No quería decir, “¡Te lo dije!”, pero…

¡Ah, de eso es de lo que se trata!  Esto explica muchas cosas…

Eso fue lo primero que pensé esta mañana cuando escuché en la radio lo que trascendió en la prensa local, de que varios legisladores y figuras de alto nivel cabildearon a mediados de la década de 1990, durante la administración del gobernador Pedro J. Rosselló González, por la libertad de quien década y media más tarde es el narcotraficante más buscado por las autoridades de Puerto Rico y la República Dominicana.  Según lo publica Primera Hora,

El hombre más buscado por las autoridades puertorriqueñas y dominicanas, José Figueroa Agosto, siempre pareció estar en control de su situación y entorno, pero su prestigio como criminal resultó enaltecido por sus poderosos aliados en las altas esferas del Partido Nuevo Progresista (PNP).

De hecho, la notoriedad que había cobrado como un poderoso narcotraficante en ningún momento pareció eclipsar su relación con una de las figuras más respetadas y queridas del PNP, el representante Antonio “Toñito” Silva, y otros altos e influyentes funcionarios de la misma colectividad política que habían cabildeado intensamente para que el asesino convicto recibiera un indulto o una clemencia ejecutiva.

[…]

Según documentan cartas en posesión de Primera Hora, el ex alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, su hijo y eventual sucesor Ramón Luis Rivera Cruz, el ex procurador del Ciudadano Carlos López Nieves, el ex alcalde de Toa Alta y convicto por corrupción Ángel “Buzo” Rodríguez Cabrera y el ex representante Manuel Marrero Hueca figuran en una lista de who’s who de funcionarios que abiertamente intercedieron por el narcotraficante.  Se cree que muchos otros políticos azules habían mostrado su apoyo al ex campeón de un torneo de lanchas rápidas de Don Q Cristal de 1994.

Aun cuando cumplía una sentencia de 209 años de cárcel por el secuestro y asesinato de un gruero que supuestamente había perdido un cargamento de un traficante colombiano, mucho antes de fugarse de la antigua Penitenciaría Estatal de Río Piedras para dirigir una operación multimillonaria de tráfico de cocaína, el “Tiguerón de la coca” Figueroa Agosto gozaba de una serie de beneficios que lo colocaban en una categoría privilegiada en comparación con todos los otros reclusos del sistema correccional del país.

[…]

Meses después de que las autoridades descubrieran la fuga de Figueroa Agosto, ocurrida el 5 de noviembre de 1999, el Negociado Federal de Investigaciones (FBI) intentó localizar el reporte de un oficial sociopenal sobre las reuniones que éste sostenía con el legislador, pero el mismo desapareció del expediente del Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) del Departamento de Justicia.  “Se sentaban en un escritorio y hablaban de lo más normal.  Lo visitó unas cuatro a cinco veces antes de que se fugara.  Llegaba a la institución en su vehículo oficial y las visitas siempre me parecían sospechosas.  ¿Qué hacía un legislador como ‘Toñito Silva’ reuniéndose con una persona como Junior Cápsula?  No me lo podía explicar”, indicó una fuente que presenció las visitas de Silva al capo en la Unidad de Tratamiento Intensivo (UTI) del antiguo complejo de Río Piedras.

(FUENTE: Junior Cápsula con poderosos aliados en las altas esferas del PNP — Primera Hora, San Juan, P.R., 9 de marzo de 2010Y como es de esperarse, los énfasis los añadí intencionalmente, ¿OK?)

Francamente, es algo que yo no entiendo (y mientras la historia insista en su mal hábito de repetirse, lo entenderé cada vez menos).  Claro está, lo que preocupa no es tanto qué hace un legislador, o un alcalde, o algún otro funcionario público, activo o retirado, en reuniones con un conocido delincuente—digo, conocido para mucha gente, menos para el hoy ex-legislador Silva, que se ha cantado “ignorante” o “inocente” al respecto—, sino por qué figuras de poder e influencia en la vida pública de nuestro país tienen que interceder por una figura del bajo mundo.  A mi juicio, eso se presta para pensar que hay “dedos amarrados”…

Y si ustedes leen las cartas que muchos de las figuras mencionadas arriba escribieron en apoyo a sus solicitudes de indulto o clemencia—en las que se describe a Figueroa Agosto como “un buen esposo y padre de familia”, como “un pilar de la comunidad”, como “una persona honesta y trabajadora”—, tendrán que preguntarse, ¿estamos hablando de la misma persona?  (Digo, esa charada le funcionó bastante bien a Pablo Escobar en Colombia y a “Coquito” en Puerto Rico, aunque ninguno de los dos está vivo para testimoniarlo.)  Tal vez en el mejor de los casos, estos líderes políticos sólo conocían una cara de la moneda, o por lo menos, un ángulo de la personalidad de este individuo.  Ese ángulo de la persona de apariencia honesta, servicial, dispuesta a ayudar al prójimo en momentos de necesidad… pero que al darle la espalda sale a la luz su lado siniestro, la cara de quien se rodea de lujos, de influencias, de poder, a costa del dolor y el sufrimiento que el vicio de la cocaína y demás drogas le causa a otros (no a él), de aquél a quien, o le cumples su expectativa, o firmas tu sentencia de muerte.

Tal vez viraron la cara para no ver ese ángulo siniestro.  Tal vez viraron la cara porque eso les importa poco o nada.  ¡Quién sabe!

Me pregunto (como en otras ocasiones me he preguntado a través de este blog) si estas figuras políticas tendrán conciencia de lo que esto significa, y sobre todo, de las consecuencias potenciales que ello les puede acarrear (incluido el daño que ello le puede hacer a su reputación como personas, y a la reputación de la institución política a la que dicen representar—y que comoquiera hace tiempo que está bastante maltrecha).  Yo quisiera pensar que eso no llegará a ocurrir, pero… ¿qué tal si a “Junior Cápsula” se le ocurriera “pasarle la factura” a las figuras políticas que lo apoyaron?

No me gustaría pensar en ello.  Pero como la historia tiene el mal hábito de repetirse y las lecciones del pasado se olvidan demasiado pronto… y no quiero tener que estar diciendo, “¡Te lo dije!”…

¡Vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta la próxima.

LDB

Cuando Lo Malo Es Malo Hay Que Borrarlo

¡Hola, mi gente! Esto ES lo que está ocurriendo.

Hoy en realidad no tengo deseos de escribir mucho. Sin embargo, creo que amerita que escriba hoy una recapitulación sobre el tema de la semana pasada, relacionado con los murales que glorifican la imagen de los delincuentes (y lo que ello representa como el desahogo de un sector del pueblo, cuando los modelos de conducta aceptable no están a su alcance por las razones que sean). La cosa es que esta semana pasada se efectuó la colocación de pintura nueva en la misma pared del residencial público Torres de Sabana, en Carolina (al Este de San Juan, para los lectores latinoamericanos), donde estaba el mural al presunto narcotraficante conocido como “Coco el Pelotero” o “Coquito” (que como ya he dicho, ha sido vinculado de una manera u otra con varios legisladores estadoístas). Lógicamente, la acción no fue del agrado de muchos de los residentes del residencial, que alzaron la bandera de la “libertad de expresión” y taca-taca-taca-qué-culpa-tiene-la-estaca…

OK, como dijo una vez un ex-compañero de mi oficina, “no siempre se gana”… pero por lo menos ése debe ser un primer paso. Ahora bien, ¿qué tal si quienes tienen que dar el ejemplo de decencia, dignidad, integridad, etc., empiezan a cumplir con su parte del contrato social? Digo, para eso es que el pueblo los pone donde los pone, ¿no?

Pero bueno, cambiando de tema…

ESTA SEMANA (25 DE SEPTIEMBRE—1 DE OCTUBRE DE 2006): Un avión está a punto de estrellarse, y las modelos mejor cotizadas del mundo se tienen que preparar para lo peor… Se revuelve el gallinero… literalmente… cuando una gallina llama a la rebelión en la finca… Y… En el mostrador de lencería de una tienda, una clienta hace una petición… ¡muy particular!

Si quiere saber qué es lo que la clienta de lencería quiere, visite Humor, según Luis Daniel Beltrán.

¡Y vamos a dejarlo ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Cuando Lo Bueno Es Malo y Lo Malo Es Bueno

Saludos, mi gente. ¡Esto es lo que está ocurriendo!

He aquí una escena que podría ocurrir en cualquier gran ciudad de América Latina o del mundo. Digamos que las fuerzas del orden público hacen una incursión policial en un sector de la ciudad donde viven personas de escasos recursos, en un montaje que no dista mucho del de una reservación indígena. Llámese al lugar un residencial público, caserío, barriada, arrabal, favela… ¡no importa cómo se le llame! De momento, se detecta en una pared del caserío un enorme mural con la imagen de lo que aparenta ser una gran figura en ese lugar, en actitud desafiante con una o varias armas en las manos, mirando indolente a su entorno en apariencia de ser el gran líder, el salvador, el gran benefactor de los desposeídos… no sin una ayudita de uno o dos individuos armados vistos en silueta.

Pues bien, algo similar fue lo que trascendió la semana pasada, luego de que la policía de Puerto Rico hiciera una serie de intervenciones en varios residenciales públicos (lo que en New York se conoce como los projects, o proyectos de vivienda pública) de la zona metropolitana de San Juan, en busca de un conocido narcotraficante que anda suelto mientras escribo esto. Durante una de esas intervenciones, la policía encontró un mural en el que se glorificaba a un narcotraficante fallecido en 2003 tras un tiroteo, posiblemente un enfrentamiento con la propia policía, o tal vez el producto de alguna “cañona” que su propia gente le habría “tirado” (o como quien dice, una trastada que alguno de los suyos le habría hecho). El mural reflejaba un desafío a las propias autoridades, al implicar que los propios secuaces del narcotraficante tomarían venganza contra éstas a su debido tiempo.

Por otra parte, también se dio a conocer la existencia de otro mural, en otro residencial público metropolitano, en el que se glorificaba la imagen del narcotraficante que tras su muerte ha sido vinculado con varios legisladores del distrito en el que residía (al que como dije en un mensaje anterior, una columnista local se refirió como el Forrest Gump boricua). En este caso, vemos como la efigie del individuo está rodeada de uno de los edificios del residencial donde (según se dice) “hacía sus negocios”, rodeado de algunos signos del “progreso” que el resto de nosotros les hemos permitido (como las antenas parabólicas de DirecTV o de Dish Network) y con uno o dos francotiradores apostados en la azotea, velando por los intereses del dueño del “punto” de drogas…

Al ver cosas como esa, las preguntas que yo me hago son: ¿Cómo es que hemos llegado a esto? ¿Cómo es posible que haya quienes tratan de descargar su ira y frustración con un sistema social injusto, que los trata, no como la gente capaz de poner su vida en orden y aportar al bien común (y le guste a quien le guste, ésa es la realidad), sino como mucho menos que eso, mediante la idolización de personas que cometen acciones que van en contra de ese mismo bien común? ¿Será que no existen en nuestra sociedad modelos de conducta social más adecuados y asequibles? Claro, mientras los que dicen ser nuestros líderes políticos y religiosos se sigan comportando de la manera indecorosa que los ha caracterizado de un tiempo a esta parte…

¿Será que no hay voluntad entre quienes tienen (como lo cantaba Alberto Cortez) “la sartén por el mango… ¡y el mango también!”, para atender las necesidades de ese sector de nuestra población? Sí, porque cuidado que los representados en esas imágenes, parece que tenían un “guille” de Pablo Escobar, de quien se dice que ayudó al bienestar social de los pobres en la comarca colombiana de la que él era el dueño-y-señor, el rey (así, con minúsculas), aunque fuera con el dinero sucio, producto del dolor y sufrimiento que causa la droga…

Total, cuando la gente de los caseríos y las áreas de pobreza económica y social cuenta para los seudolíderes del país, es únicamente cuando llega la campaña para las elecciones generales… ¿pero qué ocurre después? ¿Le dejarán el canto al narcotraficante, al dueño del “punto”? Y entonces, ¿será hasta el próximo ciclo de campaña electoral?

Sumamente lamentable. Pero bueno, cambiemos de tema…

ESTA SEMANA (18—24 DE SEPTIEMBRE DE 2006): En la vida siempre hay (por lo menos) dos posibilidades… Conozca un método novedoso y brillante para escoger sus futuros empleados… Lea las “gemas” intelectuales de una ministra de cultura, que no tiene NADA que envidiarle a los políticos puertorriqueños… Los más increíbles relatos en los informes de accidente vehicular… El creador de los chistes de You Might Be A Redneck! nos enseña cómo es la gente en Illinois… El dueño de un patito trata de ayudarlo con su inhabilidad para comer… Y… Un viejito canoso y setentón se pone muy orondo luego de que su esposa (¡¡¡de apenas 22 añitos!!!) da a luz gemelos.

Visite Humor, según Luis Daniel Beltrán.

¡Y vamos a dejarlo ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

De Susto y Susto

Saludos, mi gente.

Hoy quiero empezar en orden inverso de importancia. La verdad es que cada vez se hace más difícil sentirse seguro en el mundo de comienzos del Siglo 21. Ahora resulta que se estaba gestando una nueva trama terrorista para hacer estallar varios aviones en vuelo desde el Reino Unido hacia los Estados Unidos, y que la misma logró (¿?) ser desbaratada por las autoridades de esa nación. ¡Para qué ha sido eso! No hacen más que estornudar en el Reino Unido, para que acá en nuestro lado del charco estemos sintiendo los síntomas de una pulmonía. Ahora las autoridades federales han optado por prohibir el transporte de líquidos (incluidos los gels para el cabello… ¡lo sentimos, señor Alcalde de San Juan!) y aparatos electrónicos en el equipaje de mano, no vaya a ser que a algún terrorista local le dé por construir un artefacto explosivo que estalle y nos haga estrellar contra el mar. Como decía el coro de una canción de salsa en los 1970s… “¡Son los nervios! ¡Son los nervios!”

Pues sí, bastante razón hay para uno tener “los nervios ‘nerviosos'”. Con los eventos violentos que se están dando en Oriente Medio, entre israelíes y libaneses, entre los aliados de Irak y los disidentes, entre los aliados de Afganistán y los Talibanes… cualquier día se repiten los trágicos eventos que sacudieron al mundo en 2001 (de los que pronto se cumplirán 5 años). Y todo eso, ¿para qué? ¿Para reparar legítimamente los agravios que puedan alegar contra Occidente los países y grupos cuya ideología se basa en los preceptos del Islam? ¿O para satisfacer una sed homicida alimentada por el ego de quienes dirigen esos grupos? Y a todo esto, la respuesta a esta crisis, ¿será “estabilizar” a esos países, haciéndolos “a la imagen y semejanza” de las democracias occidentales? Digo, supuestamente ése es el propósito de las acciones que vemos hoy en día en Oriente Medio, pero no siempre lo que se ve es lo que es.

Y mientras tanto, aquí en Puerto Rico sigue oliendo mal el asunto de los legisladores aparentemente involucrados con el presunto narcotraficante asesinado hace menos de un mes. Siguen las promesas de decir la verdad “en su momento” (¿será que quieren que les se dé un break para borrar sus rastros, o para inventar un cuento superespectacular que los libre de toda culpa ante los ojos de los demás?), las evasivas, las negaciones… ¡y hasta las apariciones del difunto dondequiera que hubiera un político, un artista de reggaetón, etc.! De hecho, lo más que dio gracia fue esta semana, cuando una columnista del periódico Primera Hora (www.primerahora.com) comparó al hoy difunto con el personaje “Forrest Gump”, por su tendencia a aparecerse dondequiera que se estuviese haciendo historia. (Obviamente, si ustedes vieron la película, que yo no, saben a qué me refiero.)

Es más… creo que lo mejor que yo puedo hacer antes de terminar este tema es repetir aquí la famosa frase del adorable retardado sureño…

Life is like a box of chocolates… you never know what you gonna get!

Y por supuesto, los referidos legisladores (y Dios sabe quién más), hace rato metieron las manos en la caja de chocolates… ¡y probablemente no tienen idea de lo que acabarán por conseguir!

OK, vamos a lo que vinimos…

ESTA SEMANA (14—20 DE AGOSTO DE 2006): ¿Qué hacen los nacionales de distintos países del mundo cuando un insecto les cae en el café?… Llaman la atención de un niño por éste orinarse en una piscina pública… El pasado regresa a la vida de un capataz de finca para ocasionarle un accidente… Escalofriante relato de lo que le sucedió a un borracho cuando fue al baño… Un hombre trata insistentemente de convencer a su hermano para que no se haga una vasectomía… Y… Si usted se encuentra en una situación altamente peligrosa… ¿cómo se podrá zafar de la misma?

Visite Humor, Según Luis Daniel Beltrán.

Y vamos a dejarlo ahí. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

P.S. Por cierto, ¿alguien sabe dónde está Zuleyka, que casi nada se habló de ella esta semana? Bueno, excepto porque el Alcalde de su pueblo natal (Salinas, en la costa Sur de Puerto Rico, para quienes leen esto en el extranjero) afirmó (y después lo negó… ¡la culpa es de la prensa, como siempre!) que no la iban a poder recibir allí porque no hay dinero para organizar el recibimiento. Eso sí que es tener… esteeeeeeeeee… ¡ustedes saben lo que quiero decir!

LDB

Dime Con Quien Andas…

Saludos, mi gente.

Yo siempre estoy diciendo, como lo saben quienes tienen la cortesía de leer lo que escribo en este blog, que algo está terriblemente mal cuando quienes juran ante Dios (el Ser Supremo según cada quien lo entienda) y ante los seres humanos obedecer y respetar las leyes y las instituciones políticas de un país, y actuar en favor del bienestar del pueblo al que juran servir, son los primeros en actuar de manera contraria a lo que han jurado. Y si estas personas exhiben lo que aparenta ser alguna afinidad con elementos destacados en el ámbito de quienes violan abiertamente esas mismas leyes en busca de su lucro particular, ciertamente el cuadro que se conforma es poco halagador.

Tal ha sido el caso desde que se produjo la muerte por asesinato, hace una docena de días atrás, de un conocido empresario de música de reggaetón y presunto traficante de narcóticos (conocido en la calle como “Coquito” o “Coco el Pelotero”), cuya sede era la ciudad de Carolina (al Este de San Juan, para quienes leen esto en el exterior). Aparte de todos los delitos (en los que hubiese participado directa o indirectamente) que se le pudiesen atribuir (y de ninguno de los cuales se le pudiera haber convicto, ya que en varias ocasiones logró zafarse de responder por los mismos), su mayor mérito parece haber sido su aparente influencia sobre varios líderes políticos (específicamente legisladores novoprogresistas del distrito que incluye la ciudad antes mencionada). Desde el liderazgo de una comisión legislativa de seguridad pública (¡!), cuyo presidente ha sido vinculado fuertemente con el occiso en este asunto, hasta dos senadores que aparentemente habrían preguntado por su estado de salud en los días previos a su muerte, “como lo haría con cualquier constituyente (sic) de su distrito”… ¡Ay, por favor! Aquí ha habido de todo: vistas oculares a varias instalaciones penales de la Isla, en las que el occiso habría acompañado a la comisión (¿como asesor?); una licencia de portación de armas de fuego para el occiso, tramitada personalmente por el legislador al que me refiero a mitad de este párrafo; negaciones de muchos de los señalados de haber conocido al hoy occiso, para luego dar un reversazo cuando se les pone la evidencia en su propia cara; intentos de señalar a “los otros” como implicados, para desviar la atención de “los míos”… ¡para que luego resulte que quienes hacen los señalamientos también habrían coincidido con el occiso en alguna actividad!

Y luego estos pseudolíderes quieren hacernos creer que son unas blancas ovejas, limpias e inmaculadas… Pero en el proceso, han dejado ver pedazos de su verdadero rostro. Y todo eso, gracias a (si no a pesar de) un elemento delictivo que de una forma u otra, los atrapó a todos ellos en sus redes…

(… y que dicho sea de paso, por lo menos nos hizo olvidarnos por un momento de… Zuleyka por aquí… Zuleyka por allá… Zuleyka por delante… Zuleyka por detrás.)

Definitivamente, éste es el momento de que quienes se han dejado ver en compañía del ahora desaparecido narcotraficante den al pueblo explicaciones serias y convincentes. Sobre todo, es el momento de que los implicados mediten en las consecuencias desatrosas—para ellos como personas y como ocupantes de puestos electivos, y para quienes depositaron en ellos su confianza—que les podría acarrear esa juntilla. Después de todo, creo que tal vez a ninguno de ellos le agradaría verse (a sí mismos o a sus familias) en la misma situación que a diario pasan las víctimas de la ira de los narcotraficantes (y ustedes entienden a qué es a lo que me refiero)…

OK, ya me cansé de esa porquería. Vamos a lo que vinimos…

ESTA SEMANA (7—13 DE AGOSTO DE 2006): COMPLETANDO EL MES DE JULIO: Un médico recién graduado obra un milagro en un pueblito… ¡pero tal vez tendrá que arrepentirse después!… Y… La tierna (¡ja!) historia de un pescador, una serpiente y una rana. LO NUEVO EN EL MES DE AGOSTO: Antes de irse de viaje, una pareja se ve en apuros por culpa de su gata… Un nuevo estudio científico da al traste con lo que ustedes y yo conocemos sobre la iluminación… Y… Un hombre está en tremendo aprieto por causarle un grave problema a su suegra.

Humor, Según Luis Daniel Beltrán. Aquí todo el mundo es bienvenido… pero ¡cuida’o!

Y vamos a dejarlo ahí. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB