Se revela el misterio: La culpa no es de los “animalitos peligrosos”

Household electric meter, USA
Image via Wikipedia

Amigas y amigos, en la prensa de hoy (28 de septiembre de 2010) ha trascendido un análisis de la fórmula empleada por la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE) (portal en español; el mismo portal, pero en inglés) por medio de la cual le fajan le roban le cobran el costo de la electricidad a los abonados del sistema eléctrico.  Ciertamente esto debe dar al traste con otras explicaciones fantasiosas sobre por qué los puertorriqueños tenemos que estar pagando precios de oro por un servicio esencial para nuestra vida diaria, para nuestro bienestar y para nuestro desarrollo económico.

Permítanme dar un par de paseítos down memory lane.  Por ejemplo, ¿se acuerdan cuando en junio de 2008 les planteé el caso de la factura de electricidad de mi residencia?  (Y por si acaso, los énfasis son los de la entrada original.)

“¿(M)e creerían si les digo que la factura de electricidad de mi residencia para el mes en curso refleja un monto cercano a los US$250.00?  (¡Y eso, que no hace ni dos años pensábamos en mi casa que una factura de electricidad de US$50.00 era cara!)  Lo malo es que apenas un 17% de ese total es el cargo por la electricidad realmente consumida en mi residencia. Pero lo peor es que la mayor parte del monto restante (o un 80% de esa diferencia) es un cargo para la compra de combustible.  Ése es un cargo que para mí nunca ha tenido mucho sentido, y que históricamente… (la AEE) ha aumentado o disminuido (más aumentado que disminuido, que conste) según le ha sido conveniente….

“¿No sería entonces mejor cambiar el nombre de la corporación pública a algo así como ‘Autoridad para la Compra de Combustible’, sobre todo si quienes tenemos que cargar con ese muerto somos nosotros?”

No pasaron ni cuatro meses del 2008, cuando el entonces director de la AEE le obsequió al pueblo de Puerto Rico esta “joya” explicativa sobre el alto costo de la electricidad—que como joya al fin, le salió bastante cara al final:

“Pues sí, más o menos eso fue que hizo… el Director Ejecutivo de la (AEE)…, Ing. Jorge Rodríguez, cuando contestó a la pregunta de una entrevistadora radial sobre los factores que han llevado al increíble aumento en el costo de la electricidad que se provee a los abonados.  El funcionario citó el caso de un abonado de la AEE que había visto un aumento en la factura de electricidad de su vivienda, que atribuyó a que unos ‘animalitos’ que él no describió habían penetrado el susodicho medidor, y que por ello el abonado tuvo que pedir que se le diera un crédito por la cantidad de electricidad consumida en exceso, cada vez que uno de estos ‘animalitos’ se electrocutaba dentro del medidor.

[…]

“Sea como sea, el caso es que esta expresión del Director Ejecutivo de la AEE le ganó una rechifla bastante grande entre el público general, al punto de que (dos días después), el funcionario se estaba disculpando públicamente por haberla hecho.  Pero ello no quedó ahí, ya que ese mismo día se supo que el abonado que había sufrido la lamentable experiencia con los ‘animalitos’ en su medidor de electricidad, y que había solicitado el crédito en su cuenta… ¡era el propio Director Ejecutivo de la AEE!”

OK, ¿qué tal si hacemos fast forward hasta el día de hoy?  El director del Centro para la Nueva Economía (CNE) reveló algo que voy a dejar que lo expresen las primeras líneas del artículo que lo reseña:

“La fórmula para calcular el factor de ajuste por concepto de compra de combustible ha sido el secreto mejor guardado de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) desde que empezó a utilizarse en 1948, porque la ecuación fue diseñada para proteger sólo a la corporación pública, favorecer la sobrefacturación y castigar al abonado cargándole hasta el doble por su consumo.”

(FUENTE: El misterio de su factura eléctrica: Sepa por qué la electricidad es tan cara.  El Nuevo Día, San Juan, P.R., 28 de septiembre de 2010.)

Según el artículo, la fórmula tiene cuatro componentes:

  1. Un “ajuste” por concepto de la compra del combustible (derivados de petróleo) que se utiliza en la generación de electricidad;
  2. Un “ajuste” por concepto de la compra de la energía producida por dos plantas co-generatrices que operan en la costa sur de Puerto Rico (una—EcoEléctrica—a base de gas natural y otra—AES—a base de carbón);
  3. Un cargo fijo de US$3.00 (US$3,00) para el manejo y servicio de la cuenta del abonado (o sea, para cosas así como el costo del franqueo postal de la factura); y
  4. El cargo por el consumo real de electricidad—que si vuelven un momentito hacia atrás en esta entrada, verán que es el 17% del total al que me refería en el caso de mi factura.

