Categorías
agravio comunidad eventos Medio ambiente naturaleza política Puerto Rico sociedad

La Noche (del "Roadkill") de la Iguana

Saludos, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Bueno, ya han pasado más de 2 semanas desde que se inauguró el llamado “corredor del Este” (numerado como la carretera PR-66). Para quienes no conocen el asunto del que estoy hablando, se trata de una carretera que se extiende entre los municipios de Carolina y Canóvanas en el Nordeste de Puerto Rico, y mediante la cual se pretende (y luego les diré por qué lo digo de esa manera) aliviar parte del problema de tránsito que acecha al principal acceso vial entre San Juan y el Este de Puerto Rico. A mi entender, es una manera de suavizar la congestión vehicular (o como lo conocemos “cariñosamente” en Puerto Rico, el “tapón” nuestro de cada día) de dicha carretera principal… ¡transfiriéndola ulteriormente a la nueva vía! Go figure!

OK, un poco de historia antigua: El proyecto de la carretera PR-66 es uno de tantos casos con los que me ha tocado lidiar en los casi 17 años que yo llevo en Recursos Naturales. Sin entrar en mucho detalle, cuando se presentó el caso ante mi atención encontramos serias deficiencias en el análisis de los impactos ambientales, sobre todo en lo que respecta a los humedales que existen en segmentos de la ruta de esa carretera. Y eso no fui yo—o Recursos Naturales, para los efectos—quien único lo había dicho: varias organizaciones ambientales, y hasta las comunidades que habrían de ser eliminadas a lo largo de la vía, también alzaron su voz contra el menta’o proyecto… al punto de que el Tribunal Supremo de Puerto Rico detuvo la obra a fines de los 1990s, ¡con aproximadamente 40% de la obra completada! Obviamente, esto no le cayó nada bien a quienes impulsaban el proyecto, quienes no cesan de ver a su conveniencia el lado político-partidista del asunto… pero bueno, cada quien que lo vea como le convenga… En fin, que cuando se autorizó de nuevo el proyecto a comienzos de la presente década—¿la del cero?—, YA TODO EL DAÑO QUE HABÍA QUE HACER ESTABA HECHO, como lo pude comprobar con otros compañeros de Recursos Naturales durante un nuevo recorrido de la ruta… Pero así es la vida…

Pues bien, parece que la naturaleza (que se me antoja que siempre es más sabia que los que la tratan de manipular a su antojo) está empezando a cobrar algún tipo de venganza. Para ello, ha convocado a una gran población de iguanas importadas, de las que se conocen comúnmente como “gallinas de palo” (Iguana iguana), residentes de uno de los humedales a los que me refería hace un momento, para que las mismas crucen de un lado a otro de la PR-66 como si fuera una calle tranquila. De momento, eso me recuerda mi experiencia por la costa Sudoeste de Ecuador, cuando mi anfitriona y yo atravesábamos un bosque pluvial cercano a la costa. No hace ella más que decirme algo sobre un tipo de araña similar a las tarántulas (de tamaño bastante respetable, por cierto), las cuales cruzan la carretera como si nada… ¡cuando de momento veo por un espejo una de esas arañas cruzando la vía con el mismo desparpajo que una mangosta cruza un camino rural en Puerto Rico de un lado a otro! Menos mal que hicimos ese recorrido durante el día…

Ahora, además de todo lo que la ruta PR-66 ha dado para hablar, incluido el hecho de que por los pocos kilómetros de la vía actualmente en uso (apenas unos 13 kilómetros… ¡eso no da pa’ na’!) y el que hay que pagar US$1.50… ¡tanto por la ida como por la vuelta!… resulta que esta vía es una trampa mortal para las gallinas de palo (que se dicen oriundas de Panamá, donde me imagino que están “por un tubo y 7 llaves”, y que muchas personas han traído a Puerto Rico como mascotas… “mascota”, my a…!). Aunque no parece ser la única: no hace mucho, se ha estado reportando en el Aeropuerto Internacional Muñoz-Marín que estas iguanas entran a las pistas (¿cómo es eso? ¿sin un clearance de la Autoridad de los Puertos, la FAA o el DHS?), donde también se han convertido en “carne de camino” (¿será esto una traducción aceptable para roadkill?).

