Cosas Que a Mi No Me Gustaria Volver a Ver

¡Saludos a ustedes, mi gente, dondequiera que estén!

Escribo esto según se va acercando el momento de efectuar las elecciones generales del año 2008, que se celebran conforme lo establece la Ley Electoral de Puerto Rico (Ley número 4 del día 20 de diciembre de 1977, según enmendada), la cual dispone que los mismos se celebren el primer martes posterior al primer lunes de noviembre de cada año electoral (que este año es el día 4 de noviembre de 2008 ), que a su vez se declara como día feriado legal en Puerto Rico, en el que impera la “Ley Seca” y se suspenden las actividades hípicas y de otra índole, etc., etc.

(Y que conste, que ese mismo primer martes posterior al primer lunes de noviembre del año electoral se celebran simultáneamente las elecciones presidenciales de los Estados Unidos de América, pero eso es pura coincidencia… ¿o me equivoco?)

Tal vez suene un poco idealista, pero a mi juicio, estos comicios deberían servir para llevar a los espacios del poder a las personas más capacitadas, con el temple y la entereza de carácter para buscar las soluciones que permitan aliviar los graves problemas de la sociedad puertorriqueña y encaminarla hacia su futuro…  Lamentablemente, si la confrontamos con la realidad, la oración anterior se ve demasiado bonita “sobre el papel”…

De todos modos, de la misma manera en que en la entrada anterior mencioné algunas cosas que me hubiera gustado ver en los programas de los cuatro partidos políticos que comparecen en esta ocasión (PPD, PNP, PIP y PPR), hay algunas cosas que desearía que no fueran a suceder para el ciclo que comienza este martes 4 de noviembre de 2008 y que terminará el martes 6 de noviembre de 2012 (¡con la ayuda de Dios—o del Ente Supremo según cada quién lo entienda!).

Por ejemplo, no desearía ver “malos perdedores”.  Con esa frase me refiero a esos que habiendo acariciado el poder en otros tiempos, creen tener un derecho “divino” a ese poder y hacen cualquier cosa por alcanzarlo, aunque ello signifique destruir (directamente o a través de subordinados) a quienes se constituyan en obstáculos hacia ese fin…

Tampoco desearía ver el tribalismo que estoy viendo hoy en día en los cuerpos legislativos, en el que se está siempre en una guerra constante con el bando contrario, como si esos otros fueran el enemigo; como si las leyes no valieran el papel en el que están escritas, sólo porque fueron implantadas por “esos otros”.  Pero peor aún es que ese tribalismo, en ocasiones, no permite medir las consecuencias de las acciones (malas o buenas) que se llevan a cabo.  Y un triste ejemplo de eso, que no me cansaré de tener en mente mientras yo viva, es el cierre gubernamental que durante los primeros días de mayo de 2006 nos afectó a unos 95 000 empleados del gobierno de Puerto Rico, incluido quien escribe esto.

¿Y qué hay de la conducta pública de quienes ponen su mano sobre una Biblia, para jurar que protegerán y defenderán los intereses del pueblo que los eligió?  (A veces parece como si ellos/as hicieran ese juramento sobre la sección comercial del directorio telefónico de San Juan…)  A mi entender, deben estar en el poder las personas de gran solvencia moral y capacidad de discernimiento, que puedan discernir entre el bien que pueden hacerle a los ciudadanos que los eligieron y el mal que se hace cuando no se observa una conducta digna.  Lamentablemente, a juzgar por las barbaridades observadas durante los pasados 48 meses, no hay mucho con qué estar optimistas.

¿HE MENCIONADO NOMBRES YOOOOOOOOOO?

En fin, hay muchas cosas que no desearía que sucedieran durante el ciclo que está por comenzar una vez los puertorriqueños hayamos depositados nuestros votos el martes 4.  Aunque no sé, tal vez aún tengo la esperanza de que a partir de mañana no se vuelvan a cometer los errores del pasado, y que sean más los puntos positivos que guíen nuestros pasos hacia el porvenir…  Mientras tanto, como dicen en mi casa, “uno(a) ara con los bueyes que tiene”.

(Por cierto, el énfasis en “bueyes” es completamente intencional…)

¡Buena suerte! Y recuerda que... 'Si no sabes hacia dónde vas... ¡por cualquier camino llegarás!'
¡Buena suerte! Y recuerda que... Si no sabes hacia dónde vas... ¡por cualquier camino llegarás!

¡Así que vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Y como me dijo una vez una de mis amistades más estimadas,

¡Que sea, no lo que Dios quiera, sino lo que la gente quiera!

LDB

Anuncios

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s