Categorías
artistas cine comunicaciones comunidad cultura figuras públicas humor injusticia música noticias Puerto Rico sociedad televisión

La (verdadera) satisfaccion del deber cumplido

(NOTA: Originalmente, escribí la siguiente entrada como comentario a una entrada anterior relacionada con la cancelación del programa “El Show de las 12” en Telemundo de Puerto Rico y lo que ello significaba para mí.  Sin embargo, decidí eliminar ese comentario para convertirlo en una entrada aparte, que es lo que sigue.)

¡Qué tal, mi gente!

Cuatro años con cuatro meses y diez días después del fin de una era, tengo que referirme a la muerte de quien gestó "El Show de las 12" y muchos otros éxitos de la televisión puertorriqueña, Francisco (Paquito) Cordero Báez.  Ya con él son muchos los pioneros de la televisión puertorriqueña que se nos han ido en lo que va del 2009 (y no hace falta que les lea la lista).  Figuras que tal vez no contaban con los recursos técnicos con los que se cuenta hoy en día (aunque de todos modos sería injusto comparar la televisión analógica de tubos de vacío y kinescopios de mediados de la década de 1950 con la televisión digital de 2009), pero que pusieron su corazón en hacer un trabajo digno, que ayudara a la gente a divertirse y olvidar las penas de la vida diaria sentada frente al televisor, aunque fuera por unos pocos minutos al mediodía.

Aunque se nos dice que en sus últimos días, Paquito Cordero gozaba de bastante lucidez y se mantenía al día con mucho del quehacer artístico, también se nos dice que la muerte le sobrevino a causa de una serie de enfermedades que le aquejaban desde hace algún tiempo.  Ello ha llevado a algunas personas—y creo que yo también me voy a apuntar en esa lista—a preguntarse (preguntarnos) si la pena causada por perder su “caballito de batalla” diario (“El Show de las 12”) no fue un factor que contribuyera a que su salud fuera declinando en estos últimos años.  Digo, hay quienes después de dejar de hacer aquello que tanto han amado hacer diariamente durante mucho tiempo, mueren poco tiempo después… aunque habrá alguno que otro para quien la muerte será lenta y dolorosa, como la ocasionada por una enfermedad prolongada…

Total, ya ocurrió lo que tendría que ocurrir tarde o temprano.  Ya don Paquito estará disfrutando desde dondequiera que esté, de la satisfacción de haber sido uno de los pioneros de la televisión puertorriqueña (y quién sabe si—como dije hace unos meses sobre su compinche, la otra mitad de “Los Muchachos de la Alegría”,* Tommy Muñiz—él también le hubiera metido mano al reto de la televisión digital), de ser quien propulsó la carrera artística de figuras que siguen en el favor público (como Chucho Avellanet, Lissette Álvarez, Lucecita Benítez, Nydia Caro, El Gran Combo de Puerto Rico y muchos otros), de haber ayudado a proyectar la imagen de Puerto Rico en el escenario internacional (con la participación puertorriqueña en el Festival OTI).  Ahora lo que nos queda de él es un legado que las generaciones actuales tienen el deber de mantener con vida, para que no quede—como tal vez pretendan algunos, movidos por un afán mercantilista que se quiere anteponer a nuestra idiosincrasia (y al que le caiga el sayo… ¡que se lo ponga!)—como una nota al calce en la historia de Puerto Rico.

¡Buen viaje hacia la eternidad, don Paquito!  ¡Muchísimas gracias!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.

* “Los Muchachos de la Alegría” es una adaptación al español de la obra de Neil Simon, “The Sunshine Boys”, de la cual se hizo una película en 1976 con George Burns y Walter Matthau (información en IMDb).

LDB

Categorías
agravio artistas comunidad Estados Unidos figuras públicas injusticia Internet leyes música noticias Puerto Rico radio sociedad televisión viajes videos web sites

Volando por los cielos (super) amistosos . . . suavemente!

ADVERTENCIA: Por la naturaleza escabrosa del tema, les pido su discreción e indulgencia (máxime cuando para los fines de WordPress.com, este blog no está definido como que trate temas para adultos).

En el calor de la fiesta (José Arcadio) exhibió sobre el mostrador su masculinidad inverosímil…  A las mujeres que lo asediaron con su codicia les preguntó quién pagaba más….  Entonces él propuso rifarse entre todas a diez pesos el número.

Gabriel García Márquez, Cien Años de Soledad

¡Hola, mi gente!

