La Violencia Doméstica Vuelve a Asomar su Feo Rostro

¡Saludos, mi gente!

Francamente, yo creo que las manifestaciones de violencia que se dan en nuestra sociedad de comienzos de Siglo 21, tienden a manifestarse en ciclos. No hace mucho (hará un año dos) observamos cómo la violencia familiar se ensañaba principalmente con los niños (como ya les mencioné en mi mensaje anterior). Valga recordar el caso de la niña Paola Nicole y su desafortunado uso como escudo por un inescrupuloso adicto a las drogas. Por cierto, si se fijan, yo hice un comentario sobre esa tragedia en su momento. (Vean: Un Ángel Llamado Paola Nicole (5/16/2005).) Por lo pronto, parece que ese tipo de violencia ha dejado de ser pertinente, o tal vez se ha amainado un poco, a la espera de una virazón.

Pero lo que sí parece haber resurgido en Puerto Rico, y con cada vez mayor fuerza, es la violencia entre las parejas, ya sea matrimonios o parejas “de hecho”. Y cada vez los incidentes que se divulgan son más atroces. Prueba de ello se vio esta pasada semana, cuando un hombre enfurecido con su pareja fue a insultarla a su trabajo, un centro de cuido de niños. (¡Sí! Lo leyeron bien: dije “un centro de cuido de niños”.) No conforme con ello, luego de abandonar el lugar en su carro, esperó unos minutos y estrelló su automóvil contra el mismo centro de cuido de niños, lo que en el proceso causó heridas a un niño que se encontraba allí y a otra empleada del lugar. Para completar, cuando la Policía intervino con el desquiciado, éste forcejeó con el agente que lo intentaba arrestar y le arrebató su arma de fuego, con la que trató de matarle a tiros; fue necesario que un segundo agente policial le hiciera cuatro disparos al individuo, quien acabó muriendo de las heridas que recibió.

Pero ese no es el único incidente (ni será el último, lamentablemente), ya que semanas antes, en el estacionamiento de un tribunal en el Sur de Puerto Rico, un hombre (contra quien pesaban cargos de violencia doméstica y se le había expedido una “orden de protección”) quiso acuchillar a su esposa y a su hijastra adolescente. La niña, lamentablemente, fue quien llevó la peor parte, al recibir la mayor parte de las cuchilladas mientras tratataba de defender a su madre; posteriormente ella había quedado hospitalizada en condición grave. El agresor, por su parte, se internó en un monte cercano al tribunal y desapareció de la vista de las autoridades, las cuales lo seguían buscando a la fecha en que escribo esto.

La verdad es que ambos incidentes dejan mucho que pensar, en cuanto al clima emocional de un pueblo como el nuestro en estos momentos. Momentos en los que quienes no disponen de las destrezas necesarias para afrontar la vida descargan su frustración, su furia, contra quienes los aman, o por lo menos tratan de comprender, quienes tratan de sacarle algún sentido a sus dilemas… Momentos en los que las autoridades, las cuales no necesitan más recordatorios de lo delicado que es mantener la paz social en medio de un clima de incertidumbre, “hacen lo que pueden”, lo que evidentemente no es suficiente.

Y para colmo de males, momentos en los que las instituciones dedicadas a ayudar en la búsqueda de soluciones a problemas como el que nos ocupa se ven limitados en su capacidad para dar esa ayuda. O por lo menos, eso fue lo que trascendió esta semana, cuando se anunció el cierre temporal de la principal unidad de la Casa Protegida Julia de Burgos para mujeres maltratadas (situado en una localización secreta relacionada con la zona metropolitana de San Juan), por falta de fondos para continuar sus operaciones.

Francamente, este agravamiento de la violencia que arropa a nuestra sociedad, ¿es eso lo que queremos para nuestro país? ¿Cuándo será que nuestros seudolíderes dejarán de lado la arrogancia y la embriaguez del poder, para atender de frente problemas como el de la violencia doméstica, vaya dirigida contra quien sea, aun contra las víctimas más pequeñas e inocentes?

Ciertamente la realidad no es muy hermosa que digamos, ¿pero cuándo habremos de afrontar esa verdad? ¿Cuándo dejaremos de temer a la realidad?

Bueno, ya creo que me desahogué lo que me tenía que desahogar. Vamos a otra cosa…

ESTA SEMANA (8–15 DE OCTUBRE DE 2007), COMENZAMOS EL MES DE OCTUBRE CON: Anuncios personales para la gente de la “tercera edad”… En un tiempo muy lejano, un general francés averigua por qué los británicos llevaban chaquetas rojas cuando iban a la guerra… Y… Qué sucede cuando distintos médicos especialistas se reúnen para discutir la adición de una nueva ala a un hospital.

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

Antes de irme les tengo que hacer una última confesión: Creo que subestimé el potencial que tiene mi perfil en MySpace.com para permitirme conocer gente nueva. Como les indiqué la vez pasada, decidí revevir mi perfil de MySpace.com; pero no conforme con ello, me he tomado la libertad de tratar de solicitar inclusión entre las amistades de varias usuarias de MySpace (yo sé que eso es lo que ustedes esperarían de mí… ¡no se me hagan los inocentes!). Ya por lo menos he podido incorporar a varias nuevas amistades a mi lista, a las que me comprometo a contactar próximamente. Así que si me lo permiten, quiero dedicarle este mensaje a Rosa, a Dorys y a una muchacha que se autodenomina “La Nena de tus Sueños”… (¿seré yo o de momento se dañó mi abanico de piso? ¡qué calor hace aquí… mucho calor!)

Pero no es únicamente eso. También he decidido revivir mi perfil en Facebook.com, para que puedan comunicarse conmigo por esa otra vía. (De hecho, a menos que me dé un arrebato como el del otro día, los enlaces son: mi perfil en MySpace y mi perfil en Facebook.com.)

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s