El artículo añade que los dos componentes de “ajuste” utilizan factores similares, algunos de cuyos componentes tienen que ver poco o nada con la electricidad.  Entre estos componentes están el costo de la electricidad consumida por los 78 municipios de Puerto Rico y el costo de la electricidad que la AEE pierde (principalmente por las instalaciones ilegales conocidas popularmente como “pillos de luz”) y no puede cobrar… ¡y no hace falta decir a costa de quién lo vienen a recuperar!  Añádase a esto un “ajuste” inversamente proporcional por el consumo de barriles de petróleo para la generación de electricidad (o sea, que mientras más petróleo se consume en el mes, menos le cobran al abonado, y viceversa)… ¡y póngase a llorar!

Para no estar vaciando el artículo completo aquí, digamos que todo lo anterior se presta para la sobrefacturación, al multiplicar el consumo real de electricidad por una cifra total que resulta ser inflada, o sea, que se paga hasta el doble de lo que debería ser una cantidad justa y razonable por un servicio público.

Francamente, la explicación que da el CNE sobre el alto costo de la electricidad en Puerto Rico me parece más lógica y con más sentido que aquélla sobre los “animalitos” que penetran los medidores de consumo eléctrico y se electrocutan allí, para causar un mayor consumo de energía en el proceso.  Pero al igual que el enfermo que se niega a ver su propia realidad (y ya saben que ése es el primer paso hacia la recuperación), la AEE se niega a aceptar que se esté facturando excesivamente el costo de la electricidad, o hasta que en ese proceso se sea injusto con los abonados.  (Y para lograr que la AEE admita algo así… ¡se necesita de Dios y su santa ayuda!)

Yo, por mi parte, prefiero creer en el análisis ponderado de la situación, en un análisis que me dé una explicación lógica y racional de por qué tengo que pagar un costo exagerado para poder tener asegurado mi bienestar y mi tranquilidad… y no en una “gansería” irresponsable como el cuento aquél de los “animalitos peligrosos”.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, mi gente.

LDB

Anuncios

Otra tragedia que esperaba por ocurrir…

Amigas y amigos, la verdad es que de un tiempo a esta parte, salir a la calle es una verdadera batalla por la supervivencia.  Una batalla en la que hay que tener mucha cautela—tal vez demasiada—para evitar meterse sin querer en una situación inesperada y potencialmente peligrosa.  Una situación en la que la muerte puede ser ocasionada por quien menos se espera.

Ése es el cuadro ante el incidente ocurrido la noche del miércoles 22 de septiembre, en el que el joven atleta José Vega Jorge, quien al ir a cenar con unos amigos al restaurante Burger King del sector Altamira en Guaynabo, se topa con un atraco a dicho restaurante y mientras está tratando de ayudar a la policía a dar con el paradero de los dos presuntos asaltantes (un hombre y una mujer), es confundido con uno de éstos y reducido a la obediencia… sólo para acabar recibiendo un disparo en la cabeza (a consecuencia del que murió en la mañana del 24 de septiembre en el hospital) luego de que a uno de los “agentes del orden público” (se presume que fue un novato recién salido del Colegio de Ciencias Policiales) se le zafara un disparo cuando “se resbaló” al bajarse de su auto de patrullaje y todos los policías en el lugar empezaran a disparar a diestro y siniestro.

Digo, yo evidentemente no soy miembro de la policía, ni me creo con las cualidades esenciales para esa clase de trabajo.  Pero abalear en la cabeza a una persona que ha sido detenida, que ha sido reducida a la obediencia, que por estar esposada no puede moverse ni en su propia defensa, ni para hacerle daño a nadie, que está paralizada—y hasta angustiada—por el miedo a lo próximo que pueda suceder, es una cuestión que se sale de lo que dicta el sentido común.  Y ciertamente los policías involucrados en el incidente actuaron de una manera doblemente irresponsable, por manejar mal la investigación del atraco al restaurante y por disparar—sin que hubiera necesidad para ello—contra quien creían que era un sospechoso al que ya tenían dominado.  Y ciertamente, las consecuencias de esa irresponsabilidad hablan por sí solas.