Yo me pregunto en qué es lo que piensan algunas personas cuando se les ocurre exhibir en público el tipo de conducta que toda sociedad que se precie de serlo considera como patentemente ofensiva.  Como en el caso que más se comentó esta semana, y que por unos instantes nos apartó la atención de la inminencia de los despidos “voluntarios” en el gobierno y del vergonzoso bochinche sobre las finanzas de campaña de los partidos políticos.  Obviamente, me refiero a la revelación de lo sucedido con el cantante boricua Elvis Crespo, cuando fue visto por una pasajera en un vuelo comercial de Houston (Texas) a Miami (Florida) el 19 de marzo pasado, mientras él se auto gratificaba (una manera políticamente correcta de decir que él se estaba masturbando… ¡Y PUNTO!).

Francamente, la primera vez que escuché hablar del asunto en la radio (el miércoles pasado, de camino a mi trabajo), yo no podía creer que a alguien se le hubiera ocurrido algo así.  Sobre todo, hacerlo en un lugar público como la cabina de un avión comercial, en la que por su naturaleza, el (la) pasajero(a) tiene que mantener una cercanía forzosa con su compañero(a) de fila.  (¡Si no sabré yo lo que eso significa, de tanto que he viajado en avión en los últimos años, sobre todo en clase económica!)  Me pregunto si él estaba consciente de que además de su compañera de fila, cualquier persona que se moviera a través del pasillo del avión (o sea, otros pasajeros en ida y vuelta al servicio sanitario y los asistentes de vuelo—tres de los cuales también presenciaron el incidente) podían darse cuenta de lo que sucedía.

Y si lo estuvo, ¿le importó eso en algún momento?  ¡Yo apuesto mi vida a que NO!

Pero si malo fue que tanto la compañera de fila de Elvis en el avión como tres de los asistentes de vuelo se percataran de que él se estaba auto gratificando públicamente, peor fue que a su llegada a Miami él le dijera a las autoridades federales que lo interrogaron que “no recordaba” haber hecho lo que se le imputaba.  (Digo, a menos que él estuviera durmiendo en el momento del incidente… ¡uno nunca sabe!)  Y mucho peor aún ha sido la actitud que él ha asumido desde entonces, de “exigir respeto” para sus compañeros artistas este pasado jueves (26 de marzo de 2009) a su llegada a la ceremonia de los Premios “Lo Nuestro” (otro de los engendros que Univisión trata de imponerle a los puertorriqueños, y que no me vengan ellos con que ésa no es su agenda) para no hablar del tema allí.  Y ni hablar de las ambiguas declaraciones que él hizo en un breve vídeo que colocó anteayer (27 de marzo de 2009) en su página de MySpace (cuyo enlace no incluyo en esta entrada para no ensuciarme las manos ni ensuciar este blog), en el que niega que los hechos hubiesen ocurrido o que hubiera sido arrestado por las autoridades federales a su llegada a Miami (y no me pregunten de dónde él sacó eso último, porque la noticia según relatada no decía en ninguna parte que él hubiera sido arrestado, aunque hay una querella que está rondando por ahí y que pronto podría ser vista en el foro judicial correspondiente), y promete salir bien librado de todo ese lío (probablemente para seguirse rifando como el José Arcadio que pinta el Gabo en su obra literaria cumbre).

(¡Un individuo como ése viene a exigir respeto!  ¡Qué pantalones!  Venir a exigir algo que parece que él no tiene, ni por los demás, ni por él mismo.  Yo no sé de él, pero por lo menos en mi casa me enseñaron a tener respeto por los demás, para que los demás me puedan respetar a mí.)

La verdad es que para un individuo con su reputación de mujeriego, que lo ha llevado a tener encuentros sexuales “sin protección” con varias jovencitas a las que ha dejado embarazadas—andanzas que ya le costaron perder su primer matrimonio—, este incidente parece serle una cosa tan natural como respirar.  Tal vez él está en una búsqueda constante de emociones, en la que cada nueva experiencia es más excitante que la anterior… aun con el riesgo que ello conlleva (como que lo pesquen en la movida, como en este incidente)… aunque tal vez es el factor “riesgo” el que lo impulsa en esa dirección.  Tal vez él siente que su condición de cantante, de figura pública, de “famoso”, le da licencia para hacer y deshacer como a él le dé gusto y gana, aunque ello no incluya comportarse de manera responsable, consigo mismo y con los demás.  ¡Ah!  Y a quien no le guste, que “cambie de canal” y vea otra cosa, que él querrá seguir haciendo lo que le dé la gana (y puede que hasta peor, como hacen algunos engreídos en el ambiente farandulero)…  ¡Y que a nadie se le ocurra protestar!  Sí, porque quien proteste, se irá pa’l…

¿O será que simplemente él está enfermo, con una condición que no le permite ver el daño—puede que no físico en este caso, sino más bien social—que se hace?

