Rapido y Mal hecho, o Lento y Bien Hecho?

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Hace ya tantos y tantos años que ya ni me acuerdo de cuando fue, alguien (posiblemente alguno de mis maestros en la escuela, pero no lo puedo precisar después de todo ese tiempo) abrió mis ojos a una idea la mar de interesante.  Se trata de la disyuntiva entre hacer una cosa rápido, a toda carrera, tal vez por querer cumplir con una exigencia de tiempo (o de lo que sea), a riesgo de que los resultados de ese ejercicio no fueran buenos, y hacer las cosas despacio, con calma, con la debida atención a los detalles, para obtener un resultado satisfactorio.  Dicho “en arroz y habichuelas”, es cuestión de hacer una cosa rápido y que salga mal, frente a hacer la misma cosa despacio y que todo salga bien.  ¿Verdad que eso tiene sentido?

Pues bien, eso fue lo que me vino a la mente este fin de semana, después de leer en la prensa sobre la disolución de una comisión de economistas y contadores públicos designados por los líderes de los dos partidos políticos de Puerto Rico con mayores posibilidades electorales—léase, el Gobernador Aníbal Acevedo Vilá por el PPD y el Resident Commissioner Luis G. Fortuño por el PNP—para proponer una serie de medidas para reformar nuestro sistema contributivo (ver “Algunas Fuentes…” abajo).  El grupo de los seis—tres representantes de cada bando*—se constituyó con el fin de recomendar una serie de medidas de consenso para la reforma contributiva.  El comité debía presentar estas recomendaciones al Gobernador de Puerto Rico, al cabo de cinco días de haber sido constituido (¡así como lo están leyendo!), a fin de que se efectuaran vistas públicas sobre las mismas, las cuales se extenderían por unos 10 días (¿OK?).  Entonces, el Gobernador de Puerto Rico citaría a una sesión extraordinaria de la Asamblea Legislativa para la aprobación de dichas recomendaciones.

Yo no sé si están de acuerdo conmigo, en que a esto le aplica la canción aquélla de Domingo Quiñones, Se Necesita un Milagrosobre la que anteriormente escribí algo, pero en otro contexto

La cosa es que el milagro que se necesitaba no se pudo dar, y a mediados de la semana que acaba de concluir, se anunció la disolución del comité, luego de apenas dos semanas de trabajo.  Entre las razones que se adujeron para la disolución del comité, estaba que no se pueden lograr los pretendidos alivios contributivos, sin que también se haga una reforma contributiva y una reforma fiscal y gubernamental, cuyo estudio y análisis requiere más tiempo del restante antes de las elecciones (¿se acuerdan de lo que dije al comienzo sobre hacerlo rápido y mal?); que hay un déficit enorme en el presupuesto de gastos del gobierno de Puerto Rico (que al terminar el año fiscal 2007–2008 era de casi US$1000 millones), que lo complica el hecho de que los gastos siguen siendo mayores que los recaudos; y que al decir del comité, “(l)as finanzas del gobierno de Puerto Rico requieren de una reforma profunda que incluya la seriedad y la voluntad de implementar (sic) controles de gastos y repensar cuáles son las prioridades del gobierno para atender las necesidades de la ciudadanía.  Bajo el calor del debate político intenso de estos días y durante los próximos 74 días (a la fecha de la disolución del comité), no hay un ambiente adecuado y ecuánime para el análisis ponderado que conlleve consenso para soluciones que tengan apoyo de todos los sectores”.  (El énfasis es mío.)

Yo pregunto, todo esto a lo que se refiere el comité, ¿será mucho pedir?

Un proyecto como éste, en el que se involucra gente que no está necesariamente inmersa en el fragor político, como estos seis economistas y contadores públicos, puede lograr grandes cosas si se le permite hacer su tarea sin impedimentos ni presiones de tiempo, y sin verse afectados por los dimes y diretes de quienes propusieron su creación.  (Algo así fue lo que vimos en el cierre gubernamental de mayo de 2006, cuando un comité de ciudadanos respetables logró el consenso que ayudó a devolvernos a los casi 96000 servidores públicos afectados a nuestros trabajos, aunque a la chiquillería politiquera de uno y otro bando no le convenía que se diera.)  Y eso, que aun desde antes de su creación, propuesta durante una comparecencia conjunta entre ambos líderes políticos en la emisora radial WUNO-AM (NotiUno), el uno le estuvo echando al otro la culpa de la mala situación económica de Puerto Rico.  Inclusive, un economista cuyo nombre se llegó a proponer en un principio como miembro del comité, pero que declinó el ofrecimiento por haber sido asesor del Gobernador en economía (el Dr. Gustavo Vélez), hizo un llamado para que ambos líderes dejaran la política politiquería a un lado y lograran un consenso inmediato que beneficie a Puerto Rico y a su economía.**

Sin embargo, en lo que se refiere a un tema tan delicado y complejo como la economía, parece que hacer un proyecto de consenso, lentamente, pero bien hecho, es demasiado pedir en el Puerto Rico del último tercio del Siglo 20 y comienzos del Siglo 21… porque yo no creo que las cosas hayan cambiado gran cosa desde entonces para acá.

Y como las cosas no han cambiado gran cosa… ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta luego!


NOTAS:

* Una pena que sólo se integraran al comité representantes del PPD y el PNP.  Y yo no soy independentista, pero… ¿no hubiera sido bueno tener allí algún economista o contador público independentista, para servir de contrapeso?  Después de todo, también los independentistas se ven afectados por esta situación (aunque luego quieran hacer el cuento a su manera, y ustedes entienden a qué me refiero).  Y además, el candidato del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) a la gobernación de Puerto Rico (Prof. Edwin Irizarry Mora, Ph.D.) es un economista…

** Ciertamente, yo debo tener un gran respeto por la labor de los economistas.  Y precisamente, el próximo jueves, 28 de agosto de 2008, durante el Conversatorio sobre Arrecifes de Coral que se llevará a cabo en el Hotel Embassy Suites de Carolina, P.R., voy a estar compartiendo con varios economistas, quienes nos estarán presentando los resultados de la valoración económica de los arrecifes de coral en la costa Nordeste de Puerto Rico.  Esta es la primera vez que se hace un estudio así en Puerto Rico, así que estén pendientes, que ya les contaré.

ALGUNAS FUENTES DE LOS DATOS EXPUESTOS AQUÍ (puede que los enlaces se hayan vencido para cuando estén leyendo esto, pero aún así los incluyo para que conste en el récord histórico):

1) Se ponen de acuerdo Acevedo Vilá y Fortuño, Primera Hora, miércoles, 6 de agosto de 2008

2) Gustavo Vélez declina ser parte del comité, Primera Hora, miércoles, 6 de agosto de 2008

3) Disuelven comité de economistas creado por Fortuño y Aníbal, Primera Hora, jueves, 21 de agosto de 2008

LDB

Anuncios

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s