arrecifales de importancia comercial y recreativa, y casi un centenar de especies de aves. Estas últimas incluyen varias especies acuáticas (principalmente, patos) cuya existencia en el estado silvestre en estos momentos es bastante precaria, debido a la pérdida o degradación de su hábitat acuático, la cacería furtiva y el robo de sus huevos.

Los manglares de Piñones reciben durante los meses de agosto a noviembre grandes aportes de agua dulce, nutrientes y sedimentos de las escorrentías de los terrenos río arriba. A su vez, esta agua dulce arrastra parte de la hojarasca fuera del manglar, hacia las lagunas, estuarios y praderas submarinas adyacentes, en los cuales sirve como fuente de alimento para el plancton estuarino, que a su vez provee alimento a las especies de pesca de importancia comercial y recreativa… ¡y el resto no debe ser muy difícil de entender!

Por su parte, Punta Vacía Talega es un promontorio rocoso compuesto por dunas cementadas de arenisca (lo que los geólogos llaman “eolianita”), las cuales son comunes en la costa Norte de Puerto Rico. La vegetación existente allí es tolerante a la escasa humedad del terreno y al rocío salino producido por el rompimiento de la ola contra la roca de playa y la parte baja de la duna. (Quienes han estado allí, saben que las hojas de esa vegetación son generalmente gruesas y parecen estar enceradas, para reducir lo más posible el impacto de la evaporación.) Además de eso (o por esa misma razón), la Punta Vacía Talega está incluida dentro del Sistema de Barreras Costeras de los Estados Unidos. Esa designación, si bien no impide que el dueño de una propiedad en ese tipo de área costera la desarrolle como le plazca (contrario a lo que algunos periodistas locales dijeron erróneamente), impide al gobierno federal fomentar ese tipo de desarrollo, o hasta proveerle seguros en caso de inundaciones.

Para complicar un poco las cosas, la playa al Norte de los terrenos en controversia—además de ser un punto favorito para los bañistas… y créanme, ¡bastante que se llena esa playa los sábados y domingos!—son una conocida área de anidamiento para cuatro especies de tortugas marinas, cuya existencia en el estado silvestre también se considera precaria. En este caso, lo preocupante es el impacto de la iluminación exterior de las propuestas facilidades turístico residenciales sobre el anidamiento de estas tortugas y sobre las tortugas recién nacidas (también llamadas “neonatos”). Los efectos de la iluminación artificial suelen ser fatales, y van desde la desorientación espacial de los neonatos hasta un mayor riesgo de morir a manos de los depredadores o golpeados por vehículos de motor (sobre todo si hay estacionamientos o carreteras cercanas). Pero eso no es todo: las hembras adultas suelen evitar las costas intensamente iluminadas, lo que hasta las hace desistir de su intención de anidar.

Para hacer corto el relato, todo lo anterior, más la existencia de ciertas limitaciones impuestas por la zonificación de los terrenos a su alrededor (incluidos aparentes yacimientos arqueológicos en su interior), hacían que el proyecto “Costa Serena” no fuese muy viable que digamos. Pero eso no impidió que los proponentes del proyecto insistieran en impulsarlo con cada vez mayor ahínco, como ha sido el caso durante unos treinta y tantos años. Sin entrar en detalles específicos del asunto, podría decirles que todo el proceso durante estos años se ha ido en propuestas de desarrollo del proyecto (de parte de sus propulsores), a las que el gobierno ha respondido diciendo que no son viables, que no cumplen con las leyes y reglamentos ambientales, etc., etc., etc.

Una cosa que sí debo confesar es que en ocasiones, cada vez que llegaba a mi atención una nueva propuesta para este asunto, yo pensaba si no se le había dicho ya lo suficiente a los proponentes del proyecto sobre las razones por las que no se le podía considerar viable. Pensaba si lo que los proponentes querían era librar una guerra contra el estado, en la que éste perdiera por agotamiento… una guerra en la que se seguiría ofreciendo insistentemente el desarrollo del lugar, hasta que el estado se cansara y dijera como “Mano de Piedra”… ¡No más! ¡No más!

