Por Que No Te Callas?

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

¡Ahora sé yo que los pájaros le han declarado la guerra—a muerte—a las escopetas!  O por lo menos, eso es lo que se desprende de la más reciente controversia (desafortunadamente, una más) dentro del Partido Nuevo Progresista (PNP).  Se trata de la nueva aventura protagonizada por “Jack Bauer”… ¡perdón!… por el senador Jorge de Castro Font.  (¡Sí, ése mismo!  El mismo de este mensaje, y de este otro mensaje.)

(A mí personalmente no me interesa la teleserie 24, pero si me preguntan a mí, el papel del héroe le quedaría muuuuuuuuuuy graaaaaaaaaande al “distinguido” senador.  Es más, se me ocurre que ya que es un aficionado a las armas de fuego, él pudo haber hecho el papel de pistolero en algún episodio de viejeras como “La Ley del Revólver”—Gunsmoke—o “Revólver a la Orden”—Have Gun, Will Travel—, aunque a la hora de la verdad, el “distinguido” hubiese acabado tirado en la calle con la dosis mínima recomendada de plomo.  Pero bueno, soñar no cuesta nada… 🙂 )

El caso es que luego de que las autoridades estadounidenses representadas en Puerto Rico—con la versión oficial de estar investigando la venta de influencias a cambio de la aprobación de varios proyectos legislativos de intereses especiales—le allanaron al “distinguido” su oficina en el Capitolio de Puerto Rico (pues ya que empezaron por ahí, deberían seguir haciendo la limpieza, ¿no?), su apartamento y una gasolinera en la que él surte de combustible toda su flota vehicular, las cosas parecen haber ido en picada.  (¡Cuando no!)  De un lado, las afirmaciones iniciales del presidente del PNP, Luis G. Fortuño, suenan más a desconfianza que ninguna otra cosa (y si eso no es lo que representa una frase como “Yo no votaría por él”, ¡que venga Dios y lo vea!).  De otro lado estuvo el regaño velado del “honorable” legislador al presidente de su partido actual (Fortuño), a fin de que como abogado que es, se calle la boca y no haga más señalamientos públicos sobre el asunto (los que al decir del presunto implicado, dan la impresión de que su dirigente conoce detalles de la presunta investigación federal).  Añádase a esto expresiones veladas del implicado contra la madre y la esposa del presidente penepeísta, seguidas de amenazas de este último de aplicar disciplina, “gústele a quien le guste”, y lo que yo describiría como the usual gang of idiots (la frase “afectuosa” de la revista satírica estadounidense Mad): las urracas parlanchinas de siempre, hablando las mismas estupideces a las que nos tienen (mal) acostumbrados…

Resultado: un sal pa’fuera que deja chiquita la “tira’era” de Don Omar, Residente-Calle_13, Ivy Queen, Daddy Yankee (el nuevo BFF [“mejor amigo por siempre”] del candidato presidencial republicano John McCain), et al.

Francamente, ¿qué clase de espectáculo es éste?  Queramos o no, éste es el pan de cada día, el lifeline de los expertos en los dimes, diretes, broncas y bochinches que pasan como “análisis y noticias” (y por si acaso: ustedes saben quiénes son y saben que estoy hablando de ustedes).  Pero además de eso, deja un mal sabor ver gente por lo demás inteligente (pero que nunca serán sabios… sorry for you, baby!), actuando como los personajes de la peor de las telenovelas que nos atosigan Telemundo y Univisión, en las que algunos personajes se comportan como clonos mal hechos de The Sopranos.  (Y como siempre estoy diciendo, todo lo que les falta es comenzar a asesinar a sus rivales del “negocio”.)  Y si le añadimos los asomos de un chantaje que se observan en la actitud del senador de Castro, al éste implicar que si lo tratan de callar (para lo cual él dijo, “tendrán que matarme”… ¿se fijan?), podría divulgar secretos de negociaciones relacionadas con el control de la Asamblea Legislativa… es como le dice un delincuente que sabe que está arrinconado, a quien está—quiera o no—irremediablemente involucrado en el mismo delito que él,

Si yo caigo, tú caerás conmigo.

¡Qué vergüenza!  ¿Será posible que la política en Puerto Rico caiga más bajo que esto?  Quiera Dios (o el Ser Supremo, o lo que cada quien entienda) que esto no sea así, porque si no…

Es más: ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta la próxima!

LDB

Anuncios

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

6 comentarios en “Por Que No Te Callas?”

  1. Afortunadamente, el senador “en desgracia” parece haberse dado cuenta de lo que significa el refrán con el que terminé el comentario del 5 de octubre de 2008. Tras de que a finales de diciembre de 2008 optó por presentar la renuncia al escaño para el que había revalidado en las elecciones del 4 de noviembre de 2008, el muy “distinguido” acaba de cantarse culpable de nueve de los cargos que pesaban en su contra.

    OK, ésa me parece una acción muy responsable de parte del implicado, y ya veremos qué efecto tendrá en su caso. Pero lo que me lamento es que él tiene hijos pequeños… los que como yo digo a veces, acabarán pagando a su debido tiempo los platos que su padre rompió. Y entonces me pregunto, ¿cómo es que algunas personas no piensan en el daño que le hacen a sus hijos, al practicar conductas moralmente dañinas e indeseables como las que se le atribuyen al hoy ex-senador?

    De mi parte, le pido a Dios (o al ente creador en quien cada quien crea) que ilumine a esos niños en su camino, que los ayude a no cometer los mismos errores que su padre (porque es mejor que ellos aprendan de sus propios errores, en lugar de recrear los de su padre), y que les dé la fuerza necesaria para salir adelante.

    Me gusta

  2. Y para completar, el “distinguido” senador siguió escupiendo pa’l cielo.

    Ahora, para aumentar su desgracia, él envía a su esposa para que ella interceda con uno de los potenciales testigos en su próximo juicio, con la excusa de que él estaba cantándose pela’o (sin dinero) y necesitaba que le dieran “un ‘break'”. Pero si el senador creía que las autoridades estaban desprevenidas… ¡para mí que él las subestimó! Y de ahí que él ha sido encarcelado por interferencia con testigos, entre otras cosas.

    Pues bien, tengo un consejo para el “distinguido” senador, ahora conocido como “el preso número 69” (porque su número de presidiario termina en “69”, no por otra cosa): Cuídese de que NO se le resbale el jabón, porque de lo contrario… esteeeeeeeeee… digamos que ésa sería otra primicia para la legislatura puertorriqueña en el nuevo cuatrienio.

    Me gusta

  3. Bueno, mi gente…

    Tarde o temprano, algo así tenía que suceder. El jueves 2 de octubre, luego de que un gran jurado federal emitiera acusaciones en su contra, el “distinguido” senador de Castro Font fue arrestado por las autoridades estadounidenses. (¡Sí! Esas mismas que él ate$ora tanto.) Y los cargos de los que se le acusa son alarmantes: un esquema de fraude electrónico para privar al pueblo de Puerto Rico de los servicios honestos de este senador (whatever that means!); conspiración para extorsionar a las víctimas mediante amenaza, que de la acusación se desprende que son 12 personas, incluidos empresarios y cabilderos; soborno relativo a programas gubernamentales que reciben fondos federales; y conspiración de lavado de dinero producto del esquema de fraude en transacciones electrónicas, la extorsión y el soborno. Todo, por una cantidad estimada en US$525 mil. Y todo eso, según la acusación, con el doble propósito del enriquecimiento personal del senador a cambio del uso de su posición e influencia legislativa, y de encubrir los pagos y sobornos recibidos de parte de las víctimas de su alegado esquema fraudulento.

    Pero lo que más me llama la atención de este lamentable suceso es que según lo establece la acusación federal, esta persona que tanto se jacta de su rectitud tuviese que recurrir al chantaje y la amenaza para poder mantener vivo su esquema delictivo, y en última instancia alimentar un estilo de vida ostentoso y prepotente. ¡Vaya ejemplo para una sociedad que sale a la calle cada día a luchar por su sóla supervivencia!

    Peor aún: ¡sabe Dios (o el Ser Supremo, como ya dije al final de la entrada original) cuántos más de estos ejemplos existen por ahí! ¡Y sabe Dios (o el Ser Supremo) cuántos de estos últimos no se detendrán el el mero chantaje!

    Dice un viejo refrán,

    Al que al cielo escupe, en la cara le cae.

    Y al “distinguido” senador… hace rato que se le llenó la cara de saliva.

    Me gusta

  4. Hola! He leido que usted trabaja en el Dept de Recursos Naturales de Puerto Rico. Somos de Colorado y estamos tratando de mudarnos a Puerto Rico pero todavia estamos esperando algo del Departamento de Recursos Naturales. Tenemos un contrato para comprar una propiedad en las montanas de Lares. Aparentamente ya se han entregado todo el papeleo, pero le falta una firma de alguien en el DRN antes de que podemos conseguir (otra vez) el prestamo del banco. Ya hemos esperado unos 8 meses desde que firmamos el contrato para comprarla. Favor de ayudarnos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s