Tarjeta postal desde donde no quisiera estar

Saludos, amigas y amigos, mi gente.

Sé que no han sabido de mí desde noviembre de 2014.  Tal vez piensen que tiré la toalla y que decidí no escribir más en este blog.  Por supuesto que ello no puede estar más lejos de la realidad.  Porque éste ha sido—y seguirá siendo—el vehículo que tengo para compartir con ustedes mi sentir sobre la vida y sobre el mundo que me rodea.

Hoy quiero compartir con ustedes la razón principal por la que hace tiempo que no me ven por aquí.  Desde el verano del 2014, por razones algunas de las cuales prefiero reservarme, he tenido que asumir personalmente la custodia y el cuido de mi padre, de 86 años de edad a la fecha de esta entrada.  Y he tenido que hacerlo sólo, sin ayuda.  Y la verdad es que no me ha sido muy fácil realizar esta tarea, como lo sabe cualquier persona que tenga que cuidar de un familiar de mayor edad, especialmente cuando ese familiar padece de una condición neurológica seria.

No creo que haga falta explicar a qué condición neurológica me refiero ni por qué lo digo de esta manera.  Y como siempre, sé que entenderán el por qué.

La realidad es que en estos últimos meses he tenido que pasar bastante, sobre todo muchos malos ratos.  Especialmente, hospitalizaciones y visitas a salas de emergencia por caídas, infecciones, pulmonías, etc., sufridas por mi padre.  Y créanme, esperar a que l@ atiendan a un@ en la sala de emergencia—sobre todo en el Puerto Rico de hoy en día—se ha convertido en una experiencia traumática para mí.  Especialmente cuando ha habido la mala suerte de que la visita se produzca en un día en el que la sala de emergencia está más ajetreada.

Es más: ahora me da vergüenza—y hasta miedo, de veras—cada vez que me dicen los paramédicos que van a llevar a mi padre a la sala de emergencia.  Es como si la vida me estuviera diciendo que no me concederá evitar el paso por esa prueba, y que como dicen ahora por ahí, que yo "bregue con eso".

Ahora el caso es que me veo en la encrucijada de tomar una decisión sobre la situación de mi padre.  Tal vez no tenga más remedio que enviar a mi padre a un hogar de cuido donde él pueda recibir 24/7 las atenciones y el cuidado que yo no puedo darle.  Cierto es que ésa es la solución que muchas de mis amistades y compañer@s de trabajo me han recomendado, casi al punto del consenso.  Y no menos cierto, me inclino por esa soluciónPero no es una decisión que me sea fácil de tomar.  Especialmente cuando implica sacar a una persona del ambiente ya conocido y trasplantarla a un ambiente nuevo y desconocido, alejar a esa persona de lo que le es familiar y cotidiano y ubicarla en un mundo diferente.

Por no hablar de la transición fuerte que necesariamente tendrá que ocurrir en mi vida, al asumir las riendas de una casa que se queda cada vez más sola.

Pero es así como estoy pasando mis días últimamente.  Lidiando con una situación en la que caí sin querer, sin más remedio.  Una situación que tendrá que culminar de alguna manera, aunque yo salga muy lastimado en el proceso.

No sé, puede ser que al exponerles esto a través de mi blog, yo me esté ayudando a mí mismo… como también puede que no.  Sin embargo, lo que no quiero es que se me tenga pena, en lo absoluto.  Yo quiero creer que saldré como persona, mejor de lo que era cuando esta situación se me presentó tan de golpe y porrazo.  Yo quiero creer que todo saldrá bien y que podré seguir adelante con mi vida.

Y quiero creer que eso incluirá continuar mi contacto con ustedes, amigas y amigos, mi gente.  Que no dejaré de comentar las acciones de un gobierno (sea del partido que sea—PPD o PNP, ambos son lo mismo) que prefiere quitarle a quienes tanto le ha dado al país, con tal de mantener su propia supervivencia; o las injusticias que se cometen a cada rato (como las matanzas policiales de civiles desarmados, sobre todo aquéllos que son de “minorías”), cuando se abusa de la fuerza en lugar de usar la razón; o la tragedia que causan quienes intimidan, destruyen, matan para poder adelantar sus visiones erróneas de cómo debe ser el mundo (y no hace falta decir quiénes son, excepto que pretenden sembrar el terror en el mundo).

Yo espero que esta entrada sea la catarsis que necesito en estos momentos en los que tengo que decidir mi futuro.  Y aún tengo fe de que no importa cuáles sean las consecuencias de mi decisión, habré tomado responsablemente la decisión correcta.  Y entonces podré seguir adelante con mi vida.

¡Y vamos pues a dejar eso ahí!  Cuídense mucho, pórtense bien y sean personas razonables.  ¡Hasta pronto!

LDB
(Original en borrador, publicado desde mi celular vía WordPress para Android.)

Autor: Luis Daniel Beltrán

Planificador ambiental en Puerto Rico, con preparación de Maestría en Ciencias en Biología. (An M.S.-degreed Biologist working as a Licensed Professional Planner in Puerto Rico.)

2 thoughts on “Tarjeta postal desde donde no quisiera estar”

  1. Suena dificil la situacion, casi igual paso con mi padre. El caso de el fue mas complejo porque cuando todavia estaba saludable el pudo haber tomado ciertas decisiones y prevenir ciertas situaciones que ocurrieron despues que ya perdio la mente completamente.

    Tambien tengo familiares y amistades que han pasado mas o menos por lo mismo con sus padres o abuelos. A mi edad (59), ya yo tengo escrito lo que deseo que pase cuando yo caiga enfermo.

    Entiendo tu frustracion con la sala de emergencia. Aca en Estados Unidos son una pesadilla tambiem. Por mas que detesto ir, ayer tuve que ir yo mismo a la sala de emergencia del Hospital de Temple aqui en Filadelfia. Quizas en un futuro cercano escriba la horrible experiencia que pase hasta hoy que me dieron de alta. Anoche esperando que me atendieran estuve pensando que gracias a Dios tengo todo documentado (Living Will) por si ocurre algo durante mi tratamiento, cosa de no dejarle esas decisiones a mi familia.

    En un futuro cercano, cuando me llegue mi turno, yo espero voluntariamente irme a un hogar de cuido, y no echarle esa carga a mi familia.

    Suerte con la situacion de salud de tu padre.

    Me gusta

    1. ¡Saludos, Kofla! Me alegra saber de ti, aunque sea en esta circunstancia. Te agradezco mucho tu solidaridad y lo oportuno de saber cómo han pasado otr@s por una situación tan difícil. De mi parte, yo trataré de hacer lo posible por salir adelante en esta situación, no importa qué decida hacer finalmente. Gracias nuevamente Kofla. ¡Adelante siempre!

      LDB

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s