Dos Ejemplos de Conducta Publica en Un Dia

¡Qué tal, mi gente!  La cosa es que…

Cada vez más me pregunto dónde en el camino hacia el futuro, el pueblo y los líderes que dicen representarlo se separaron el uno del otro.  O por lo menos, esa es la impresión que yo tengo, luego de presenciar en un mismo día dos ejemplos diferentes de conducta pública, manifestada—de un lado—por los líderes comunitarios y–del otro–por los que se hacen llamar “líderes” políticos en este país.

Durante tres días de esta semana pasada, grupos de personas que representan los más variados intereses, desde las agencias de los gobiernos de Puerto Rico y Estados Unidos con responsabilidad por el manejo y la protección de los recursos naturales, hasta los líderes de comunidades y movimientos organizados de base comunitaria, nos dimos cita en el Centro de Bellas Artes de Caguas (ciudad inmediatamente al Sur de San Juan, para beneficio de quienes visitan este blog desde otros lugares) para intercambiar impresiones sobre la forestación urbana y de comunidades y cómo ésta puede ayudar a mitigar (si no hay manera de evitar) los efectos del calentamiento global (especialmente en la salud y en la economía).  De particular interés fueron las presentaciones que hicieron los líderes o representantes de las comunidades, ya que como la experiencia reciente ha demostrado, estas comunidades son las que están desarrollando las maneras de resolver sus propios asuntos y de reclamarle a los gobiernos pertinentes (particulamente los gobiernos municipales) la atención debida a sus necesidades.  En dichas presentaciones se observaba el interés, el empeño, el tesón con el que estas comunidades luchan día a día contra vientos y mareas, para exigir la reparación de los agravios que cometemos todos los días contra nuestro ambiente. Ya sea exigir respeto por los árboles cuando éstos son cortados por razones que al final resultan espúreas (por ejemplo, la supuesta ampliación de una avenida en Ponce, diz que para aliviar un problema de congestión vehicular que no existe allí en la realidad, y que ha llevado a remover árboles de gran valor para la comunidad), o defender los derechos de una comunidad que vive, trabaja y sueña dentro de lo que ha sido su hogar histórico (como en el caso de los residentes del sector Piñones, en Loíza, municipio al Este de Carolina y de San Juan, cuyos terrenos han sido objeto de intentonas para desarrollarlos a modo de hoteles turísticos exclusivos… ¡y excluyentes!), las comunidades nos demuestran que toman su responsabilidad en serio, que tienen el empeño de legarle a las futuras generaciones, un futuro de paz, donde puedan disfrutar de una vida segura, en armonía con su medio ambiente.

Interesantemente, los ejemplos que acabo de mencionar se presentaron en la sesión del pasado miércoles (2/06/2008 ).  Ese día, precisamente, el gobernador Acevedo Vilá se dirigía al país en su mensaje de estado de situación de Puerto Rico a una sesión conjunta de la Asamblea Legislativa.  Sin embargo, allí el país fue testigo de una conducta colectiva que dejó mucho que desear.  Manifestaciones de política partidista, provocaciones al primer ejecutivo mientras éste trataba de dar su mensaje, expresiones de carácter hostil como la de escoltarlo “pa’ fuera” al final de su mensaje, exhibir carteles con consignas en contra de quien se supone que sea un huésped a tratar con la debida deferencia a su cargo—claro, eso depende de quién exhibe los carteles: si es un legislador opositor al gobernador, está bien, se le tolera, y a lo mejor, se le aplaude ese acceso de macharranería; pero  si es un grupo de maestros que protesta por que no se han concretado las negociaciones para su convenio colectivo… ¡ah no!… ésos, ¡pa’ fuera!… ¡pa’ la calle!—…

Yo me sigo preguntando, ¿qué es lo que está pasando aquí?  ¿Será que los políticos de hoy en día no tienen la entereza, ni el carácter, ni la integridad para conducirse públicamente como lo espera un pueblo al que juraron servir y ayudar?  ¿Por qué no pueden (o no quieren) trascender la estrechez de la política partidista?  ¿Por qué la conducta intolerante, agresiva, que incita a hacer cosas peores?  Como he dicho en otras ocasiones, de la incitación a la violencia hasta llegar al crimen violento, no es mucha la distancia que se camina.

Pero sobre todo, ¿a quién beneficia a la larga una conducta así?  ¿A las nuevas generaciones que se están formando, y que ven el mal ejemplo de sus políticos?  ¿A los pobres que esperan por una ayuda del estado, que les permita tener con qué satisfacer sus necesidades más apremiantes?  ¿A las comunidades que se están levantando por sí solas, porque están cansadas de esperar la limosna de quienes los estafan cada ciclo electoral?

Quienes me han seguido en este blog por los pasados cuatro años saben cuál es la respuesta:

A NADIE… ¡ABSOLUTAMENTE A NADIE!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta luego!

P.S. Ahora resulta que los peritos ingleses, por alguna razón, le han dado la ídem al gobierno de Pakistán en lo relacionado con el asesinato de Benazir Bhutto.  El viernes pasado me enteré de que la investigación encargada a la  Scotland Yard británica arrojó que en efecto, la muerte le sobrevino a la señora Bhutto, no por causa de los disparos iniciales (¿tan mala era la puntería del individuo?), sino por el impacto de la explosión ulterior cuando ella dio con su cabeza contra el “quemacocos” (nueva palabra que me acabo de aprender, que me imagino es lo que en español puertorriqueño conocemos como el sunroof) del vehículo en el que ella iba.  En otras palabras, que ella no tenía por qué sacar la cabeza a través del sunroof quemacocos (¡que palabrita más nice!), y que por ello le pasó lo que le pasó.  PUNTO.  Elemental, mi querido Dr. Watson.  Seguiremos informando.

LDB

Anuncios

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s