Sal y agua… y arena y mangles y cienagas y tortugas y…

(SALVEDAD: A pesar de que a estas alturas debe estar entendido, aclaro que lo que sigue lo escribo en mi carácter personal y no como miembro del personal del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, DRNA.)

¡Qué es lo que hay, mi gente!

Francamente, no sé si atribuirlo a una filosofía de gobierno mal entendida y peor interpretada, o a una simple rencilla porque “los otros” lo hicieron y eso hay que borrarlo.  Lo cierto es que al final de la semana pasada, lo que se entendió en su momento como un triunfo para las organizaciones y las personas que actuamos en defensa del medio ambiente en Puerto Rico, quedó borrado de un plumazo.

A lo que me refiero es a lo sucedido la semana pasada, cuando el gobernador Luis G. Fortuño Bruset firmó una directriz para suprimir las Órdenes Ejecutivas 2007-37 y 2008-22 (suscritas por su antecesor, Aníbal Acevedo Vilá—con quien no comparto su ideología política, para que lo sepan), mediante las cuales se designaba al Corredor Ecológico del Nordeste como una Reserva Natural, y declarar el lugar como un “área de planificación especial” (que tiene implicaciones menos restrictivas que las reservas naturales).


Corredor Ecológico del Noreste (Fajardo-Luquillo, Puerto Rico)

Lo que conocemos como el Corredor Ecológico del Noreste ocupa una cabida superficial de unas 1274 hectáreas (que equivalen a 3240 “cuerdas” o 3147 acres) entre los municipios de Fajardo y Luquillo, en la costa nordeste de Puerto Rico.  El Corredor es un área cuyo valor ecológico ha sido reconocido desde los 1970s, con base en el carácter único de su diversidad biológica.  Parte de esta biodiversidad única incluye aquellas especies de plantas y animales (especialmente aves) cuyo riesgo de extinción presente o futura en el estado silvestre es entre alto y extremadamente alto, por lo que merece hacerse esfuerzos especiales para su protección y conservación.

La existencia de esta biodiversidad única se atribuye principalmente a la variedad de hábitats naturales disponibles en las seis fincas que componen el Corredor.  Estos hábitats incluyen (sin limitarnos a éstos): humedales estuarinos y aquéllos formados por la acción del agua dulce o salobre (por ejemplo, ciénagas herbáceas), un sistema de dunas residuales en el frente de playa, manglares de gran valor por su tamaño (árboles de mangle con alturas hasta de 20 metros), pantanos salobres de tipo poco común (dominados por el palo de pollo, Pterocarpus officinalis), una colina forestada de gran valor por su contenido de plantas de extremada rareza y una laguna bioluminiscente (Laguna Aguas Prietas).

Las aguas de mar circundantes a la porción costera del Corredor son parte del segmento costero preferido para el anidamiento de tortugas marinas como el tinglar (Dermochelys imbricata) y el carey de concha (Eretmochelys imbricata), especies en peligro de extinción, y en ellas también abundan las praderas de yerbas marinas, cuya vegetación es preferida por dichas tortugas y por el manatí antillano (Trichechus manatus), también en peligro de extinción.

El área del Corredor ha sido objeto de fuertes presiones, principalmente para construir allí desarrollos turísticos de tipo tradicional.  Entre éstos se incluye el desarrollo de habitaciones de hotel, condohoteles, varios campos de golf de 18 hoyos, clubes de golf, clubes playeros y unidades de vivienda multifamiliar en varios edificios (incluidas villas orientadas al golf y a las actividades playeras).  El problema es que algunos de los usos y actividades propuestos que acabo de describir no son permitidos bajo los distritos de zonificación vigentes para estos terrenos.  Más aún, distintas organizaciones ambientalistas han propuesto como alternativa para estos terrenos, los usos asociados al ecoturismo o el turismo de naturaleza, los cuales son de menor impacto ambiental y ecológicamente sostenibles.

Tijerilla o Rabijunco (Fregata magnificens)

Para poder asegurar el disfrute de los valores naturales que caracterizan al Corredor, tanto por las actuales generaciones como por aquéllas a las que (como dice un antiguo proverbio nativo americano) hemos tomado prestado el mundo en el que vivimos, el gobierno de Puerto Rico y organizaciones no gubernamentales realizaron en su momento gestiones para obtener los fondos necesarios para adquirir los terrenos que lo forman.  No se trata de un proceso sencillo, ya que requiere una serie de pasos y reviste un montón de “sutilezas” en cuyos detalles no creo pertinente entrar aquí.  No obstante, sí puedo decir que ese tipo de gestión suele ser respaldada por el levantamiento de información científica de índole ambiental, datos científicos por medio de los cuales se describen los valores naturales del lugar, y que ayudan en el proceso de diseñar las estrategias que ayudarán a proteger esos valores naturales.

Pero antes de que se me vayan a marear con lo que están leyendo, les diré una cosa: Yo sé de lo que les estoy escribiendo, por haber formado parte (tal vez no muy visible, pero no por ello menos importante) de ese proceso.

Así que podrán imaginarse cómo yo—Luis Daniel Beltrán Burgos, M.S., P.P.L.—me siento al enterarme que la nueva administración de gobierno ha anulado de un plumazo todo el esfuerzo invertido en la protección del Corredor Ecológico del Noreste.  Sobre todo, me deja muy desagradablemente sorprendido ver cuál es la razón que se invoca para esta decisión:

“Entendemos que faltó un análisis ponderado sobre el proceso que delimitaría sobre 3000 cuerdas de terreno como reserva natural.”

(Héctor Morales Vargas, presidente de la Junta de Planificación de Puerto Rico) (Énfasis añadido.)

O sea, que el ejercicio anterior mediante el cual se caracterizó el Corredor y se diseñaron las estrategias para proteger los valores naturales que le dan su importancia y su verdadero atractivo, ¿fue una pérdida de tiempo?  ¿No produjo resultados que valieran la pena?  ¿O será que los resultados de ese ejercicio son un obstáculo hacia la consecución de la aspiración de ciertos intereses, de promover el desarrollo turístico tradicional dentro de la zona?

Para mí, es una pena que se dé una situación como ésta, en la que se echa por tierra todo el esfuerzo por proteger un área de gran belleza paisajista y valor ecológico, tal vez por darle el gusto a quienes pretenden soslayar esa belleza y ese valor natural (aunque después se llenen la boca tratando de hacer creer lo contrario) mediante un desarrollo turístico tradicional.  Pero lo que me parece más penoso e inaceptable es que se pueda estar escondiendo algún otro motivo detrás de la implicación de que no se hizo un ejercicio responsable de análisis que llevara a la designación del Corredor Ecológico del Noreste como Reserva Natural (y en su lugar, se designe la misma área como “área de planificación especial”).

Ojalá y al final las consecuencias para los terrenos del Corredor Ecológico del Noreste no sean tan severas… pero yo no estoy muy optimista que digamos.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta luego!


Otras fuentes sobre este tema:


P.S. No quiero despedirme por hoy sin darle la más cordial bienvenida a un blog que tal vez ustedes habrán visto en la lista de novedades en RSS, bajo el título Ecoturismo y Ambiente.  A partir de este momento, dicho blog se conocerá como la Revista Atabey.  El mismo continúa como hasta el momento, dirigido por la periodista Marielisa Ortiz Berríos, con quien he compartido en varias actividades profesionales, y de quien me consta personalmente su gran capacidad y dedicación a los temas medioambientales y de planificación.

Lamentablemente, Marielisa pasó a formar parte del “selecto” grupo de compañeros del servicio público cuyos despedidos entran en vigencia al final de la semana que entra en enero de 2010.  No obstante, tengo la certeza de que ésta o cualquier otra misión que emprenda desde aquí en adelante, ella la acometerá con dignidad y profesionalismo, sea dónde sea.

