Mar en calma y (no tan) prospero viaje

¡Saludos, mi gente!

Leo con detenimiento la Ley 7 del día 9 de marzo de 2009, la cual lleva el título de “Ley Especial Declarando (sic) Emergencia Fiscal y Estableciendo (otra vez, sic) Plan Integral de Estabilización Fiscal para Salvar el Crédito de Puerto Rico”.  Específicamente, el Capítulo III de esa ley, el que habla de las medidas de “reducción de gastos” en el gobierno de Puerto Rico, a las que me refería la vez pasada.

Y con toda franqueza, lo que leí me ha dejado bastante sorprendido.  Se trata de una serie de medidas en las que el nuevo gobierno de Puerto Rico pretende atajar en poco tiempo (a lo sumo, tres de los cuatro años del presente ejercicio de gobierno) una crisis que se estuvo desarrollando durante muchos años, sin que ninguno de los dos partidos políticos que comparten el poder (PPD y PNP) hubiesen dado pasos afirmativos para evitar que llegáramos al punto en el que nos encontramos hoy en día.

Por supuesto, no ha faltado quien ha tratado de ayudarnos a entender esto “en arroz y habichuelas”.  Supongamos que usted es el capitán de un barco que lleva carga y pasajeros, de los cuales debe llevar una cantidad más o menos limitada—digamos, 250 personas (sin contar la tripulación—ésa NUNCA está de más… y menos en el caso que nos ocupa).  Sin embargo, usted ha dejado entrar más de tres veces esa cantidad de pasajeros (o sea, hay un total de 800 pasajeros) . . . y para colmo de males, está enfrentando un tiempo tormentoso y la nave se está arriesgando a zozobrar como el avión de la teleserie Lost.  Usted se ve entonces en la disyuntiva de reducir la cantidad de pasajeros abordo de la nave, aunque sea para salvar la carga (¿?).

Así que si seguimos el modelo esbozado por la Ley 7 de 2009—y establecemos como meta que la nave llegue a puerto seguro con la cantidad de 250 pasajeros, más la carga—, usted empieza por ofrecerle a sus pasajeros abandonar “voluntariamente” la nave en alta mar, a cambio de lo cual les dará como “incentivo” . . . ¡un lindo chaleco salvavidas con el emblema de la compañía dueña de la nave!  (Ya me imagino el comentario: . . . and all I’ve got is this lousy life jacket!).  O en vez de eso, que por cada quince horas se monten por una hora en un bote salvavidas.

Dependiendo de cuántos tontos picaron el anzuelo cuántos “voluntarios” aceptaron hacer ese sacrificio, usted verifica si está cumpliendo con la meta de 250 pasajeros.  Veamos:

  1. De los 800 pasajeros que había en la nave, digamos que 120 abandonaron “voluntariamente” la nave y se tiraron al mar embravecido, luciendo el lindo chaleco salvavidas con el logo de la compañía matriz de la nave (800 – 120 = 680).
  2. De los 680 que quedan, digamos que otros 195 están se dando una “gozadita” por una hora (de cada quince) en los botes salvavidas (680 – 195 = 485).  Y entonces usted nota que aún no cumple con el objetivo que se trazó, o sea,
  3. Usted todavía tiene 235 pasajeros de más en la nave (485 – 250 = 235), y sigue arriesgándose a no llegar a puerto seguro con la carga que lleva la nave (y que no me venga nadie con que ésa no es la prioridad).  ¿Qué hacer entonces?
  4. Ah, pues recurra al “plan B”: Usted tiene que sacar los 235 pasajeros que están de más, hasta que llegue a los 250.  Empiece por los 175 que abordaron la nave en las escalas más recientes (485 – 175 = 310).  ¡Ah!  Y no se olvide del lindo chaleco salvavidas como incentivo.
  5. ¿Que todavía tiene pasajeros de más?  ¿Y que éstos están entre los primeros que abordaron la nave en el puerto de partida?  Pues ni modo, ésos se van también, con todo y los lindos chalecos salvavidas (310 – 60 = 250).

Y si entendí esto correctamente, se supone que ahí se detenga la cosa, cuando sólo haya 250 pasajeros y se pueda llevar la carga a puerto seguro.  (Traducido al caso real, eso será cuando se logre una economía de US$2 000 000 000.)  Pero a lo mejor resulta que como dice el mantra de los originadores de este plan de “rescate económico”, eso no será suficiente . . . ¿y entonces, qué?

(Y antes de que se me olvide, hay algo muy importante: La decisión que usted tome como capitán de la nave es final y firme, y ninguno de los pasajeros podrá discutírsela, por más razón que tenga.  En mi libro, eso se llama “salirse con la suya”.)

Pero bueno, la cosa es que ya ha dado inicio el conteo regresivo para que se vean los efectos de la Ley 7 de 2009.  Y demás está decir que al día en que escribo esta entrada reinan la confusión, la especulación y la incertidumbre entre los empleados públicos que se verán potencialmente afectados, muchos de los cuales están buscando desde ya las maneras de enfrentar una posible cesantía (claro está, si es que eso les toca como suerte).  Y eso es algo que estoy viendo todos los días en mi lugar de trabajo. Y me temo que ésa será la norma por los próximos meses.

Es más, ahora que lo pienso, había un ambiente más o menos parecido cuando se empezaba a plantear lo del cierre gubernamental de mayo del 2006… Así que como decía el gran filósofo pelotero estadounidense, Yogi Berra,

It’s déjà vu all over again!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.


P.S. Hasta este fin de semana que acaba de concluir, no había tenido la oportunidad de chequear lo que me llama la atención en mis suscripciones de Bloglines.com.  Pero esta vez me puse al día, especialmente con una variedad de artículos dedicados a destacar el papel que están desempeñando últimamente los llamados “nuevos medios” como la Internet en la provisión de información al público; cómo los aprovechó (y los sigue aprovechando) la administración estadounidense del presidente Obama, aun desde que éste era candidato a la presidencia; y cómo se están afectando varios de los medios tradicionales, como los periódicos.  Así que valdría la pena que se dieran una vueltita por allí.


NOTA: En la mañana de hoy (23 de marzo de 2009), Puerto Rico despertó con la triste noticia del fallecimiento (en la tarde del día anterior) de la que se conoció como “la dama de la comedia en Puerto Rico”, Awilda Carbia Benítez; tenía 71 años de edad al morir de un paro respiratorio.  Actriz y comediante de extensa trayectoria en la radio, la televisión y el teatro puertorriqueños, se distinguió en los años más recientes por sus “Desconciertos”, en los cuales imitaba a figuras públicas de gran prominencia (en la política y la farándula, dos áreas que comoquiera uno no sabe dónde termina una y empieza la otra, pero ya ése es otro tema).  Interesantemente, el deceso se produce dos meses después del de don Tommy Muñiz, productor con el cual ella despuntó como comediante y actriz, y cinco años después del de don José Miguel Agrelot (ver: ¡Ajaaaaaaaaaa!), con quien también despuntó en el difícil arte de hacer reír.  No en balde, al anunciar el deceso, el cantante y productor Edgardo Huertas (cuya página en YouTube.com, que mencioné en una ocasión anterior, contiene vídeos de Awilda Carbia) lo expresó de esta manera:

Tommy Muñiz llamó.  Necesita a Awilda Carbia para hacer un sketch con (José Miguel) Agrelot.

¡BUEN VIAJE, AWILDA!  Y QUE ALLÁ ARRIBA PUEDAS ALEGRAR A LAS HUESTES CELESTIALES, COMO NOS HAS ALEGRADO AQUÍ EN LA TIERRA.

FUENTES: De luto la comedia y ‘Por mis venas estaba el artistaje’ (El Nuevo Día, 23 de marzo de 2009).


LDB

La hora del sacrificio

¡Hola, mi gente!  ¿Cómo estamos?

Pues a juzgar por lo que el gobernador de Puerto Rico, Hon. Luis G. Fortuño Bruset, dijo el martes 3 de marzo de 2009 en un mensaje a todo el país, en Puerto Rico estamos muy mal.  Muy, pero que muy mal.  Una “tormenta perfecta” en la que se juntaron el hambre y las ganas de comer… o más bien, en la que se juntaron la lamentable situación económica de la gente común y corriente—gente como usted y como yo, que vive y padece de día en día el encarecimiento en el costo de la vida—y la no menos lamentable situación fiscal del gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico… whatever was the meaning of the phrase I’ve just uttered! En lo que al gobierno se refiere, no hay más que ver la admisión que el propio primer ejecutivo hace al comienzo de su mensaje:

En estos 60 días, hemos descubierto que el déficit fiscal que encontramos es CUATRO VECES mayor que el que nos dijeron… de hecho, el déficit es de más de $3,200 millones de dólares… proporcionalmente el más alto en toda la Nación.

¿Verdad que suena aterrador?  Y lo que él describe aquí es el resultado de una tendencia de los distintos gobiernos (sean del PNP o el PPD—y como ya hemos visto, ninguno de los dos partidos está limpio de polvo y paja) a gastar más allá de lo que sus posibilidades les permitían, aun en los tiempos en los que la austeridad se predicaba como si fuera el evangelio (o como decía un comediante hace muchos años, “¡hay que economizar… cueste lo que cueste!”).  Y si se añade a esa tendencia la mala costumbre de tratar de “cuadrar” los presupuestos de gastos públicos mediante la toma de préstamos a los bancos centrales… ¡tremendo lío en el que estamos metidos!

Y tan tremendo es el lío, que el riesgo que corre Puerto Rico es que las casas de corretaje estadounidense que evalúan el crédito de nuestro país decidan que no se nos dé más crédito.  Y entonces, ¿qué sucederá con la realización de las obras públicas que hacen falta en estos momentos, así como la atención a la salud de la gente (especialmente aquélla que no se puede dar el lujo que se dan algunos(as) de atenderse en una sala de emergencias… ¡hasta para un uñero!) y la atención que tan urgentemente necesitan nuestros complejos problemas sociales?

Más que aterrador, suena deprimente, ¿no?  Y ésa es la parte del “cómo fue que nos metimos en este lío”.  Así que lo próximo que debe venir es el “cómo salimos de ahí”, ¿no?

Aquí es donde entra la medicina amarga de la que hablábamos no hace mucho.  Aparte de algunas medidas de ayuda que dependerán de lo que le toca a Puerto Rico del stimulus package firmado el otro día por el presidente Obama (y como ustedes entenderán, no me voy a detener en esto por lo que resta de esta entrada), el gobernador habló de que se había recortado la cantidad de contratos con asesores (muchos de los cuales también tenían asignado un vehículo oficial con chofer), abogados externos, agencias de publicidad, etc.; se había recortado la cantidad de puestos “de confianza” y disminuido los sueldos “demasiado altos” de los que se quedan en esa categoría (para mí que eso último es tomar al perro por las patas traseras para descubrir… esteeeeeeeeee… ustedes saben a qué me refiero); se habrían eliminado los teléfonos celulares oficiales, las tarjetas de crédito oficiales (que se prestan muchísimo al abuso, como el de un alcalde que utilizó una para jugar en un casino en el extranjero) y los vehículos oficiales (me imagino que se refiere a los de aquellos funcionarios públicos para los cuales ese privilegio no se justifica); y hasta se disminuyó el sueldo del gobernador (en un 10%) y de los jefes de las agencias (en un 5%).

Digo, no es que nada de eso esté mal.  Además, ¿no es eso en lo que yo he estado insistiendo por mucho tiempo?  Todo sea por “dar el ejemplo”.

Pero (¿por qué siempre tiene que haber un “pero”?) donde la puerca entorcha el rabo es en el papel que desempeñamos “los demás” actores en esta tragicomedia.  Los mismos que “no tienen la culpa” de esta crisis (¡no! ¿quién dijo?).

En Puerto Rico tenemos 300,000 empleados públicos, proporcionalmente muchísimos más que ningún estado de la Unión.  Peor aún, la nómina gubernamental se disparó de $3,748 millones de dólares en el 2001 a $5,528 millones de dólares en el 2009. . . .

(Aproveche ahora y tenga a la mano una caja de pañuelos faciales de su marca favorita, porque aquí viene la parte emotiva…)

Pero el empleado público no tiene la culpa de los desmadres administrativos de los que estaban a cargo. Considero que los empleados públicos son servidores leales y responsables, padres y madres de familia que se ganan el pan de cada día con esfuerzo y dedicación. Ustedes no tienen la culpa de que los que estaban a cargo del gobierno fueran incapaces de desarrollar nuestra economía creando más oportunidades de empleo en el sector privado.

(Conmovedor, ¿no?  Por cierto, el énfasis es mío, y lo hice con toda intención.  En cuanto a los violines… no me pregunten de dónde salieron, que yo no me di cuenta.)

Aparte de que se congelarían los aumentos en los sueldos, beneficios marginales y otro tipo de compensación de los empleados públicos por los próximos dos años fiscales (2009–2010 y 2010–2011), los artífices de las medidas económicas presentadas por el gobernador (el CAREF, al que me referí anteriormente) tienen la noción de que eso “no es suficiente” para salir de la crisis.  Por lo que las “soluciones” que se proponen no son exactamente las más fáciles de asimilar.  Primero, se  ofrecería una opción de retiro voluntario, que permitiría al empleado público que la ejerza obtener un incentivo y alternativas de readiestramiento y capacitación, o de reempleo en el sector privado o en organizaciones sin fines de lucro.  (OK, a mí me parece bien, con la cantidad de gente en el gobierno que deberían irse retirando YA.  Y eso, que cada día veo en mi lugar de trabajo gente que sólo piensa en retirarse lo antes posible, ante el ambiente enrarecido en el que pasan sus días supuestamente productivos, pero ya ése es otro tema.)  Y a los empleados que hayan cumplido 20 años en el gobierno, se les permitirá acogerse voluntariamente a la reducción permanente de su jornada laboral, a razón de un día laborable por quincena.

¿Vamos bien hasta ahí?  Lo malo es que aun si hubiese una gran cantidad de “voluntarios” que se acojan a esas alternativas, ello no será suficiente para aliviar la crisis (otra vez el mantra de los genios que desarrollaron el plan).  Y ahí es donde entra en escena la versión gubernamental del “Plan B” (y por favor, saque de nuevo su caja de pañuelos faciales):

De no haber alcanzado nuestra meta de ahorros con esta fase voluntaria, comenzaremos una transición ordenada de empleados de su actual empleo en el gobierno.  No te puedo anticipar la cantidad exacta de los empleados que se verán afectados porque el número dependerá de los ahorros en gastos operacionales, la congelación de salarios y demás beneficios, y del número de empleados que se acojan a los programas voluntarios.  Pero te soy franco, la cantidad puede ser significativa y me temo que pueden exceder los 30,000 empleados.

(Nuevamente, el énfasis es mío y con toda intención.)

¿No será eso darle la razón al que fue secretario de gobernación en la administración anterior, Jorge Silva Puras, cuando dijo que en el mundo de hoy, no hay seguridad de empleo para nadie (ni siquiera en el gobierno)?  Aun si se siguiera un proceso “ordenado” como el que el señor Fortuño implica en la cita anterior, el que se iniciaría con el despido de los empleados de menor antigüedad (ustedes saben, los últimos en llegar y los primeros en irse) y al que se extenderían las mismas opciones de readiestramiento, capacitación y reempleo que se están proponiendo para la fase “voluntaria” inicial, a mí me parece que se está tratando de una manera demasiado drástica un problema de gigantismo gubernamental que NUNCA debió haberse permitido que ocurriera.  Además, ¿no fue para evitar esto que se impuso el IVU?

A mi entender, hay mejores maneras de atender esa situación, que no conlleven el despido masivo de empleados públicos.  Por ejemplo, algo en lo que yo siempre insisto es que las agencias públicas deben asegurar que su capital humano sea ubicado en las áreas de trabajo en las que sus destrezas, conocimientos y capacidades puedan ser más útiles, y que a la vez hagan que dichas áreas de trabajo operen más eficientemente.  Y eso es algo que no vemos a diario en muchas agencias públicas… ¡incluida aquélla para la que yo trabajo!  (Y todavía me pregunto qué le cuesta a una agencia de gobierno en Puerto Rico hacer algo así de sencillo.)

Total, a grandes rasgos, esto es lo que trae el llamado “plan de recuperación económica y fiscal” del que habló el señor Fortuño el martes pasado.  Y me parece que entre sus consecuencias estará revolver el avispero social, como ya lo están demostrando muchas de las uniones obreras del país (especialmente las que representan a los servidores públicos), que están alzando desde ya su voz de protesta.  ¿Y qué puede ganar una administración gubernamental—como dije, la que sea—con provocar ese hervidero social, con causar una sensación de desasosiego entre la población general, ante un futuro no muy prometedor?

NADA, ABSOLUTAMENTE NADA.

Pero bueno, me temo que eso es lo que nos espera, sabe Dios hasta cuándo.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien… ¡y que Dios nos encuentre confesados!

(Por cierto, ¿le importaría prestarme su cajita de pañuelos faciales?  Me temo que la voy a necesitar pronto…)

LDB

Cuanto Cuesta esa Perdiz en el Peral?

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Yo sabía que ciertas tradiciones navideñas no se iban a escapar del azote inmisericorde de la situación económica mundial.  A través del guía de humor de About.com, acabo de enterarme de que una compañía de manejadores financieros tiene una sección especial en su portal web, dedicada exclusivamente a rastrear la evolución de los costos de los regalos navideños que se mencionan en la famosa (yo sigo entendiendo que es más bien infame) canción navideña, The Twelve Days of Christmas, que dice algo así como esto:

On the First Day of Christmas,
My true love sent to me
A partridge in a pear tree!

(OK, hasta aquí vamos bien . . .)

On the Second Day of Christmas,
My true love sent to me
Two turtle-doves,
And a partridge in a pear tree!

(Bueno, ya con los del segundo día son cuatro regalos . . .)

On the Third Day of Christmas,
My true love sent to me
Three French hens,
Two turtle-doves,
And a partridge in a pear tree!

(¿Qué es esto?  Ya van por 10 regalos . . . Como decía el narrador deportivo Ernesto Díaz-González durante las Olimpiadas de Atenas 2004, “¿Y va a seguirrrrrrrrrr?“)

(Pues sí, esto sigue ad nauseam . . . o por lo menos hasta el duodécimo día, cuando . . .)

On the Twelfth Day of Christmas,
My true love sent to me
Twelve drummers drumming,
Eleven pipers piping,
Ten lords a-leaping,
Nine ladies dancing,
Eight maids a-milking,
Seven swans a-swimming,
Six geese a-laying,
Five golden rings,
Four calling birds,
Three French hens,
Two turtle-doves,
And a partridge in a pear tree!

Pero se han preguntado ustedes, si usted o yo fuéramos así de . . . esteeeeeeeeee . . . manisueltos con nuestro dinero, ¿cuánto tendríamos que invertir a los precios de hoy en día para poder encantar a nuestro Fiel Amor?  Pues bien, resulta que desde 1984, la entidad PNC Financial Services Group lleva un inventario de los costos asociados con los 364 regalitos mencionados en la canción (un regalo el primer día, al que se añaden tres del segundo día, más otros seis del tercer día, etc.).  Este inventario, denominado como el Índice de Precios de Navidad, se resume en una serie de gráficos interactivos que indican cómo ha evolucionado el costo de cada artículo, con base en los factores que suelen afectar la economía, tanto en el mundo como en cada país.

Lo mejor de este sitio es el gráfico interactivo en el cual se reflejan todos estos datos, desde 1984 hasta el presente (2008 ), para cada uno de los 12 renglones.  Aquí se observan algunas cosas interesantes.  Por ejemplo, la perdiz en el peral costaba aproximadamente US$32.52 en 1984, con muy poco cambio hasta 1997, cuando costaba US$45.00.  Al año siguiente, el precio de la perdiz subió a US$104.99, hasta llegar a US$140.00 en 2001; el gráfico atribuye esto a un aumento en el costo de la vivienda—específicamente de los perales, que gracias a un mejoramiento de las condiciones climáticas, crecieron más altos y saludables, y por ende más costosos.  Desde ese punto, el precio de la perdiz descendió un poco, para subir en 2005 al mismo nivel de 1998 (US$104.99).  De ahí hasta el presente, el alza en el precio de la perdiz en el peral ha sido vertiginosa, al punto de que el precio estimado para 2008 es de . . .

(Redoble de tambores, por favor . . .)

US$219.99.

(Me imagino que si fuese aquí en Puerto Rico, habría que incluir en ese precio los permisos del gobierno para la captura de la perdiz, la remoción del peral y su traslado a donde el Fiel Amor, etc., etc., etc.)

Es más, les voy a dejar que averigüen el costo de los demás regalitos, pero sí les anticipo algo: los datos para los tamborileros, los flautistas, los saltarines y las bailarinas indican que el colectivo de los artistas está empezando a ganar por encima de lo que pueden perder por causa de la inflación.  Una pena que no se pueda decir lo mismo de las doncellas lecheras (aunque éstas vieron algo de aumento este año), por éstas ser obreras no diestras.  Tal vez debo llevarle ese planteamiento al delegado de mi unión a ver qué se puede hacer . . .

Y por si preguntan cuánto es el gran total de para los 364 regalos que usted tendría que comprar para obsequiar a su Fiel Amor durante los 12 días de Navidad . . .

(Redoble otra vez . . .)

US$86,608.00

Si a usted le asustó esta cifra, recuerde que siempre hay alguien que está peor que usted.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, en la Navidad y todo el año, ¿OK?

LDB

Los Dias Perros del Verano

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Bueno, llegó el verano al trópico boricua, como suele suceder después que termina la primavera (digo, a menos que a los legisladores que tanto valoran la dieta, el estipendio para transportación y renovar su guardarropa cada seis meses, les dé con legislar para cambiar las estaciones del año).  Y la verdad es que con el calor de perros de este verano, cualquiera diría que estamos en vías de un derretimiento colectivo.  No hay más que ver la manera en la que estamos teniendo que sobrevivir ante la angustiosa situación de la economía (tanto la puertorriqueña como la mundial), causada por el alza en el precio del combustible fósil.  Sigue subiendo el costo de la gasolina y del diesel (más sobre eso en el próximo párrafo), que a su vez lleva a que aumenten los costos de los artículos básicos (como los alimentos), que también lleva a un aumento en el costo de los servicios esenciales como la electricidad (y que conste, aún estoy contrariado por lo que les mencioné la vez pasada sobre el costo de mi factura del mes en curso)… ¿verdad que esto ya cansa?  (Y no quiero imaginarme lo que sucederá si este año—¡Dios no lo quiera!—nos azota algún huracán.  ¡Sería casi el acabóse!)

Por cierto, recordarán que les comenté que hace un par de semanas me llevé el shock de tener que echarle gasolina a mi vehículo a razón de US$1.02 el litro (US$3.88 por galón estadounidense) de gasolina regular de 87 octanos.  Luego de esa experiencia, la gasolinera donde me surto de ese combustible logró reducir el precio del litro de gasolina regular unos 4 centavos de dólar (y se ha mantenido así a la fecha en que escribo esto).  Lo que me lamento es de que eso tal vez no dure mucho, si le creo las proyecciones a las fuentes a las que me referí la vez pasada (US$174.73 por barril de petróleo, proyectado a un año a partir de hoy, según Oil-Price.net).

En todo caso, lo que más me preocupa en este momento es la posibilidad de que ello pueda llevar a muchas personas que tal vez no cuenten con los recursos (económicos o emocionales) que les ayuden a paliar esta situación, a verse en la de “acabar con todo”, tal vez creyendo que su problema (o sus problemas) se habrán de resolver así de fácil.  De hecho, en los últimos días se ha informado de una alta incidencia de suicidios en Puerto Rico (y me imagino que el cuadro es el mismo alrededor del mundo).  No sé si ello es consecuencia directa del ambiente de tensión económica en el que estamos viviendo, pero no sería de sorprender a nadie si ése es el caso.

Y de ser así, ¿a qué tenemos que esperar para hacer algo?  ¿A que los políticos nuestros dejen la garata nuestra de cada día, por querer demostrar quién es el más corrupto?  ¿A dejar de estarse todo el día, como dicen nuestros jíbaros, “pensando en musarañas”, y en cómo estafar a los mismos que les dieron su confianza?  Francamente, cada día que quienes tienen el poder para hacerlo, dejen pasar sin atender a quienes están considerando “acabar con todo”, es una oportunidad valiosa que se pierde, una oportunidad de mejorar aunque sea una vida…

¡Total!  ¿Qué saben ellos de esas cosas?  Son como el gorila en el comercial que sale en la televisión por cable, que nadie le hace caso y él… pues… “¡allá tú, pregúntame si me importa que quieras hacerme caso o no!”

Y gústele a quien le guste, ésa es la realidad.

Pero bueno, ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.

P.S.: Notarán que de un tiempo a esta parte, estoy aprovechando que ahora existen herramientas que permiten preparar un mensaje de blog sin tener que estar una retahíla de tiempo conectado a la cuenta del sitio que lo publique, llámese WordPress.com, Blogger.com o el que sea.  De hecho, actualmente estoy alternando entre el Windows Live Writer (una de las nuevas herramientas que pueden aprovechar los que tengan Windows Vista en sus computadoras) y ScribeFire (una extensión del visualizador Firefox).  Algo que me gusta de estas herramientas es que me permitirá de ahora en adelante hacer algunas cosas que hasta el momento no me había atrevido a hacer, como colocar imágenes en los mensajes (como la de mi mensaje anterior sobre la gasolina).  Así que hasta que no se me ocurra otra cosa, voy a estarme alternando entre una herramienta y la otra, a ver cómo me funciona con este blog.  Ya les dejaré saber cómo me va en eso.

LDB

Misas Sueltas de Junio de 2008

¡Hola, mi gente, dondequiera que estén!

Cualquiera diría que el mundo en general (y Puerto Rico en particular) se dirige hacia un abismo o algo por el estilo.  No hay nada más que ver la desenfrenada carrera que ha emprendido el precio del barril de petróleo, que hasta el viernes 6/13/2008 estaba en US$134.68, según varias fuentes que consulté hoy mientras empiezo a escribir esto (6/15/2008 @ 11:46 UTC -04:00).  (Más abajo las enumero.)*  Y hay hasta quien predice que el precio del petróleo podría dispararse hacia mayores alturas: una de las fuentes que consulté (Oil-Price.net) anticipa que si se sigue la tendencia actual, de aquí a un año el barril podría costar US$174.72.  Lógicamente, los efectos de ese desenfreno no se han hecho esperar, como lo pude comprobar tristemente el lunes pasado cuando le fui a echar gasolina a mi vehículo.  En efecto, ya hace rato que el combustible regular sin plomo, de 87 octanos, se unió a la gasolina premium de 93 octanos y al combustible diesel en superar la marca de los US$3.78 por galón estadounidense (o lo que equivale a US$1.00 por litro; una de esas cosas que sólo pueden ocurrir en un país donde se vende la gasolina por litros, para un@ entonces conducir en millas por hora a distancias medidas en kilómetros… go figure!).  Y peor aún, los costos de la producción y el movimiento de los productos de primera necesidad han aumentado, el costo de producir electricidad también ha aumentado (más sobre eso en breve)…

Y mucho peor que eso es que la causa de que el precio del petróleo se esté yendo al escape, según otras fuentes, es la especulación.  De particular interés es esta cita que me acabo de encontrar, de un artículo de Globalresearch.ca sobre este tema:

The price of crude oil today is not made according to any traditional relation of supply to demand. It’s controlled by an elaborate financial market system as well as by the four major Anglo-American oil companies. As much as 60% of today’s crude oil price is pure speculation driven by large trader banks and hedge funds. It has nothing to do with the convenient myths of Peak Oil. It has to do with control of oil and its price . . . .

Es más: ¿me creerían si les digo que la factura de electricidad de mi residencia para el mes en curso refleja un monto cercano a los US$250.00?  (¡Y eso, que no hace ni dos años pensábamos en mi casa que una factura de electricidad de US$50.00 era cara!)  Lo malo es que apenas un 17% de ese total es el cargo por la electricidad realmente consumida en mi residencia. Pero lo peor es que la mayor parte del monto restante (o un 80% de esa diferencia) es un cargo para la compra de combustible.  Ése es un cargo que para mí nunca ha tenido mucho sentido, y que históricamente la corporación pública que provee la electricidad en Puerto Rico (la Autoridad de Energía Eléctrica [portal en español] [portal en inglés]) ha aumentado o disminuido (más aumentado que disminuido, que conste) según le ha sido conveniente.  (Ojalá y ese cargo se tradujera en un mejoramiento de los salarios y condiciones laborales de los trabajadores de dicha corporación, que a pesar de estar bajo una de las uniones de mayor importancia en el movimiento obrero puertorriqueño—la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego [UTIER]—, todavía es la hora que no han podido negociar su convenio colectivo con la gerencia de la corporación, por las razones que sean.  Pero ya eso es otro asunto.)

¿No sería entonces mejor cambiar el nombre de la corporación pública a algo así como “Autoridad para la Compra de Combustible”, sobre todo si quienes tenemos que cargar con ese muerto somos nosotros?  Digo, esa me parece una buena idea…

El caso es que mientras esto sucede y no se toman medidas para si no poner poner bajo control una situación que no está precisamente bajo su control, amortiguar aunque sea un poco el impacto de esta situación, ¿qué más está ocurriendo en el país?  Van al Desfile Puertorriqueño de New York a exhibirse como el emperador del cuento aquél (el mismo que creyó estar vistiendo lo último en la avenida, mientras el mundo veía su desnudez manifiesta), para entonces ir al siguiente día ante el Comité de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a trasladar la misma discusión inútil de si queremos soberanía o no, o si el caso de Puerto Rico se resolvió en 1953 (cuando la ONU sacó a Puerto Rico de la lista de territorios sobre los que los países colonizadores tenían que informar a dicha organización cada cierto tiempo) y la ONU no tiene que meterse en asuntos que sólo le importan a los EE.UU.  Y entonces regresan aquí a la misma pelea chiquita de todos los días: que si la Resolución Senatorial 99 (de la que escribí no hace mucho) no prosperará en la presente sesión legislativa, aunque los reaccionarios de siempre se apropien de la célebre frase del Gen. Douglas McArthur, “¡Volveré!”; que si la legislatura derrotó la medida que aumentaría automáticamente los sueldos de los legisladores para el periodo 2009–2012, y eso tiene ansiosos a algunos de estos, a los que US$75,000 anuales, más la dieta o per-diem, más otros privilegios (como estipendios para pagar la gasolina de sus “humildes” vehículos oficiales), NO LES ALCANZA para vivir.

Interesantemente, la figura de Cristóbal Colón se hizo sentir… pero no porque hubiese descubierto el nuevo mundo, sino porque este Cristóbal Colón (y me refiero a un representante cameral por el partido que propulsa la estadidad para Puerto Rico, el PNP) quedó al descubierto.  Sí, porque él dice que si no le aumentan su sueldo no podrá renovar su guardarropa como lo hace cada 6 meses, no podrá costear los gastos de lavado y cuido del susodicho guardarropa (US$40.00 semanales, según él lo indica), no podrá llevar a lavar su vehículo oficial cada semana al car wash (apuesto que a él no le gusta ensuciarse las manos lavando su carro; tal vez yo que lavo mi propio carro debería enseñarle a hacerlo)… ¡definitivamente, a él su mísero salario no le alcanza!  PUNTO.

Yo me pregunto si muchos de mis hermanos puertorriqueños nunca han querido entender las consecuencias de elegir para puestos de la mayor responsabilidad a gente que no muestra el más mínimo asomo de esa responsabilidad, el más mínimo decoro, la más mínima integridad.  Total, creo que el refrán dice más o menos que la gente elige lo que se merece…

Mientras tanto, habrá que ver cómo sobrevivimos, sobre todo para que no nos pase esto

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Bye!

* FUENTES: Bloomberg.com: Energy Prices, CNNMoney.com, WTRG Economics, Oil-Price.net.

LDB