El cuento de la tortuga en el poste

Tortuga Morrocoy
Image via Wikipedia

Amigas y amigos, mi gente, mientras buscaba esta mañana cómo organizarme para escribir la próxima entrada, me encontré con un mensaje en uno de los grupos de discusión de usenet que leo a menudo, y quiero compartirlo con ustedes:

LA TORTUGA EN EL POSTE

Un joven está paseando por la plaza de un pueblo y decide tomar un descanso.  Se sienta en un banco… al lado hay un señor de más edad y, naturalmente, comienzan a conversar sobre el país, el gobierno y finalmente sobre los políticos.

El señor le dice al joven: “¿Sabe?  LOS POLÍTICOS, SON COMO UNA TORTUGA EN UN POSTE.”

Después de un breve lapso, el joven responde: “No comprendo bien la analogía…  ¿Qué significa eso, señor?”

Entonces, el señor le explica: “Si vas caminando por el campo y ves una tortuga arriba de un poste de alambrado haciendo equilibrio, ¿qué se te ocurre?”

Viendo la cara de incomprensión del joven, continúa con su explicación:

“Primero: No entenderás cómo llegó ahí.

“Segundo: No podrás creer que esté ahí.

“Tercero: Sabrás que no pudo haber subido solita ahí.

“Cuarto: Estarás seguro que no debería estar ahí.

“Quinto: Serás consciente que no va a hacer nada útil mientras esté ahí.

“Entonces lo único sensato sería ayudarla a bajar.”

EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES, HAGÁMOSLO BIEN, TRATEMOS DE QUE NINGÚN ANIMAL SUBA AL POSTE.

(Adaptado del grupo de discusión: chile.rec.humor.)

Yo no sé cómo lo vean, pero este cuento se me parece bastante a la realidad que vemos todos los días en Puerto Rico, protagonizada por una gran cantidad de “tortugas equilibristas”.  Gente que un@ no entiende cómo es que llega a posiciones de poder para las que no dan la talla (¡y cuida’o que lo vengo diciendo desde hace mucho tiempo!), que ante sus hechos un@ tiene que sentir incredulidad (ya que los mismos no parecen guardar un vínculo con la realidad), que no se pudieron haber trepado solos (después de todo, mientras haya quien caiga bajo su hechizo…), que ciertamente no deberían estar ocupando las posiciones que ocupan (especialmente si no se van a dedicar a nada útil y sí a payasear, a comportarse deshonestamente y a un larguísimo “et cetera”), y que hacen que uno sea consciente de que no deben estar allí y que debe haber gente que se deba a quienes la eligieron, que estén dispuestos a servir a su gente, y no a despojarla de lo que le ha costado tanto trabajo, sudor y sacrificio.

De nuevo, yo no sé cómo lo vean, pero a mí me parece que esto NO ES pura coincidencia.  Así que sirva esto como advertencia para tod@s nosotr@s.  Una advertencia que nos mueva a buscar nuevas alternativas, a pensar bien antes de depositar nuestra confianza en quienes nos quieren representar, a estar seguros de que tomamos la decisión correcta.

Aún estamos a tiempo para eso.  Después, no nos lamentemos de las consecuencias.

Y con eso los dejo de momento.  Nos vemos de nuevo ya mismito, ¿OK?

LDB

Anuncios

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

2 comentarios en “El cuento de la tortuga en el poste”

  1. Interesante la analogia. El problema esta en como convencer al pueblo para que no vote por partido sino por la persona que tenga un plan y verdaderamente ofrezca la mejor solucion a los problemas que afectan al pais. En mi opinion, igual de incompetente es el animal que se subio al poste, como el que lo ayudo a subir. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s