La Transicion de don Tomas

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Puerto Rico amaneció el jueves pasado (15 de enero de 2009) con la noticia de la muerte de uno de los pioneros de la televisión en Puerto Rico, nacido Lucas Tomás Muñiz Ramírez, pero mejor conocido como Tommy Muñiz (o más sencillamente, don Tommy).  Persona de gran talento en la televisión, a la que ayudó a levantar desde sus comienzos con sus producciones en distintos géneros: comedias, telenovelas, variedades, programas de entrevistas, entre lo que puedo enumerar “a la carrera”.  Dueño en su momento de una emisora de radio (WLUZ-AM), que dedicó principalmente a difundir la música “del ayer” puertorriqueño (yo más bien la llamaría “música de siempre”), y una estación de televisión (la actual WSTE-TV/DT, a la que también puso las mismas siglas que a su radioemisora).  Dueño del “Monoloro” (situado en Carolina, al Este de San Juan), uno de los dos parques zoológicos que operaron comercialmente en Puerto Rico, durante la década de 1970.  Dueño de la “Hacienda Don Tomás” una operación de crianza de caballos para el hipismo, uno de cuyos ejemplares alcanzó la victoria en uno de los “clásicos” anuales en el entonces  Hipódromo ‘El Comandante’ (el actual Hipódromo Camarero)…  Y hasta actor de cine cuya naturalidad y espontaneidad lo llevó casi a las puertas de ganarse un Academy Award®* estadounidense por su actuación estelar en Lo Que Le Pasó a Santiago

Hay muchas cosas que se han dicho ya sobre él, especialmente lo que han reseñado los medios de prensa locales, que lo que más lamento es que ya no quede mucho más que decir.  Sin embargo, puede ser que algunos recuerdos personales ayuden a sazonar el tema.  Como cuando a finales de la década de 1960 él trajo a la televisión de Puerto Rico un concepto diferente de comedia, aparentemente tomado a préstamo de un programa exitoso que ya existía en la televisión estadounidense de la época, Rowan & Martin’s Laugh-In: chistes rápidos y en sucesión, música incidental, bailarinas que hacían un “puente” entre chiste y chiste…  Por cierto, yo escuché decir alguna vez que cuando se le quiso poner un título al programa, nadie tenía ni p…erra idea de cómo llamarlo, hasta que alguien (puede que nunca sepamos si fue don Tommy o no), presuntamente en su frustración, se atrevió a decir “¡esto no tiene nombre!”… ¡y así se quedó el programa!  ¡Esto No Tiene Nombre!  Y como dicen por ahí, el resto es historia.  Una historia que yo seguí fielmente los viernes por la noche, desde sus comienzos hasta que se canceló a finales de la década de 1970.

¿O qué tal si les digo que en su programa de entrevistas de los miércoles en la noche (El Show de Tommy), don Tommy fue—a mi mejor entender, que conste—el primer productor en la televisión comercial de Puerto Rico en presentar los detalles de una operación quirúrgica de extirpación de seno (mastectomía radical)?  No puedo precisar en qué año se presentó el vídeo de esa operación, pero ciertamente fue una movida bastante arriesgada para su tiempo.  Y sí, yo vi la operación “en todos su gloriosos detalles” (si me disculpan la expresión), desde la preparación de la paciente (que creo que era anónima) hasta la conclusión de la cirugía, desde la primera incisión en el seno afectado hasta la colocación de las suturas.  A mi mejor entender, esta movida tuvo su propósito de crear conciencia entre la teleaudiencia femenina, sobre una de las consecuencias que acarrea el cáncer del seno y cómo las mismas pueden prevenirse con la consulta médica y el autoexamen periódico del seno.  E imagino que muchas habrán sido las mujeres que le estuvieron agradecidas de haber presentado ese vídeo en su programa.

¿Y cómo olvidar los malabares que don Tommy, en su personaje de “Juan Bautista García”, tenía que hacer para lidiar semanalmente con las situaciones en las que lo ponía su familia, Los García?  Esa misma naturalidad y espontaneidad que mencioné arriba fue una de las cosas que ayudaron a que esa comedia de situaciones se quedara grabada en el corazón de todos nosotros, los que la veíamos cada martes en la noche…  Y no voy a seguir escribiendo más recuerdos para no pecar de estar diciendo más de lo que ya otros han dicho.

Ahora bien, una cosa que tal vez se haya dicho mucho en estos últimos días, pero que no estaría de más que yo la escriba aquí, es que el mayor atributo que caracterizó a don Tommy Muñiz fue su amor por ésta, su tierra, Puerto Rico.  Su deseo de ayudar al talento puertorriqueño a forjarse un rumbo exitoso.  Su práctica de exaltar—en todas las facetas de su quehacer profesional y en su vida personal—los más hermosos valores que tenemos los puertorriqueños.  Y eso es algo que lo distinguió—y lo distinguirá para siempre—de quienes por ignorancia o mezquindad (¿o por ignorancia y mezquindad?) sepultan su alma y su ser y pretenden (¿inocentemente?) que otros hagan lo mismo.

(Y a quien le caiga el sayo… ¡que se lo ponga!  O sea… If the skirt fits, then wear it!)

Se me ocurre pensar que es una pena que don Tommy no sea parte del fenómeno que se avecina, cuando el 17 de febrero 12 de junio de 2009** se dé la transición de la televisión en Puerto Rico a la teledifusión digital (momento en que su casa de siempre, WAPA-TV, pasará de ser el canal 4 analógico a ser el canal 27 digital).  Pero estoy seguro de una cosa: para una persona como don Tommy, que supo enfrentar los retos de su tiempo (como a comienzos de la década de 1980, cuando la televisora que él adquirió—o sea, WLUZ-TV; vean arriba—transmitió las primeras vistas legislativas del caso Cerro Maravilla),*** el reto de estos nuevos tiempos hubiera sido para él un “bombo al pitcher“… un reto del que no me cabe duda que él también saldría airoso.

Así que desde aquí quiero pedir un fuerte aplauso para el señor Lucas Tomás Muñiz Ramírez… Tommy Muñiz… don Tommy, con quien Puerto Rico y el mundo entero tienen una enorme deuda de gratitud.  ¡Buen viaje hacia la eternidad, don Tommy, y que su recuerdo nos alegre siempre, desde dondequiera que esté!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.


* Academy Award(s)® © The Academy of Motion Picture Arts and Sciences.  All Rights Reserved.

** ACTUALIZACIÓN AÑADIDA EL DÍA 15 DE FEBRERO DE 2009: Debido a que el jueves, 12 de febrero de 2009, el presidente Obama firmó una medida congresional de urgencia que demora la transición digital de la TV estadounidense (y puertorriqueña, por extensión), he tenido que hacer el cambio correspondiente en el texto de la entrada.

*** No olviden que los siniestros hechos del 25 de julio de 1978 ocurrieron precisamente junto a la torre del transmisor de dicha televisora (cuyas siglas eran entonces WRIK-TV), como lo indico en la entrada de mi blog a la que hago referencia.  (Talk about poetic justice!)


P.S. A aquellos de mis lectores fuera de Puerto Rico que estén interesados en vídeos relacionados con don Tommy Muñiz, les recomiendo hacer una búsqueda de los mismos en YouTube.com.  Una página en la que tal vez puedan encontrar algunos de estos vídeos es la página del cantante y productor Edgardo Huertas.

LDB

Anuncios

Una Perra Pitbull con Lapiz Labial

Left to right: Todd Palin, Sarah Palin, Cindy ...
Image via Wikipedia

I had the privilege of living most of my life in a small town. I was just your average hockey mom and signed up for the PTA.

I love those hockey moms. You know, they say the difference between a hockey mom and a pit bull? Lipstick.

(Sara Louise Heath Palin, ex-asambleísta municipal y ex-alcaldesa de Wasilla, Alaska, Gobernadora de dicho estado y candidata a la vicepresidencia de los Estados Unidos de América por el Partido Republicano, cazadora ávida, miembro de la NRA, aparte de haber sido jugadora de baloncesto en la escuela secundaria, primera finalista en un concurso de belleza, presentadora de deportes en un noticiario de la televisión local, etc., etc., etc.)

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Yo creo que lo sucedido en las últimas dos semanas en el escenario político estadounidense es algo que hasta hubiese dejado contento al siempre recordado alcalde de Machuchal… ¡que no es lo mismo, ni se escribe igual! La elección por parte de John McCain, de Sara Louise Heath Palin como su compañera de papeleta en las elecciones del 4 de noviembre de 2008 por el Partido Republicano, ciertamente es algo que a mi modo de ver, ha quitado de la mira del mundo el fenómeno de Barack Obama y las expresiones de apoyo a su candidatura presidencial por los Demócratas, especialmente la senadora Hillary Rodham Clinton (quien seguramente aún está resentida porque el senador por Illinois la despojó de su oportunidad de alzarse con la gloria), durante la convención de ese partido la semana anterior.  (Claro está, también ayudó a despejar un poco el ambiente la amenaza del huracán Gustave, especialmente sobre una ciudad de New Orleans que aún se está tratando de recuperar de los estragos dejados por Katrina exactamente tres años antes.  Pero ése no es el punto.)

Mientras escribo esto el domingo 7 lunes 8* por la noche (en hora de Puerto Rico), todavía estoy tratando de asimilar bien el discurso que la señora Palin ofreció el pasado miércoles 3 en aceptación de la candidatura vicepresidencial republicana.  De lo que he podido leer del discurso, la señora Palin se proyectó (o se quiso proyectar, si ése era el propósito de su discurso) como una persona común y corriente, de extracción humilde, que saca un poco de su tiempo para involucrarse en los asuntos de la comunidad (como la junta de padres y maestros de su escuela local, o sea, el PTA al que ella se refiere en la cita de arriba), pero que además es aguerrida cuando se trata de lo suyo y los suyos.

(Me imagino que a eso se refiere la analogía que ella hace entre la agresividad de las hockey moms y los perros pitbull.  Eso sí, yo no estoy exactamente deseoso de saber cómo se vería un perro pitbull con lápiz labial… ¡por lo menos se vería muuuuuuuuuuy enojado!)

Y de ese carácter aguerrido, ella mostró bastante durante su discurso.  Desde resaltar la inexperiencia y el elitismo en las expresiones del candidato presidencial de oposición, pasando por la usual crítica de los reaccionarios conservadores a las elites de Washington y a los “prejuiciados” medios informativos liberales (como los reaccionarios conservadores suelen llamar a aquellos medios de comunicación a los que no pueden tener bajo su control)… hasta echarle flores a su superior prospectivo, a su firmeza como combatiente y su capacidad para recuperarse de la amargura de un largo cautiverio en Viet Nam, a su capacidad para asumir ocasionalmente posiciones que él entiende que son justas, aunque las mismas vayan contra la posición oficial de su partido (¡y no hace falta decir aquí a qué se reducen las posiciones oficiales del Grand Old Party!).

Por supuesto, nada de eso está mal para una persona que cuando uno de esos medios informativos “prejuiciados” le preguntó unos meses atrás, no tenía ni p…erra idea de lo que hace el vicepresidente de una nación.  (Y si como se dice, ella es miembro de la Asociación Nacional del Rifle [NRA], tal vez sería bueno que de vez en cuando ella lea los reglamentos de la misma.  Digo—aunque de veras no me hace falta recalcarlo aquí—, toda entidad que se precie de serlo se rige por una constitución y sus reglamentos asociados, y tiene su estructura directiva y sus mecanismos para resolver conflictos… claro está, a menos que las disputas dentro del seno de la NRA tengan que resolverse, como dijo hubiese dicho su finado ex-presidente, Charlton Heston,

[Arrancando el arma] de mis manos frías y muertas.

Pero allá Juana con sus pollos…)

Y por supuesto, tampoco está mal para una persona que predica el valor de la vida (es antiabortista, pro-vida, o como la quieran llamar), la unidad familiar, y la pureza de las niñas antes de llegar al matrimonio… al mismo tiempo que bajo sus propias narices (por decirlo de una manera “fina”), su hija mayor (de 17 años de edad) sale embarazada de su noviecito de escuela secundaria.  Menos mal que el “agraciado” muchachito ha optado por hacer lo correcto y se casará próximamente con la niña (¿para no tener que enfrentarse a la escopeta en-er-eiesca de su futura suegra?).  Como quiera, ya el daño está hecho.

(Aparte, para mí, la respuesta apropiada del futuro yerno de la señora Palin es una muestra de que los jóvenes de comienzos del Siglo 21 tienen la capacidad de reconocer que hay errores que cuestan caro, y pueden aprender de los mismos y rectificar su caminar cuando aún hay tiempo para hacerlo.  O sea, que a mi entender, no todo está perdido.  Y mientras sea así, aunque yo nunca tenga hijos, seguiré creyendo en los jóvenes. ¡Y PUNTO!)

Pero nada.  En medio de un colectivo en el que abundan quienes se dan golpes de pecho, se rasgan sus vestiduras como en los tiempos del Antiguo Testamento, se llenan de indignación justa (me refiero a lo que ellos llamarían righteous indignation) cuando ven la inacción de quienes tienen el poder para tomar decisiones, se llenan de indignación cuando ven cómo los cimientos de la sociedad occidental se están haciendo añicos—por culpa de los liberales, las feministas, los homosexuales, Hollywood, etc.—… aunque cuando se les da la espalda son capaces de hacer las mismas cosas que tanto critican… ¡yo creo que a la señora Palin le irá muy bien, ya sea que gane o pierda!  Good luck!

Y ya que estamos en eso, quiero llamar la atención a una cosa que vi el viernes 5 en la prensa local, y que confirma algo que ya yo sabía: ¡que nuestros pseudolíderes políticos son una cantera inagotable de material para los comediantes!  Digo, poco se puede esperar sino eso, a juzgar por las payasadas que nuestras estrellas de la comedia política nos brindan cada día, especialmente traídas a nuestra atención por los expertos en los dimes, diretes, broncas y bochinches que pasan como “análisis y noticias”.  (¡Sí!  Los mismos a los que me refería la vez pasada.)  Es más, creo que de vez en cuando debo adaptar alguno de los chistes que me encuentro cada fin de semana en mis exploraciones en los grupos de discusión de usenet a las hazañas diarias de nuestros políticos.  Y creo que tengo el chiste justo para comenzar:

Cuando el legislador regresó recientemente de su luna de miel, ya era obvio para todos (hasta para “La Comay”) que él y su esposa no se hablaban.  El líder de la bancada legislativa, quien había sido el padrino en la boda del legislador, se sentó aparte con éste para preguntarle qué fue lo que ocurrió.

“Pues sí, ‘papá'”, respondió el legislador, “no bien terminamos de hacer el amor en nuestra primera noche juntos, cuando me levanté para ir al baño, sin pensarlo le coloqué a ella $50 sobre la almohada.”

“Chico, no te debes preocupar tanto por ello,” le contestó su amigo, el líder legislativo. “Seguramente, eso es algo que tu esposa podrá superar.  ¡Digo, ella no puede pretender que tú te hayas guardado para ella todos estos años!”

El legislador asintió calmadamente y dijo entonces, “Sí, ‘mano, pero yo no sé si yo pueda superar esto.  ¡Ella me devolvió $20!”

(Cualquier parecido con situaciones reales que bien pudieran ocurrir entre los legisladores… ¡olvídenlo, que los mismos legisladores van a negar que esas cosas ocurren!)

Es más, ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta luego!

* NOTA: Empecé a escribir este mensaje la noche del domingo 7 de septiembre.  Lamentablemente, mi proveedor de Internet sufrió una avería que me impidió publicar mi mensaje esa noche.  De ahí que tuve que interrumpir la sesión y reanudarla hoy lunes 8.

LDB