Tal vez entiendan ahora mi sorpresa al levantarme la mañana siguiente del mensaje del Gobernador y escuchar por la radio que se había hecho el anuncio de que el proyecto turístico residencial “Costa Serena” ya no procedería, a causa de un acuerdo al que el estado habría llegado con el proponente y dueño de los terrenos, para que se valorara la propiedad y se le diera el monto de ese valor a este último. Entonces, ¿habrá sido el interés público el que ganó la guerra por agotamiento? ¿Será esa una noticia demasiado buena para ser cierta? ¿Habrá prevalecido al final la paciencia y la persistencia de quienes hemos luchado (y me incluyo con mucho orgullo) por demostrar que la idea de desarrollar el proyecto “Costa Serena” en ese lugar era algo mal concebido? ¿O habrá alguna otra razón que ninguno de nosotros conozcamos para la media vuelta?

Tal vez nunca se conozcan las respuestas a esas interrogantes (aunque dicen que en la vida, todo se sabe). Pero en lo que a mí se refiere, por lo menos puedo decir que cumplí con mi deber y mi conciencia está tranquila. ¡No hay más que decir!

Antes de seguir, por si a alguien le interesa, he aquí algunas referencias útiles en las que baso mis comentarios:

a. Manglares

Manglares. Unos Aspectos de su Ecología en Puerto Rico, por Barbara B. Cintrón y Gilberto Cintrón. San Juan, Puerto Rico: Oficina del Gobernador, Junta de Calidad Ambiental (1980).

b. Tortugas marinas e iluminación artificial

Coastal Roadway Lighting Manual. Preparado para la Florida Power & Light Company. Jensen Beach, FL: Ecological Associates, Inc. (1998).

Decline of the Sea Turtles: Causes and Prevention. Preparado por el Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos (National Research Council). Washington, D.C.: National Academy Press (1990).

Understanding, Assessing, and Resolving Light-Pollution Problems on Sea Turtle Nesting Beaches. Second Edition, Revised. Por Blair E. Witherington y R. Erik Martin. FMRI Technical Report TR-2. St. Petersburg, FL: Florida Fish and Wildlife Conservation Commission, Florida Marine Research Institute (2000).

Bueno, y ahora vamos a otra cosa…

ESTA SEMANA (12–18 DE MARZO DE 2007): Le decimos de una actividad placentera que puede hacerse de muchas maneras diferentes… Y… Algo que no se ve todos los días: ¡un publicista tan generoso (¡las ganas!) como para ayudar a un ciego a recibir más limosnas!

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Yo Le Compro A Ella Lo Que Sea

¡Hola, mi gente!

En realidad, salvo porque parece que anda por mi oficina una ola de casos de enfermedades respiratorias (de la que varios de mis compañeros de trabajo han caído víctimas), no hubo mucho que llamara mi atención la pasada semana. Pero eso no quita que se me ocurra colocar hoy una foto que me pareció muy interesante, y que anda circulando por la red. La foto (según mi punto de vista) explica bastante bien cuál es la mentalidad de quienes colocan esas vallas publicitarias que usted y yo vemos a lo largo de las vías públicas de mayor tránsito.

La verdad es que esto no requiere más comentario de mi parte… excepto que esto me sirve de excusa para anunciarles que…

ESTA SEMANA (5–11 DE MARZO DE 2007): FEBRERO, POR CORTO, NOS DEJÓ ESTO: Un individuo se obsesiona con una mujer de pechos perfectos y le pide… ¡ejem!… entérese de qué es lo que le pide… Pepito recibe en Nochebuena la visita de Santa Claus… ¡pero recibe algo más que lo que le pidió!… Amiga que lee esto: ¡ya llegó lo que usted tanto ha esperado! ¡Un formulario de permiso para dejar salir a su novio/prometido/esposo con sus amigos!… Y… Un matrimonio debate sobre si la vestimenta de las atletas de salto con pértiga (o garrocha) es demasiado reveladora. Y YA QUE ENTRAMOS EN MARZO: Dedicado a esos politicastros de la vida: ¡aprenda cómo insultar al adversario, pero con gracia y donaire!… Y… Si usted es ciclista y usa el tipo de guante que llaman “boca (palanca, quela) de langosta”… ¡sepa que hay algo que usted no puede hacer mientras los lleva puestos!

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB