Receso de Semana Santa – Version de 2007

¡Hola, mi gente!

Bueno, hoy voy a tratar de ser breve. Como suele suceder cada año, llega el momento en el que se supone que nos recojamos a buen vivir, tanto en Puerto Rico como alrededor del mundo… o al menos aquella parte del mundo que profesa el cristianismo. Me refiero al comienzo de la Semana Santa. Ocasión que como llevo insistiendo desde que empecé estos blogs (si contamos éste y el que yo tenía antes en Tripod.com), debe servirnos para reflexionar sobre lo que es la vida, sobre el valor que le damos a lo que somos, sobre el rumbo que toman los acontecimientos aquí y allá, y sobre el rumbo que esos mismos acontecimientos deberían de tomar.

Y a decir verdad, las cosas no han cambiado gran cosa desde que yo empecé a escribir estos blogs. Seguimos teniendo que soportar una caterva de líderes políticos sin madurez, sin un intelecto desarrollado (cuyas conversaciones nos hacen desear sentarnos a la mesa con los franceses… ¡ellos sí que saben lo que es una conversación intelectualmente estimulante!), con la mira únicamente en el poder y en el beneficio personal disfrazado de ideales políticos… Seguimos teniendo que enfrentar la evidente incompetencia de las autoridades para detener la ola delictiva que nos afecta, y que cobra hasta las víctimas más inesperadas, como el secretario general de una unión obrera, al que hace unos días alguien mandó a matar (por unos US$3 000) para evitar que denunciara unas movidas sospechosas dentro de su sindical… Seguimos teniendo que enfrentar una crisis ambiental por la disposición (o falta de la misma) de desperdicios sólidos, y sobre todo, de desperdicios biomédicos, como lo dejó patente hace un par de semanas un incendio de este tipo de desecho almacenado indebidamente en una planta de incineración cercana a mi lugar de residencia (y que por cierto, tuvo su costo para mí en cuanto a la congestión de tránsito en torno al lugar del incendio, que me impidió llegar a mi casa a la hora en la que normalmente lo hago)…

Y preferiría no seguir alargando la cosa, para no dañar el ambiente que me gustaría fomentar. Un ambiente en el que exista la concordia, en el que podamos ayudarnos unos a otros, en el que no medien ni las ambiciones personales, ni las distinciones, ni la maldad, ni el deseo de busconear en perjuicio de otros que no favorecen ese tipo de conducta… Insisto: ¿será eso demasiado pedir?

Pues sí, en lo que reflexionamos durante esta Semana Santa sobre todo eso que acabo de decir, y buscamos en nosotros mismos las maneras para recuperar el camino desandado, yo estaré haciendo mi habitual receso de Semana Santa. Tanto el blog como “Humor… según Luis Daniel Beltrán” estarán de vuelta el próximo domingo (4/08/2007). Claro, eso será a menos que surja alguna cosa in between que amerite que yo se las traiga a ustedes en el blog.

Así que por lo pronto… ¡vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s