Otra Vez, Lo Malo Es Bueno

¡Hola, mi gente!  ¿Cómo estamos hoy?  La cosa es que…

No entiendo lo que está pasando últimamente con mi gobierno.  A cada rato veo en los medios de comunicación cómo se hacen homenajes a diestro y siniestro a quienes después resulta que no son las personas distinguidas que se supone que sean.  Por ejemplo, recuerdo que hacia el verano del año recién pasado salió a la luz pública una denuncia en torno a que una de las áreas programáticas de la Policía de Puerto Rico le había hecho un homenaje (en algún lugar del noroeste de Puerto Rico, creo que en Aguadilla) a un ciudadano por haber hecho un arresto civil, para que luego resultara que el homenajeado había sido convicto hace algunos años por delitos sexuales.  Por supuesto, trascendió entonces que las personas responsables del homenaje… este, ¿cómo lo digo?… no se tomaron la molestia de investigar debidamente si el homenajeado tenía antecedentes penales que le impidieran merecer honor que se le quiso conferir.  Claro está, al final de todo el lío se despojó al implicado del honor que se le concedió, aunque no sin que se causara un revuelo innecesario, a causa de un desliz que pudo haberse evitado.

Y pues, uno esperaría entonces que los que tienen el poder en sus manos aprendan de estas metidas de pata para no volverlas a cometer, ¿sí?

¡PUES NO!  Prueba de esto es que la semana pasada, en el inicio de la última sesión ordinaria del presente ciclo (2005–08), la Cámara de Representantes, en su afán de dar homenajes a diestro y siniestro—es más: si los dejan, hasta le hacen un homenaje al Pato Donald, porque sigue siendo pato después de viejo… porque a estas alturas de su existencia no puede ser ratón como su amigo Mickey (y es a eso a lo que me refiero, ¡que conste!), pero ésos son otros $20—decidieron homenajear a un grupo de confinados que ayudó a remodelar el hemiciclo cameral durante los pasados meses.  Por supuesto, los legisladores pueden invocar la importancia de reconocimientos como éste en la rehabilitación de los confinados, y eso no se les discute.  ¿Pero cómo suena eso cuando se da el caso de que uno de los “homenajeados” cumple sentencia por haber violado sexualmente a su propia hija?

¡EXACTAMENTE COMO LO ESTÁN LEYENDO!

Y por supuesto, como en el otro caso que mencioné arriba, flotan en el aire las excusas.  OOPS!…  “Se nos pasó eso”…  “¡Ay, no sabíamos eso!”…  “Pero si eso no es nada”…  “Total, ese homenaje ayudará a su rehabilitación”…  “Todos tenemos derecho a una nueva oportunidad”…

¡Ajá!  Todos tenemos derecho a una nueva oportunidad.  Me imagino que eso también se aplica a las víctimas de los delitos que cometieron personas como este “homenajeado”.  Tal vez eso también “se le pasó” a los legisladores, o a los que administran el sistema de justicia, el mismo que permite que las víctimas de la violencia doméstica mueran a manos de sus parejas-agresores(as), para quienes una “orden de protección” tiene la misma función que el papel higiénico…

La verdad es que esto dice mucho (me gusta mucho la expresión que usan los estadounidenses: it speaks volumes…) de quienes ven—a sabiendas o no—que lo malo es bueno y viceversa.  Dice mucho de quienes le exigen al resto de la sociedad que lleve una carga sumamente pesada (sobre todo si así se considera vivir con un alto costo de vida, una alta tasa de delincuencia y una pobre calidad de vida), pero se zafan de su responsabilidad de ayudar a llevar esa carga.  Dice mucho de quienes crean las leyes por jugar, para aplicárselas a todo el mundo… más bien, a todos, menos a ellos mismos.  Y encima de eso, dice mucho de quienes creen que las ofensas y las deshonras se olvidan así porque sí.

Eso último me recuerda otra cosa que vi la semana pasada, cuando el ex-gobernador de Puerto Rico, Dr. Pedro J. Rosselló, anunció que de salir electo gobernador en los comicios de 11/04/2008 (algo que me temo que sucederá si el actual gobernador no pone en orden su administración en el presente cuatrienio) creará una “Comisión de la Verdad y la Reconciliación”—parecida a la que creó Nelson Mandela cuando asumió la presidencia de África del Sur—y concederá el perdón a los funcionarios de su anterior administración (1993–96, 1997–2000) que fueron convictos por actos de corrupción.  Y yo me pregunto ¿para qué?  ¿Será para reescribir la historia reciente de Puerto Rico?  ¿Será para que la gente se olvide de que hubo quienes traicionaron su confianza, y los vea circular por ahí como si no hubiese ocurrido nada?  ¿Será para que el país sea victimizado nuevamente?

Y a todo esto, ustedes estarán pensando que comparar a un simple ex-gobernador de Puerto Rico—reconocido por sus avanzadas obras de infraestructura (como el Superacueducto del Norte y el Tren Urbano), pero igualmente recordado por los actos de corrupción que ocurrieron bajo su administración y que involucraron muchas de esas avanzadas obras de infraestructura—con un alma noble como Nelson Mandela es una afrenta y una deshonra… y eso no se los refuto.  ¿Y si les digo—sobre todo a quienes leen esto en América Latina y Europa—que hay estúpidos que comparan al Dr. Rosselló con Jesucristo, que se atreven a llamarlo “el Mesías”?  Pero total, el verdadero Mesías ya lo dijo: “Os digo que con eso ya tienen su premio”.

Como yo siempre digo, mal estamos cuando los mismos que juran proteger y defender al pueblo son los que dan lo malo por bueno, y lo bueno por malo.

¡Pero nada!  ¡Vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta la próxima.

LDB

Anuncios

Que Hace Toda Esa Gente Metida En Una Cama?

¡Hola, mi gente!  Seguro que me echaron de menos por el pasado par de semanas, pero no se preocupen, que aquí estoy nuevamente con ustedes.  La cosa es que…

No van ni las primeras tres semanas del 2008, y las controversias se ponen cada vez más fuertes en Puerto Rico y en el mundo.  Aun entre quienes profesan estar en un mismo bando, no deja de haber molestia por algún comentario sobre un tema delicado, que se toma como algo ofensivo (real o potencialmente).  (Algo más o menos como la controversia entre los dos pre-candidatos del Partido Demócrata estadounidense a la presidencia de los EE.UU., Hillary Clinton y Barack Obama, por un comentario de la primera—o del esposo de ésta, el ex-presidente Bill Clinton—que algunos tomaron como un insulto al recuerdo del Dr. Martin L. King, al valorar más la firma de la Ley Federal de Derechos Civiles por el entonces presidente Lyndon B. Johnson.)  Pero no es a esa clase de controversia a lo que quiero dedicar mi tiempo hoy.

A lo que voy es a comentar sobre la controversia que lleva algún tiempo, en torno a la propuesta de la legislatura puertorriqueña para que se eleve a rango constitucional el matrimonio entre las parejas heterosexuales en Puerto Rico, mediante una enmienda que se votaría en las elecciones generales del 11/04/2008.  La Resolución 99 (que presumo es una resolución conjunta de la Cámara de Representantes y el Senado) procura que sea política pública del Estado Libre Asociado reconocer el matrimonio como la unión hombre-mujer, lo que podría dejar fuera de la protección de la carta magna a las parejas heterosexuales que cohabitan sin haberse casado y a los matrimonios entre parejas del mismo sexo.  Como es de esperarse, se han tomado bandos en torno a la medida: los sectores religiosos y defensores de la familia, se agarran de la resolución aun si ésta fuese un clavo caliente, por considerar que se protege a la familia según se concibe tradicionalmente; por su parte, los sectores más liberales y “progresistas” (y las comillas no se las pongo con mala intención, ¡que conste!) atacan la medida, por considerar que deja fuera las parejas del mismo sexo y que la pretendida política pública que se implantaría podría degenerar en una campaña de odio contra las mismas.

Tal vez una manera interesante de ver este asunto sería definiendo lo que es política pública.  Para los fines presupuestarios del gobierno de Puerto Rico, esta frase se define así:

Política Pública – Posición básica o curso de acción seleccionado por el gobierno para orientar las decisiones respecto a una necesidad o situación de interés público. Las principales fuentes de expresión de política pública son la Constitución, el Código Político, las leyes, el Programa de Gobierno y los pronunciamientos oficiales del gobierno. Las políticas públicas definen un orden de prioridad y el ámbito de acción del gobierno en el tratamiento de los problemas o necesidades, según su naturaleza y urgencia.

(FUENTE: Definiciones Presupuesto de Gastos del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.)

