(Otros) Animalitos (Aun Mas) Peligrosos

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

¡Sí!  Aquí estoy de vuelta, disfrutando de un muy necesario par de semanas de vacaciones por las Navidades—o séase, the holidays, para sonar políticamente correcto—, gracias a la generosidad de la administración saliente de mi lugar de trabajo.  Tiempo que me imagino que mis jefes aprovecharán para tratar de darle caza a la pantera (o lo que se alega que es una pantera) que anda suelta por el Barrio Caimito de Río Piedras, antes que culmine el mandato de la actual administración de gobierno.  Y la verdad es que estos animales (y que conste que me refiero a aquéllos como la presunta pantera, no a quienes salieron a perseguirla, ¿OK?), queramos o no, es de preocupar que anden sueltos por ahí, alimentándose de animales domésticos, causando pavor en la ciudadanía… y convirtiéndose en la comidilla de mis querid@s compañer@s en la blogósfera.

(De hecho, muchos de los blogs puertorriqueños que enumero en el lateral de mi blog le han sacado bastante punta al tema.  Lamentablemente, yo no estoy precisamente en la mejor posición para comentar este asunto, por las razones que ya ustedes conocen.  Pero como yo digo a veces, ¿quién dijo que la vida era justa?)

Lo más malo del asunto es que, como se ha conjeturado públicamente, esto puede haber sido el resultado de que alguna persona hubiera importado ese animal a Puerto Rico de manera ilícita.  Probablemente, el responsable haya sido alguien vinculado con el bajo mundo, una de esas personas que con la ganancia económica que sacan del dolor ajeno (y ustedes saben exactamente a qué me refiero), pueden ostentar su poder—y quién sabe si hasta su dominio sobre las esferas del poder—mediante el lucimiento y la ostentación.  Vestimentas caras, automóviles de lujo (que comoquiera no serán de mucha utilidad en nuestras autopistas, ataponadas de un tiempo a esta parte), viviendas de urbanización “con acceso controlado” cuyo precio de venta comienza en “los bajos” US$500,000 (y que ciertamente ni yo me podría costear como están las cosas ahora, y mucho menos en la presente etapa de mi vida), animales exóticos arrancados de las junglas remotas de la América del Sur o del Oriente Lejano… ¡y paren ustedes de contar!

(Y aparte, aunque recién acabo de implicar que me estoy absteniendo de entrar en el tema por tratarse de una acción de la entidad gubernamental para la que yo trabajo, creo pertinente añadir el siguiente elemento a la discusión: Existe reglamentación que establece cuáles son las especies exóticas que se pueden importar a Puerto Rico, siempre y cuando las mismas no sean liberadas al medio ambiente, y que además prohíbe expresamente la importación de las especies exóticas que no sean aquéllas a las que me acabo de referir.  Para más información, échenle una mirada al Reglamento Para Regir la Conservación y el Manejo de la Vida Silvestre, las Especies Exóticas y la Caza en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, Reglamento 6765 del 10 de febrero de 2004, especialmente el Artículo 7 y el Apéndice 4 de dicho reglamento.  ¡Y ciertamente no verán allí que la pantera esté en la lista de especies permitidas! ¡Ni de chiste!)

Pero bueno, dejemos que las cosas sigan su rumbo.  Mientras tanto, quiero traer a la atención de ustedes una situación que se relaciona con un tipo de animal más peligroso que cualquier pantera, puma, chupacabras, “comecogollo”, vampiro, o algún otro animal de ésos.  Se trata de lo que a mí me da por llamar…

(Redoble de tambores, por favor…)

El Homo ignorantus histericus.

OK, yo sé que se supone (dije “se supone“) que el ser humano (Homo sapiens) es el nivel más alto del desarrollo de la vida en la tierra, supuestamente superior a todos los demás animales de la tierra (y el énfasis es con todo propósito), e incluso a los primates, de los cuales nos dice la teoría evolutiva que somos descendientes, gústele a quien le guste.  Pero a veces surge uno que otro ejemplo de entes derivados de ese nivel superior que parecen echar por tierra todos los logros de la humanidad, y encima de eso, quieren que el resto del género humano baile al mismo son que ellos.

