Tarjeta postal desde donde no quisiera estar

Saludos, amigas y amigos, mi gente.

Sé que no han sabido de mí desde noviembre de 2014.  Tal vez piensen que tiré la toalla y que decidí no escribir más en este blog.  Por supuesto que ello no puede estar más lejos de la realidad.  Porque éste ha sido—y seguirá siendo—el vehículo que tengo para compartir con ustedes mi sentir sobre la vida y sobre el mundo que me rodea.

Hoy quiero compartir con ustedes la razón principal por la que hace tiempo que no me ven por aquí.  Desde el verano del 2014, por razones algunas de las cuales prefiero reservarme, he tenido que asumir personalmente la custodia y el cuido de mi padre, de 86 años de edad a la fecha de esta entrada.  Y he tenido que hacerlo sólo, sin ayuda.  Y la verdad es que no me ha sido muy fácil realizar esta tarea, como lo sabe cualquier persona que tenga que cuidar de un familiar de mayor edad, especialmente cuando ese familiar padece de una condición neurológica seria.

No creo que haga falta explicar a qué condición neurológica me refiero ni por qué lo digo de esta manera.  Y como siempre, sé que entenderán el por qué.

La realidad es que en estos últimos meses he tenido que pasar bastante, sobre todo muchos malos ratos.  Especialmente, hospitalizaciones y visitas a salas de emergencia por caídas, infecciones, pulmonías, etc., sufridas por mi padre.  Y créanme, esperar a que l@ atiendan a un@ en la sala de emergencia—sobre todo en el Puerto Rico de hoy en día—se ha convertido en una experiencia traumática para mí.  Especialmente cuando ha habido la mala suerte de que la visita se produzca en un día en el que la sala de emergencia está más ajetreada.

Es más: ahora me da vergüenza—y hasta miedo, de veras—cada vez que me dicen los paramédicos que van a llevar a mi padre a la sala de emergencia.  Es como si la vida me estuviera diciendo que no me concederá evitar el paso por esa prueba, y que como dicen ahora por ahí, que yo "bregue con eso".

Ahora el caso es que me veo en la encrucijada de tomar una decisión sobre la situación de mi padre.  Tal vez no tenga más remedio que enviar a mi padre a un hogar de cuido donde él pueda recibir 24/7 las atenciones y el cuidado que yo no puedo darle.  Cierto es que ésa es la solución que muchas de mis amistades y compañer@s de trabajo me han recomendado, casi al punto del consenso.  Y no menos cierto, me inclino por esa soluciónPero no es una decisión que me sea fácil de tomar.  Especialmente cuando implica sacar a una persona del ambiente ya conocido y trasplantarla a un ambiente nuevo y desconocido, alejar a esa persona de lo que le es familiar y cotidiano y ubicarla en un mundo diferente.

Por no hablar de la transición fuerte que necesariamente tendrá que ocurrir en mi vida, al asumir las riendas de una casa que se queda cada vez más sola.

Pero es así como estoy pasando mis días últimamente.  Lidiando con una situación en la que caí sin querer, sin más remedio.  Una situación que tendrá que culminar de alguna manera, aunque yo salga muy lastimado en el proceso.

No sé, puede ser que al exponerles esto a través de mi blog, yo me esté ayudando a mí mismo… como también puede que no.  Sin embargo, lo que no quiero es que se me tenga pena, en lo absoluto.  Yo quiero creer que saldré como persona, mejor de lo que era cuando esta situación se me presentó tan de golpe y porrazo.  Yo quiero creer que todo saldrá bien y que podré seguir adelante con mi vida.

Y quiero creer que eso incluirá continuar mi contacto con ustedes, amigas y amigos, mi gente.  Que no dejaré de comentar las acciones de un gobierno (sea del partido que sea—PPD o PNP, ambos son lo mismo) que prefiere quitarle a quienes tanto le ha dado al país, con tal de mantener su propia supervivencia; o las injusticias que se cometen a cada rato (como las matanzas policiales de civiles desarmados, sobre todo aquéllos que son de “minorías”), cuando se abusa de la fuerza en lugar de usar la razón; o la tragedia que causan quienes intimidan, destruyen, matan para poder adelantar sus visiones erróneas de cómo debe ser el mundo (y no hace falta decir quiénes son, excepto que pretenden sembrar el terror en el mundo).

Yo espero que esta entrada sea la catarsis que necesito en estos momentos en los que tengo que decidir mi futuro.  Y aún tengo fe de que no importa cuáles sean las consecuencias de mi decisión, habré tomado responsablemente la decisión correcta.  Y entonces podré seguir adelante con mi vida.

¡Y vamos pues a dejar eso ahí!  Cuídense mucho, pórtense bien y sean personas razonables.  ¡Hasta pronto!

LDB
(Original en borrador, publicado desde mi celular vía WordPress para Android.)

Yo no me quito, yo me quedo

English: Silhouette of an airplane to the left
English: Silhouette of an airplane to the left (Photo credit: Wikipedia)

Durante mucho tiempo he visto cómo la gente reacciona a una crisis como la que venimos viviendo por las últimas 4 décadas—puede ser que por más tiempo—en Puerto Rico.  Crisis que nace de la ineptitud y la complacencia con la que se ha manejado la vida pública en este país.  Servicios públicos deficientes, una infraestructura que clama a gritos porque se le dé la debida atención, un cuadro de salud mental que mete mucho miedo, una descomposición social que fomenta la violencia contra todo y contra tod@s, y una clase política que se cree que le vamos a estar riendo las gracias eternamente, mientras una prensa mayormente sensacionalista prefiere no cuestionar—¿no será que de un tiempo a esta parte no se atreve a cuestionar?—y más bien adormece a l@s espectadores(as) con el último chisme del conocido cantante sexualmente enfermito o la conocida modelo-empresaria-icono.

(Como decía la conocida muñeca chismosa de ingrata recordación… “¿he mencionado nombres yoooooooooo?”)

¿Y de qué manera se ha preferido reaccionar a todo este cuadro pésimo?  Muchas personas han dicho que ya no aguantan más y están dispuestas a irse.  A buscar otros horizontes, principalmente en los Estados Unidos.  Donde hay mayores y mejores oportunidades y las condiciones de vida son mejores.

Pero déjenme aclarar algo antes de seguir: No es mi intención juzgar negativamente a quienes piensan de esa manera—tal vez porque si lo hago y me equivoco, tendría que tragarme mis propias palabras.  Total, tod@s tenemos en nuestra propia familia a alguien que se ha sentido derrotado porque sus esfuerzos le han sido “recompensados” con desprecio, desdén, puertas cerradas a sus aspiraciones, etc.  En mi familia ha sido así por bastante tiempo.  Parientes que han tenido que emigrar de los campos a la gran urbe en el norte, a trabajar cosechando las bendiciones de la madre tierra o haciendo puntadas a máquina con hilo y aguja.  O que han emigrado porque las oportunidades de desarrollo profesional no han llegado como lo deseaban, y han tenido que empacar sus sueños y esperanzas en la misma maleta que sus ropas—y por razones que no vienen al caso, sólo voy a decir que ese último caso me toca bastante de cerca.

Así que entonces, ¿qué es lo que queda ante todo este desastre?  O más bien, ¿quienes son los que se quedan—o más bien, nos quedamos?  Nos quedamos quienes tratamos de aguantar como podemos el embate de la ola de mediocridad que nos permea.  Nos quedamos las víctimas propiciatorias de los sacrificios de sus líderes, de aquell@s en quienes—más mal que bien—depositamos la confianza.

Nos quedamos aquí l@s que podemos elegir entre seguir siendo víctimas… o salirnos de ese papel.

Pero entonces, ¿cómo salir de ese papel?  ¿Qué tal si nos quedamos aquí y luchamos por recuperar lo que nos corresponde, particularmente nuestra dignidad, que tanto ha sido pisoteada?

Como lo indiqué arriba, no deseo juzgar a quien se vea en la disyuntiva de irse vs. quedarse.  Sé que no es nada fácil para quien se vea en esa situación.  Ni para mí fue fácil cuando en aras del tan ansiado progreso profesional que había visto en otr@s, quise irme a estudiar un doctorado en ecología en State College, Pennsylvania, allá para agosto de 1990 (¡experiencia de la que sólo duré 11 días!).  Adaptarme a una realidad diferente fue para mí un golpe muy fuerte, además de que las circunstancias que me hubieran ayudado a aguantar ese cantazo no se dieron como yo esperaba.  Y lo peor de ello fue que yo estaba solo.  Solo.  Sin el apoyo de nadie que entendiera la situación por la que pasaba y me hubiera ayudado a hacer más tolerable esa transición en mi vida.  (Aunque valga aclarar que algunos de mis potenciales compañeros de universidad, angloparlantes, hicieron lo que pudieron por ayudar, aunque eso no fuese suficiente.  Pero no me quejo y les agradeceré eternamente por lo que les estuvo a su alcance hacer.)

Así que podrán imaginarse mi alivio al regresar a mi terruño a finales de ese mes, cuando me dije que había regresado a donde tenía que estar, y que cumplir mi misión en la vida no me requería ir más allá de mi grado de maestría en ciencias en biología, que con eso ya estaba más que preparado para lo que me tocaba hacer.  (Por supuesto, también fue un alivio que la carta de renuncia que yo había presentado a mi puesto, la cual entraba en efecto por esos mismos días, fuera dejada sin efecto—pero eso ya es otra historia.)  Y esa misión es simple y sencillamente la de ayudar a poner de pie a mi país, no de rodillas como lo tienen quienes creen que lo pueden tener así por siempre.

Pero volviendo al tema, ¿qué podemos hacer para cumplir con esa misión?  Para empezar, debemos unirnos todos, los que nos quedamos, más allá de las mezquindades que nos inculcan los políticos y algunas figuras públicas cada día.  Debemos generar nuevas ideas, debemos mirar más allá de nuestras narices, más allá de los confines que nos limitan.  A lo mejor en el este del Caribe, o en América del Sur, o en Europa, o África, o quién sabe dónde más, hacen cosas que tal vez nos podrían dar ideas que podamos implantar aquí—y quién sabe si hasta las podamos mejorar en el proceso.  Debemos ser más conscientes de las decisiones que tomamos, y de en quienes confiamos para que dirijan nuestros destinos.  Sobre todo, debemos cuestionar lo que tenemos en estos momentos,  Debemos poner siempre en duda todo lo que nos dicen quienes dicen estar haciendo las cosas “por nuestro bien”, por un lado, mientras que por otro lado buscan su propio bien—y eso último, lo sabemos, y tal vez ell@s saben (aunque no lo quieran admitir) que lo sabemos.  Debemos exigir que cada quien se haga responsable de sus acciones, que no se escondan cobardemente detrás de argumentos manoseados para no hacer las cosas que hay que hacer.  O para hacer cosas que enajenen a quienes no encajan con su estrecha visión particular de cómo deben ser las cosas.

La verdad es que quienes nos quedamos tenemos una tarea enorme por delante.  Una tarea que requiere esfuerzo y sacrificio.  Una tarea para la que tenemos una responsabilidad, con nosotr@s mism@s y con nuestra sociedad, por lo que hay que estar presente para cumplir con la misma.

De mi parte, yo pienso seguir cumpliendo con mi responsabilidad y con mi deber.  Y por ello es que afirmo que…

Yo no me quito.  Eso no está en mi plan de vida.  YO ME QUEDO.

Y ya que yo no me voy a quitar… ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

LDB

El cuento de la tortuga en el poste

Tortuga Morrocoy
Image via Wikipedia

Amigas y amigos, mi gente, mientras buscaba esta mañana cómo organizarme para escribir la próxima entrada, me encontré con un mensaje en uno de los grupos de discusión de usenet que leo a menudo, y quiero compartirlo con ustedes:

LA TORTUGA EN EL POSTE

Un joven está paseando por la plaza de un pueblo y decide tomar un descanso.  Se sienta en un banco… al lado hay un señor de más edad y, naturalmente, comienzan a conversar sobre el país, el gobierno y finalmente sobre los políticos.

El señor le dice al joven: “¿Sabe?  LOS POLÍTICOS, SON COMO UNA TORTUGA EN UN POSTE.”

Después de un breve lapso, el joven responde: “No comprendo bien la analogía…  ¿Qué significa eso, señor?”

Entonces, el señor le explica: “Si vas caminando por el campo y ves una tortuga arriba de un poste de alambrado haciendo equilibrio, ¿qué se te ocurre?”

Viendo la cara de incomprensión del joven, continúa con su explicación:

“Primero: No entenderás cómo llegó ahí.

“Segundo: No podrás creer que esté ahí.

“Tercero: Sabrás que no pudo haber subido solita ahí.

“Cuarto: Estarás seguro que no debería estar ahí.

“Quinto: Serás consciente que no va a hacer nada útil mientras esté ahí.

“Entonces lo único sensato sería ayudarla a bajar.”

EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES, HAGÁMOSLO BIEN, TRATEMOS DE QUE NINGÚN ANIMAL SUBA AL POSTE.

(Adaptado del grupo de discusión: chile.rec.humor.)

Yo no sé cómo lo vean, pero este cuento se me parece bastante a la realidad que vemos todos los días en Puerto Rico, protagonizada por una gran cantidad de “tortugas equilibristas”.  Gente que un@ no entiende cómo es que llega a posiciones de poder para las que no dan la talla (¡y cuida’o que lo vengo diciendo desde hace mucho tiempo!), que ante sus hechos un@ tiene que sentir incredulidad (ya que los mismos no parecen guardar un vínculo con la realidad), que no se pudieron haber trepado solos (después de todo, mientras haya quien caiga bajo su hechizo…), que ciertamente no deberían estar ocupando las posiciones que ocupan (especialmente si no se van a dedicar a nada útil y sí a payasear, a comportarse deshonestamente y a un larguísimo “et cetera”), y que hacen que uno sea consciente de que no deben estar allí y que debe haber gente que se deba a quienes la eligieron, que estén dispuestos a servir a su gente, y no a despojarla de lo que le ha costado tanto trabajo, sudor y sacrificio.

De nuevo, yo no sé cómo lo vean, pero a mí me parece que esto NO ES pura coincidencia.  Así que sirva esto como advertencia para tod@s nosotr@s.  Una advertencia que nos mueva a buscar nuevas alternativas, a pensar bien antes de depositar nuestra confianza en quienes nos quieren representar, a estar seguros de que tomamos la decisión correcta.

Aún estamos a tiempo para eso.  Después, no nos lamentemos de las consecuencias.

Y con eso los dejo de momento.  Nos vemos de nuevo ya mismito, ¿OK?

LDB

Esto es tan solo el comienzo

Residente (René Pérez) and PG-13 (Ileana Cabra...
Image via Wikipedia

¡Qué tal, mi gente!

Lo bueno de tomarse un par de semanas de vacaciones—como estoy haciendo desde la semana pasada—es que uno se desconecta de ciertas situaciones, como el “relajito” que tiene(-n) algún (algunos) oportunista(s) de aprovechar la situación de los despidos en el gobierno puertorriqueño para llamar por la línea de emergencias “911” y propalar una supuesta amenaza de bomba contra mi lugar de trabajo (y ya ustedes saben que me refiero al DRNA).  Y aunque uno nunca sabe cuándo se logrará el propósito de quienes acostumbran jugar ese jueguito, no deja de causar problemas más serios que los que se pretende resolver.  Y lamento mucho decir esto, pero con tales amenazas no se logrará el propósito de que se derogue la infame Ley 7 de 2009; más bien lo que logrará es una mayor antipatía, de parte de aquéllos(as) a quienes se pretende reivindicar.  Lamentablemente, en situaciones como ésta sale a relucir lo peor de algunos que se supone son seres humanos—y con sus acciones demuestran todo lo contrario.  Pero a eso no es a lo que voy.

El caso es que este receso para descansar un poco y para asegurar que mi salud esté bien* me ha permitido observar mejor el desarrollo de los acontecimientos cuyas raíces se remontan a los tiempos de decisiones mal tomadas sobre las finanzas gubernamentales (y como yo siempre insisto en decir, los dos partidos políticos principales en Puerto Rico—el PPD y el PNP—no están para nada libres de polvo y paja en cuanto a la toma de esas decisiones), y que han venido a estallar con la implantación de la Ley 7 de 2009.  Y por supuesto, es materia obligada anotar algo sobre el Paro Nacional efectuado el 15 de octubre de 2009 en la intersección de la Avenida Franklin D. Roosevelt y el acceso oeste al centro comercial Plaza Las Américas en Hato Rey.


Mapa del lugar donde se llevaron a cabo las actividades del Paro Nacional (San Juan, P.R., 15 de octubre de 2009).

Imagen aéera del lugar donde se llevaron a cabo las actividades del Paro Nacional (San Juan, P.R., 15 de octubre de 2009)

Más allá de lo que ya se ha dicho, lo cierto es que el Paro Nacional llevó a la movilización de muchos sectores, que no se limitaron a los directamente afectados por la Ley 7 (o sea, los servidores públicos víctima de los recientes despidos): maestros de educación primaria y secundaria, trabajadores de electricidad, estudiantes universitarios, músicos, teatreros y otros artistas, camioneros… todos tuvieron su razón para desahogarse en contra de las acciones gubernamentales recientes (¡y las que están por venir!), y en contra de quienes las han ejecutado hasta el momento.

Por supuesto, para estos últimos ha sido como si con ellos no fuera, y han hecho cuanta cosa se les ha ocurrido para desvalorizar cualquier logro que el Paro pudo haber obtenido, desde restarle importancia a la cantidad de gente presente (como el actual Secretario de Estado, Kenneth McClintock-Hernández, quien asegura—supuestamente, con la ayuda de la herramienta Google Earth™—que en el área donde se congregó la multitud no había ni 15000 personas, y que quien le viniera a decir que había más gente allí—por ejemplo, 100000 personas o más—posiblemente estaría “consumiendo sustancias controladas”… ¡qué pantalones!), hasta reiterar que en las decisiones ya tomadas de despedir a 16,970 servidores públicos (lo que en la entrada anterior ejemplifiqué con la descuartización del perro para referirme a la manera errónea de resolver un problema, más de eficiencia laboral que de tamaño de la nómina gubernamental) no hay vuelta atrás.

Sin embargo, el problema es que en la protesta contra este proceder gubernamental, parece que tampoco habrá vuelta atrás.  Y van a seguir los actos de repudio contra esas acciones y contra quienes las implantaron, como el que hizo ese mismo día René Pérez, mejor conocido como el Residente del dúo de reggaetón Calle 13, cuando en su participación como “maestro de ceremonias” (¿como que no pega con él ese concepto tan anticuado?) de los Premios MTV 2009, dijo (entre otras cosas) que…

América Latina no está completa sin Puerto Rico y Puerto Rico no es libre.  Hoy 15 de octubre los puertorriqueños marcharon contra el desempleo, porque el gobernador de Puerto Rico los dejo sin trabajo y el gobernador de Puerto Rico es un hijo de la gran p….  Yo lo puedo decir porque sé y porque tengo influencia.  Hoy los puertorriqueños estamos de pie.

Residente le tira con to’ a Fortuño (Primera Hora, San Juan, P.R., 15 de octubre de 2009)

Expresiones que por más que se pudieran justificar (hasta por la madre del propio Residente), también han llevado al repudio por parte de las autoridades gubernamentales.  Repudio que incluye la decisión del alcalde de San Juan, Jorge A. Santini Padilla, de cancelar un espectáculo en el que participaría Calle 13, pautado para el 31 de octubre en el Coliseo Roberto Clemente (que por cierto, lo podrán ubicar en la foto de arriba)—y eso, que el espectáculo sigue en pie mientras escribo esto y lo que se canceló fue la participación de Calle 13 en el mismo, pero por favor, que nadie diga que fue por una “represalia” del alcalde contra Calle 13 por sus expresiones contra el gobernador Fortuño, ¿OK?

(Y aprovecho para dejar claro una cosa: Personalmente, yo no creo que René “Residente” Pérez debió haber utilizado las palabras fuertes que utilizó en la ocasión, para referirse a una situación que como los proverbiales “trapos sucios”, los puertorriqueños ya estamos tratando de lavar en nuestra propia casa, en lugar de estarlos exhibiendo a la vista del mundo.  Sin embargo, creo que él entendió que la plataforma a su disposición se prestaba para ello—digo, ¿qué más se puede esperar de los Premios MTV 2009?—y la utilizó libremente, como ya había advertido unos días antes que lo haría, sin que se le quedara nada por dentro.  Así que ni modo… ¡lo hecho, hecho está!)

Así que de ahora en adelante seguiremos viendo a un bando y al otro haciendo sus movidas correspondientes, a ver quién prevalece en un juego de ajedrez en el que los que estamos en medio somos peones.  Como decía en la entrada pasada, en esta situación de los despidos en el gobierno de Puerto Rico, lo peor aún no ha pasado (por más que el gobernador Luis G. Fortuño Bruset insista en decir lo contrario).  Lo que estamos viendo en estos días, es tan sólo el comienzo de la partida.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Bye!


* Por si se preguntan, no es que yo enfrente problemas de salud en estos días.  Simplemente aproveché para hacerme un chequeo médico general—algo no me hacía en mucho tiempo… OK, llámenlo “negligencia” de mi parte, si quieren—y el mismo arrojó resultados normales en la mayoría de los indicadores habituales… salvo por uno que otro que resultó ser levemente alto, pero no tanto como para que no se pueda controlar con dieta y ejercicios (y con eso, lo digo todo; el resto, a su imaginación se lo dejo).  Así que no se preocupen, que hay Luis Daniel Beltrán para rato…  😉


LDB

Nadie se quiere ir . . . y yo tampoco!

¡Saludos, mi gente!

Leo en la edición de anteayer (5 de abril de 2009) del suplemento dominical La Revista de El Nuevo Día que no todo el mundo está convencido sobre las bondades del plan de recuperación económica propuesto por el gobierno de Puerto Rico, especialmente en lo que se refiere a las renuncias “incentivadas” “voluntarias” y la reducción permanente de la jornada laboral.  Un sondeo informal llevado a cabo por dicho suplemento encontró, entre otras cosas:

  1. Que los entrevistados tienen dudas que quienes se supone que las aclaren no saben aclararlas (o como yo digo a veces: si usted no entiende lo que está tratando de explicar, no espere que los demás lo entiendan);

    (Ciertamente, tampoco ayuda el que la directora de la Oficina de Gerencia y Presupuesto—que a través de su ayudante de prensa alegó que “tenía una agenda muy cargada”—evadiera contestar las preguntas que el mismo medio informativo trató de hacerle sobre el tema.  Pero tarde o temprano se le tendrá que responder a quienes de todos modos llevarán la peor parte en esto, a la porción fina de la soga que acabará rompiéndose comoquiera.  Y yo quiero creer que ellos lo saben.)

  2. Insatisfacción entre los entrevistados con los ofrecimientos económicos envueltos en el plan;
  3. Que los entrevistados se sienten bajo la presión de tomar una decisión trascendental (¡y créanme que para muchos de estos empleados lo es!) en tan poco tiempo—tan temprano como el lunes, 27 de abril de 2009—, como la de sacrificar un día de trabajo cada quincena, con la correspondiente disminución en sueldo;
  4. Que para algunos de los entrevistados, los “incentivos” tales como tres meses de sueldo y el pago del plan médico por un año son “poco atractivos”; y
  5. Que los empleados que ya estaban en vías de retirarse del gobierno corren el riesgo de perder los beneficios a los que tienen derecho, por lo que prefieren esperar a jubilarse a su debido tiempo.  (Y de esto último puedo dar fe a través del caso de un compañero de trabajo que está por acogerse al retiro a finales del año 2009, y quien dijo la semana pasada en mi oficina que ha optado por esperar a seguir con el trámite normal, común y corriente.)

Es interesante notar que el artículo señala (aunque por encimita) algunas de las consecuencias probables de tomar una decisión tan trascendental como la de acogerse a alguna de las opciones descritas en el plan de recuperación económica.  Tal vez los autores del plan creen—si es que eso les importa—que el empleado que opte por acogerse al retiro “voluntario” “se conformará” con los incentivos que les están ofreciendo.  Pero entonces, ¿qué sucederá cuando esos beneficios se agoten?  ¿Cómo podrán esos retirados “voluntarios” pagar la hipoteca de su casa (y quiera Dios que no le haya tocado en suerte una de esas hipotecas tipo ARM—las que cuestan un ARM y una leg), o la educación de los hijos, o la compra en el supermercado?

¿Y qué hay de los que renuncien “voluntariamente”?  ¿Optarán por buscar fortuna marchándose a los Estados Unidos, donde la situación económica tampoco está muy bien que digamos (principalmente por causa de la caída en el mercado de la vivienda), hasta para quienes se graduaron con sueños de ganarse la vida en alguna profesión de prestigio e importancia—sólo para acabar lavando platos, vendiendo verduras o barriendo pisos?

(Y que conste: si ofendí a alguien con lo expresado al final del párrafo anterior, le pido que me disculpe, ya que ésa no fue mi intención.)

Además, no sé si los autores del plan de “recuperación” económica lo saben, pero mucha de la potencial “clientela” del retiro “voluntario” “incentivado” consta de personas que normalmente se pueden considerar como que todavía tienen una adecuada capacidad de producir, que tienen talento y experiencia—y que aun si hubiesen acumulado el tiempo trabajado, no necesariamente tienen la edad para acogerse al retiro, a través de los mecanismos ya establecidos por ley.  Y yo les digo una cosa a ustedes: mucha de esa gente se podría frustrar al poco tiempo de retirarse de forma “voluntaria” e “incentivada”, ya que se encontrarán en la disyuntiva entre aportar laboralmente en una capacidad similar o relacionada, y pasarse el día “cuidando a los nietos” o sentándose en el balcón de la casa a “mirar crecer las plantas”.

Y ahí no quiero ni pensar en qué pudiera ocurrir después, pero creo que la cita que hace el reportaje, de un economista que opina que el plan de “recuperación” económica no funcionará, lo expresa meridianamente claro:

Hay que hacer un cálculo matemático, y el existencial, que es el más importante.  Quedarte en tu casa es un llamado a la enfermedad y a la locura…

Argeo T. Quiñones Pérez, catedrático de Economía, Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (San Juan, P.R.)

Pero bueno, así están las cosas hasta el momento.  Se mueven los engranajes de un plan que pretende “salvar” a Puerto Rico de una crisis económica acentuada por la potencial degradación del crédito que nos permite tener dinero para la obra pública y el bienestar público.  Lo próximo es que cada quien se le provea la carta oficial que indica su antigüedad en el empleo… y tal vez cuánto tiempo le queda para hacer en pocos meses, lo que tal vez nunca hará en 30 años.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.


FUENTE: Nadie se quiere ir (La Revista, El Nuevo Día, 5 de abril de 2009).


LDB