De mujeres y contrastes

The Revolutionary flag of Lares "The firs...
Image via Wikipedia

¡Saludos, amigas y amigos, mi gente!

En una misma semana, mujeres muy diferentes entre sí han tomado para sí la mira pública.  Y entre ellas se destacó una activista política, una figura a la mención de cuyo nombre se podía sentir, lo mismo la más elevada reverencia que el miedo más incapacitante, un digno modelo a seguir para sus simpatizantes, o una terrorista para quienes discrepaban de sus ideales políticos, o de la manera como ella los afirmó en un momento importante de su vida.

En medio del ruido generado por aquéllas que son figuras públicas, de las que buscan cualquier manera de hacer que el público, los demás meros mortales, hablen de ella—bien o mal, pero que hablen—, se produjo el fallecimiento de la líder nacionalista puertorriqueña, Dolores (Lolita) Lebrón Sotomayor, ocurrido el domingo 1 de agosto de 2010, por complicaciones de una condición cardiopulmonar que ella padeció durante varios meses.  Huelga decir aquí cuál es su reclamo de un sitial en la historia puertorriqueña de nuestros días, pero creo que es mejor decirlo una vez más, tantas veces como sea necesario para que nadie se atreva a borrarlo de un plumazo, así porque sí: Doña Lolita fue quien encabezó el ataque armado contra la Cámara de Representantes estadounidense, el 1 de marzo de 1954, en el cual participaron también tres varones puertorriqueños.  ¿Para qué fue el ataque?  Para protestar por lo que ellos consideraron entonces—y a comienzos del Siglo 21, muchos de nosotros (aún aquéllos que no somos independentistas ni afiliados) todavía lo consideramos—como el “engaño” cometido por los Estados Unidos de la América del Norte al concederle a Puerto Rico su actual condición política como Estado Libre Asociado (ELAPR).  Una condición política en la cual se “pactan”, entre otras, condiciones de moneda común y defensa común—aunque habría que ver de qué manera el ejército, la marina, la infantería o la fuerza aérea, tendría que venir a defendernos y de quién, pero ya eso es otro tema—, pero se deja en manos del propio Congreso estadounidense asuntos fundamentales como la interacción de Puerto Rico con otros pueblos del mundo, especialmente aquéllos que tenemos tan cerca (físicamente) y tan lejos de nosotros, en nuestro propio vecindario antillano y caribeño.  Más aún, es una condición política en la que algunas de las leyes estadounidenses, como la que establece la pena de muerte como castigo por delitos graves como el asesinato, entran en conflicto evidente con las leyes de Puerto Rico (y la propia Constitución del ELAPR es directa en prohibir la aplicación de ese castigo).

(Curiosamente, según una nota del Washington Post sobre el fallecimiento de Lolita Lebrón, el ataque se produjo en momentos en los que en la Cámara de Representantes estadounidense se discutía un proyecto sobre inmigración.  ¡Justo el mismo tema que es objeto de controversia hoy en día!  Y por favor, que a nadie se le ocurra idea alguna, ¿OK?)

Afortunadamente, no hubo muertos tras el incidente, a pesar de que cinco congresistas fueron heridos.  De hecho, cuando Doña Lolita y los tres fueron arrestados por las autoridades capitolinas federales, ella hizo una expresión muy interesante: dijo que ella no había ido allí a matar a nadie… pero que estaba dispuesta a perder su libertad, a morir por su patria, por Puerto Rico.  Expresión que mantuvo durante el juicio que se le siguió ulteriormente y del cual salió condenada a 50 años de cárcel—sentencia de la cual llegó a cumplir apenas la mitad, al serle conmutada la misma por el entonces presidente James Earl Carter en 1979.  Expresión y actitud que la llevaron ulteriormente a ser parte de la lucha para que la marina estadounidense levantara sus operaciones en la isla puertorriqueña de Vieques (que había establecido allí desde la década de 1940), como resultado de la cual fue encarcelada por varios días durante el 2001—aunque para entonces, ella consideró que había otras maneras de luchar por la independencia para Puerto Rico, aparte de los métodos violentos empleados en el pasado.

Es una pena que el fallecimiento y sepelio de Lolita Lebrón se produjera casi al mismo tiempo en el que salió a la luz el momento difícil por el que atraviesa la modelo y empresaria puertorriqueña, María del Pilar (“Maripili”) Rivera (a quien ya conocieron en esta entrada, además de que sin mencionarla por nombre, la propuse indirectamente para la nueva tradición de los caganers de Puerto Rico), con su esposo, el ex-jugador del Major League Baseball, Roberto Alomar.  (No que Maripili no hubiera pasado ya por momentos difíciles—su último novio conocido antes de su boda con Alomar se suicidó debido a que enfrentaba problemas económicos—, pero vamos a dejar ese punto ahí.)  Sobre todo, ante lo que se ha tendido a criticar como la desmedida atención e importancia que se le ha dado a la crisis matrimonial de Maripili, en comparación con la poca—o si se quiere, superficial—atención e importancia dadas al deceso de quien desde hace más de medio siglo es parte de nuestra historia contemporánea—gústele a quien le guste.

¿Será que en algún punto del camino hemos cambiado nuestras prioridades como sociedad?  ¿Será que le damos más valor a las “hazañas” de las estrellas de la farándula—incluidas de un tiempo a esta parte, aquéllas estrellas que son de más relevancia para otros pueblos hispanos que la que tienen para los puertorriqueños (y esto lo escribo con el mayor respeto hacia mis lectores en México y otros países hispanohablantes)—, en lugar de las figuras que forjan la vida de nuestro pueblo con sus acciones, aunque éstas no sean del agrado de algunas personas?  Tal vez será que hemos llegado al punto de favorecer (y creo que hasta a premiar) la superficialidad y la mutación de principios (algo así como en esta cita de Marx… no de Karl, sino Groucho),* por encima de la honestidad, el compromiso y la verticalidad.

Y aun si yo no comulgara personalmente con los ideales que llevaron a Doña Lolita a hacer lo que hizo en el Congreso ese 1 de marzo de 1954—bastante tiempo antes de mi nacimiento—, tengo que reconocer que esa señora siempre fue honesta, vertical y comprometida con sus ideales.  Fue una persona de esas que ya no se ven mucho por ahí, que asumen una gran responsabilidad, que siempre están dispuestas a sacrificar su bienestar, hasta su propia vida, por hacer lo que consideró justo, sin importarle las consecuencias que ello le acarrearía.  Y lo que ella consideró justo fue buscar que Puerto Rico se independizara de los Estados Unidos de la América del Norte, que Puerto Rico dejara de ser un país sometido al yugo de un país más poderoso (experiencia que vivió durante cuatro siglos bajo el dominio español), sin posibilidades de forjar su propio destino, y se sentara en la misma mesa con otras naciones del mundo, en igualdad de condiciones.

Pero yo creo que ése es el gran problema: A nosotros no nos importa más el brillo farandulero que la integridad.  Y mientras sea así, seguiremos más interesados en el chisme que en el diálogo sincero y honesto, seguiremos más pendientes de las desventuras sentimentales de otros, que de afrontar las realidades que la vida nos pone de frente.  Para mí que eso no se vale… pero tenemos que arar con esos bueyes.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.


* Por cierto, la cita a la que me refería es la siguiente:

“Those are my principles, and if you don’t like them… well, I have others.”
(“Ésos son mis principios, y si a usted no le gustan… pues, tengo otros.”)

Julius Henry “Groucho” Marx (1890–1977)


LDB

Volando por los cielos (super) amistosos . . . suavemente!

ADVERTENCIA: Por la naturaleza escabrosa del tema, les pido su discreción e indulgencia (máxime cuando para los fines de WordPress.com, este blog no está definido como que trate temas para adultos).

En el calor de la fiesta (José Arcadio) exhibió sobre el mostrador su masculinidad inverosímil…  A las mujeres que lo asediaron con su codicia les preguntó quién pagaba más….  Entonces él propuso rifarse entre todas a diez pesos el número.

Gabriel García Márquez, Cien Años de Soledad

¡Hola, mi gente!

Yo me pregunto en qué es lo que piensan algunas personas cuando se les ocurre exhibir en público el tipo de conducta que toda sociedad que se precie de serlo considera como patentemente ofensiva.  Como en el caso que más se comentó esta semana, y que por unos instantes nos apartó la atención de la inminencia de los despidos “voluntarios” en el gobierno y del vergonzoso bochinche sobre las finanzas de campaña de los partidos políticos.  Obviamente, me refiero a la revelación de lo sucedido con el cantante boricua Elvis Crespo, cuando fue visto por una pasajera en un vuelo comercial de Houston (Texas) a Miami (Florida) el 19 de marzo pasado, mientras él se auto gratificaba (una manera políticamente correcta de decir que él se estaba masturbando… ¡Y PUNTO!).

Francamente, la primera vez que escuché hablar del asunto en la radio (el miércoles pasado, de camino a mi trabajo), yo no podía creer que a alguien se le hubiera ocurrido algo así.  Sobre todo, hacerlo en un lugar público como la cabina de un avión comercial, en la que por su naturaleza, el (la) pasajero(a) tiene que mantener una cercanía forzosa con su compañero(a) de fila.  (¡Si no sabré yo lo que eso significa, de tanto que he viajado en avión en los últimos años, sobre todo en clase económica!)  Me pregunto si él estaba consciente de que además de su compañera de fila, cualquier persona que se moviera a través del pasillo del avión (o sea, otros pasajeros en ida y vuelta al servicio sanitario y los asistentes de vuelo—tres de los cuales también presenciaron el incidente) podían darse cuenta de lo que sucedía.

Y si lo estuvo, ¿le importó eso en algún momento?  ¡Yo apuesto mi vida a que NO!

Pero si malo fue que tanto la compañera de fila de Elvis en el avión como tres de los asistentes de vuelo se percataran de que él se estaba auto gratificando públicamente, peor fue que a su llegada a Miami él le dijera a las autoridades federales que lo interrogaron que “no recordaba” haber hecho lo que se le imputaba.  (Digo, a menos que él estuviera durmiendo en el momento del incidente… ¡uno nunca sabe!)  Y mucho peor aún ha sido la actitud que él ha asumido desde entonces, de “exigir respeto” para sus compañeros artistas este pasado jueves (26 de marzo de 2009) a su llegada a la ceremonia de los Premios “Lo Nuestro” (otro de los engendros que Univisión trata de imponerle a los puertorriqueños, y que no me vengan ellos con que ésa no es su agenda) para no hablar del tema allí.  Y ni hablar de las ambiguas declaraciones que él hizo en un breve vídeo que colocó anteayer (27 de marzo de 2009) en su página de MySpace (cuyo enlace no incluyo en esta entrada para no ensuciarme las manos ni ensuciar este blog), en el que niega que los hechos hubiesen ocurrido o que hubiera sido arrestado por las autoridades federales a su llegada a Miami (y no me pregunten de dónde él sacó eso último, porque la noticia según relatada no decía en ninguna parte que él hubiera sido arrestado, aunque hay una querella que está rondando por ahí y que pronto podría ser vista en el foro judicial correspondiente), y promete salir bien librado de todo ese lío (probablemente para seguirse rifando como el José Arcadio que pinta el Gabo en su obra literaria cumbre).

(¡Un individuo como ése viene a exigir respeto!  ¡Qué pantalones!  Venir a exigir algo que parece que él no tiene, ni por los demás, ni por él mismo.  Yo no sé de él, pero por lo menos en mi casa me enseñaron a tener respeto por los demás, para que los demás me puedan respetar a mí.)

La verdad es que para un individuo con su reputación de mujeriego, que lo ha llevado a tener encuentros sexuales “sin protección” con varias jovencitas a las que ha dejado embarazadas—andanzas que ya le costaron perder su primer matrimonio—, este incidente parece serle una cosa tan natural como respirar.  Tal vez él está en una búsqueda constante de emociones, en la que cada nueva experiencia es más excitante que la anterior… aun con el riesgo que ello conlleva (como que lo pesquen en la movida, como en este incidente)… aunque tal vez es el factor “riesgo” el que lo impulsa en esa dirección.  Tal vez él siente que su condición de cantante, de figura pública, de “famoso”, le da licencia para hacer y deshacer como a él le dé gusto y gana, aunque ello no incluya comportarse de manera responsable, consigo mismo y con los demás.  ¡Ah!  Y a quien no le guste, que “cambie de canal” y vea otra cosa, que él querrá seguir haciendo lo que le dé la gana (y puede que hasta peor, como hacen algunos engreídos en el ambiente farandulero)…  ¡Y que a nadie se le ocurra protestar!  Sí, porque quien proteste, se irá pa’l…

¿O será que simplemente él está enfermo, con una condición que no le permite ver el daño—puede que no físico en este caso, sino más bien social—que se hace?

Peor aún: ¿cuántos otros “Elvis” (o “José Arcadio”, como el del Gabo), de todos los órdenes de la vida, andan por ahí con esa misma condición?  ¿Y cuánto es el daño que le pueden estar haciendo a nuestra sociedad, que tanto se alaba de ser civilizada?

Muy penoso decirlo, pero así está el mundo en estos momentos.  Mientras tanto, que siga José Arcadio rifándose a la mejor postora…

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien—sobre todo en lugares públicos, ¿OK?  Hasta luego.

LDB

Que No Me Da La Gana, No Me Bajo de Aqui, Hasta Por La Mañana

¡Saludos, mi gente!

Ya sé lo que ustedes me dirían si yo estuviera frente a ustedes: “Estabas perdí’o, ¿ah?” Pero no es así. La cosa es que me tomé un descanso de una semana del blog porque no había visto nada que mereciera la pena comentar aquí. Así de simple y sencillo. Pero aún así, siempre ocurre algo que llama la atención. Por ejemplo…

Yo todavía quisiera saber cómo es posible que ocurran cosas como ésta: Un individuo que lleva mucho tiempo sin ver a sus hijos, luego de que una decisión judicial concediera la custodia de los mismos a su madre natural, se ha disparado la tremenda maroma de penetrar un área de construcción de una hospedería y subirse a la grúa que mueve los materiales de construcción hacia las distintas secciones de la construcción. ¿No se supone que haya alguien encargado de la seguridad en ese proyecto, alguien encargado de impedir el paso de personas no autorizadas al lugar?

Pero bueno, la cosa fue que durante unos 14 ó 15 días, el individuo estuvo trepa’o en la grúa, en actitud de exigir que se le dejara ver a sus hijos… Precisamente, los mismos 14 ó 15 días que él mantuvo paralizadas las labores de construcción de las facilidades hoteleras, ¡por sus… esteeeeeeeeee… “pantalones”! De más está decir que los trabajadores de la obra de construcción no pudieron cobrar a tiempo para llevarle un regalo a sus madres (los que las tuviesen)…

Y para más empeorar las cosas, la Policía de Puerto Rico se mantuvo impotente observando cómo un simple ciudadano con un agravio que reparar se burlaba de todos, sin tener un mecanismo legal que permitiera actuar a los agentes del orden público. De hecho, la versión oficial decía que la situación era demasiado peligrosa para exponer ls vidas de los agentes del orden público en el intento de disuadir al individuo de su intención y tratar de conformarlo al lento y complicado proceso de rigor.

Afortunadamente, para cuando escribo esto, el individuo ya se bajó de la grúa. Así que ahora lo que le espera es un proceso judicial por desobedecer una orden de comparecencia so pena de desacato. (Tendencia muy peligrosa que, por cierto, estamos viendo últimamente con una frecuencia alarmante, especialmente en algunos de nuestros seudolíderes políticos.) Y me imagino que esta vez—porque ésta es la tercera vez que él lo hace, luego de haberse comprometido al final de la primera vez (en 2005) a no volverlo a hacer—le esperará una demanda de parte de la compañía constructora, por los salarios que dejaron de devengar los trabajadores, más todos los gastos en los que dicha compañía tendrá que incurrir como consecuencia de la paralización de las obras…

Aquí hay mucha tela de donde cortar. Desde las leyes deficientes que fomentan el que ocurran situaciones como ésta (y que a los oportunistas políticos de nuestro país no les interesa reformar), hasta la manera de compensar a quienes se ven afectados sin quererlo por las maneras que algunas personas utilizan para exteriorizar sus quejas contra un sistema que los deja en la estacada, y hasta pasando por las medidas de seguridad que permitan evitar que cosas como ésta se repitan…

Es más, vamos a dejar este tema ahí, ¿OK? Hablamos luego.

LDB