Pues bien, el ejemplo al que me estoy refiriendo se pudo observar en todo su esplendor hace un par de semanas en los EE.UU., cuando uno o varios grupos (¿no sería mejor llamarles “manadas”?) de estos “animalitos” trataron de varias maneras de impugnar el triunfo electoral de Barack Obama como su nuevo presidente.  Para ello, estos rudimentos de ser humano acudieron a los tribunales estadounidenses para esgrimir el argumento de que Mr. Obama no es un ciudadano estadounidense natural, por haber nacido en algún otro lugar fuera de sus límites from sea to shining sea.  Veamos lo que dice este artículo de la revista Salon sobre lo que argumentan los presuntos implicados en esta “conspiración”:

The gist of the conspiracy theory is that Obama doesn’t meet the Constitution’s requirement that a president be a “natural born citizen.”  Somehow Obama is concealing the fact that he was either born in Kenya (or maybe Indonesia) or that he renounced his U.S. citizenship as a child.  One of (the) alarmists . . . said Obama is an undocumented immigrant.  Most of this “evidence” is easily debunked, though it can get confusing as it gets more feverish.

At any rate, the theory goes, Obama’s not fit to take office, and (the main alarmists), along with a few followers and . . . anti-tax activist Bob Schultz, aim to stop him.  Schultz feels so strongly about the threat Obama poses to the republic that he spent tens of thousands of dollars on full-page newspaper ads last week, and plans to hold a citizens’ conference after Inauguration Day if the courts don’t intervene — just the first step, apparently, in a process that Schultz says is devoted to resisting a government that has turned lawless.

(De hecho, si quieren reírse un poco—aunque sea para “reírse por no llorar”, como diría la que fuese mi secretaria en la oficina en la que yo trabajé al comienzo de mis labores en el DRNA—, en este otro artículo encontrarán el play-by-play de lo sucedido en la conferencia de prensa de estas “personas”.  Cualquier parecido con el cuento del pollito que se puso a proclamar que el cielo se estaba cayendo . . . ¡es pura pocavergüenza!  Y PUNTO.)

Yo no sé cómo lo vean ustedes, pero luce como que aún existen heridas abiertas en algunos sectores de la población estadounidense, que no han querido sanar.  Digo, ver a personas (creo que soy demasiado benévolo al llamarlos “personas”) que por lo demás parecen tener dedos de frente, exponer argumentos que desafían toda razón, y pretender que el público acepte dichos argumentos como si fuesen la verdad—como los “dignos” promotores que parecen ser de la máxima expresada en su momento por el propagandista alemán Paul Joseph Goebbels (1897–1945):

Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad.

(Cita tomada de Proverbia.net)

Y encima de ello, estos subhumanos se ponen en el plan de regañar a los medios de prensa (“los medios masivos liberales, como siempre”) por no darles crédito a sus exageraciones.  Y aunque yo insisto en que algunos periodistas y sus medios no son precisamente aspirantes a la santidad, por lo menos en este caso, los hubo quienes le vieron la costura al refajo y no se dejaron engañar por estas personas.  (¡Menos mal que a ninguno de estos periodistas se le ocurrió el gesto “amistoso” del periodista iraquí que le “regaló” sus zapatos al presidente George W. Bush durante su reciente visita relámpago a Irak el domingo antepasado!)

Para colmo, no parece haber indicios de que seres como éstos estén en vías de extinguirse.  Otro artículo que encontré hace unos días sobre el mismo tema indica que aunque el Tribunal Supremo estadounidense rechazó—sin dar más explicación ni estar obligado a ello—la demanda civil de un abogado del estado de New Jersey que impugnaba la ciudadanía estadounidense del mandatario entrante, ello no parece haber detenido a quienes insisten en esta controversia, ya que aún hay otros casos judiciales pendientes al respecto.  El autor de ese artículo opina que el que dichos casos se caigan en los tribunales no es más importante que la atención que se les dedique a estos subhumanos, la publicidad que ellos se puedan agenciar para su causa, y la maldad que puedan ocasionarle a la “tarjeta” objeto de sus ataques (y repito, ésa es la opinión del autor del artículo).  El autor del artículo distingue entre el escrutinio continuo que tendrán las actuaciones de Mr. Obama como el máximo funcionario público estadounidense durante el periodo 2009–2013 (algo que es parte de la vida diaria de todo funcionario público), y el ataque personalista basado en absurdos sin fin (creo que Luigi Pirandello no podría estar más que satisfecho), dirigido a hacer daño a la persona que está en vías de asumir las riendas de “la nación más poderosa del mundo”, sólo por ser “diferente” (¿por no ser un white anglo-saxon protestant?).

