Categorías
agravio blogs comunidad cultura deportes dinero eventos figuras públicas gobierno humor injusticia Medio ambiente naturaleza noticias pobreza política Puerto Rico sátira social sociedad tragedia violencia

Y luego preguntan, ‘¿por que nos quejamos?’

Yo no puedo creer esto, amigas y amigos, mi gente.  De un tiempo a esta parte, se ha estado dando un descontento con el proceder de la administración gubernamental de turno,  y la respuesta oficialista a ese descontento es hacer como si el mismo no tuviera motivo, como si no hubiera razón para quejarse.  Veamos.

Si se le plantea al máximo ejecutivo de las emisoras públicas de Puerto Rico, Israel “Ray” Cruz (el mismo que hace un año vació prácticamente todo su departamento de noticias), que las transmisiones televisivas de las actividades de apertura y clausura de los Vigesimoprimeros Juegos Centroamericanos y del Caribe (Mayagüez 2010)—los cuales culminaban el día en que escribo esto, luego de dos semanas de bastante actividad (incluida una que mencionaré un poco más abajo en la entrada, si tienen la paciencia de seguir conmigo hasta allí)—fueron una soberana porquería y no contaron con la calidad que se espera de un evento de trascendencia mundial, lo más seguro es que el ejecutivo replique:

  1. Que la transmisión sí fue de alta calidad, y que se utilizaron los más recientes adelantos de la televisión digital, y
  2. Que no hay razón alguna para quejarse, a menos que a un allegado de quien se queja no se le hubiera otorgado la producción de un programa televisivo, o que la parte agraviada hubiese sido despedida del elenco de otro programa.

A ver si entiendo esto: Tanto la atracción estelar de la ceremonia inaugural, la cantante Olga Tañón (a cuyo esposo no se le otorgó un contrato para producir un programa estelar sobre las cosas lindas y positivas de los municipios de Puerto Rico), como la respetada actriz y locutora puertorriqueña—y por si se me olvida, ella es además jugadora de golf a tiempo parcial—, Cordelia González, hacen planteamientos válidos, basados en su experiencia con los medios y en su interés de llevarle a Puerto Rico, y a los demás países representados en “Mayagüez 2010”, un espectáculo que haga brillar a Puerto Rico ante la región y ante el mundo.  ¿Y cómo la oficialidad trata esos planteamientos?  ¿Al nivel del betún?  ¿Como si se tratara de un chisme propagado por gente despechada?  ¿Como si las cosas que originan esas preocupaciones no existieran—por lo menos, en el universo en el que vive el directivo de medios?

Otro ejemplo: Se le cuestiona al alcalde de Barceloneta (municipio costero en el norte de Puerto Rico) sobre su operativo de eliminar una serie de ‘estorbos’ en la zona costera—entre los que está una comunidad pesquera cuyo único “delito” es procurarse su propio bienestar, sin tener que estarse dejando amamantar por el gobierno—para allanarle el camino a un desarrollo de marinas y paseos costeros, lo más seguro es que el incumbente municipal conteste:

  1. Estableciendo que el proyecto en cuestión es para “proteger” la costa y los bienes públicos en la misma, y que se pretende preservar las áreas de alta sensibilidad ecológica (como las playas de anidamiento de tortugas marinas en peligro de desaparecer), histórica y cultural (como una serie de cuevas que poseen petroglifos de nuestros pobladores precolombinos), y
  2. Que todo está bien, que no hay motivo para quejarse, y que quien se atreva a llevarle la contraria, específicamente la líder comunitaria que está ayudando a organizar a los residentes de la villa pesquera, es “una loca”.

Francamente, a mí me da una gran vergüenza cuando oigo o veo que los que se hacen llamar líderes en Puerto Rico se rebajan al nivel de la alcantarilla—muy a diferencia de las víctimas de su ira.  Y ciertamente al incumbente en cuestión, Sol Luis Fontanes Olivo, se le conoce un historial de rebajarse a ese nivel cuando no tiene argumentos para rebatir, o cuando se ve en medio de una situación peliaguda.  (Y si alguien todavía lo duda, vea en la noticia enlazada arriba cómo este alcalde maltrató de palabra—alegadamente—a un pescador cuya propiedad fue expropiada.  O si quiere, échese un poco hacia atrás en el tiempo, hasta llegar a donde les presento a este mismo alcalde en el contexto del famoso—más bien, infame—incidente de los perros realengos arrojados por un puente.)