Peor aún: ¿cuántos otros “Elvis” (o “José Arcadio”, como el del Gabo), de todos los órdenes de la vida, andan por ahí con esa misma condición?  ¿Y cuánto es el daño que le pueden estar haciendo a nuestra sociedad, que tanto se alaba de ser civilizada?

Muy penoso decirlo, pero así está el mundo en estos momentos.  Mientras tanto, que siga José Arcadio rifándose a la mejor postora…

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien—sobre todo en lugares públicos, ¿OK?  Hasta luego.

LDB

Categorías
eventos naturaleza Puerto Rico

Ahogados Bajo una Nube de Polvo

¡Hola, mi gente!

Para empezar, espero que estén mejor de salud que yo. Y lo digo porque mientras escribo esto, estoy saliendo de una gripe inesperada. Pero lo más inesperado fue que esa gripe me sobrevino justo después que una densa nube de polvo, de esas que se levantan desde el desierto del Sahara, arropara a Puerto Rico y el Caribe durante la mayor parte de la semana antepasada.

No sé, tal vez sea una especulación con mayor o menor fundamento. Pero no creo que esté muy lejos de la realidad. De hecho, especialistas en varios países de la cuenca caribeña coinciden en señalar que las nubes de polvo levantadas por las tormentas en el desierto del Sahara cargan, entre otras cosas, partículas nocivas, plaguicidas, microorganismos (¿como los que ocasionan enfermedades respiratorias y catarros?), contaminantes químicos, etc. Otros impactos incluyen el deterioro de la calidad del aire, la disminución en la cantidad de lluvia que cae en un lugar (al inhibirse la formación de nubes productoras de lluvia), la aparición de mareas rojas (concentraciones masivas de algas tóxicas) debido a la gran concentración de nutrientes que se depositan en los mares, y quién sabe que otros impactos.

Entonces, ¿qué puede hacerse cuando una nube tan densa de este tipo de partícula asoma su fea cara? Generalmente lo que se recomienda es que se limite la actividad al aire libre, especialmente en el caso de quienes padecen de enfermedades respiratorias (como asma o alergias). ¿Pero significará eso que el aire se hará cada vez más peligroso para respirar, según aumente la intensidad de estas nubes de polvo con el paso del tiempo? Yo no sé cómo lo vean, pero ese prospecto me está empezando a preocupar mucho.

Pero bueno, ¿que se va a hacer? Es que el mundo está cambiando y no precisamente para mejorar.

Es más, éstas son algunas de las fuentes de las que obtuve la información sobre la contrayá nube de polvo del Sahara, por si interesan más información:

Una fina nube de polvo del desierto del Sahara recorre Centroamérica

El polvo del desierto mata a los peces de Florida

Polvo del Sahara al acecho

Bueno, vamos a hablar de otra cosa…

LO PROMETIDO ES DEUDA: ESTO FUE LO QUE TRAJO EL MES DE MAYO: Unas monjas viajan en bicicleta… ¡pelá’s de la risa!… Una señora busca un milagro para quedar embarazada… Una pareja de campesinos discute lo que es la reencarnación… Por más que se intente, es imposible decir ciertas palabras cuando se está borracho… Otro grupo de monjitas, tras un accidente vehicular, tiene que llamarle la atención a un camionero malhablado que las trata de ayudar… A un hombre le proponen hacer “un trío” (y no precisamente Los Panchos)… Una mujer se pone a coquetear frente a la jaula de un gorila… Una oferta especial de viajes aéreos que nadie parece aprovechar como se supone… Dos médicos “se esmeran” en atender a sus pacientes… especialmente si son mujeres… Una línea aérea ataca de frente el problema del racismo… Y… Conozca la nueva manera en la que la policía ejecuta una orden de búsqueda.

NUEVO EN ¡VÍDEOS!: Un explosivo junte musical al estilo cubano.