Y lo peor de todo es que este incidente, a much@s nos ha hecho recordar fácilmente el trágico asesinato del Sr. Miguel A. Cáceres Cruz, a manos de un agente policial en Humacao (más recordado como el asesinato que le dio la vuelta al mundo al ser grabado en un vídeo colocado pocos minutos después en YouTube).  Es más, lo que sucedió en Altamira la otra noche… como que ya yo lo había señalado en ese otro caso:

“Lo primero que me pregunto es, ¿qué puede ocasionar que un miembro de la institución gubernamental dedicada a garantizar el orden social (en un país supuestamente democrático como el nuestro), de momento se comporte como un ser todopoderoso, con poder absoluto sobre la vida y la muerte?  ¿Será que esta persona arrastró algún rasgo de conducta negativa que pasó inadvertido (o no) para quienes lo reclutaron en la Policía?  ¿Será, como algunas personas han comentado, producto de la ingestión de alguna sustancia extraña que lo convirtió en un monstruo?  (Y aparentemente, éste no sería un caso aislado dentro de la Policía de Puerto Rico.)  Sobre todo, ¿cuántos más como este supuesto ‘agente del orden público’ andan sueltos por ahí, como un estallido que espera la oportunidad adecuada para que alguien encienda la mecha?
(No, los énfasis no están en el original; los añadí, como es de esperar, con toda intención.)

Y lo ocurrido el miércoles pasado contesta y da validez a esa última pregunta en el párrafo citado.

Sin embargo, por lo menos hay un atisbo de esperanza dentro de esta tragedia sin sentido, y es que se ha dispuesto para que varios de los órganos del cuerpo del atleta malogrado sean trasplantados a pacientes de condiciones graves que los necesitan.  (Por lo menos, se dice—aunque por razones de confidencialidad no se dieron muchos detalles—que la misma noche del viernes 24 se había trasplantado el corazón del joven asesinado al cuerpo de un adolescente que luchaba por su vida.)  Y aunque ello no le devolverá la vida al joven atleta asesinado, por lo menos seguirá vivo en los pacientes que se beneficiaron de los trasplantes, así como lo estará en el recuerdo de sus seres queridos.

Mientras tanto, las cosas continúan mal, como de costumbre.  Con un par de delincuentes que deben estarse jactando de haber burlado a las autoridades, y de haber ocasionado una tragedia en el mismo proceso.  Y con un cuerpo policial que trabaja sin un rumbo fijo, sin un plan de acción que ayude a combatir la delincuencia y que le devuelva la paz y la tranquilidad a una sociedad que se ve amenazada por la violencia.  Y con una familia que llora la pérdida de su ser querido, en medio de una ola de violencia sin sentido.  Así de mal estamos hoy en día.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, mi gente.

LDB

¡Cuidado! El habito de pensar puede ser muy peligroso para su salud…

Chess board with a knight and pawns illustrati...
Image via Wikipedia

“El inteligente no hace alarde de su saber, pero el necio hace gala de su estupidez.”
(Proverbios 12:23, Versión “Dios Habla Hoy”, CELAM, 1983)

Amigas y amigos, cualquiera diría que en el Puerto Rico de nuestros días, el que no ve las cosas como las propone la versión oficial de las mismas es considerado como un enemigo al que hay que combatir sin cuartel.  Y este último par de semanas hemos visto dos ejemplos de esa actitud oficialista en acción.

Empiezo con la censura a nueve de unas 120 caricaturas que forman parte de una exhibición que la Asociación de Caricaturistas de Puerto Rico tenía previsto exhibir en el local de la Comisión Estatal de Elecciones de Puerto Rico (CEE).  Esta censura se ejerció cuando el presidente de esa entidad gubernamental—irónicamente, la misma que está llamada a proteger la expresión libre y democrática de los ciudadanos a través del voto cada cuatro años—ordenó el retiro de las nueve caricaturas implicadas, que hacen referencia a figuras actualmente activas en la política puertorriqueñas, por razones de “contexto histórico” contrarias a la “idiosincrasia” de la CEE (whatever they mean by that!).

Menos mal que en lo que presumo que fue una muestra de dignidad (de la que evidentemente carecen muchos de nuestros funcionarios públicos hoy en día), el presidente de la Asociación de Caricaturistas, Gary Javier, decidió cancelar la exhibición en la CEE, en protesta por esta censura (vean el comunicado del señor Javier a través del sitio web de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico, ASPPRO).  Quién sabe si después de esto, a lo mejor se ejemplifica aquello que se dice de que “cuando una puerta se cierra, otra se abre”, ya que siempre habrá quien quiera acoger la muestra que la CEE quiso manipular con todo desprecio por la realidad.*  Pero todo este lío ha dejado un mal sabor en la boca colectiva puertorriqueña, como lo reflejan las  críticas que he visto de parte de Mayra Montero, las organizaciones de periodistas y fotoperiodistas de Puerto Rico, y compañeros de la blogosfera como Ordinaria, Myrisa, Ivonne, Gil C., Kofla… ¡y hasta los reporteros de El Ñame!  Un mal sabor que hace sospechar razones y motivos difíciles de entender, y que por lo demás ponen en duda la imparcialidad del organismo electoral y de su presidente.

Digo, ¿será que el presidente de la CEE tiene algún tipo de compromiso con figuras actuales del poder, para evitar que se las critique?  ¿O será que él no tiene las herramientas emocionales para lidiar con el escrutinio público de las acciones de la misma gente que le da su razón de ser a la entidad que él dirige?  Si es así, de seguro no le gustarán los espectáculos de “Los Rayos Gamma”, que por cuatro décadas, contra viento y marea, han cumplido exitosamente su misión de “ofender a todos por igual”.  O tampoco le gustarán los espectáculos de “stand-up comedy” en los que se comenta la realidad de Puerto Rico, la misma que muchos en los círculos del poder querrán barrer bajo la alfombra, porque no es consecuente con sus estrechas ideologías.

Sinceramente, a mí me da mucha pena con gente como ésa.  Pero qué se va hacer.

Caballo de ajedrez

Pero si lo de la censura a la exhibición de caricaturas en la CEE estuvo mal, peor ha estado lo sucedido esta semana en el Departamento de Educación de Puerto Rico (DEPR), cuando una asociación bona fide de empleados de esa agencia dio a conocer una presunta prohibición de la práctica del ajedrez en las escuelas públicas de Puerto Rico.  (¡!)  Según dicha asociación bona fide, un ayudante del director del programa de educación física del DEPR—un funcionario de menor jerarquía—expresó en una reunión con directores escolares que el ajedrez era “un juego sedentario” y que estaba atado a problemas de obesidad en el estudiantado escolar, por lo que se estaba prohibiendo su práctica en el sistema escolar público.

Pero entonces yo me cuestiono qué hace un funcionario de menor jerarquía en una agencia de gobierno, dictando la política pública de su agencia (y créanme que una determinación de prohibir el juego ciencia en todo el sistema escolar público de Puerto Rico es un asunto de política pública).  Ni yo mismo me disparo una maroma así donde yo trabajo—aunque más bien, puedo hacer recomendaciones de posibles políticas públicas en función de mi trabajo… que hagan caso a lo que yo recomiendo, ya eso es otra cosa.

Por supuesto, el secretario del DE tuvo que salir a la luz diciendo que eso no era cierto y que el susodicho funcionario de tercera o cuarta categoría no estaba autorizado a emitir una información en contrario.  Pero ello no ocurrió sin que antes se sonara la alarma, desde el principio.  Y nuevamente la blogosfera puertorriqueña dijo presente: Elco Lao (quien añadió ulteriormente una deliciosa secuela a su escrito original, además de incluir en el mismo información sobre Aleksandra Kosteniuk, una dama que—por lo que he visto—desafía todos los estereotipos de lo que debe ser un Gran Maestro de ajedrez),** Gil C., Ivonne (quien hizo una secuela a su comentario inicial, luego de la media vuelta del secretario del DE), y… (redoble de tambores, por favor…) nuevamente los reporteros de El Ñame.  Porque a decir verdad, una cosa como ésta es bastante cuestionable.  Es como para desalentar el que los niños desarrollen su capacidad para pensar (digo, ¿no es para eso que están se educando?), para sopesar situaciones como aquéllas con las que se encontrarán en su vida adulta y buscar la mejor manera de resolverlas.

Digo, ¿no es esa la razón de ser de un juego de tanto abolengo como el ajedrez?  Si alguien tiene dudas, permítame ilustrarle:

Propósitos Generales de la Enseñanza del Ajedrez:

  • Desarrollar en el individuo una actitud favorable hacia el ajedrez que permita apreciarlo como elemento generador de cultura.
  • Desarrollar en el individuo su potencial intelectual.
  • Garantizar al individuo la adquisición de conocimientos, habilidades y destrezas básicas necesarias para la incorporación a la vida activa.
  • Favorecer la asimilación de las características del ajedrez que contribuyen con el armonioso desarrollo intelectual, moral y ético de la personalidad.
  • Priorizar la resolución de problemas.  El aprendizaje orientado a la resolución de problemas les brinda la oportunidad de analizar, evaluar y proponer alternativas de solución a situaciones de la vida diaria.

(Adaptado del artículo, “El Ajedrez”, en Monografías.com.  La lista que estoy citando aquí se accede a través del inciso #9 en esa página.)

¿O qué tal este otro ejemplo, de una fuente casi centenaria, pero que bien nos podría educar a las generaciones de hoy en día?

“La idea fundamental del ajedrez es la estrategia en su aspecto de lucha por la vida y de combate por la victoria desinteresada y noble de la actividad personal, y eso es lo que presta duración, elevación e interés al antiguo juego.