¿Cuántos ejemplos similares no vemos a diario aquí en Puerto Rico, de quienes se obstinan en vivir de las mentiras—ajenas o propias, o ajenas y propias—que llevan en su interior?  ¿De quienes se empeñan en atacar a quienes no se ven igual que ellos, no piensan igual que ellos, no ostentan los mismos ideales que ellos, no son iguales que ellos?  ¿De quienes se han alimentado mil veces con la misma mentira, para aceptarla como una verdad absoluta, y también para imponerla a los demás como si con ello estuvieran “salvando” a la humanidad de su propia destrucción?

Queramos o no, ésa es una clase de animal más peligroso que cualquiera otro que pueda estar suelto por ahí.  Lo importante es estar alerta al peligro siempre, y saberlo enfrentar.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho, pórtense bien, y a disfrutar las fiestas de fin de año en familia.  ¡Feliz Navidad a todos!

(¡Ah!  Y no se hagan l@s tont@s… ¡yo sé que me echaron de menos este último par de semanas! 😉 )

LDB

Se Acabo el Sol, Se Acabo la Luna, Se Acabaron las Estrellas

Powered by ScribeFire.

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Escribo esto unas cuatro horas y media después de que se conociera el resultado de la primaria de los Demócratas en Puerto Rico, hoy 1 de junio de 2008. Según lo informaron las agencias de noticias a eso de las 18:30 (22:30 UTC), la senadora por New York, Hillary Rodham Clinton, se alzó victoriosa con un 68% de los votos obtenidos, frente a un 32% de su contrincante, el senador por Illinois, Barack Obama; a esa hora, la gran mayoría de las unidades de votación (1446 de 1786, o un 81%) había sido contabilizada. Esto significa que la ex-primera dama federal obtiene unos 25 de los 36 delegados a la convención de su partido (a efectuarse en el mes de agosto en Denver, estado de Colorado), sin contar con otros 19 delegados que se escogerán por otro medio durante el mes que acaba de comenzar.

La verdad es que a mí me alegra que esta fase de nuestro atolondramiento colectivo ya haya terminado. No porque como se esperaba hubiese ganado la senadora—y aquí tengo que apuntar que fiel a lo expresado un par de mensajes atrás, yo no fui a votar en dicha primaria, por ninguno de los dos candidatos, por considerar que la misma no era nada más que un concurso de simpatías sin mayor trascendencia ni sentido genuino de compromiso—, sino porque ya dejará de ser el tema de la conversación diaria, en un Puerto Rico que necesita mirar más allá del brillo de las luces, para poder superar las dificultades que padece (o que le hacen padecer) a diario. Atrás quedará—por el momento—el alcahueteo de los políticos locales con estos candidatos, en busca de que quien se apunte el triunfo les conceda lo mismo que el buen ladrón le pidió a Jesús mientras compartían el tránsito hacia la muerte terrenal (y aquí me limito a darles la cita: Lucas, capítulo 23, versos 42 y 43). Atrás quedará el bailoteo al ritmo de reggaetón, las bebelatas con cerveza “puertorriqueña” (me pregunto si la distinguida senadora pensó que esa cerveza Presidente que se bebió para que la prensa la retratara era cerveza puertorriqueña), las promesas fabulosas de retirar a nuestros soldados puertorriqueños de los frentes de conflicto en Irak y Afganistán antes de culminar el primer año de su mandato (como dice nuestro jíbaro, “¡con la boca es un mamey!”), o de resolver nuestro más-que-centenario problema de las relaciones entre Puerto Rico y los Estados Unidos, o incluso de concederle el voto presidencial a los puertorriqueños, bajo cualquier fórmula de status que el pueblo elija…

Eso último sí que no lo entendí. ¿Significa eso que en una república independiente de Puerto Rico, yo podría votar por X o Y candidato a la presidencia de los Estados Unidos, un país que en ese escenario no estaría ejerciendo la soberanía sobre nosotros? ¿No será eso infringir en la soberanía de otro país? ¿Qué tal si alguien me agarra esa gata por el rabo?

Por lo menos, lo que importa ahora es que el Gran Circo de los Hermanos Burro presentó hoy su magna función en Puerto Rico, con los payasos, acróbatas y malbaristas por un tubo y siete llaves… ¡ah, y unos cuantos animales amaestrados! Ahora, como quien dice, todo lo que nos resta es esperar el final de esta gran gira circense. Ridi, pagliaccio!

Así que como diría “Tonio” al final de Pagliacci (ópera en un acto, de Ruggero Leoncavallo [1857–1919])…

La commedia é finita…

O dicho de otro modo… ¡Vamos a dejarlo ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Si Te Creias Que Yo No Venia…

¡Hola, mi gente!  ¡Feliz Año Nuevo 2008!

Bueno, ya se habrán dado cuenta por el título de hoy que aquí estoy nuevamente con ustedes.  Ya salimos “oficialmente” del receso navideño de 2007–2008… aunque aún habrá quien lo siga con las “octavitas”, las Fiestas de la Calle San Sebastián y otros recursos que tenemos los puertorriqueños para olvidarnos de la realidad que nos espera en el año recién iniciado.  Pero qué se va a hacer… o como lo añade un ex-compañero de labores en Recursos Naturales, “pudo haber sido peor y todavía estamos vivos”…

Aunque en todo caso, lo que nos espera parece que será mucho peor, siendo éste un año en el que habrá de todo: una contienda electoral en la que algunos de nuestros pseudolíderes pondrán todos sus huevos en la misma canasta (y yo creo que lo anterior aplica a hombres y mujeres por igual), a fin de adquirir el poder o de aferrarse al que ya tienen; más delincuencia en nuestras calles, con resultados que en los primeros siete días del año ya son de por sí funestos—desde la matanza de varias personas en asesinatos a granel, hasta el atentado que unas horas antes de yo escribir esto ha dejado con muerte cerebral a una agente de la Policía de Puerto Rico a manos de su esposo… ¡que también resulta ser un agente de la Policía de Puerto Rico!—y que la plana mayor de la Policía se limita a observar con impotencia; vientos de guerra y desasosiego en el Oriente Medio, en África y en Asia, donde parece que nadie está interesado en buscar la paz—lo que me recuerda una inscripción hecha con pintura en aerosol en un muro cercano a mi lugar de trabajo, la cual dice algo así como, “¡No queremos la paz, sólo la victoria!” (y yo añadiría, “Ya tenemos la victoria, y ahora… ¿qué haremos con ella?”)—; otro ciclo olímpico que culmina este año con el evento de verano de Pekín/Beijing 2008; y hasta las mismas payasadas con las que las figuras públicas alrededor del mundo terminaron el año anterior, como lo acaba de demostrar Britney Spears—la misma que en 2007 dejó ver a todo el mundo lo lampiña que es—al ser objeto de una intervención policial que la ha llevado a perder la custodia de sus hijos pequeños y a ser recluída por 72 hors en un hospital, me imagino que en lo que los estadounidenses llaman suicide watch).

(De momento todo esto me recordó el cuento que me hicieron de la actividad “por la paz” que se celebró en Puerto Rico mientras yo estaba de viaje por Hawaii—en asunto oficial—en agosto de 2002, especialmente en el momento en que soltaron las palomas de la paz a volar… ¡sólo para que las mismas quedaran hechas chicharrón de paloma con los fuegos artificiales que habían encendido unos segundos antes!  No es por alabar a los que organizaron ese salpa’fuera, pero… ¡Qué clase de morones!)

Así que entonces, ¿qué nos queda?  ¿Resignarnos y poner una cara de becerro mongo como la que algunos “becerros mongos” dicen que tiene el cordero en el centro del Escudo de Puerto Rico?  ¿O ponernos todos de pie y darnos a respetar, y luchar por mejorar la calidad de nuestras vidas?  Yo espero que la respuesta a mi pregunta sea la segunda…

Pero bueno, yo creo que ya estamos empezando el 2008 en una nota demasiado negativa.  Vamos a ir empezando a hacer cosas distintas.  Yo, por ejemplo, he estado varias cosas con mi sitio web y con mi blog.  Por ejemplo, habrán notado en la “nube” temática de este blog (porque no se me ocurre otra forma de traducir el término técnico tag category cloud) que ya la frase uncategorized no es tan prominente.  Lo que sucedió fue que por fin me di a la tarea de acomodar los más de 200 y pico de mensajes colocados en mi blog anterior en las categorías correspondientes (y en eso tengo que estar superagradecido de que mi blog esté ahora en WordPress.com, ya que la herramienta de manejar categorías es más fácil de utilizar que la de Blogger.com).  Esto ya debe hacer más fácil la búsqueda de mis mensajes, según el tema principal o la mención que yo hice de algún tema en particular.  Fíjense también que en la nube temática no aparece toda la retahíla de temas de las que he escrito desde que empecé este blog particuar en mayo de 2004, sino sólo los 10 temas más frecuentes.  No es por nada, pero con esto yo creo que tengo mi primera satisfacción en este año que acaba de comenzar, o sea, que no todo está perdido.

(Y eso, que no he mencionado que rediseñé mi sitio web, ahora con nuevos botones para mis páginas, pero ya esos son otros veinte pesos…)

OK, ya casi estoy por irme a hacer otra cosa.  Pero antes quisiera darles las gracias a todas las personas que leen este blog, aun si no tengo mucha oportunidad de saber quienes son.  Y por lo que puedo ver en la herramienta de estadísticas del blog de WordPress.com, ¡sí que son muchas las personas que me leen!  Para que tengan una idea, la última semana de diciembre de 2007 recibí entre 63 y 79 visitas por día, siendo el día de mayor actividad de esa semana el 12/31/2007.  En cuanto a semanas se refiere, hasta el momento las semanas de 11/11–17, 12/23–29 y 11/18–24/2007 han registrado altos volumenes de visitas únicas a mi blog (respectivamente 447, 434 y 404 visitas en cada una de esas semanas).  Y ni hablar de las visitas por mes: 135 visitas en septiembre, 952 en octubre, 1696 en noviembre y 1352 en diciembre de 2007 (no incluyo los datos de agosto porque esos no están disponibles).  Así que en otras palabras… ¡Yo tengo que estar haciendo algo bueno!

Y ya, vamos a dejar esto ahí.  Cuídense mucho y pórtense bien.  Y nuevamente… ¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!

LDB

De Susto y Susto

Saludos, mi gente.

Hoy quiero empezar en orden inverso de importancia. La verdad es que cada vez se hace más difícil sentirse seguro en el mundo de comienzos del Siglo 21. Ahora resulta que se estaba gestando una nueva trama terrorista para hacer estallar varios aviones en vuelo desde el Reino Unido hacia los Estados Unidos, y que la misma logró (¿?) ser desbaratada por las autoridades de esa nación. ¡Para qué ha sido eso! No hacen más que estornudar en el Reino Unido, para que acá en nuestro lado del charco estemos sintiendo los síntomas de una pulmonía. Ahora las autoridades federales han optado por prohibir el transporte de líquidos (incluidos los gels para el cabello… ¡lo sentimos, señor Alcalde de San Juan!) y aparatos electrónicos en el equipaje de mano, no vaya a ser que a algún terrorista local le dé por construir un artefacto explosivo que estalle y nos haga estrellar contra el mar. Como decía el coro de una canción de salsa en los 1970s… “¡Son los nervios! ¡Son los nervios!”

Pues sí, bastante razón hay para uno tener “los nervios ‘nerviosos'”. Con los eventos violentos que se están dando en Oriente Medio, entre israelíes y libaneses, entre los aliados de Irak y los disidentes, entre los aliados de Afganistán y los Talibanes… cualquier día se repiten los trágicos eventos que sacudieron al mundo en 2001 (de los que pronto se cumplirán 5 años). Y todo eso, ¿para qué? ¿Para reparar legítimamente los agravios que puedan alegar contra Occidente los países y grupos cuya ideología se basa en los preceptos del Islam? ¿O para satisfacer una sed homicida alimentada por el ego de quienes dirigen esos grupos? Y a todo esto, la respuesta a esta crisis, ¿será “estabilizar” a esos países, haciéndolos “a la imagen y semejanza” de las democracias occidentales? Digo, supuestamente ése es el propósito de las acciones que vemos hoy en día en Oriente Medio, pero no siempre lo que se ve es lo que es.

Y mientras tanto, aquí en Puerto Rico sigue oliendo mal el asunto de los legisladores aparentemente involucrados con el presunto narcotraficante asesinado hace menos de un mes. Siguen las promesas de decir la verdad “en su momento” (¿será que quieren que les se dé un break para borrar sus rastros, o para inventar un cuento superespectacular que los libre de toda culpa ante los ojos de los demás?), las evasivas, las negaciones… ¡y hasta las apariciones del difunto dondequiera que hubiera un político, un artista de reggaetón, etc.! De hecho, lo más que dio gracia fue esta semana, cuando una columnista del periódico Primera Hora (www.primerahora.com) comparó al hoy difunto con el personaje “Forrest Gump”, por su tendencia a aparecerse dondequiera que se estuviese haciendo historia. (Obviamente, si ustedes vieron la película, que yo no, saben a qué me refiero.)

Es más… creo que lo mejor que yo puedo hacer antes de terminar este tema es repetir aquí la famosa frase del adorable retardado sureño…

Life is like a box of chocolates… you never know what you gonna get!

Y por supuesto, los referidos legisladores (y Dios sabe quién más), hace rato metieron las manos en la caja de chocolates… ¡y probablemente no tienen idea de lo que acabarán por conseguir!

OK, vamos a lo que vinimos…

ESTA SEMANA (14—20 DE AGOSTO DE 2006): ¿Qué hacen los nacionales de distintos países del mundo cuando un insecto les cae en el café?… Llaman la atención de un niño por éste orinarse en una piscina pública… El pasado regresa a la vida de un capataz de finca para ocasionarle un accidente… Escalofriante relato de lo que le sucedió a un borracho cuando fue al baño… Un hombre trata insistentemente de convencer a su hermano para que no se haga una vasectomía… Y… Si usted se encuentra en una situación altamente peligrosa… ¿cómo se podrá zafar de la misma?

Visite Humor, Según Luis Daniel Beltrán.

Y vamos a dejarlo ahí. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

P.S. Por cierto, ¿alguien sabe dónde está Zuleyka, que casi nada se habló de ella esta semana? Bueno, excepto porque el Alcalde de su pueblo natal (Salinas, en la costa Sur de Puerto Rico, para quienes leen esto en el extranjero) afirmó (y después lo negó… ¡la culpa es de la prensa, como siempre!) que no la iban a poder recibir allí porque no hay dinero para organizar el recibimiento. Eso sí que es tener… esteeeeeeeeee… ¡ustedes saben lo que quiero decir!

LDB

Nosotros, Los Buenos… Ustedes, Los Malos

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Bueno, llegó el mes de julio como suele suceder después que termina junio… digo, a menos que la Asamblea Legislativa sea tan vengativa y rencorosa que quiera disponer que el calendario vuelva a enero después de junio… Pero bueno, con ello llega el momento de mirar a la primera mitad del año 2006 y resaltar todas las cosas buenas y positivas que hemos recibido hasta el momento…

¡NO! A mí tampoco se me ocurre que haya mucho positivo que enumerar. Máxime cuando a diario estamos siendo bombardeados por las malas noticias en la política y la economía. Que si no se deciden a aprobar una reforma contributiva, que si siguen permitiendo los aumentos en el costo de los renglones de necesidad del pueblo, que si aumentó el precio de la gasolina otra vez, que si los bonos de Puerto Rico se van a degradar a “chatarra”, que si nuestras “lumbreras” legislativas cayeron de pen… ¡ay, perdón! Estoy siendo redundante… Que si los legisladores aprobaron un impuesto a la venta de 7% y eso no era lo que ellos querían (5.5%/5,5%), que si después que el Senado lo aprobó según lo aprobó la Cámara de Representantes, ésta lo quiere “revisar” para que se “aclare” que donde el proyecto dice “digo” debe decir “Diego”… La verdad es que nuestros políticos del patio parece que nos ven como igual de pen… ¡y dale que es tarde!… como igual de tontos que ellos…

(Es más, probablemente todos ellos se ven retratados en esta lista.)

Bueno, el caso es que el poder ejecutivo acudió al Tribunal Supremo de Puerto Rico para obligar a que la Cámara de Representantes remitiera el proyecto en cuestión para la firma del Gobernador, sin la “aclaración” que lo ha enredado todo. Pero para complicar las cosas, ahora el Presidente de la Cámara de Representantes dice que si la decisión de ese tribunal le es adversa, él tendrá que acogerse a su “moral” y a sus “principios” para no obedecer la misma.

Y es aquí donde quiero detenerme por lo que resta del mensaje de hoy. ¿Qué clase de mensaje es éste que se le lleva a un pueblo? ¿Estará tratando de implicar el “líder” legislativo (a un verdadero líder no hay que ponerlo entre comillas) que Puerto Rico está en medio de una “guerra santa” como la que los terroristas quieren hacer ver que están librando en Afganistán, Irak e Irán? ¿Que al otro bando político, el que (le guste a él o no) domina la rama ejecutiva de gobierno, hay que verlo como un enemigo al que hay que vencer, a como dé lugar? ¿Que los miembros del bando político en la mayoría legislativa son “los buenos” de la película, mientras que el bando político que domina el poder ejecutivo y el judicial (porque hasta al enemigo lo ven vestido de toga) son “los malos”? ¿Se estarán apropiando (¿cuándo no?) del discurso de los independentistas más radicales, cuando dicen que “violar la ley del imperio es obedecer la ley de la patria”? (Aunque habría que ver cuál patria en este caso, porque de seguro en los Estados Unidos deben estarse riendo de lo que pasa aquí… LOL… LOL…)

Como yo digo siempre, mal estamos cuando quienes juran proteger y defender la Constitución y las leyes y actuar por el bien de sus conciudadanos, son los primeros que actúan bajo la creencia de que están por encima de la ley… ¡y luego se creen que quedarán impunes! Sigan descansando de ese lado…

Mientras tanto…

ESTA SEMANA (3—9 DE JULIO DE 2006), LOS ÚLTIMOS DE JUNIO (Y CON LOS DE JULIO ARRANCO LA PRÓXIMA SEMANA, ¿OK?): Dos agricultores sudamericanos “comparan notas” sobre el tamaño de sus respectivas haciendas… Inusitado pedido de una señora a su marido a la hora de prepararle el desayuno… El Viejo Oeste estadounidense ya no será igual después de la película Brokeback Mountain… Varias muestras de por qué Bill Clinton fue durante su presidencia “un peligro en la carretera”… Y… La publicidad subliminal se cuela hasta en los grupos de discusión (newsgroups).

Humor, Según Luis Daniel Beltrán. Pa’ los buenos y pa’ los malos…

Bueno, será hasta la próxima. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

P.S. Vengo a enterarme anoche de que en New Jersey está ocurriendo lo mismo que vivimos los servidores públicos hace escasamente dos meses, cuando por desacuerdos de índole presupuestaria se ha decretado un cierre de agencias públicas. Por lo menos allá no se están afectando tantos empleados públicos como aquí, es decir, 44,000/44.000 en NJ vs. 95,000/95.000 en Puerto Rico. Y lo mejor es que ocurre justo cuando en los Estados Unidos se celebra el 4 de julio, así que no parece que (por lo menos allá) haya muchos motivos para celebrar. Yo pienso estar pendiente a lo que ocurra. ¡Seguiremos informando!

LDB