En fin, que ahora habrá que ver si (como lo planteaba la carta de una lectora en el periódico de hoy, 4/17/2006), de la misma manera en que en varias de nuestras autopistas hay rótulos que avisan de la “posibilidad de ganado en el rodaje” (y eso, que una vaca es evidentemente más grande que una gallina de palo… ¡el que no vea la vaca de frente tiene que estar muy mal de la cabeza!), habrá que ponerle a la PR-66 rótulos que adviertan de la “posibilidad de gallinas de palo en el rodaje”…

Escalofriante, ¿no?

Y ahora, lo que ustedes están esperando…

(Digo, ¿ustedes están esperando esto, o no?)

ESTA SEMANA (17—23 DE ABRIL DE 2006), VENIMOS “VIRA’OS”: Una mujer sobrevive a las quemaduras en su cara, mediante un injerto de piel de su esposo (¡pero esperen a ver DE CUÁL parte del cuerpo del esposo!)… ¿Cuáles son algunas de las fantasías sexuales favoritas de las mujeres? WOW!… Y ahora que tengo su atención… Una discusión por dinero entre un árabe y un judío termina de muy mala manera… ¿Se acuerdan de Lorena? Pues resulta que su hermanita quiere seguirle los pasos… La “verdadera” historia del coyote que murió la semana pasada en el Central Park de la ciudad de New York… Suenan la alarma dentro de un convento… La curiosidad natural de su edad le causa problemas a un niño y a su abuela… Un adolescente se escuda en la Biblia para que le permitan usar el carro familiar… Y… ¿Tiene usted alguna “manzana podrida” en su árbol genealógico? Pues sea “creativo” (como dice nuestro Gobernador) y aprenda a escribir una semblanza que haga que su pariente quede ante el mundo como todo un ángelito.

Así que ya lo sabe, evite convertirse en roadkill y visite Humor, Según Luis Daniel Beltrán… ¡ahora mejor que nunca!

Bueno, ahora sí los dejo. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Categorías
gasolina gobierno naturaleza noticias Puerto Rico sociedad violencia

La Mayor de Todas las Peleas

Hola, mi gente, ¿cómo están hoy? Aquí estoy de nuevo, porque lo prometido es deuda…

La semana que acaba de pasar nos ha traído toda clase de noticias. Algunas de ellas tocan de cerca mis intereses profesionales, como cuando trascendió que se estaba iniciando la ampliación de unas instalaciones hoteleras cercanas al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz-Marín (asentado en el sector turístico Isla Verde de Carolina, al Este de San Juan para quienes me estén leyendo en otros países). El problema es que las nuevas instalaciones hoteleras propuestas parecen invadir terrenos cuyo carácter es de dominio público, es decir, que le pertenecen al Pueblo de Puerto Rico en general y a nadie en particular (y esa lindeza de nuestras leyes viene “desde los tiempos de España”, ¿OK?). Eso, por no hablar de que esas obras estarían situadas de forma tal que podrían verse afectadas (¡Dios no lo quiera!) por marejadas ciclónicas y hasta tsunamis como el que afectó el Sudeste asiático el 26 de diciembre de 2004. Además, y esto es una de las quejas principales de los ambientalistas, la construcción de dichas estructuras afectaría el balneario público adyacente, el cual recién acaba de ser designado bajo el programa de playas “Bandera Azul”. Añádese a todo eso aparentes vicios en el proceso por el cual se autorizó la construcción del proyecto (de hecho, no me pregunten si ese asunto pasó por el cedazo de mi oficina alguna vez, porque NUNCA fue así), y ahí tienen todos los ingredientes para una controversia que no tiene razón de ser, pero que debe atenderse EN SERIO.