“Que el que enseñe ajedrez no pierda nunca de vista esa idea según la cual fortalece lo que podría llamar el instinto de estrategia….  (L)a estrategia es el uso inteligente de la fuerza.  De modo que al aprender a usarla se aprende solo el principio del arte.

“La vida moderna depende del apoyo mutuo para la consecución de intentos comunes y de la competencia.  La manera de proceder en la cooperación con los demás y en el antagonismo, es, pues, un importante objeto de estudio; y es evidentemente más difícil alcanzar esos conocimientos que comportarse según la libre elección.  Se necesita aprender la obediencia tanto como la capacidad de mando; se debe conocer los propios derechos tanto como los ajenos; es preciso adquirir el valor de defender su dignidad tanto como el valor—que es más grande—, de reconocer la de los otros. Todo eso es estrategia….  Y todo esto marcha paralelamente a los principios inculcados por el uso inteligente de las piezas del ajedrez.

“Las piezas se mueven de acuerdo a reglas estrictas.  En otros juegos los adversarios pueden infringir las leyes según las cuales se desarrolla la partida; en el ajedrez no.  El jugador adquiere así el hábito de la honradez; comprende que el caballo debe moverse de tal manera, el alfil de aquella otra, y los demás trebejos de modos diferentes; comienza entonces su partida con el conocimiento completo de lo que le está permitido y le está prohibido.

“Además, las piezas del ajedrez representan una multitud; el jugador tiene que dirigirlas  y ve con claridad las ventajas de la cooperación.  Quien se encuentre al frente de una empresa desempeña la misma tarea; tiene muchos ayudantes e importa que cada cual ocupe su sitio de modo que se apoyen entre sí todos recíprocamente.  El medio de orientar la influencia de las piezas hacia un propósito común es extraordinariamente complicado; el jugador, pues, se ve precisado a resolver en cada caso un problema semejante a los que se presentan en la vida diaria.  El instructor tiene con ello buena tarea en demostrar las analogías referidas y preparar esas lecciones en formas variadas.

“El jugador lucha con otro que posee el mismo número de piezas con las mismas libertades e idénticos derechos que las propias.  El hecho reviste importancia.  Es muy difícil ser justo con el enemigo, y en el ajedrez la justicia y la igualdad es ley fundamental.  Los derechos de los adversarios están claramente definidos.  Cada jugador sabe que después de su movimiento su contrincante tendrá igual oportunidad, y este es un gran ejemplo, porque destruye la ilusión de todo privilegio natural. Los golpes se dan y se reciben, metafóricamente, bien entendido.

“En conclusión, se ve que el jugador de ajedrez debe aprender a obedecer las leyes, que es la capacidad de mando, la facultad de gobernar con sabiduría, y mientras dirige sus piezas, adquiere la idea de la defensa de sus derechos y del respeto de los ajenos, que es el resultado natural de un combate ordenado e inteligente entre dos adversarios.”

(Citado de: “El ajedrez como elemento de instrucción”, por el Dr. Emanuel Lasker, Diario La Nación, Buenos Aires, Argentina, 31 de julio de 1913.  Y como es de suponer, los énfasis los añadí con toda intención.)

Yo no sé qué piensen ustedes—a menos que se dignen en dejarme sus comentarios en la entrada o a través del botón de “¡Envíame un email!” abajo.  Pero a mí las palabras del doctor Lasker me parecen tan vigentes en las primeras décadas del Siglo 21 como lo fueron en las primeras décadas del Siglo 20.  Y esas palabras dicen mucho de la nobleza que reviste la actividad del juego de ajedrez.  Me pregunto entonces quién puede tenerle miedo a todo esto, quién puede estar en contra de todo esto, escondiéndose detrás de la excusa de que el ajedrez sea “un juego sedentario”.

¡Y vamos a darle jaque mate a esto y dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, mi gente.


* ACTUALIZACIÓN (26 de septiembre de 2010): Acabo de leer en la prensa de hoy que algunas de las “víctimas” del “ataque” de los nueve dibujos “prohibidos” por la CEE por razones de “contexto histórico” y de “idiosincrasia” están dispuestas a acoger la exhibición de caricaturas de la Asociación de Caricaturistas de Puerto Rico (especialmente los presidentes del Senado y la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Thomás Rivera Schatz y Jennifer González Colón, respectivamente).  A lo mejor resulta que—contrario a lo que se esperaría normalmente—los objetos de estas caricaturas en particular tienen la capacidad de reírse de sí mismos, de aceptar que son seres humanos que despliegan cada día a la vista del público sus defectos y virtudes, que tienen “el cuero duro” para poder aceptar las críticas, muy a diferencia de otros funcionarios como el presidente de la CEE.  ¡Que para bien sea!

** SEGUNDA ACTUALIZACIÓN (3 de abril de 2011): Yo no sé si ella se habrá enterado de que la menciono en esta entrada, pero acabo de recibir una notificación de que Aleksandra Kosteniuk está siguiendo mis mensajitos en Twitter.  Digo, para mí es un gran honor contar con su presencia en mi cuenta de Twitter… ¡y viceversa (ya que también la añadí a mi lista de “seguidos”)!  De paso, si desean seguirla y conocerla un poco mejor, aquí tienen: la cuenta de Aleksandra en Twitter y su sitio ‘web’ para los que no sabemos nyet de ruso… ¡huy, se me zafó eso!


LDB

KFCs Colonel Sanders: More Than Just a Fast-Food Icon – TIME

Le Colonel Sanders, fondateur de KFC aux envir...
Image via Wikipedia

Ayer (15 de septiembre de 2010), mientras revisaba mis mensajes de email me tropecé con un artículo de la revista Time, cuyo autor, Josh Ozersky, comentaba que un 61% de los que contestaron una encuesta del periódico USA Today no tenían ni p…erra idea de quién es el viejito de aspecto bonachón dibujado en los “buckets” de pollo frito de la empresa de comida “rápida” (en buen español de Puerto Rico, “fast food“), Kentucky Fried Chicken (o “KFC“, como se la ha dado a llamar de un tiempo a esta parte).  Un dato que podría comprenderse si se considera que muchos de los que expresaron este fenomenal desconocimiento son jóvenes entre los 18 y los 25 años de edad.  Pero lo peor aún está por venir: Más de la mitad de los adultos jóvenes encuestados señalaron que el “viejito”… ¡había sido inventado por la propia compañía KFC!  (O sea, lo que en buen español puertorriqueño llamaríamos, un gimmick.)

Me imagino que los encuestadores deben haberle explicado a quienes dieron estas respuestas “inteligentes” que el “viejito” en cuestión era nada menos que Harland David Sanders (1890–1980), mejor conocido por el título honorario de “Coronel Sanders” y fundador de KFC.  (Por si no lo pueden asociar con la foto de arriba, en ésa el tendría unos 20 años de edad—o sea, que esa foto será como de hace 100 años al 2010.)  Por supuesto, que se le caiga la cara de vergüenza a estos encuestados en particular… ¡ya ésos son otros veinte pesos!

Sea como sea, el artículo de Time, además de aludir a la trayectoria del Coronel Sanders—desde que empezó a mercadear su famosa “receta original” de pollo frito al estilo de Kentucky, hasta el éxito comercial que ha tenido KFC y su dispersión a través del mundo, incluido Puerto Rico—, cuestiona el que alguna gente quiera creer cosas que no son ciertas (como lo de que la efigie del Coronel Sanders en los productos de KFC sea un gimmick publicitario).  Como lo señala Ozersky, una cosa es no conocer los acontecimientos ocurridos antes de que naciéramos (como bien se encargan de demostrarlo cada año nuestros amigos del Beloit College), pero otra cosa es que…

“Al no saber que Harland David Sanders fue un hombre que existió, que vivió una vida verdadera, la gente pierde de vista más de lo que se pueda imaginar.  Para empezar, el Coronel no era un barón de comida rápida que representaba a su compañía en la televisión, a la manera en la que Dave Thomas (un protegido de Sanders) lo hizo después.  Sanders era la imagen viviente de aquello que significó supuestamente su comida.  Su traje blanco no fue inventado por ningún comité de mercadeo; él lo vistió cada día y nunca fue visto en público en otra vestimenta por los últimos 20 años de su vida….  Fue un fracasado que había sido despedido de una docena de empleos antes de comenzar su restaurante…  Él manejaba un Cadillac con su rostro pintado a los lados antes que alguien supiera quién era, negociaba con los dueños de cafeterías venidas a menos para que usaran su receta y le dieran unos cinco centavos de comisión por cada pollo.  Él dormía en la parte de atrás de su carro y cerraba tratos con un apretón de manos….  Fue de hecho un Coronel de Kentucky, un título honorífico otorgado no por uno, sino por dos gobernadores…. (Y) merece ser recordado al menos por tener una existencia verificable.”
(Traducido y adaptado del artículo de Josh Ozersky citado en esta entrada.  Por cierto, en esta cita se hace referencia a Dave Thomas [1932–2002], el fundador de “Wendy’s”.)

El artículo añade que tras la muerte del Coronel Sanders, la casa que él ayudó a construir (o sea, KFC) parece haber ido en picada, como lo evidencian muchos de los esfuerzos por “reinventarse” a sí misma (incluida la adopción de las tres letras como el nombre con el que se le conoce en público hoy en día).  Esos esfuerzos no parecen haberle caído bien a muchos de los tenedores de esta franquicia, especialmente en el propio sur de los Estados Unidos, los cuales sienten que se ha perdido en el proceso la conexión entre lo que la empresa le vende al público y la visión de su fundador, una visión real, de una persona que existió en la realidad, de un Harland David Sanders que existió en la realidad.

Ciertamente, es preocupante que muchos estadounidenses no le den el debido reconocimiento a uno de los íconos de su cultura popular, un ícono fácilmente reconocido y apreciado en otros países del mundo.  Pero más preocupante—a mi entender—es que haya gente que quiera creer que figuras como el Coronel Sanders nunca existieron, que son una herramienta para el mercadeo de un producto.  A mí me parece que mucha de esta misma gente, si se enterara de la verdad, querría “matar al mensajero por ser el que trae la mala noticia”.  (Por cierto, un ejemplo reciente de esta posición lo dio alguien mediante un mensaje electrónico prejuiciado, en el que se acusaba al sitio investigativo, Snopes.com, de tener una agenda cargada a favor de la ideología liberal y de proteger al actual presidente estadounidense, Barack H. Obama, de las acusaciones—muchas de las cuales se ha demostrado que no son ciertas—de que no cualifica para su actual puesto por haber nacido supuestamente fuera de territorio estadounidense y por ser lo que llamaríamos, un “musulmán ‘de clóset‘”.  Lógicamente, Snopes.com ha tenido que defenderse de ésta y similares acusaciones, con datos firmes y contundentes.  Claro está, que las mentes estrechas que lanzan ese tipo de ataque recapaciten ante el llamado de voces más razonables… ya ésos son otros veinte pesos.)

Pero en fin, no me debería sorprender de una cultura que se alimenta del “aquí y ahora”.  De una cultura que idolatra a la “figura del momento”, hasta que la misma deja de serle de utilidad y otra pasa a ser la “figura del momento”.  De una cultura en la que quienes vinieron antes que nosotros, y que nos legaron aquellas cosas que nos han servido de bloques o ladrillos con los cuales construir la sociedad de hoy en día, o están completamente olvidados… o son un gimmick publicitario para venderle al mundo el pollo frito a la manera del sur de los Estados Unidos, con su “receta original”.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, mi gente.  Hasta luego.

LDB

Read more: http://www.time.com/time/nation/article/0,8599,2019218,00.html?xid=newsletter-daily#ixzz0zkeQwj8G”

KFCs Colonel Sanders: More Than Just a Fast-Food Icon – TIME.

Con el dedo en el gatillo

Islamic Center Samarinda
Image via Wikipedia

Yo creo que lo he mencionado aquí en una que otra ocasión, pero ante lo visto esta semana pasada merece que lo repita.  Se trata de la anécdota sobre lo que me comentó una compañera de estudios en la Universidad de Puerto Rico en Humacao, en el sentido de que algunos que se cantan seguidores de Dios, que se proclaman como “santísimos varones de Dios”, de los que se pasan las 24 horas del día predicando el amor al prójimo (esto en su sentido más amplio) y tratando de exhortar a los demás a volverse a Dios… “son hasta peores que el mismísimo demonio”.

Tal es la impresión que me dejó la amenaza hecha—probablemente desde hace más tiempo, pero conocida a comienzos de semana—por Terry Jones, el pastor de una pequeña congregación (aproximadamente 50 miembros) de cristianos evangélicos de Jacksonville, Florida, para quemar ejemplares del Corán—el libro sagrado de la religión musulmana—el 11 de septiembre de 2010, en coincidencia con la conmemoración del noveno aniversario de los siniestros sucesos que cambiaron la historia para siempre.  Amenaza motivada, según se dice, por los planes para la construcción de un centro islámico que incluiría una mezquita, en las cercanías del lugar donde alguna vez estuvieron las estructuras principales del Centro Mundial de Comercio (World Trade Center), y que fueron destruidas aquel aciago martes del 2001 (experiencia de la que por poco me hago partícipe por accidente, como lo escribí en su momento).  Amenaza matizada por la visión de mundo del pastor evangélico en cuestión, en la cual la religión practicada por los musulmanes es—e insisto, es a su modo de ver—un engendro diabólico (y si recuerdo correctamente alguno de los reportajes sobre el trasfondo de esta controversia, el mismo individuo publicó un libro cuyo título—atrevidamente—hace esa misma proclama).

