Si Me Lo Borran… Yo Demando!

¡Hola, mi gente, dondequiera que estén!

Al momento en que escribo, nos preparamos en Puerto Rico para empezar el tortuoso proceso que nos llevará a elegir en unos cuantos meses la persona que regirá los destinos de nuestra isla por los próximos 4 años.  Proceso que ya lleva signos de que se verá más de lo mismo, entre acusaciones y contraacusaciones y ataques de un lado y otro, y expresiones de “¡Tú eres corrupto, yo no!” de parte y parte…  Y no sigo con eso porque ése será mi tema para mañana, en víspera de las primarias de los dos partidos políticos principales, ¿OK?

Mientras el hacha va y viene y el palo descansa, como dice el refrán, se me ocurre que nos podemos reír un poco de las barbaridades que hace alguna gente.  Mientras yo estaba revisando mis mensajes de email en la tarde de hoy (viernes 3/07/2008 ), me encontré con una noticia bastante curiosa sobre un actor argentino radicado en Londres, que para el año 2001 actuó en un montaje de la ópera trágica Rigoletto, de Giuseppe Verdi (1813–1901), en la prestigiosa Casa Real de la Ópera (Royal Opera House) de esa ciudad.  Como parte de la promoción de la obra, el individuo (que no era sino un miembro del coro de la obra) no tuvo reparo alguno en hacer un desnudo frontal para un afiche promocional…

(¡SÍ!  LO LEYERON BIEN.  Fue un desnudo frontal… y no tengo que justificarme explicando lo que eso significa.)

… en el cual él aparece recostado de una de las actrices, como si estuviese herido.  El problema del individuo es que la Casa Real de la Ópera londinense siguió utilizando ese afiche para promocionar ulteriores puestas en escena de Rigoletto.  Y lo peor de todo es que en encarnaciones ulteriores del mismo afiche, la Casa Real de la Ópera se vio obligada a alterar… esteeeeeeeeee… ¿cómo lo digo?… alterar digitalmente la masculinidad del individuo para que la misma no fuera tan conspícua.  (¡Un momento!  ¿De qué estamos hablando aquí?  ¿Del Rigoletto de Verdi o de una peliculita de esas que no llevan una trama?)

OK, yo he escuchado decir que en algunas óperas se han presentado cosas peores, como lo que una vez leí en el periódico sobre una presunta escena de bestialismo, pero eso no es algo en lo que me guste entrar, así que… ¿por dónde yo iba?

¡Ah!  ¡Y ahí fue que ardió Troya!  Al darse cuenta de que aquello… ¡ejem!… no aparecía en todo su esplendor en el afiche, el actor en cuestión entabló una demanda contra la Casa Real de la Ópera londinense, alegando que ésta había alterado la parte anatómica en cuestión, al punto de que se veía más pequeña de lo que en realidad era.  (Y a todo esto, ¿quién se cree él que es?  ¿Uno de los macharranes que hace el tipo de filme al que me refiero dos párrafos atrás?)  Incluso el individuo “sintió hasta vergüenza” (¡¿?!) de que le hubieran borrado su masculinidad para promocionar una puesta en escena de una obra en la que ya él no trabajaba (ya que luego de ese año migró hacia la televisión inglesa), sin darle el debido crédito (ustedes saben… $$$) por estar en la foto… esteeeeeeeeee… ¡con eso al aire!  Al final, la Casa Real de la Ópera londinense optó por remover el afiche “ofensivo” (¿sería “ofensivo” porque no retrataba la realidad del producto que se estaba ofereciendo en venta?) y mandar a hacer uno nuevo para la próxima puesta en escena de Rigoletto en el 2009.

La verdad es que a quienes yo les comentaba esta noticia les daba mucha gracia (¡y a mí también!), sobre todo ante el reclamo del actor en cuestión de que le habían borrado su virilidad electrónicamente, por no hablar de su falsa vergüenza.  Digo yo, ¿formar todo un escándalo—con todo y abogados—ante la adopción de una medida para garantizar el decoro de una institución artística como la Casa Real de la Ópera de Londres?  No sé, pero se me ocurre pensar que el ego de este señor es… (OK, aquí es que creo que tengo que aguantarme un poco, pero ahí voy)… del tamaño original de la parte “faltante” en la foto (¡quién sabe si hasta más grande!).

Total, si él quiere que lo vean en todo su glorioso esplendor… ¡mejor que se dedique a stripper!  Tal vez le iría mejor y ganaría más dinero que como actor…

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien… no vaya a ser que los borren digitalmente con airbrush.  Hasta luego.

P.S. Por si acaso, aquí está el enlace a la noticia… ¡con todo y foto, pa’ que se lo gocen!  (Y recuerden que lo que se está anunciando no es una peliculita de ésas que no llevan trama…)

Royal Opera House airbrushed away my manhood, claims naked actor

LDB

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s