Es más, si me permiten una nota personal y sin que me quede nada por dentro: Yo conozco personalmente a la líder comunitaria a la que este individuo (y yo lo siento mucho, pero el título de “Alcalde” reviste cierta dignidad que no quiero manchar al aplicarlo a este señor) quiso injuriar públicamente, la Sra. Laylanie Ruiz Olmo.  Ella fue en su momento una compañera de trabajo en el DRNA.  Durante el tiempo que estuvo trabajando con nosotros, a mí me constó su seriedad, su capacidad profesional y su dedicación a la protección del medio ambiente y los recursos naturales.  Por eso, yo no tengo razón alguna para creer que ella no esté actuando en defensa de una comunidad que ve amenazada su supervivencia.  Pero sobre todo, creo que tanto ella como la comunidad a la que representa, tienen algo que no se puede comprar… y ese algo se llama dignidad.

¿Podrá decir lo mismo el ocasionalmente destemplado primer ejecutivo municipal?  ¿O será que quien(es) esté(n) detrás del desarrollo propuesto le tiene(n) a él un precio puesto?  Por aquello de que todo se compra, todo se vende…

Pero volvamos al planteamiento inicial.  Si se le plantea al gobernador de Puerto Rico, Luis G. Fortuño Bruset, que algunas de las más de 1500 escuelas del sistema educativo público de Puerto Rico no están preparadas en su planta física, o en su dotación de maestros o directores para el inicio del nuevo año escolar 2010–2011 (¿no les parece que están escuchando el mismo disco rayado de siempre?), y que las organizaciones magisteriales amenazan con realizar paros y manifestaciones de protesta al inicio del primer semestre escolar, el primer ejecutivo responde que:

  • ¿Para qué las protestas de las organizaciones magisteriales, si las más de 1500 escuelas de Puerto Rico estarán listas para el comienzo de las clases del primer semestre?  Todo está bien, no hay de qué quejarse.

La verdad es que oigo una expresión como ésa y no sé si estoy en el planeta Tierra o si estoy en un universo paralelo.  ¡Qué horrible!

Es más, déjenme salirme de ese tema para volver al de “Mayagüez 2010” como lo prometí arriba.  En la segunda de las dos semanas de la fiesta deportiva—que contratiempos aparte, resultó ser muy exitosa—, la noticia más importante no fue el desempeño de las distintas delegaciones deportivas, sino el hecho de que se reportara un ataponamiento en las tuberías sanitarias de la Villa Centroamericana… ¡causado por la disposición de ‘miles de condones’!  Como el proverbial árbol caído, de esta noticia todo el mundo hizo leña… especialmente los “reporteros estrellas” de El Ñame, quienes sugieren que los miembros masculinos (como dicen en inglés, pun intended!) de las delegaciones presentes tomen un curso ‘educativo’ a ese respecto.  Por supuesto, los organizadores de “Mayagüez 2010” buscaron justificarse diciendo que todo estaba bien, que no había necesidad de quejarse y que el problema se había resuelto, aunque ulteriormente no quisieron dar cara a la prensa y dar explicaciones más comprometedoras.

Pero no deja de darme gracia el que tantos atletas masculinos hayan querido… esteeeeeeeeee… dar rienda suelta a sus impulsos “competitivos”, descargar todo ese exceso de energía “atlética”, como para poner a prueba la capacidad de todo un sistema sanitario para asimilar esa carga.  (Además de que debe haber mejores maneras para disponer de…  No, por favor no hagan caso a lo que acabo de escribir.)

Pero bueno, no sé ni por qué me quejo.  Todo está bien en este universo paralelo en Puerto Rico.  ¡No hay razón para quejarse, problema resuelto!  Y a todos los atletas masculinos de “Mayagüez 2010”… ¡medalla de látex!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.

LDB

Categorías
artistas cultura curiosidades eventos humor internacional noticias política Puerto Rico

Si Me Lo Borran… Yo Demando!

¡Hola, mi gente, dondequiera que estén!

Al momento en que escribo, nos preparamos en Puerto Rico para empezar el tortuoso proceso que nos llevará a elegir en unos cuantos meses la persona que regirá los destinos de nuestra isla por los próximos 4 años.  Proceso que ya lleva signos de que se verá más de lo mismo, entre acusaciones y contraacusaciones y ataques de un lado y otro, y expresiones de “¡Tú eres corrupto, yo no!” de parte y parte…  Y no sigo con eso porque ése será mi tema para mañana, en víspera de las primarias de los dos partidos políticos principales, ¿OK?

Mientras el hacha va y viene y el palo descansa, como dice el refrán, se me ocurre que nos podemos reír un poco de las barbaridades que hace alguna gente.  Mientras yo estaba revisando mis mensajes de email en la tarde de hoy (viernes 3/07/2008 ), me encontré con una noticia bastante curiosa sobre un actor argentino radicado en Londres, que para el año 2001 actuó en un montaje de la ópera trágica Rigoletto, de Giuseppe Verdi (1813–1901), en la prestigiosa Casa Real de la Ópera (Royal Opera House) de esa ciudad.  Como parte de la promoción de la obra, el individuo (que no era sino un miembro del coro de la obra) no tuvo reparo alguno en hacer un desnudo frontal para un afiche promocional…

(¡SÍ!  LO LEYERON BIEN.  Fue un desnudo frontal… y no tengo que justificarme explicando lo que eso significa.)

… en el cual él aparece recostado de una de las actrices, como si estuviese herido.  El problema del individuo es que la Casa Real de la Ópera londinense siguió utilizando ese afiche para promocionar ulteriores puestas en escena de Rigoletto.  Y lo peor de todo es que en encarnaciones ulteriores del mismo afiche, la Casa Real de la Ópera se vio obligada a alterar… esteeeeeeeeee… ¿cómo lo digo?… alterar digitalmente la masculinidad del individuo para que la misma no fuera tan conspícua.  (¡Un momento!  ¿De qué estamos hablando aquí?  ¿Del Rigoletto de Verdi o de una peliculita de esas que no llevan una trama?)

OK, yo he escuchado decir que en algunas óperas se han presentado cosas peores, como lo que una vez leí en el periódico sobre una presunta escena de bestialismo, pero eso no es algo en lo que me guste entrar, así que… ¿por dónde yo iba?

¡Ah!  ¡Y ahí fue que ardió Troya!  Al darse cuenta de que aquello… ¡ejem!… no aparecía en todo su esplendor en el afiche, el actor en cuestión entabló una demanda contra la Casa Real de la Ópera londinense, alegando que ésta había alterado la parte anatómica en cuestión, al punto de que se veía más pequeña de lo que en realidad era.  (Y a todo esto, ¿quién se cree él que es?  ¿Uno de los macharranes que hace el tipo de filme al que me refiero dos párrafos atrás?)  Incluso el individuo “sintió hasta vergüenza” (¡¿?!) de que le hubieran borrado su masculinidad para promocionar una puesta en escena de una obra en la que ya él no trabajaba (ya que luego de ese año migró hacia la televisión inglesa), sin darle el debido crédito (ustedes saben… $$$) por estar en la foto… esteeeeeeeeee… ¡con eso al aire!  Al final, la Casa Real de la Ópera londinense optó por remover el afiche “ofensivo” (¿sería “ofensivo” porque no retrataba la realidad del producto que se estaba ofereciendo en venta?) y mandar a hacer uno nuevo para la próxima puesta en escena de Rigoletto en el 2009.

La verdad es que a quienes yo les comentaba esta noticia les daba mucha gracia (¡y a mí también!), sobre todo ante el reclamo del actor en cuestión de que le habían borrado su virilidad electrónicamente, por no hablar de su falsa vergüenza.  Digo yo, ¿formar todo un escándalo—con todo y abogados—ante la adopción de una medida para garantizar el decoro de una institución artística como la Casa Real de la Ópera de Londres?  No sé, pero se me ocurre pensar que el ego de este señor es… (OK, aquí es que creo que tengo que aguantarme un poco, pero ahí voy)… del tamaño original de la parte “faltante” en la foto (¡quién sabe si hasta más grande!).

Total, si él quiere que lo vean en todo su glorioso esplendor… ¡mejor que se dedique a stripper!  Tal vez le iría mejor y ganaría más dinero que como actor…

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien… no vaya a ser que los borren digitalmente con airbrush.  Hasta luego.

P.S. Por si acaso, aquí está el enlace a la noticia… ¡con todo y foto, pa’ que se lo gocen!  (Y recuerden que lo que se está anunciando no es una peliculita de ésas que no llevan trama…)

Royal Opera House airbrushed away my manhood, claims naked actor

LDB