Cerca del lugar que presenta toda esta controversia, el pasado lunes 28 de febrero ocurrió un accidente aéreo cuando una avioneta que llevaba varios pasajeros (mayormente estadounidenses) con rumbo de San Juan (SJU) a las Islas Vírgenes Británicas cayó sobre unos manglares al no poder alzar vuelo como debía. Y si no han tenido oportunidad de visitar las páginas ‘web’ de El Nuevo Día u otros periódicos de Puerto Rico, sepan que la investigación del accidente arrojó… ¡que el avión había sido cargado con combustible de jet (jet-fuel)!… ¡NO ES BROMA! Sucede que el piloto de la nave accidentada hizo que la cargaran con combustible de jet, porque le resultaba menos costoso que el combustible que se usa normalmente para aviones de menor tamaño y envergadura. (Eso sí, les agradeceré que no me pregunten cuál es la diferencia entre un tipo de combustible y otro… acuérdense que yo no soy piloto, sino biólogo de pesquerías y vida silvestre en funciones de planificador, ¿OK?) Ahora bien, lo peor de todo este asunto es que el piloto de la nave accidentada, quien junto con los pasajeros tuvo que ser atendido por los médicos, parece que (como hubiese dicho mi madre, QEPD) las vio malas y no buenas y decidió HUIR (porque ésa es la palabra que le cuadra) antes que verse en medio de una investigación sobre el accidente.

Pero cobardías aparte, la noticia que más ha llamado la atención por las circunstancias extrañas en las que se dio es la del atentado contra la vida del boxeador Joseph Serrano. Y ustedes se preguntarán, ¿y quién es Joseph Serrano? Pues bien, Joseph Serrano es un joven prospecto que apenas se está iniciando en el boxeo en Puerto Rico, luego de una excelente actuación en el olimpismo local. De hecho, su primera actuación fue el sábado 26 de febrero, durante la cartelera que vio el triunfo de Miguel Cotto sobre su rival. Pues bien, la alegría que Serrano pudo haber tenido tras salir airoso en su combate de esa fecha, quedó tronchada apenas 2 días después, cuando alguien le hizo varios disparos a la cabeza y al cuerpo, mientras salía de un gimnasio en la ciudad de Caguas (al Oeste de mi pueblo de Juncos). Durante los pasados días, Serrano ha estado en una condición grave y se llegó a temer que no sobreviviría. Sin embargo, tras una delicada cirugía, parece que va en camino de una recuperación lenta, pero segura. Mientras tanto, se investiga el porqué de esa agresión, la cual no guarda sentido al decir de quienes conocen personalmente a Serrano, quienes han dicho que es una persona sana a la que no se le conocen vicios… aunque hay quien alega (por satisfacer el contraya’o morbo) que en la agresión hay una raíz pasional (¿un lío de faldas?)… La verdad es que en este país ya no hay a quién creerle…

La verdad es que cosas como lo que le sucedió a Joseph Serrano nos llevan a pensar hacia dónde estamos dejando que nuestras sociedades (supuestamente) civilizadas estén dirigiéndose. Y créanme, no es hacia un buen rumbo.

(Por lo menos una cosa buena se puede sacar de esto, y es que sucesos trágicos como éstos le están quitando un poco del protagonismo a las payasadas diarias de nuestros políticos, especialmente aquéllos que después que buscan que haya un careo que permita desarrollar ideas para ayudar a que Puerto Rico salga de su marasmo político y social, se dan a la huida, como hizo el piloto de la avioneta accidentada… Go figure! ¡Quién los entiende!)

Mientras tanto, ESTA SEMANA:

COMENZAMOS EL MES DE MARZO CON: Un individuo se empeña en poner a prueba una motocicleta con “lo último en la avenida”… Qué sucedería si Hillary Clinton fuera electa Presidenta de los EE.UU…. Un piloto aterriza su avión F-16 junto a una gasolinera (¿será el mismo de la avioneta aquélla?)… Y… Una nueva definición de lo que es un cobarde.

AÑADIDO A LA PÁGINA DE FEBRERO: Muy a propósito de lo del piloto del F-16, dos mecánicos de aviación en el aeropuerto de Atlanta se agarran “una nota” con jet-fuel.

Y SI TODO LO ANTERIOR NO FUESE SUFICIENTE…

AÑADIDO A LA PÁGINA DE 2001: Cuáles son los secretos para el éxito en la vida (y por qué los mismos se ven como si fuera la curva de notas o calificaciones de colegio).

Y con eso los dejo. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB