Sal y agua… y arena y mangles y cienagas y tortugas y…

(SALVEDAD: A pesar de que a estas alturas debe estar entendido, aclaro que lo que sigue lo escribo en mi carácter personal y no como miembro del personal del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, DRNA.)

¡Qué es lo que hay, mi gente!

Francamente, no sé si atribuirlo a una filosofía de gobierno mal entendida y peor interpretada, o a una simple rencilla porque “los otros” lo hicieron y eso hay que borrarlo.  Lo cierto es que al final de la semana pasada, lo que se entendió en su momento como un triunfo para las organizaciones y las personas que actuamos en defensa del medio ambiente en Puerto Rico, quedó borrado de un plumazo.

A lo que me refiero es a lo sucedido la semana pasada, cuando el gobernador Luis G. Fortuño Bruset firmó una directriz para suprimir las Órdenes Ejecutivas 2007-37 y 2008-22 (suscritas por su antecesor, Aníbal Acevedo Vilá—con quien no comparto su ideología política, para que lo sepan), mediante las cuales se designaba al Corredor Ecológico del Nordeste como una Reserva Natural, y declarar el lugar como un “área de planificación especial” (que tiene implicaciones menos restrictivas que las reservas naturales).


Corredor Ecológico del Noreste (Fajardo-Luquillo, Puerto Rico)

Lo que conocemos como el Corredor Ecológico del Noreste ocupa una cabida superficial de unas 1274 hectáreas (que equivalen a 3240 “cuerdas” o 3147 acres) entre los municipios de Fajardo y Luquillo, en la costa nordeste de Puerto Rico.  El Corredor es un área cuyo valor ecológico ha sido reconocido desde los 1970s, con base en el carácter único de su diversidad biológica.  Parte de esta biodiversidad única incluye aquellas especies de plantas y animales (especialmente aves) cuyo riesgo de extinción presente o futura en el estado silvestre es entre alto y extremadamente alto, por lo que merece hacerse esfuerzos especiales para su protección y conservación.

La existencia de esta biodiversidad única se atribuye principalmente a la variedad de hábitats naturales disponibles en las seis fincas que componen el Corredor.  Estos hábitats incluyen (sin limitarnos a éstos): humedales estuarinos y aquéllos formados por la acción del agua dulce o salobre (por ejemplo, ciénagas herbáceas), un sistema de dunas residuales en el frente de playa, manglares de gran valor por su tamaño (árboles de mangle con alturas hasta de 20 metros), pantanos salobres de tipo poco común (dominados por el palo de pollo, Pterocarpus officinalis), una colina forestada de gran valor por su contenido de plantas de extremada rareza y una laguna bioluminiscente (Laguna Aguas Prietas).

Las aguas de mar circundantes a la porción costera del Corredor son parte del segmento costero preferido para el anidamiento de tortugas marinas como el tinglar (Dermochelys imbricata) y el carey de concha (Eretmochelys imbricata), especies en peligro de extinción, y en ellas también abundan las praderas de yerbas marinas, cuya vegetación es preferida por dichas tortugas y por el manatí antillano (Trichechus manatus), también en peligro de extinción.

El área del Corredor ha sido objeto de fuertes presiones, principalmente para construir allí desarrollos turísticos de tipo tradicional.  Entre éstos se incluye el desarrollo de habitaciones de hotel, condohoteles, varios campos de golf de 18 hoyos, clubes de golf, clubes playeros y unidades de vivienda multifamiliar en varios edificios (incluidas villas orientadas al golf y a las actividades playeras).  El problema es que algunos de los usos y actividades propuestos que acabo de describir no son permitidos bajo los distritos de zonificación vigentes para estos terrenos.  Más aún, distintas organizaciones ambientalistas han propuesto como alternativa para estos terrenos, los usos asociados al ecoturismo o el turismo de naturaleza, los cuales son de menor impacto ambiental y ecológicamente sostenibles.

Tijerilla o Rabijunco (Fregata magnificens)

Para poder asegurar el disfrute de los valores naturales que caracterizan al Corredor, tanto por las actuales generaciones como por aquéllas a las que (como dice un antiguo proverbio nativo americano) hemos tomado prestado el mundo en el que vivimos, el gobierno de Puerto Rico y organizaciones no gubernamentales realizaron en su momento gestiones para obtener los fondos necesarios para adquirir los terrenos que lo forman.  No se trata de un proceso sencillo, ya que requiere una serie de pasos y reviste un montón de “sutilezas” en cuyos detalles no creo pertinente entrar aquí.  No obstante, sí puedo decir que ese tipo de gestión suele ser respaldada por el levantamiento de información científica de índole ambiental, datos científicos por medio de los cuales se describen los valores naturales del lugar, y que ayudan en el proceso de diseñar las estrategias que ayudarán a proteger esos valores naturales.

Pero antes de que se me vayan a marear con lo que están leyendo, les diré una cosa: Yo sé de lo que les estoy escribiendo, por haber formado parte (tal vez no muy visible, pero no por ello menos importante) de ese proceso.

Así que podrán imaginarse cómo yo—Luis Daniel Beltrán Burgos, M.S., P.P.L.—me siento al enterarme que la nueva administración de gobierno ha anulado de un plumazo todo el esfuerzo invertido en la protección del Corredor Ecológico del Noreste.  Sobre todo, me deja muy desagradablemente sorprendido ver cuál es la razón que se invoca para esta decisión:

“Entendemos que faltó un análisis ponderado sobre el proceso que delimitaría sobre 3000 cuerdas de terreno como reserva natural.”

(Héctor Morales Vargas, presidente de la Junta de Planificación de Puerto Rico) (Énfasis añadido.)

O sea, que el ejercicio anterior mediante el cual se caracterizó el Corredor y se diseñaron las estrategias para proteger los valores naturales que le dan su importancia y su verdadero atractivo, ¿fue una pérdida de tiempo?  ¿No produjo resultados que valieran la pena?  ¿O será que los resultados de ese ejercicio son un obstáculo hacia la consecución de la aspiración de ciertos intereses, de promover el desarrollo turístico tradicional dentro de la zona?

Para mí, es una pena que se dé una situación como ésta, en la que se echa por tierra todo el esfuerzo por proteger un área de gran belleza paisajista y valor ecológico, tal vez por darle el gusto a quienes pretenden soslayar esa belleza y ese valor natural (aunque después se llenen la boca tratando de hacer creer lo contrario) mediante un desarrollo turístico tradicional.  Pero lo que me parece más penoso e inaceptable es que se pueda estar escondiendo algún otro motivo detrás de la implicación de que no se hizo un ejercicio responsable de análisis que llevara a la designación del Corredor Ecológico del Noreste como Reserva Natural (y en su lugar, se designe la misma área como “área de planificación especial”).

Ojalá y al final las consecuencias para los terrenos del Corredor Ecológico del Noreste no sean tan severas… pero yo no estoy muy optimista que digamos.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta luego!


Otras fuentes sobre este tema:


P.S. No quiero despedirme por hoy sin darle la más cordial bienvenida a un blog que tal vez ustedes habrán visto en la lista de novedades en RSS, bajo el título Ecoturismo y Ambiente.  A partir de este momento, dicho blog se conocerá como la Revista Atabey.  El mismo continúa como hasta el momento, dirigido por la periodista Marielisa Ortiz Berríos, con quien he compartido en varias actividades profesionales, y de quien me consta personalmente su gran capacidad y dedicación a los temas medioambientales y de planificación.

Lamentablemente, Marielisa pasó a formar parte del “selecto” grupo de compañeros del servicio público cuyos despedidos entran en vigencia al final de la semana que entra en enero de 2010.  No obstante, tengo la certeza de que ésta o cualquier otra misión que emprenda desde aquí en adelante, ella la acometerá con dignidad y profesionalismo, sea dónde sea.

(Y si quieren tener una idea de lo que les digo, sólo tienen que ver la entrada en la que ella explica la mudanza de su blog.  De hecho, me alegra mucho que sea a WordPress.  ¡Magnífica elección!)

¡Buena suerte, Marielisa, y que siempre vengan cosas buenas para ti!


LDB

Historia de dos lideres: . . . y los primeros cien dias del otro

¡Qué tal, mi gente!

Aunque con una semana de retraso, lo prometido es deuda, y ahora es que me toca escribir algo sobre los primeros 100 días de Barack H. Obama como presidente de los Estados Unidos, los cuales se cumplieron el día 29 de abril de 2009—exactamente el mismo día en el que el gobernador Luis G. Fortuño Bruset rendía al país su mensaje presupuestario, en el que se incluía su plan para la “recuperación” de las finanzas públicas, aunque a costa de 30000 empleados públicos a los que se pretende despedir, pero ya esa es otra historia.

Y como dije un par de entradas atrás, estos primeros 100 días han sido bastante intensos a su propia manera.  Han sido días en los que se ha visto de todo en la naciente administración federal.  Desde el “arranque en fa” con la firma de una directriz ejecutiva para cerrar—en el plazo de un año—el campamento penal en la base naval estadounidense de Bahía Guantánamo en Cuba (donde aún están presos algunos de los sospechosos en la "guerra contra el terrorismo" de la administración de George W. Bush), hasta el plan de “estímulo económico” de US$787 mil millones con el que se pretende paliar la crisis en la economía estadounidense, la cual está en una situación bastante difícil, aunque no todo lo mala que podría ser.

La cuestión es que desde el mismo primer día de trabajo, el presidente Obama ha puesto su empeño en cumplir las promesas que hizo en su campaña electoral, aunque a lo largo del camino, él debe haber descubierto que no todas las promesas que él hizo serán fáciles de cumplir (y aún falta un trecho bien laaaaaaaaaargo por recorrer).  Aun aquéllas que algunos sectores considerarían “peligrosas” para el bienestar de los estadounidenses y para la “seguridad nacional”—como el cierre del campamento penal en Guantánamo y la divulgación de los memorandos secretos del gobierno federal sobre las torturas “técnicas especializadas para la obtención de inteligencia”.  (Y por favor, recuerden lo que dijo una vez George W. Bush: “Estados Unidos no tortura a sus prisioneros”.  Me imagino que a la vez que dijo eso, él no asentía con la cabeza, porque ahí sí que estamos mal…)

Aunque francamente, yo no veo que los alarmistas de la vida aclaren cuán peligroso puede ser para su país, por ejemplo, que se sepa la verdad sobre las “técnicas especializadas para la obtención de inteligencia”, o aun que se proteja la integridad de la conservación de los recursos naturales y el medio ambiente, con una base científica sólida (tema que me toca bastante de cerca, por razones que ustedes ya conocen).  Y esto último es importante si se quiere despejar toda duda levantada a causa de la toma de decisiones de claro corte político partidista en acciones que afectan la vida de los ciudadanos, positiva o negativamente (como restringir la investigación científica con las células madre o stem cells—porque para conseguir nuevas líneas de esas células hay que utilizar bebés abortados, y eso es un anatema para la derecha reaccionaria con base “religiosa”—, abrir a la exploración petrolera las áreas naturales de gran valor como el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico en Alaska, disminuir las protecciones legales para las especies amenazadas o en peligro de extinguirse, etc.).*

Pero eso no ha sido lo único.  En todos esos 100 días, el presidente Obama ha estado llevando a cabo acciones para presentarse en la escena mundial como la clase de líder que pretende que queden atrás los vicios de una política internacional matizada por la toma de partidos (“el que no esté con nosotros está en nuestra contra”) y por el ejercicio de solucionar de la peor manera posible la crisis a la que Estados Unidos y el mundo se vieron arrojados con los infames actos terroristas del 11 de septiembre de 2001.  No todos los beneficiarios prospectivos, como Irán, han quedado satisfechos—en ese caso, porque el liderazgo iraní se siente como que los occidentales no quieren quitarle el guante de la cara en lo de su supuesta ambición nuclear con fines “pacíficos”.  Sin embargo, otros parecen ver una oportunidad para limar algunas de sus asperezas con los Estados Unidos, aun cuando de todos modos sigan atrincherados en sus propias posiciones ideológicas.  Tal parece ser el caso de Venezuela, como lo demostró el gesto de su presidente, Hugo Chávez Frías, de estrechar la mano de su homólogo estadounidense y obsequiarle un ejemplar—en español, en el que no creo que el nuevo presidente estadounidense tenga alguna fluidez—del libro, Las venas abiertas de América Latina, por el uruguayo Eduardo Germán Hughes Galeano, una fuerte denuncia contra la explotación de las riquezas latinoamericanas por los países industrializados, a un alto costo social y político.  (Libro del que, por cierto, yo también tengo un ejemplar en mi biblioteca, y que me propongo leer de nuevo en los próximos días.)

Por supuesto, no han faltado las críticas contra el presidente Obama, principalmente provenientes de personeros de la derecha política republicana que, más que una genuina preocupación por el rumbo que toma su nación, lo que destilan es rencor, con un matiz de revanchismo político.  Por lo menos, para mí ésa es la explicación de que muchos de estos personeros expresen su esperanza de que el presidente Obama fracase en su mandato.  ¿Por qué?  ¿Será porque se dejaron vencer por alguien “distinto” (interprétese como se interprete) y eso no les hizo gracia alguna?  ¿Será por que no tienen nuevas ideas que ofrecer a su pueblo?  ¿Será porque no creen en la constante del cambio, en que deben evolucionar con la misma sociedad que dicen representar?  ¿Será porque no tienen la capacidad para admitir—y afrontar con valentía—las fallas de su propia ideología, los puntos débiles, los defectos, a fin de corregirlos y ponerse en pie como fuerza política válida?

(Por supuesto, esto no significa necesariamente que los demócratas estadounidenses son hermanitas de la caridad, en tanto su interés en una mayor intervención del gobierno en la vida de sus ciudadanos es igual de “saludable” que la confianza desmedida del gobierno en el “dejar hacer” para impulsar la economía—la misma confianza que ha llevado a los estadounidenses al hoyo económico en el que están al presente.)

A mi juicio, el presidente Obama es una persona bastante carismática, que ha exhibido un gran arraigo entre sus conciudadanos y una gran admiración en otros países (por no hablar de que ha sabido aprovechar la Internet y los nuevos medios tecnológicos para conectarse con sus conciudadanos y con el mundo), y que en sus primeros 100 días de mandato ha mostrado una disposición para atacar los problemas que los afectan y buscarles soluciones, si posible dentro de un espíritu de colaboración bipartidista (aunque como ya expresé, no todos parecen estar en esa misma onda… ¡igualito que aquí!).  Así que a mí me parece que él le ha sacado bastante partido a sus primeros 100 días como presidente de la nación más “poderosa” del mundo…  Y entonces, ¿qué se esperará para los restantes 1361 días (o en el mejor de los casos, 2822 días)?  Ya veremos qué sucede.

¡Y vamos a dejar la “Historia de dos líderes” ahí… por lo pronto!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.


* Sobre la restauración de la integridad científica en el ámbito del gobierno federal vea: Memorandum for the Heads of Executive Departments and Agencies, del día 9 de marzo de 2009.


LDB