Si mi entendimiento de esta controversia es el correcto, esto implica que el gobierno de Puerto Rico, ante lo que percibe como una necesidad o interés apremiante de sus ciudadanos, estaría llamado a adoptar una posición básica en el sentido de validar el matrimonio entre el hombre y la mujer, y daría prioridad a ese único tipo de unión legal en la validación de sus derechos y prerrogativas.  Si eso es así, me pregunto si quienes impulsan la resolución saben exactamente cuales son las implicaciones de lo que están proponiendo, y si hay alguna manera de aliviar las situaciones que se podrían generar como consecuencia de que se implante la resolución.  Por ejemplo, ¿qué habrá que hacer con las parejas de hecho?  ¿Qué derechos cobijarán a este otro tipo de unión, a la que se dejará de lado en favor del matrimonio legal?  ¿Y qué hay de los hijos que se produzcan de las uniones de hecho?  Y en cuanto a las parejas del mismo sexo—que dicho sea de paso, es un estilo de vida que yo personalmente no favorezco, aunque sí respeto a quien hace esa elección personal—, ¿estarán compitiendo en desigualdad de condiciones con las parejas “normales”?  ¿Serán objeto de la ignorancia, el odio y la ira de quienes creen ser mejores hijos de Dios que los demás?  O si viene alguna de esas personas bañadas de “rectitud” de arriba para abajo, a decirme que eso no es así, ¿qué soluciones propondrá para atender el problema que resultaría si se elevara el matrimonio heterosexual  a un rango constitucional?

(Y que conste, esta vez las comillas en la palabra “rectitud” son con todo propósito.  Y además, la última pregunta en el párrafo anterior es para ver cómo enmudece gente como ésa… ¡eso nunca falla!)

Y ya que hablamos de personas bañadas de “rectitud” de arriba para abajo, no hay más que mirar a los legisladores que propulsan esa resolución.  Del lado senatorial, la resolución es impulsada por Jorge de Castro, el mismo senador que protagonizó la patética “sacá ‘e pecho” de hace unas semanas frente al sitio donde se construye el proyecto Paseo Caribe (si se perdieron eso, vean mi mensaje de 12/16/2007).  Ahora bien, recién acaba de darse una ironía: el “distinguidísimo” senador se divorció de su esposa hace apenas un par de días… ¡por trato cruel!  ¿Y ésa es la clase de ejemplo que los legisladores le quiere dar a los demás, a quienes les tiene que aplicar la misma ley que ellos evaden?  Por su parte, la portaestandarte de la resolución en la Cámara de Representantes es Liza Fernández, a quien ya conocimos como alguien que parece que pasó por la Universidad, sin que necesariamente la Universidad pasara por ella.  (Por si acaso, es a ella a quien me refiero—aunque no la identifiqué entonces; sorry!—en el mensaje Luces Apagadas, en el que vemos cómo ante el fallecimiento de Don Enrique Laguerre ella demostró su cultura… ¡o la falta de la misma!)  ¿Será para congraciarse ambos legisladores con los sectores favorecedores de la medida?  ¿Tanto necesitarán de los votos de ese sector de nuestra sociedad para mantenerse en el poder?

Yo lo lamento mucho.  Pero por mejores intenciones que pueda tener una medida como la Resolución 99, la misma no me parece la forma más adecuada de resolver un problema social apremiante, como lo es la crisis del entorno familiar en Puerto Rico.  Esa es una crisis que requiere atención directa, que se busque ayudar a las familias en problemas, en lugar de perjudicarlas.  Es una crisis que debe atacarse de frente, con firmeza, responsabilidad y voluntad.  Y lamentablemente, ésas son cosas que le faltan a quienes actualmente tienen en sus manos el poder para resolver esa crisis, y en su lugar pueden acabar creando un problema mayor.

Bueno, ¡vamos a dejar eso ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta la próxima.  Bye!

LDB

Si Te Creias Que Yo No Venia…

¡Hola, mi gente!  ¡Feliz Año Nuevo 2008!

Bueno, ya se habrán dado cuenta por el título de hoy que aquí estoy nuevamente con ustedes.  Ya salimos “oficialmente” del receso navideño de 2007–2008… aunque aún habrá quien lo siga con las “octavitas”, las Fiestas de la Calle San Sebastián y otros recursos que tenemos los puertorriqueños para olvidarnos de la realidad que nos espera en el año recién iniciado.  Pero qué se va a hacer… o como lo añade un ex-compañero de labores en Recursos Naturales, “pudo haber sido peor y todavía estamos vivos”…

Aunque en todo caso, lo que nos espera parece que será mucho peor, siendo éste un año en el que habrá de todo: una contienda electoral en la que algunos de nuestros pseudolíderes pondrán todos sus huevos en la misma canasta (y yo creo que lo anterior aplica a hombres y mujeres por igual), a fin de adquirir el poder o de aferrarse al que ya tienen; más delincuencia en nuestras calles, con resultados que en los primeros siete días del año ya son de por sí funestos—desde la matanza de varias personas en asesinatos a granel, hasta el atentado que unas horas antes de yo escribir esto ha dejado con muerte cerebral a una agente de la Policía de Puerto Rico a manos de su esposo… ¡que también resulta ser un agente de la Policía de Puerto Rico!—y que la plana mayor de la Policía se limita a observar con impotencia; vientos de guerra y desasosiego en el Oriente Medio, en África y en Asia, donde parece que nadie está interesado en buscar la paz—lo que me recuerda una inscripción hecha con pintura en aerosol en un muro cercano a mi lugar de trabajo, la cual dice algo así como, “¡No queremos la paz, sólo la victoria!” (y yo añadiría, “Ya tenemos la victoria, y ahora… ¿qué haremos con ella?”)—; otro ciclo olímpico que culmina este año con el evento de verano de Pekín/Beijing 2008; y hasta las mismas payasadas con las que las figuras públicas alrededor del mundo terminaron el año anterior, como lo acaba de demostrar Britney Spears—la misma que en 2007 dejó ver a todo el mundo lo lampiña que es—al ser objeto de una intervención policial que la ha llevado a perder la custodia de sus hijos pequeños y a ser recluída por 72 hors en un hospital, me imagino que en lo que los estadounidenses llaman suicide watch).

(De momento todo esto me recordó el cuento que me hicieron de la actividad “por la paz” que se celebró en Puerto Rico mientras yo estaba de viaje por Hawaii—en asunto oficial—en agosto de 2002, especialmente en el momento en que soltaron las palomas de la paz a volar… ¡sólo para que las mismas quedaran hechas chicharrón de paloma con los fuegos artificiales que habían encendido unos segundos antes!  No es por alabar a los que organizaron ese salpa’fuera, pero… ¡Qué clase de morones!)

Así que entonces, ¿qué nos queda?  ¿Resignarnos y poner una cara de becerro mongo como la que algunos “becerros mongos” dicen que tiene el cordero en el centro del Escudo de Puerto Rico?  ¿O ponernos todos de pie y darnos a respetar, y luchar por mejorar la calidad de nuestras vidas?  Yo espero que la respuesta a mi pregunta sea la segunda…

Pero bueno, yo creo que ya estamos empezando el 2008 en una nota demasiado negativa.  Vamos a ir empezando a hacer cosas distintas.  Yo, por ejemplo, he estado varias cosas con mi sitio web y con mi blog.  Por ejemplo, habrán notado en la “nube” temática de este blog (porque no se me ocurre otra forma de traducir el término técnico tag category cloud) que ya la frase uncategorized no es tan prominente.  Lo que sucedió fue que por fin me di a la tarea de acomodar los más de 200 y pico de mensajes colocados en mi blog anterior en las categorías correspondientes (y en eso tengo que estar superagradecido de que mi blog esté ahora en WordPress.com, ya que la herramienta de manejar categorías es más fácil de utilizar que la de Blogger.com).  Esto ya debe hacer más fácil la búsqueda de mis mensajes, según el tema principal o la mención que yo hice de algún tema en particular.  Fíjense también que en la nube temática no aparece toda la retahíla de temas de las que he escrito desde que empecé este blog particuar en mayo de 2004, sino sólo los 10 temas más frecuentes.  No es por nada, pero con esto yo creo que tengo mi primera satisfacción en este año que acaba de comenzar, o sea, que no todo está perdido.

(Y eso, que no he mencionado que rediseñé mi sitio web, ahora con nuevos botones para mis páginas, pero ya esos son otros veinte pesos…)

OK, ya casi estoy por irme a hacer otra cosa.  Pero antes quisiera darles las gracias a todas las personas que leen este blog, aun si no tengo mucha oportunidad de saber quienes son.  Y por lo que puedo ver en la herramienta de estadísticas del blog de WordPress.com, ¡sí que son muchas las personas que me leen!  Para que tengan una idea, la última semana de diciembre de 2007 recibí entre 63 y 79 visitas por día, siendo el día de mayor actividad de esa semana el 12/31/2007.  En cuanto a semanas se refiere, hasta el momento las semanas de 11/11–17, 12/23–29 y 11/18–24/2007 han registrado altos volumenes de visitas únicas a mi blog (respectivamente 447, 434 y 404 visitas en cada una de esas semanas).  Y ni hablar de las visitas por mes: 135 visitas en septiembre, 952 en octubre, 1696 en noviembre y 1352 en diciembre de 2007 (no incluyo los datos de agosto porque esos no están disponibles).  Así que en otras palabras… ¡Yo tengo que estar haciendo algo bueno!

Y ya, vamos a dejar esto ahí.  Cuídense mucho y pórtense bien.  Y nuevamente… ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!

LDB