La Pasion de Benazir

¡Qué tal, mi gente!  La cosa es que…

A veces creo que hay quienes no quieren despertar a la realidad de que vivimos en una época supuestamente más iluminada, en la que el imperio de la violencia y el sectarismo no tienen cabida.  Y esa es una realidad válida tanto para Puerto Rico como para el mundo, ahora que nos estamos despediendo del año 2007 para recibir el 2008.

Prueba de ello nos la da el asesinato de la que fuese Primera Ministra de Pakistán, Benazir Bhutto, ocurrido el pasado jueves (12/27/2007) tras dirigirse a sus seguidores en una localidad del Norte de su país.  País al que regresó a pesar del riesgo que ello implicaba para su vida, ante el clima de inestabilidad causado por las acciones del mismo gobierno del que ella era opositora—como el estado de excepción que se estableció hace unas semanas y que a pesar de los pesares, ese mismo gobierno tuvo que levantar hace unos días, no sin antes rajarle la cabeza a dos o tres manifestantes—, enmascaradas bajo la excusa de un ataque frontal a los elementos terroristas que operan en su suelo.  (Total, dicen que desde que se inventaron las excusas, todo el mundo sale ganando…).

Por supuesto, mucho se ha dicho en la Red Mundial sobre los hechos mediante los cuales se tronchó la vida de la ex-mandataria—que con todo y eso, tampoco se podía considerar como una hermanita de la caridad, ya que tuvo que salir de Pakistán en medio de acusaciones de corrupción y nepotismo durante su mandato.  Pero lo que a mí me llama la atención mientras escribo esto es que las circunstancias en las que ella perdió su vida están siendo objeto de alguna clase de juego, sabe Dios para el beneficio de quién.  Por ejemplo, testigos de los hechos (¡y estoy hablando de gente que estuvo allí!) dicen que ella fue abaleada primero por detrás de la cabeza y en el torso, tras lo cual estalló una bomba adosada al cuerpo del asesino (o asesinos, porque ahora resulta que son dos).  Pero eso no es todo: Varias cámaras de vídeo captaron (a pesar del movimiento que sería de esperar en la imagen, ante una situación como esa que se desarrolla frente a uno) la secuencia de los hechos según la acabo de mencionar.

Hasta ahí vamos bien, ¿sí?  ¡PUES NO!  Porque según el propio gobierno de Pakistán, NUNCA hubo tales disparos (y entonces, ¿qué fue eso que se vio en los vídeos? ¿una pistolita de fulminantes?); sí hubo una explosión y como consecuencia, la señora Bhutto se dio un fuerte mameyazo (me disculpan, pero no se me ocurrió usar otra palabra menos colorida) contra el carro en el que se encontraba en ese momento y eso fue lo que la mató.  PUNTO.  ¡Aquí no ha pasado nada, todo quedó como estaba!  ¡Ah!  Y por defecto (lo que en buen español llamamos default), la culpa es de los terroristas.  PUNTO Y YA.  SE ACABÓ.  ¡Y NO HAY MÁS NÁ’!

Pregunta que les hago: ¿No se les parece eso a la excusa que dio el gobierno español de Aznar cuando el 11 de marzo de 2004, apenas unos días antes de las elecciones generales, quiso inculpar a los separatistas vascos de los siniestros atentados terroristas que cobraron la vida de 191 personas—hombres, mujeres y niños—en cuatro trenes en las cercanías de Madrid?  Total, todos sabemos como terminó ese asunto, con la derrota electoral del partido gobernante entonces y con la responsabilidad dirigida más bien hacia los elementos terroristas que creen tener al mundo en sus manos, los mismos que se envalentonaron después de los viles hechos de 9/11/2001.  O para no ir muy lejos, ¿no se les parece a las excusas que algunos regímenes en América Latina esgrimieron en su momento para actuar contra los movimientos sociales en los 1960s, 70s y 80s?  Excusas de las que muy torpemente se copiaron algunos políticos en Puerto Rico durante esos mismos años, diz que para “defender la democracia”.  ¿Acaso para defender la democracia hay que actuar como un asesino?  (Y lamentablemente, Puerto Rico nunca estuvo, ni está ajeno a que algo así suceda…)

Por supuesto, ésta no es la primera, ni será la última vez que el mundo verá cómo un político es asesinado por sus rivales… o más bien por aquéllos a quienes éstos manden a hacer ese “trabajito”, por aquello de no ensuciarse las manos.  (Acuérdense de aquel candidato presidencial mexicano, Luis Donaldo Colossio, que fuese asesinado durante un mítin en Tijuana el día 3/23/1994.)  Lamentablemente ese es el precio de vivir a comienzos del Siglo 21, una época supuestamente más iluminada.  Pero así son las cosas, y así es la gente.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Y…

¡NOS VEMOS EN EL 2008!

LDB

Y Los Que Estaban Dentro del Paseo, Se Fueron de Paseo

¡Saludos, mi gente!  La cosa es que…

Mientras yo me preparo para recibir una Navidad más, me estoy tratando de acordar quién fue el que dijo que Puerto Rico “es un país natal”.  Si dejamos de lado el más reciente capítulo en el misterio del pica pica de Miss Puerto Rico Universe en su bañador o traje de baño y en uno de sus vestidos de gala (el vestido negro de la fase semifinal, no el blanco de la final)—y si esas piezas de ropa fueron contaminadas con gas pimienta o pepper spray—, vemos cómo se está formando una cadena de acciones y reacciones sobre el asunto “Paseo Caribe”.  De un lado, siguen las manifestaciones de quienes creen (al igual que yo, pero desde otro punto de vista) que ese proyecto no tiene razón de estar donde está ubicado (en terrenos que LA LEY dice que son parte del patrimonio de los puertorriqueños) y que se autorizó a construir el mismo de una manera que deja muchísimas dudas (¿permisos por debajo de la mesa? ¿alguien en el gobierno habrá sido objeto de lo que los mexicanos llaman “mordida”?).  Del otro, está una gama de intereses, desde quienes tienen una aversión casi a muerte por quienes (con o sin razón) se han manifestado contra el proyecto hasta los propios intereses desarrollistas y quienes los respaldan…

Pero, esperen un momento: No es que estos últimos intereses se vayan a tirar a la calle a protestar, a exponerse a que las “fuerzas del orden público”—las mismas que quedaron como “guardias de palito” cuando “Tito Kayak” se les fue de las manos, en una huída “de película”—se den gusto y gana tomándolos como pera de boxeo (digo, eso está bien si no es a ellos a quienes se lo hacen, ¿no?), como sucedió una vez con los obreros de la Puerto Rico Telephone Company (PRTC) hace varios años cuando se anunció la venta de la misma a intereses particulares.*  Entonces, ¿qué hacer?

(¿Cómo yo dibujo aquí la clásica bombilla o bulbo que se enciende cuando surge una idea?)

Seguramente ellos habrán dicho, “¡Eureka!  ¿Qué tal si nos escondemos detrás de los obreros del proyecto?”

Y así es como un buen día, los obreros salieron a la calle en el Viejo San Juan a protestar “por sus habichuelas” (y qué tal si también “por mi arroz” o “por mis chuletas” o “por mis huevos”…), porque los que están protestando frente al proyecto no los dejan trabajar, para que los “pen____s comunistas izquierdistas” (como los llamó el otro día el senador de la “peste a guapo”) se vayan para Venezuela con el dictador de allí…

Digo, por supuesto que los obreros también tienen el derecho de protestar por que sin quererlo, se están viendo afectados por algo de lo que ellos no tienen la más mínima culpa.  (Digo, que yo haya visto en casi dos décadas de trabajar con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, nunca he tenido que atender a algún obrero de construcción interesado en saber si el proyecto en el que va a trabajar tiene algún tipo de restricción ambiental que pueda afectar su labor… ¡aunque yo también creo que a los obreros les convendría interesarse más por esas cosas!)  Pero lo que me preocupa es que ellos, a sabiendas o no, se están dejando utilizar como peones en un juego de ajedrez, entre quienes (recalco, con razón o sin ella) buscan que impere la justicia y quienes sólo les importa ostentar su poder sin apego a la ley y al bien común.

Aquí viene bien recordar un viejo proverbio italiano que leí hace algún tiempo, y que dice más o menos así:

Al final del juego, tanto el rey como el peón vuelven a la misma caja.

¡Y vamos a dejar eso ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, y tengan todos una Feliz Navidad.  ¡Hasta luego!

* Actualmente, la Puerto Rico Telephone Company (PRTC) es propiedad de la compañía mexicana América Móvil, que la adquirió de la compañía estadounidense Verizon, luego de que ésta la adquiriera de GTE… ¡ay, me cansé!

LDB

… y Porque Soy El Mas Macho!

¡Saludos otra vez, mi gente! La cosa es que…

Hay quien dice que las maravillas nunca cesan. No hago más que comentar las “hazañas” del legislador estatal Jorge de Castro Font en mi mensaje del pasado fin de semana, cuando esta semana que acaba de concluir él nos ha dado una muestra visible de por qué se está ganando una antipatía tal en muchos sectores del público. Seguramente ustedes sabrán que el pasado miércoles (12/12/2007), el flamante senador fue a donde se está protestando la construcción de los apartamentos “Paseo Caribe” a la entrada de la isleta de San Juan (isleta que contiene los sectores Viejo San Juan, La Perla y Puerta de Tierra), objeto de controversia por la posibilidad de que los permisos para su desarrollo fueran otorgados ilegalmente y por estar parcialmente en terrenos que bajo las leyes “de tiempos de España” vigentes al día de hoy son un bien común del Pueblo de Puerto Rico (y por ello no se pueden privatizar). Allí, el flamante senador hizo gala de lo que aquí llamamos vulgarmente “peste a guapo” y se vio en una batalla verbal contra varios de los opositores al proyecto, a los cuales tildó de “comunistas”, entre otras lindezas más apropiadas para los tiempos de la guerra fría que para los primeros años del Siglo 21.

Personalmente, yo no soy comunista porque yo no creo en esa ideología (ni siquiera en sus variantes light). Pero de ahí a etiquetar a una persona como “comunista” por oponerse a un proyecto con notables visos de ilegalidad, como si la persona etiquetada fuera un criminal, como si tener una ideología distinta a la ideología oficial fuera un delito, o conviertiera a esa persona en alguien que no debe ser visto(a) en compañía de “gente decente”, como un “enemigo de la sociedad civilizada” al que hay que erradicar de la faz de la tierra a como dé lugar…

Eso como que dice muchísimo de quien aplica esa etiqueta, ¿no? Dice mucho del rechazo a entender y aceptar otras formas de pensar; del fanatismo ciego (al punto de la idolatría) hacia una ideología, en rechazo a todo aquello que se le oponga (como lo escribí la semana pasada); de la inseguridad personal que lleva a muchos de nosotros los seres humanos a actuar con miedo

Total, asumir esa actitud de guapo de barrio, de “aquí mando yo, y tú te callas”, no es de personas sabias. Es más, permítanme citar algo que lo dejará claramente expresado:

El inteligente no hace alarde de su saber, pero el necio hace gala de su estupidez.
(Proverbios 12:23)

Y bastante alarde que hizo ese senador en el incidente de marras.  Pero bueno, habrá que seguir cargando con gente así por un tiempo más, pero al mismo tiempo, habrá que ponerles el ojo constantemente…

Es más: ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta la próxima!

LDB

Fotos del Simposio de Recursos Naturales de 2007

¡Hola, mi gente! La cosa es que…

Por fin, después de casi 2 meses en que las tenía en mi nueva cámara digital (que todavía es la hora que tengo que dominarla un poco mejor) y de haberlas cambiado a otra computadora más rápida y con mejor capacidad… sólo para que la misma me hiciera un truco con mi cuenta de usuario que me obligó a reinstalarle el Windows Vista y todo el resto del software y volverlas a guardar…

repique de tambores, por favor…

he podido colocar las fotos que les prometí, de algunas de las actividades del 26to Simposio de los Recursos Naturales de Puerto Rico, que se llevó a cabo a finales de octubre pasado en el Ballroom A del Centro de Convenciones de Puerto Rico (en el sector Miramar de San Juan). (Digo, por si el panel de este blog donde aparecen mis fotos guardadas en Flickr.com no les dice nada…) Como ustedes ya saben, éste y el Primer Simposio de Arrecifes de Coral del DRNA (que se llevó a cabo en en mismo lugar, aunque en el Ballroom B) fueron las dos actividades más importantes para mí durante este año que está por terminar, y de las cuales me puedo sentir orgulloso de haber formado parte. Así que con ese mismo orgullo, les dejo el enlace al álbum que contiene esas fotos en particular:

Fotos 26to Simposio de Recursos Naturales de Puerto Rico

Y me voy de momento, pero regreso más tarde para comentar sobre la “peste a guapo” de cierto legislador a quien me referí la vez pasada. Así que vamos a dejarlo ahí. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Porque Aqui Mando Yo!

¡Saludos, mi gente!  Aquí con un añito más a cuestas.  Pero bueno, la cosa es que…

Entre todo lo sucedido la semana pasada (más allá del tapaboca que el valiente pueblo venezolano le dio a las pretensiones de dictadura vitalicia de su presidente, de la “dramedia” del pepper spray con pica pica en la vestimenta de la nueva Miss Puerto Rico Universe—que yo he optado por archivar en el expediente de “¡Ahí viene el Lobo!”—y del chisme entre el Gobernador y las autoridades federales—digo, ¿lo arrestarán o no lo arrestarán?), hay dos cosas muy relacionadas entre sí que me tienen bastante preocupado.  Ambas cosas me hacen pensar en lo que yo he dicho consecuentemente en este blog, en el sentido de que el actual experimento de “gobierno compartido” en Puerto Rico ha estado abocado al fracaso desde el principio, ante la prepotencia, inmadurez y la falta de carácter de los líderes políticos de los dos bandos representados (PNP y PPD).

(No hay más que recordar el cierre del gobierno de Puerto Rico en mayo de 2006, que nos afectó a unos 95 000 servidores del pueblo, incluido quien les escribe.  Y por lo que les comenté en su momento, todos saben quiénes fueron los culpables…)

Lógicamente, me estoy refiriendo a las “sacadas de pecho” de dos de los líderes de la actual mayoría-parlamentaria/minoría-ejecutiva (PNP), en el sentido de que no aprobarán proyectos de índole económica de la mayoría-ejecutiva/minoría-parlamentaria (PPD; léase “el Gobernador”) en lo que resta del presente periodo gubernatorial (2005–2008 ).  De hecho, uno de estos pseudolíderes, el Rep. Jorge de Castro Font (PNP)—de por sí controvertible por su intención de desbandar una comisión que estudia las reformas al actual Código Civil (especialmente aquéllas que a él no le gustan, porque alterarían las formas tradicionales de la familia puertorriqueña)—ha proclamado que no se aprobará ninguna legislación del poder ejecutivo actual hasta el final del cuatrienio, a fin de que esa legislación pendiente sea ponderada por un futuro gobierno que él da por sentado que será dominado por su partido.  En mi libro, eso es sinónimo de una confianza extrema, o de una arrogancia desmedida, o tal vez—¿por qué no?—de temeridad.

Cualquiera diría que líderes como éste—que por cierto, tiene un primo que es gay y que además es activista por los derechos de un sector que, queramos o no, es parte de nuestra sociedad—tienen una devoción tal por la política partidista, que prácticamente se ha convertido en un dios (así, en minúsculas) para ellos.  (Y que no vengan después con fariseísmos e hipocresías, a cantarse más cristianos que Aquél cuyo nacimiento humano recordamos cada Navidad.  Total, ellos no engañan a nadie—excepto a sí mismos—y además, ya tienen asegurado su premio para cuando crucen la meta de la carrera de la vida…)  Es como si el ejercicio del poder les diera la única razón de su existencia, como si tuvieran ante sí un tesoro que debe ser defendido a toda costa contra “el enemigo”, sea cual sea, ya sea que esté en el bando opositor, o en la prensa (¡siempre la prensa!), o en instituciones con mayor dignidad (a pesar de los pesares) como la Iglesia Católica, o en sectores económicos pudientes (como aquéllos que no armonizan con sus proyectos y visiones)…  ¿Tendrán dentro de sí los “Jorge de Castro Font” de la vida algún espacio para la humildad, para la comprensión, para el consenso, y sobre todo, para la reconciliación que tanto necesitamos los puertorriqueños en estos momentos?

¿Tiene sentido todo esto?  Para mí que no lo tiene.

Es más, cuando veo que ocurren como ésta me vienen a la mente las siguientes palabras, sencillas y hasta joviales, pero que encierran una gran enseñanza sobre la humildad y el poder:

The more powerful you become, the more you learn to access the powers of the universe, the more important is to remember to be humble…. If you don’t, someone or something is always going to come around that shows you it has more power than you.
(Virginia Mayhew, maestra espiritual, citada por Melody Beattie en Finding Your Way Home.)

Quiera Dios (o el Ser Supremo según cada quién lo entienda) que podamos aprender a ser humildes, a no dejarnos cegar por una ambición desmedida, por un deseo de alcanzar un poder y utilizarlo, más para dividir y destruir que para unir y construir.

¿Será esto pedir demasiado?  Tal vez en su ceguera los “Jorge de Castro Font” de la vida crean que lo es… ¡pero yo no lo veo así!  Es más, lo siento mucho por gente como ésa, porque eso es algo que en esa misma ceguera, nunca podrán comprender…  ¡NUNCA!

Pero como dice cierto productor artístico convertido en psicólogo, “así son las cosas, y así es la gente”…

¡Y vamos a dejar eso ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.

LDB