Ya lo sabe: visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Categorías
eventos humor naturaleza noticias Puerto Rico videos

Cronica de mis Experiencias con un Simposio

¡Hola, mi gente! ¡Bienvenidos a mi mundo!

Lo primero que me gustaría decir es que me alegra que ya todo ha terminado… Pero no lo digo en el sentido en el que se dice cuando se ha atravesado por una situación angustiosa. Más bien, lo digo como una persona satisfecha de haber formado parte de un evento que ha resultado exitoso (¡para variar!). Por supuesto, me refiero al Primer Simposio de Arrecifes de Coral del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico, que se llevó a cabo el miércoles de la semana anterior (4/11/2007) en el Centro de Convenciones de Puerto Rico, en el sector Miramar de San Juan.

La verdad es que mucho fue el esfuerzo que se hizo para asegurar que la actividad se llevara a cabo exitosamente. Desde la selección del lugar donde se efectuaría la actividad, la selección de las ponencias que se presentarían oralmente o como carteles de investigación, hasta la consecución de un destacado líder en investigaciones y asuntos de política pública de los mares como nuestro orador invitado. Y a decir verdad, no todo el proceso fue fácil, ya que como en todo, siempre se enfrentan algunas situaciones, no siempre fáciles (y aunque la explicación no viene al caso, algunas instancias se relacionan con los trámites burocráticos que un evento como éste requiere enfrentar), pero no por ello imposibles de superar.

De todas maneras, la actividad cumplió con las expectativas que se tenían en cuanto a la asistencia del público… No: ¡más bien, se excedieron dichas expectativas! Por ejemplo, de alrededor de 250 a 300 personas que esperábamos que acudieran en un momento determinado del día, ¡llegamos a superar las 500 personas! (De hecho, cuando faltaba una hora para que se concluyera la presentación de trabajos orales, todavía seguía llegando gente a ver la actividad.) Es posible que ello se debiera al interés que ha generado el tema de los arrecifes de coral en los últimos años, especialmente después de la reunión que el Grupo Federal de Trabajo Sobre Arrecifes de Coral (U.S. Coral Reef Task Force) efectuara en el Hotel Caribe Hilton de San Juan en octubre de 2oo2. Además, la calidad de las presentaciones del simposio, que abarcaron temas tales como el impacto de las fuentes de contaminación, la pesca excesiva, las enfermedades de los corales y la educación y concienciación del público, también pueden haber sido un aliciente para esta respuesta del público.

Por la parte que a mí me corresponde, me siento muy orgulloso de haber sido parte de este esfuerzo, y de que el mismo hubiese dado los frutos que se esperaba que dieran. Sobre todo, aprendí varias cosas durante este proceso, especialmente en lo que se relaciona con los detalles que ayudan a hacer (o deshacer) una actividad pública del tipo de este simposio. Definitivamente, ésta será una experiencia que se quedará conmigo, desde hoy y para siempre.

Bueno, ¿qué tal si pasamos a otras cosas?

Como ustedes bien saben, en este punto del mensaje es donde yo anuncio lo que coloco en mi sección, “Humor, según Luis Daniel Beltrán”. Sin embargo, hoy quiero hacer algo diferente, en vista de que por tener mi mente en el Simposio (y en otros asuntos familiares que ocuparon mi atención), no envié el contenido nuevo de dicha sección cuando debí hacerlo (o sea, el domingo 8 por la noche, en hora de Puerto Rico). Así que lo que voy a hacer es incluirlo todo con el nuevo contenido de esta semana. ¡Vamos a ver cómo funciona!

9–15 Y 16–22 DE ABRIL DE 2007: CERRAMOS LA PÁGINA DE MARZO CON: Dos de “Pepito”: En uno, él se enferma, pero las cosas se le complican… ¡y de qué manera!… En el otro, le dicen que está por tener un hermanito… ¡pero él ve el asunto con tanta sutileza… como la de una hoja de papel de lija!… Y… El fabricante de una medicina recetada para la impotencia sexual… ¿estará nadando en dos aguas sobre el uso de su producto? Y ENTRAMOS EN LA DEL ABRIL CON: Dos buscones y un truco para comer gratis en los restaurantes… En una región recóndita del África, un grupo de cazadores se enfrenta con una temible tribu de caníbales… Una pareja protagoniza un malentendido con el gobierno por “un atraso”… Y… Dos controvertibles figuras estadounidenses le piden a un grupo de estudiantes que les definan lo que es una “tragedia”. Y EN ¡VