El cuento de los bobos

Illustration in a collection of Anderson's Fai...
Illustration in a collection of Anderson’s Fairy tales. (Photo credit: Wikipedia)

“-¡Pero si no lleva nada! -exclamó de pronto un niño.

“… y todo el mundo se fue repitiendo al oído lo que acababa de decir el pequeño.

“-¡No lleva nada; es un chiquillo el que dice que no lleva nada!

“-¡Pero si no lleva nada! -gritó, al fin, el pueblo entero.

“Aquello inquietó al Emperador, pues barruntaba que el pueblo tenía razón; mas pensó: «Hay que aguantar hasta el fin». Y siguió más altivo que antes; y los ayudas de cámara continuaron sosteniendo la inexistente cola.”

(El traje nuevo del emperador (Keiserens nye Klæder), 1837, por Hans C. Andersen [1805–1875].  Vía Ciudad Seva.)

Dicen que la mentira tiene patas cortas y que por eso no puede llegar muy lejos.  Y como acabo de leer en una cadena de comentarios en algún foro en la red, eso tiene más o menos el mismo sentido que la frase española, “se agarra antes a un mentiroso que a un cojo”.

Por supuesto, para cuando estoy escribiendo esto, el cojo—por aquello de no dejarse postergar y ser la excepción que confirma la regla—está más o menos a tiro de piedra de que lo atrapen (aunque tiene a mi juicio mejor sentido que el que tiene el mentiroso).  Porque a quien se ha dedicado recientemente a estafar a funcionarios públicos, haciéndose pasar por un funcionario político de alto nivel, aún no lo han agarrado.

Y en un mundo en el que se maneja la mentira como si fuera moneda de curso legal, alguien se salió con las suyas en estos días.  Alguien que haciéndose pasar por un ex-legislador convertido hoy en día en secretario de asuntos públicos de la gobernación puertorriqueña actual, le estuvo pidiendo donativos a varias entidades públicas.  Las más notables entre éstas son la Universidad de Puerto Rico (y la verdad es que como universitario que me sigo sintiendo después de casi 3 décadas de haber obtenido mi Maestría en Biología, como que siento una vergüenza ajena; digo, la UPR, “of all people!”), a la cual le fajaron 3 cheques de US$50’000 cada uno, y la Administración de Compensaciones por Accidentes de Automóviles (ACAA).

Y ambas entidades de gobierno, entre otras cuántas, se dejaron estafar.

Francamente, yo no entiendo esto.  Entidades públicas que por manejar los dineros que cada medio abril les damos, yo diría que “a ciegas”, al rendir nuestras planillas de contribución sobre ingresos.  Que se supone que tengan mecanismos establecidos para controlar el desembolso de esos dineros (me vienen a la mente las auditorías).  Que se supone que no hagan ese tipo de operación “a ciegas”—mi madre hubiera dicho que “a tontas y locas”—, sin saber a quién le están confiando esos dineros.

Pero la verdad es que se dejaron engañar.  Se dejaron engañar por algún truhán o truhanes como los del cuento de Andersen, de esos que, como decimos en Puerto Rico, son capaces de venderle una nevera (refrigerador) a un esquimal.  De esos que se encuentran por todas partes, hasta cuando se levanta la tapa del zafacón (recipiente de basura) o de la alcantarilla.

¿Y entonces, qué hacer?  Tal vez seguir “dando cara” como el emperador del cuento, porque ya el daño está hecho y hay que seguir dando la apariencia de que nada ocurrió.  Mientras que seguramente el autor (o los autores) de la estafa tal vez se sentirán “intocables” (si partimos de que el cuento de Andersen no establece qué sucedió al final con los 2 bribones, más allá de haber sido condecorados y declarados como “tejedores reales”) y se estarán riendo de sus víctimas.  Víctimas que estarán tratando de hacer de todo para mantener lo que les quede de dignidad y tratar de recuperar los dineros que perdieron—aunque yo espero que no lleguen al extremo que plantean los “reporteros-estrellas” de El Ñame (aunque—si me disculpan por como suene esto—para mí eso sería tan drástico como eliminar a todo un perro para controlar un problema de pulgas o garrapatas o ambas).

Sea como sea, para mí lo importante es que hubo un engaño, que algún vividor (¿o más de uno?) se aprovechó y estafó a varias instituciones y entidades públicas, haciéndoles creer que les estaban vendiendo un traje nuevo, un traje que sólo la inocencia y la honestidad vieron que no existía.

Como lo hubiera dicho Facundo Cabral, “no hay manera de esconder semejante afrenta”.

Mientras tanto, la mentira sigue corriendo con sus patas cortas.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

LDB

El Aniversario — Version de 2005

Hola, mi gente,

Nuevamente, ha llegado ese gran momento, ese hito de la historia puertorriqueña… en el que celebro un año más de estar residiendo en algún lugar del espacio cibernético. Y otra vez quisiera repetir lo que escribí el año pasado en mi antiguo blog,*

OK, se preguntarán a qué se refiere el título de este mensaje… Pues bien, sucede que un día 18 de abril de 1998—ya yo llevaba casi año y medio desde que ‘me lancé a la mar’ con mi primera computadora…—,** se me ocurrió explorar lo que mi proveedor de servicio de entonces (Datacom Caribe/Coqui.net, actualmente una subsidiaria de la Puerto Rico Telephone Company) ofrecía de espacio en mi cuenta para guardar páginas cibernéticas personales. ‘Como quien no quiere la cosa’, se me ocurrió bajar un programa gratuito de transferencia de archivos (FTP)*** y tras obtener los datos del nombre del servidor local de páginas personales, logré conectarme y enviar una paginita que yo había improvisado. Para mí, aquélla fue una experiencia emocionante, increíble, algo que yo nunca imaginé que podía hacer… ¡y lo hice! Al darme cuenta entonces de que tenía todo ese poder en mis manos, al día siguiente envié algo más formal al susodicho servidor, lo que para todo fin práctico marca el nacimiento oficial de mi sitio web. (Si me preguntan a mí, lo que entonces pasaba como mi sitio web era bastante primitivo, si se compara con lo que tengo actualmente.)

Para hacer corto este cuento, lo importante es que desde ese momento se inició en mí la afición por dejar mis huellas en este medio que apenas estaba dando sus pasos iniciales. (Recuerden, estoy hablando de 1998, unos cinco años después del nacimiento de la Red Mundial, o World Wide Web, y alrededor de 3 décadas después del surgimiento de la Internet como un proyecto militar estadounidense.) Y es una afición que cultivo siempre que puedo, y que espero seguir cultivando hasta que me canse… ¡lo que creo que no sucederá en mucho tiempo (y menos por causa de mi sección de Humor y de este blog)!

Bueno, creo que con eso lo digo todo.

OK, tal vez sí y tal vez no… Pero noten que mucho de lo que dije entonces sigue siendo válido un año después.

Mientras tanto, y después de haber pagado mi deuda con la sociedad puertorriqueña…

(¡NO! No es que me hubiera pasado algo que me llevara a perder mi libertad. En todo caso, a lo que me refiero es a que como buen… puertorriqueño que soy, esperé hasta—casi—el último minuto para someter mi planilla de contribución sobre ingresos; este año, la fecha límite en Puerto Rico era el pasado viernes, 15 de abril. Y nuevamente este año tuve que pagar mi deuda contributiva, que fue de… NO, esta vez no lo voy a decir porque se me van a asustar, aunque sí les diré que esta vez fue mucho mayor que los US$26.00 que pagué al fisco el año pasado… Pero como siempre, pudo haber sido peor y ya todo el alboroto contributivo cesó hasta enero de 2006, así que ya veré si tengo mejor suerte la próxima vez…)

(¡Ja! Las ganas de que así fuera… Para lo que hace cierta gente en mi propio gobierno con mi dinero…)

Como iba diciendo, el polvo de abril de 1998 trajo los lodos de abril de 2005. Así que…

ESTA SEMANA EN LA PÁGINA DE ABRIL: Vamos de nuevo con la pregunta de la semana anterior (digo, ¿la recuerdan?): “Durante una cena para dos, ¿qué dictan las buenas costumbres si usted desea ir al servicio sanitario?”… Mensajes de contestadoras telefónicas… 10 indicios de que su plan de salud barato es una porquería… Comentarios que le hacen a un médico sus pacientes de colonoscopía… Un ladrón que no podría ser más… imbécil… El cuento de Tom, San Pedro y la gallina… Y… Cómo asegurar el mejor adiestramiento de la fuerza laboral.

Sitio ‘Web’ de LUIS DANIEL BELTRÁN – Humor

Bueno, con esto los dejo, igual que como a esta fecha el año pasado. Creo que debo irme a celebrar que voy a tener un necesario descanso adicional (especialmente porque mañana lunes 18 es feriado por observarse el natalicio del político y poeta puertorriqueño, José de Diego… ¡cuya fecha correcta de nacimiento era ayer sábado!). Cuídense mucho y pórtense bien, ¿OK? Bye!

¡Ah! Antes de que se me olvide…

* “El Aniversario”, Domingo, 18 de abril de 2004, Posted by luisdbeltranpr at 11:38 PM EWT.

** Lamentablemente, a la computadora portátil a la que me refería se le quemó la pantalla hace cuatro o cinco meses, cuando intenté utilizarla mientras me arreglaban el módem de mi computadora de escritorio. He tenido que dejar de usarla definitivamente, muy a mi pesar.

*** El programa al que me refiero es ‘WS_FTP’, cuya versión paga es la que utilizo actualmente para transferir mis páginas y archivos al servidor de Caribe.net, donde reside actualmente mi sitio web.

LDB