No hace falta decir nada sobre las secuelas de esa amenaza, que no se haya dicho ya.  Repudios por parte de la propia comunidad musulmana, en los Estados Unidos y en otros países (lamentablemente, no todos con las mejores intenciones, especialmente si hay una “guerra santa” de por medio); repudios por parte de las autoridades locales y nacionales estadounidenses, incluso del mismo presidente Barack H. Obama, la secretaria federal de estado Hillary Clinton, y hasta el jefe de las fuerzas militares estadounidenses implicadas en la “guerra contra el terrorismo” que se escenifica en el propio patio de muchos de los creyentes; repudio hasta de parte de figuras públicas como la ex-gobernadora de Alaska, Sara Palin (¿la recuerdan?), de quien francamente yo hubiese esperado más una expresión favorable a la alocada idea de la quema (algo así como “burn, baby, burn”) que la expresión de mesura que hizo al fin y al cabo.

Y el pastor Jones… pues, “bien, gracias” y “pregúntame si a mí todo eso me importa” y “yo sigo pa’lante con la quema”, porque “Dios me dijo que siguiera”.

(De paso, cualquier parecido entre este pastor evangélico y el alcalde de un municipio del interior montañoso central de Puerto Rico, al que “una pastora evangélica” le comunicó una “revelación” de Dios para que el incumbente le cambie el apodo—en palabras de domingo, el “cognomento”—a dicho municipio*… es como para decir a todo pulmón… “¡COGNO!”  Pero volvamos a nuestro programa regular.)

Total, que al final de cuentas se requirió de una llamada del secretario de defensa estadounidense, Robert Gates, para difuminar una situación que pudo haber sido peligrosa, no solamente para el pueblo estadounidense (que al sentirse provocados ciertos elementos extremistas dentro de la comunidad musulmana—que por lo demás, contiene seres humanos que tienen más cosas en común con los judeocristianos que cosas que los separan… y que las encontraremos si miramos bien, con detenimiento—pudo haber sido la víctima de eventos siniestros de peor magnitud), sino para los soldados que a la fecha libran una guerra provocada por los mismos eventos siniestros cuya conmemoración está enredada sin querer en esta discordia.  Y el pastor Jones accedió finalmente, luego de haber puesto a media humanidad al borde de una verdadera crisis, e incluso de decir que habría de reunirse con el clérigo musulmán a cargo del propuesto centro islámico neoyorquino… ¡cosa que el mismo clérigo musulmán desmintió que fuese a ocurrir!  (Y que de todos modos, no llegó a ocurrir nunca, o al menos hasta el momento en el que escribo.)

Pero una cosa como ésta no deja de preocupar, de todos modos.  Yo me cuestiono cómo una persona prácticamente desconocida, el dirigente de una congregación religiosa, la clase de persona que debe predicar el amor al prójimo, la paz, la buena voluntad para con los demás seres humanos—sean cristianos, judíos, budistas o musulmanes… sean blancos, negros, hispanos, orientales o nativo americanos… sean heterosexuales, homosexuales, transgenéricos, etc.—, sea la misma persona que predique el odio contra un grupo en particular por su implicación en unos hechos tan nefastos, que promueva un gesto de odio contra uno de los símbolos de una creencia religiosa ajena, diz que para vengar una afrenta contra todo un pueblo y contra el mundo.  Digo, ¿conocerá este individuo el valor que tiene el Corán para los musulmanes?  ¿O será de los ciegos que se ufanan de algo así como… “mi religión/mi Dios/es mejor que tu religión/tu(s) dios(es)”?  ¿Sabrá este individuo que un acto como el que se proponía hacer le puede traer—tarde o temprano—consecuencias nefastas, tanto para sí mismo como para un pueblo que busca librarse de una futura amenaza de actos de terror en su propio suelo?

Por lo pronto, ya este señor tuvo su cuarto de hora de fama.  Un cuarto de hora en el que él, sin proponérselo (¿?), tuvo en vilo a medio mundo mientras él tenía su dedo puesto en el gatillo.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho, mi gente.  Hasta luego.


* Por si acaso, me refiero al caso del alcalde de Lares, Puerto Rico, quien bajo la premisa ya mencionada ha querido cambiar el apodo de su municipio, de “La Ciudad del Grito” (por la efeméride del Grito de Lares, ocurrido el 23 de septiembre de 1868) a “La Ciudad de los Cielos Abiertos” (¡!).  Se especula—y yo me suscribo en parte a esa noción—que la acción responde más a la ideología política del alcalde (del PNP a la fecha en que propone esta acción) que a algún ejercicio cultural de beneficio para los ciudadanos locales, y que lo que esa acción pretende es borrar la realidad de un hecho que es parte de la historia puertorriqueña, gústele a quien le guste.  Pero allá Juana con sus pollos…


LDB