KFCs Colonel Sanders: More Than Just a Fast-Food Icon – TIME

Le Colonel Sanders, fondateur de KFC aux envir...
Image via Wikipedia

Ayer (15 de septiembre de 2010), mientras revisaba mis mensajes de email me tropecé con un artículo de la revista Time, cuyo autor, Josh Ozersky, comentaba que un 61% de los que contestaron una encuesta del periódico USA Today no tenían ni p…erra idea de quién es el viejito de aspecto bonachón dibujado en los “buckets” de pollo frito de la empresa de comida “rápida” (en buen español de Puerto Rico, “fast food“), Kentucky Fried Chicken (o “KFC“, como se la ha dado a llamar de un tiempo a esta parte).  Un dato que podría comprenderse si se considera que muchos de los que expresaron este fenomenal desconocimiento son jóvenes entre los 18 y los 25 años de edad.  Pero lo peor aún está por venir: Más de la mitad de los adultos jóvenes encuestados señalaron que el “viejito”… ¡había sido inventado por la propia compañía KFC!  (O sea, lo que en buen español puertorriqueño llamaríamos, un gimmick.)

Me imagino que los encuestadores deben haberle explicado a quienes dieron estas respuestas “inteligentes” que el “viejito” en cuestión era nada menos que Harland David Sanders (1890–1980), mejor conocido por el título honorario de “Coronel Sanders” y fundador de KFC.  (Por si no lo pueden asociar con la foto de arriba, en ésa el tendría unos 20 años de edad—o sea, que esa foto será como de hace 100 años al 2010.)  Por supuesto, que se le caiga la cara de vergüenza a estos encuestados en particular… ¡ya ésos son otros veinte pesos!

Sea como sea, el artículo de Time, además de aludir a la trayectoria del Coronel Sanders—desde que empezó a mercadear su famosa “receta original” de pollo frito al estilo de Kentucky, hasta el éxito comercial que ha tenido KFC y su dispersión a través del mundo, incluido Puerto Rico—, cuestiona el que alguna gente quiera creer cosas que no son ciertas (como lo de que la efigie del Coronel Sanders en los productos de KFC sea un gimmick publicitario).  Como lo señala Ozersky, una cosa es no conocer los acontecimientos ocurridos antes de que naciéramos (como bien se encargan de demostrarlo cada año nuestros amigos del Beloit College), pero otra cosa es que…

“Al no saber que Harland David Sanders fue un hombre que existió, que vivió una vida verdadera, la gente pierde de vista más de lo que se pueda imaginar.  Para empezar, el Coronel no era un barón de comida rápida que representaba a su compañía en la televisión, a la manera en la que Dave Thomas (un protegido de Sanders) lo hizo después.  Sanders era la imagen viviente de aquello que significó supuestamente su comida.  Su traje blanco no fue inventado por ningún comité de mercadeo; él lo vistió cada día y nunca fue visto en público en otra vestimenta por los últimos 20 años de su vida….  Fue un fracasado que había sido despedido de una docena de empleos antes de comenzar su restaurante…  Él manejaba un Cadillac con su rostro pintado a los lados antes que alguien supiera quién era, negociaba con los dueños de cafeterías venidas a menos para que usaran su receta y le dieran unos cinco centavos de comisión por cada pollo.  Él dormía en la parte de atrás de su carro y cerraba tratos con un apretón de manos….  Fue de hecho un Coronel de Kentucky, un título honorífico otorgado no por uno, sino por dos gobernadores…. (Y) merece ser recordado al menos por tener una existencia verificable.”
(Traducido y adaptado del artículo de Josh Ozersky citado en esta entrada.  Por cierto, en esta cita se hace referencia a Dave Thomas [1932–2002], el fundador de “Wendy’s”.)

El artículo añade que tras la muerte del Coronel Sanders, la casa que él ayudó a construir (o sea, KFC) parece haber ido en picada, como lo evidencian muchos de los esfuerzos por “reinventarse” a sí misma (incluida la adopción de las tres letras como el nombre con el que se le conoce en público hoy en día).  Esos esfuerzos no parecen haberle caído bien a muchos de los tenedores de esta franquicia, especialmente en el propio sur de los Estados Unidos, los cuales sienten que se ha perdido en el proceso la conexión entre lo que la empresa le vende al público y la visión de su fundador, una visión real, de una persona que existió en la realidad, de un Harland David Sanders que existió en la realidad.

Ciertamente, es preocupante que muchos estadounidenses no le den el debido reconocimiento a uno de los íconos de su cultura popular, un ícono fácilmente reconocido y apreciado en otros países del mundo.  Pero más preocupante—a mi entender—es que haya gente que quiera creer que figuras como el Coronel Sanders nunca existieron, que son una herramienta para el mercadeo de un producto.  A mí me parece que mucha de esta misma gente, si se enterara de la verdad, querría “matar al mensajero por ser el que trae la mala noticia”.  (Por cierto, un ejemplo reciente de esta posición lo dio alguien mediante un mensaje electrónico prejuiciado, en el que se acusaba al sitio investigativo, Snopes.com, de tener una agenda cargada a favor de la ideología liberal y de proteger al actual presidente estadounidense, Barack H. Obama, de las acusaciones—muchas de las cuales se ha demostrado que no son ciertas—de que no cualifica para su actual puesto por haber nacido supuestamente fuera de territorio estadounidense y por ser lo que llamaríamos, un “musulmán ‘de clóset‘”.  Lógicamente, Snopes.com ha tenido que defenderse de ésta y similares acusaciones, con datos firmes y contundentes.  Claro está, que las mentes estrechas que lanzan ese tipo de ataque recapaciten ante el llamado de voces más razonables… ya ésos son otros veinte pesos.)

Pero en fin, no me debería sorprender de una cultura que se alimenta del “aquí y ahora”.  De una cultura que idolatra a la “figura del momento”, hasta que la misma deja de serle de utilidad y otra pasa a ser la “figura del momento”.  De una cultura en la que quienes vinieron antes que nosotros, y que nos legaron aquellas cosas que nos han servido de bloques o ladrillos con los cuales construir la sociedad de hoy en día, o están completamente olvidados… o son un gimmick publicitario para venderle al mundo el pollo frito a la manera del sur de los Estados Unidos, con su “receta original”.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, mi gente.  Hasta luego.

LDB

Read more: http://www.time.com/time/nation/article/0,8599,2019218,00.html?xid=newsletter-daily#ixzz0zkeQwj8G”

KFCs Colonel Sanders: More Than Just a Fast-Food Icon – TIME.

Anuncios

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s