(Y si quieren tener una idea de lo que les digo, sólo tienen que ver la entrada en la que ella explica la mudanza de su blog.  De hecho, me alegra mucho que sea a WordPress.  ¡Magnífica elección!)

¡Buena suerte, Marielisa, y que siempre vengan cosas buenas para ti!


LDB

Asi hacen todos . . . y tu madre tambien!

¡Hola, mi gente!  ¿Cómo están hoy?

La verdad es que estamos viviendo tiempos interesantes, como dice una famosa maldición china.  Tiempos en los que hay que esperar lo inesperado, como lo que se está divulgando en el juicio contra el ex-gobernador Aníbal Acevedo Vilá y una de sus ayudantes legales (Luisa Inclán Bird), por delitos que incluyen la malversación de fondos para la campaña del funcionario a Resident Commissioner en el Congreso estadounidense (puesto que, para quienes aún no lo saben, Acevedo Vilá ocupó entre 2001 y 2004, antes de advenir a la gobernación de Puerto Rico… igual que el gobernador actual, Luis G. Fortuño, ¡qué casualidad!).  Son interesantes las revelaciones sobre la forma en la que los principales partidos políticos de Puerto Rico (y ciertamente me refiero al PPD y al PNP) se las ingenian para hacerse de fondos de campaña política por medios moralmente dudosos, como hacer cheques a favor de agencias de publicidad, que éstas canalizan hacia las arcas de campaña del principal acusado.  Pero si de estratagemas se trata, no hay más que ver la madre de todas las estratagemas: implicar a la propia familia del principal acusado (o sea, la madre, una de las hermanas y hasta un primo del ex-gobernador) como que produjeron algunos de los referidos cheques.

Para mí, eso está de madre.

Y francamente, eso no dista mucho de los medios empleados por quien viene al gobierno a lucrarse, en lugar de servirle al país como se comprometió al prestar el juramento a su cargo.  (Y aún sigo creyendo que a esa clase de gente, les tomaron el juramento con un ejemplar de la guía telefónica comercial del área de San Juan, que es gruesa con… esteeeeeeeee… ¡con ganas!)  Algo así como las fuertes sumas de dinero que pagan los intereses poderosos a políticos, a cambio de que éstos les favorezcan en los contratos para los grandes proyectos de infraestructura (algo que caracterizó la gestión del senador Jorge de Castro Font antes de caer en desgracia, como ya hemos visto, pero eso es otro tema).

Yo no sé cómo lo vean, pero si alguien se creía el cuento ése de que su partido o candidato favorito está limpio de polvo y paja (no como “ese otro”), y que “las pequeñas aportaciones de muchos _______________” (blanco a llenar con cualquiera de las siguientes: “populares” o “novoprogresistas”… ¡o ambas!) eran las que contribuían a la victoria de su partido o candidato favorito… bueno, mi consejo es que se despierte de ese sueño.

Mientras eso sucede, el resto de los animales políticos en este circo de tres (¿o más?) pistas hace todo lo que le es posible hacer para mantenerse en el candelero.  Como lo que trascendió la semana pasada sobre lo que yo llamaría…

El caso del pega’o fraudulento…

Se trata de una investigación—para la que tal vez hubiera sido mejor consultar con Perry Mason o llamar a los agentes de CSI o NCIS… es más, yo hasta me conformaría con que Roselyn Sánchez viniera con los de Without a Trace a investigar este caso—que la presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer González, ha pedido sobre el costo de los alimentos que se sirven en la cafetería del Capitóilet… ¡uy, perdón!… del Capitolio de Puerto Rico.  La investigación se basa, a mi juicio, en la premisa de que las raciones de alimentos que se están sirviendo son muy pequeñas para el precio que se cobra por las mismas.  O sea, más por menos… más costo por menos comida.  Así que ahora hay que mandar a inspeccionar la proporción de los churrascos, la ternera, el pollo asado, el arroz blanco y el guisado… ¡hasta el pega’o!,* a ver si se está cobrando el precio justo.  (¿Notan el interés apremiante aquí?  Si lo notan, por favor me avisan.)

Yo no sé si los sándwiches de pavo en pan integral que yo compraba allí (algo que hice por última vez hace unos tres años—que se cumplen en marzo de 2009—, cuando mi lugar de trabajo estaba justo al lado del Capitolio) habrán caído también en esa redada, pero no me sorprendería si la sospecha es que las porciones de jamón de pavo y de pan son ahora más pequeñas de la cuenta…

Y así es como pasan los días.  Claro está, no hay que preocuparse taaaaaaaaaanto por la cantidad elevada de asesinatos ocurridos en los primeros dos meses de 2009, por la cantidad de incidentes de violencia doméstica (conyugal y familiar) que se están registrando (y muchos de ellos, con consecuencias mortales), por la posibilidad de que muchos padres y madres de familia se tengan que quedar en la calle (hasta en el propio gobierno estatal, del que se dice que en las próximas semanas podrían quedar desempleados hasta 40000 empleados públicos… incluidos algunos empleados con puestos regulares… ¡y eso es bien alarmante!)…

Total, si éstos son los líderes que elegimos para echar al país pa’lante…  Pero bueno, así hacen todos…

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.

* Para quienes leen esto más allá de nuestros mares: si quieren saber lo que es el pega’o, sólo tienen que chequear el tagline en el blog ¡Sal Pa’ Fuera!  ¿OK?

LDB

Una Nueva Tradicion

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Pues sí, esta entrada les llega con un retraso de un día y cincuenta años. Y antes de que alguien me cuestione que yo esté diciendo semejante disparate, permítanme decir que escribo esto, dos días después de llegar a lo que yo llamo “el primer día del resto de mi vida”. Fue exactamente hace 50 años—un viernes, 6 de diciembre de 1958, a eso de las siete y media de la noche (23:30 UTC)—cuando vi la luz por primera vez en el Barrio Ceiba Norte de Juncos, Puerto Rico.

Aqui estoy yo (Luis Daniel Beltrán Burgos) junto a la casa donde naci, en el Barrio Ceiba Norte de Juncos, Puerto Rico
Aquí estoy yo (Luis Daniel Beltrán Burgos) junto a la casa donde nací, en el Barrio Ceiba Norte de Juncos, Puerto Rico

De paso, ése soy yo con uno o dos años de edad, frente a la casa (alquilada) en la que nací… ¡literalmente hablando! (Resulta que cuando le empezaron los dolores de parto a mi madre, no hubo tiempo de llevarla al hospital y… bueno… ¡ustedes entienden!)

El caso es que han sido unos 50 años en los que he visto muchas cosas. Sueños no realizados (o que difícilmente podría yo realizar en mi vida) y pequeñas victorias. Ejemplos de humildad y ejemplos de arrogancia. Actos que ennoblecen a la humanidad y eventos trágicos que la humillan. He ganado amistades y las he perdido. He sabido lo que es confiar en las personas y lo que es que las mismas personas defrauden la confianza depositada en ellas. He viajado a lugares maravillosos y excitantes, y también a lugares que no desaría volver a ver. He visto alegrías y penas, éxitos y fracasos, salud y enfermedad, aceptación y rechazo, bondad y maldad…

¡Y seguramente veré más de lo mismo por lo que reste de mi vida! Pero así son las cosas…

Eeeeeeeeeenigüei, vamos a lo que me trae hasta aquí. La semana pasada me encontré con una nota en el portal del diario español ABC, que describía en apenas dos párrafos una tradición de la Navidad (o para no ofender a quienes en esta época del año observan cualquier otra efeméride relacionada… the holidays) en varias comunidades de la Madre Patria.  Se trata de… esteeeeeeeeee… OK, perdónenme por lo que voy a anunciar aquí… los caganers.

(Aprovecho para decirle a quienes visitan este blog desde España: “Pido vuestra indulgencia en la presentación de este tema, pero vosotros sabéis que yo no lo hago con mala intención.  Os doy mil gracias.”)

Resulta que como lo indica la nota del diario madrileño, el caganer es una figura que representa a una persona que está defecando (aunque a juzgar por la foto que acompaña el artículo—la cual no publico aquí para no violentar los derechos de autoría sobre la misma—, lo hacen de una forma muy discreta).  Según el ABC de Madrid, el caganer fertiliza la Tierra con sus heces y trae suerte y prosperidad para el próximo año.

¿Será eso mejor que frotarle la barriga a la figura del Buda?  ¿Me ayudará un caganer a tener suerte con el próximo sorteo del millón de la Lotería Tradicional de Puerto Rico?  ¿O con el “Pega 3” de la Lotería Electrónica?  ¿O con el “Pega 4”?  ¿O con la Lotto?  ¿O en el hipódromo Camarero?  ¿O…?

Francamente, yo no sé qué es lo que ustedes piensen sobre el particular, pero la nota me ha estado dejando pensativo desde que la vi.  Es más, quiero plantear la siguiente idea: ¿Qué tal si importamos a Puerto Rico la tradición de los caganers?  Total, aquí hay mucho mo… ¡uy, perdón!… mucha tela de donde cortar.  Y aquí en Puerto Rico, sobran las figuras públicas que podrían ser excelentes caganers.  Digo, no es tanto que les dé con fertilizar el suelo y traernos la prosperidad agrícola hace tiempo perdida…  Aunque por lo menos todavía nos quedan áreas de gran valor agrícola, como el Valle de Lajas o el Valle del Coloso.*  Como dice mi padre, “del agua perdida, alguna es recogida”…

(* Para beneficio de los lectores no puertorriqueños, el Valle de Lajas está situado en el Sudoeste de Puerto Rico, entre los municipios de Guánica y Lajas.  Por su parte, el Valle del Coloso—que debe su nombre a un antiguo ingenio azucarero del mismo nombre—está situado en la costa Noroeste de Puerto Rico, junto a los municipios de Aguadilla, Aguada y Rincón.  Ambos valles costeros son reconocidos como de alta fertilidad y gran productividad para el cultivo de diferentes productos agrícolas, al punto de que están—supuestamente—protegidos bajo varias leyes.)

Así las cosas, me gustaría proponer varias figuras públicas para que nos ayuden a inaugurar esta nueva tradición: los caganers de Puerto Rico.  Empiezo por el gobernador saliente de Puerto Rico, pasando por el gobernador entrante, los líderes actuales y entrantes de la Cámara y el Senado, los legisladores salientes y entrantes por distrito y por acumulación, las camarillas políticas de los cuatro partidos políticos que participaron en las pasadas elecciones, más un montón de figuras públicas tales como periodistas, “analistas” políticos, actores, cantantes, modelos, comediantes, chismosos (¿he mencionado nombres yooooooooo?), etc., etc., etc.

¿Se fijan, mi gente, que en Puerto Rico hay muchísima gente que puede aportar a que se popularice tan “hermosa” tradición (aun si no le haría ni gracia que la vieran—aunque fuera “en efigie”—haciendo lo que los estadounidenses llamarían number two)?

Es más, ¡vamos a dejarlo ahí, que tengo que ir a hacer mi aportación a la causa!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta la próxima.

P.S.  Por si lo quieren saber, la casa que aparece en la foto de arriba sufrió un severo deterioro muchos años después de que nos mudáramos de allí.  De hecho, déjenme enseñarles el lugar, según lo encontré hace un año, cuando salí a tomar unas fotos:

¿Dónde está la casa donde naci?
¿Dónde está la casa donde nací?

Ahora, de la casa en la que vine al mundo hace exactamente 50 años, ahora apenas queda el recuerdo…

LDB

Los Vientos del Cambio

English: Official U.S. congressional portrait ...
English: Official U.S. congressional portrait of Luis Fortuño (R- Puerto Rico) (Photo credit: Wikipedia)

¡Hola, mi gente!  ¡Saludos a todos y todas, dondequiera que estén!

Francamente, sucedió lo que tenía que ocurrir.  Se acaban de producir cambios trascendentales en las administraciones de los Estados Unidos de América y de Puerto Rico, luego de las respectivas elecciones generales celebradas el martes pasado.  En Puerto Rico, el electorado le cerró el paso a una administración cuya cabeza visible (el gobernador, Hon. Aníbal Acevedo Vilá) se ha visto como incapaz de resolver los graves problemas del país, al tiempo que ha estado sumido en la crisis provocada por las acusaciones que el gobierno federal tiene en su contra.  Por su parte, en los Estados Unidos, el electorado le cerró el paso a una posible continuación de las mismas políticas que lo han sumido en una crisis política y económica sin par, y le han dado su apoyo a lo que ve como su mayor esperanza para un cambio (en la figura del—a la fecha en que escribo—presidente electo Barack Obama).

¿Qué se puede esperar en estos momentos de la victoria de Luis G. Fortuño en la contienda gubernativa del pasado martes?  Por lo menos en lo que a mí se refiere, comenzaría una espera—que puede ser larga o breve—para ver quiénes serán los nuevos jefes de las agencias gubernamentales (como el del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales en mi caso), y qué cambios traerán éstos consigo en la forma de hacer las políticas públicas por medio de las cuales se atenderán los asuntos del país (entre otras cosas).  Por supuesto, no es exactamente lo mismo para quienes el martes pasado recibieron el mandato de deliberar las reglas que rigen nuestra vida como pueblo (y por supuesto, me refiero a los integrantes de la asamblea legislativa que comienza alrededor del lunes 12 de enero de 2009).  Ya muchos de ellos han procurado colocarse en las posiciones donde pueden ejercer (¿o tal vez abusar de?) su poder, y desde que tengo uso de razón, he creído que eso no lleva a nada bueno.

Pero ésa es sólo mi opinión…

Valga decir aquí que si algo bueno ha tenido el resultado electoral del martes pasado, es que está por terminar la “pesadilla” que resultó ser el “gobierno compartido” durante este presente periodo de gobierno.  Y aclaro que ello no quiere decir que yo esté menospreciando esa idea.  De hecho, a pesar de los pesares, yo sigo creyendo en el gobierno compartido.  Sigue siendo mi esperanza que en Puerto Rico, algún día se pueda lograr un acuerdo entre facciones dispares, a fin de trabajar unidos por el bien común.  Y ha habido ocasiones en la historia reciente de Puerto Rico en las que ese ejercicio ha funcionado excelentemente (pero lamentablemente, el cuatrienio que está por culminar dentro de 8 semanas, no fue una de esas ocasiones).  Por supuesto, ello requiere que las partes involucradas dejen de lado sus intereses particulares y sus ambiciones de poder, y que las personas llamadas a ese ejercicio conjunto del poder tengan la capacidad, la mesura, el temple, la madurez y la entereza de carácter para lograr esa ingente tarea…

Lamentablemente, ésa fue una de las cosas que yo nunca llegué a ver en este cuatrienio que está por terminar.  Pero bueno, ésa también es sólo una opinión…

Por supuesto, algo no tan bueno del resultado electoral del martes pasado fue que los dos partidos con menores posibilidades de ganar, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y el Partido Puertorriqueños Por Puerto Rico (PPR), no lograron quedar inscritos como partidos.  Y lo peor de todo fue que aunque ambos llegaron con menos de un 2.5% de los sufragios emitidos (hasta donde yo tengo entendido al momento en el que escribo)… el PPR superó por apenas unas décimas de punto porcentual al PIP (cuyos candidatos únicos al senado y a la cámara de representantes—que en otros tiempos sacaban hasta más votos que los de los partidos principales—ni siquiera salieron electos esta vez).  Definitivamente, esto debería poner a pensar al liderato del PIP hacia dónde se dirige, o hacia dónde se quiere dirigir, y por qué el PIP—el mismo que en las elecciones generales de 1952 quedó como la segunda fuerza política más importante de Puerto Rico—se está haciendo cada vez más irrelevante como partido político (y tal vez peor aún, muchísimo más irrelevante como movimiento dirigido a procurar la independencia de Puerto Rico por medios no violentos), frente a otros movimientos de la izquierda boricua.

Y aquí quiero que me disculpen quienes me leen en Puerto Rico y militan en PIP, pero ésta no es sólo una opinión… ¡es la realidad, gústele a quien le guste!

Pero bueno, ya veremos si el PIP repite el “milagro de diciembre”, cuando ya para el último día de 2004, había conseguido volverse a inscribir como partido, luego de haber quedado fuera de carrera…

OK now, let me switch languages and ask the same question as above.  What should we expect from the election of Barack Obama as U.S. President last Tuesday?  I don’t know, maybe he’ll address the economic crisis that has affected seriously the economic development of the states, and that of Puerto Rico.  Maybe he’ll try to find a way to end the current U.S. intervention in Iraq, without ignoring at all (what I think is) the purpose for going to that war in the first place: to find those responsible for the cruel, criminal events of 9/11 and to bring them to justice, which would bring closure to thousand of American families, including hundreds of Puerto Rican families.  Maybe he could help unravel the dilemma that we Puerto Ricans have been facing for the last 110 years, of not being able to decide our own fate, whether as a part of the “greatest nation in the world” (incidentally, something the U.S. Supreme Court once said we were not, as in “belonging to, but not being part of the U.S.”), as an independent nation capable of interacting freely with the rest of the community of nations, or as something between both extremes (but only a bit different from the statu quo)…

I don’t know.  I think I’d go on and on and on thinking on what to expect from President Obama, once he takes office on January 20, 2009.  Of course, it’ll not be easy (as if he had it easy during his campaign), especially since there are a few hard feelings in the other end of the table.  Hard feelings mostly coming from those who may see in the new president a threat, or as someone said sometime ago (referring to the Democrats), as “the enemy of ordinary Americans”.  (Of course, I’m still wondering what the person who made that remark meant with “ordinary Americans”, as if one segment of the American population was more American that everyone else; take, for example, the controversy between the “Americanness” [does that word exist?] of Alaskans vs. that of Hawaiians, as discussed in this article from Slate magazine.)  Even my Sunday newspaper carried a report showing some (otherwise) good citizens stocking up on guns and ammunition, in advance of some kind of legal restriction to citizen gun possession.  Which incidentally, makes me wonder about the technique that should be used when hunting deer or pigeons with an assault rifle…

(Note to myself: Check with my coworkers on the game hunting beat about hunting pigeons and doves with an assault rifle.)

Yes, it will not be easy!  But then again, that’s just my opinion…

So let’s leave it right there, OK?  Take care and behave.

Y para el resto de nosotros…

¡Vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

LDB

De Huracanes y de Politicos que Cambian Cheques Sin Presentar una Identificacion

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Quiero expresar mi más sentido pesar y mi solidaridad con las víctimas de los eventos atmosféricos que han desatado su furia contra el Caribe occidental, las islas Bahamas y los estados estadounidenses en la costa del Golfo de México.  Mientras escribo esto, el cuadro que observo es devastador, sobre todo en lugares como Haití, a cuya gente no le hacía falta pasar por una tragedia de origen natural (o dos… o tres…), ya que viven en una tragedia constante, ante la pobreza extrema y el efecto amplificado de la poca voluntad política y moral de sus gobernantes para remediarla.  Y ni se diga de Cuba, a la que el más reciente fenómeno—el huracán Ike—prácticamente atravesó a lo largo de su extensión territorial.  Y si han visto las noticias más recientes que llegan desde estados como Texas y Louisiana, no hace falta decir que el impacto de Ike fue significativo.

Digo, por lo menos se salvaron los habitantes de New Orleans, ya que el “león” que esperaban que se los comiera—o sea, Gustav—no pasó de un simple rugido.  Lamentablemente, en áreas como la isla de Galveston en Texas, la mordida de Ike resultó ser un poco más fuerte que su rugido; hasta se dice que el recogido de los escombros en esa isla tardará un año, quién sabe si más.

Y por supuesto, también nos salvamos aquí en Puerto Rico—toda vez que ciclones como Fay y Gustav se originaron en sistemas de baja presión que pasaron de esa forma por Puerto Rico, antes de adquirir desarrollo ciclónico fuera de nuestras costas.  Y nos salvamos, pero no porque seamos “una isla bendecida por Dios”, como algunos charlatanes disfrazados de religiosos querrían que el mundo creyera.  (Y si fuese como ellos mismos lo pintan, ¿en qué deja eso a nuestros hermanos haitianos?  ¿O a los habitantes de las Antillas Menores?  ¿Serán todos ellos unos pecadores que se merecen el “fuego y azufre” del infierno?  ¿Se merecen hundirse en el “lodo cenagoso” del pantano?)

Pero bueno, vamos a otra breve mirada (como la de la semana pasada) al tema de las ridiculeces de los pseudolíderes políticos de Puerto Rico, y cómo éstas proveen material para los comediantes.  Muchos de mis lectores en España y América Latina reconocerán los elementos principales del siguiente chiste, que vengo escuchando desde hace unos veintitantos años.  Ahora bien, para hacerlo un poco más universal, voy a aplicar lo que yo llamo “la regla de Dragnet“: “los nombres fueron cambiados para proteger a los inocentes”…

(Y a todo esto, ¿se refiere eso de “los inocentes” a los sospechosos, por aquello de la presunción de inocencia, o a los inocentes que se creen cuanto cuento les llena el oído, como los que nos dicen estos mismos políticos cada 4 años, ah?)

Llega el Primer Mandatario del País al Banco Popular a cambiar un cheque:

-Buenos días Señorita, ¿me hace el favor de cambiarme este cheque?

-Con mucho gusto Señor, ¿me permite su identificación?

-Señorita, no traigo identificación pero soy el Primer Mandatario del País.

– Sí Señor, pero me debe mostrar una identificación, por ejemplo, su cédula de identidad con fotografía.

-Señorita, no traigo identificación pero pregunte a quien quiera, ¡¡soy el Primer Mandatario, por favor!!

-Lo siento, Señor, pero son reglas del banco. Me debe usted enseñar su identificación.

-Pues no traigo Señorita y me urge cambiar este cheque, que es para pagar mi campaña.

-Mire Señor, lo que podemos hacer es lo siguiente: El otro día vino Juan “Igor” González con el mismo problema, no traía identificación y para probar que era él, le sacaron un bate, metió varios jonrones y así comprobó que él era en verdad el gran Igor. También vino Félix “Tito” Trinidad y no traía su cédula, entonces se echó unos “rounds” con los cajeros y se noqueó a dos y así nos probó que él era en realidad Tito Trinidad. Tambien vino la Carmen Luvana… y mejor ni le cuento lo que hizo arriba del mostrador para demostrar que era ella, en todo caso… Entonces Usted puede hacer lo mismo. Haga algo para probar que usted es el Primer Mandatario del País.

El Primer Mandatario se queda pensando durante un buen rato y dice…

-Mmm… Caramba señorita, la verdad es que solo se me ocurren puras pendejadas.

-¡¡¡Perfecto, señor!!!, ¿en billetes de qué quiere que le cambien el cheque?

(Adaptado de varias fuentes)

Así que ahí lo tienen…  ¡Y vamos a dejarlo ahí! Cuídense mucho y pórtense bien, y que lo que se les ocurra no sean puras… esteeeeeeeeee… ¡bobadas!

LDB