Capitoilet

¡Hola, mi gente!  La cosa es que…

Estoy tratando de pensar en cómo abordar cuidadosamente el tema de hoy.  Después de todo, no siempre en los lugares públicos se cuenta con las facilidades adecuadas para atender las necesidades humanas más importantes, como la de deshacerse de la materia que el cuerpo ya no necesita y que si la retiene, puede ser muy peligroso.  (OK, yo sé que ustedes saben a qué me refiero…  😉  )  Y hay edificios tanto públicos como privados, en los que las facilidades existentes no están a la altura de lo que sus usuarios se merecen.  (Para botón de muestra, piensen en los servicios sanitarios de las antiguas facilidades de la agencia de gobierno para la que yo trabajo, en la antigua Escuela de Medicina Tropical localizada en el Sector Puerta de Tierra de la isleta de San Juan.  Las instalaciones sanitarias se dañaban con alguna bastante frecuencia, y las condiciones de limpieza del lugar eran—a mi juicio—pésimas.  Yo espero que ya que la Universidad de Puerto Rico recuperó ese edificio para convertirlo en un museo, se puedan poner esas instalaciones en condiciones óptimas para su uso… o en el peor caso, se derriben las mismas para dar paso a otras nuevas, como me lo planteó un pariente político que fue coronel en la Guardia Nacional de Puerto Rico.)

Tal vez desde ese punto de vista se pueda entender que trascendiera la semana pasada la revelación de que la legisladora estadoísta Lourdes Ramos (de quien muy a mi pesar tengo que decir que también es junqueña, como yo) mandó a remodelar el servicio sanitario de su oficina, a un costo aproximado de US$50 000.  Cierto es que, según ella dijo a la prensa cuando se le cuestionó el gasto, había problemas de hongos y sabandijas en el servicio sanitario cuando tomó posesión de su oficina, y era necesario efectuar la remodelación… la cual incluía una nueva bañera, un nuevo retrete,* nuevas llaves (plumas, grifos o como se diga) de agua… etc.

(*Nota a mis lectores en España, México y América Latina… porque yo sé que ustedes me están leyendo: En Puerto Rico, al retrete o excusado lo llamamos “inodoro”.)

¡Ay, Bendito!  El caso es que desde que se lanzó la noticia, el caso ha sido objeto de toda clase de comentario.  Desde el cuestionamiento de la prudencia en el uso de esos US$50 000 para un trabajo que cualquier contratista en Puerto Rico haría a un costo menor (yo creo que hasta por la mitad de lo que se pagó), hasta la burla ejemplarizada por la primera plana del periódico Primera Hora, al llamar al Capitolio…

(redoble de tambores, plís…)

¡CAPITÓILET!

Por supuesto, no sería la primera vez que el cuarto más utilizado de la casa (aparte de la cocina)—en este caso, de la Casa de las Leyes—es objeto de un extreme makeover que provocaría la envidia de Ty Pennington y su colegas.  Por ejemplo, recordamos que muchos años atrás, un presidente senatorial se mandó a instalar (con fondos públicos, que es de lo que estamos hablando aquí; no de ninguna otra cosa) un jacuzzi en el servicio sanitario de su oficina.  Claro está, hay quien cree todavía que la modificación respondió a que antes él lo hacía parado y ahora tenía que hacerlo sentado… ¡y me estoy refiriendo a bañarse (no sean mal pensados)!

Pero aún así, no deja de ser cuestionable el que quienes juran manejar los fondos públicos en beneficio del mismo pueblo al que dicen representar, sean los primeros que los gastan en sus conveniencias personales.  Y eso está mal, ya sea que lo haga un(a) funcionario(a) de la ciudad de New York, o de Paris, o de Tokío, o un legislador u otro tipo de funcionario en Puerto Rico.  Al mismo tiempo, esto denota la carencia de un buen programa de mantenimiento de las facilidades capitolinas, que ayude a mantener las mismas en buen estado, como lo merece un edificio que pertenece a todo un pueblo en general y a nadie en particular.  (Y tengo que volver a pensar en mi antiguo lugar de trabajo; ojalá y yo hubiera podido decir algo como esto entonces.)

Pero bueno, ya veremos quién viene la próxima semana con algo novedoso para divertir al pueblo, y que éste se olvide de su miseria por un rato…  Mientras tanto, yo me voy pa’l excusado…

¡Y vamos a dejar eso ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta la próxima!

P.S.  ¡Ah!  Antes de que se me olvide, esta semana se produjo el veredicto de culpabilidad (vía tribunal de derecho) relacionado con el caso que mencioné en mi escrito del día 30 de enero de 2007, en el que un matrimonio de policías estatales estuvo acusado de matar a los padres y la hermana de la esposa, matanza que se originó tras una discusión por colindancias (vea Y Ahora, ¿Quién Podrá Defendernos?).  Según las fuentes que llevaron la noticia, el agente Javier Santiago—que hizo los disparos—fue encontrado culpable por tres asesinatos y una violación a la ley de armas de Puerto Rico, mientras que su esposa, la agente Jesly Ann Márquez—la misma que, si leen mi escrito, cometió la lindeza de decirle a los investigadores que sus padres se merecían lo que les sucedió—también salió culpable de los mismos cargos, pero como cooperadora.  Yo espero que con este veredicto, y con la sentencia que me imagino que se dictará en fecha ulterior, se pueda poner fin a un mal episodio, a una tragedia que se pudo haber evitado (como lo planteo en mi escrito de entonces) y que se empiece un proceso que sirva de catarsis para la Policía de Puerto Rico, en el que dicho cuerpo de seguridad pueda encontrar de nuevo su norte.  ¡Seguiremos informando!

LDB

Anuncios

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s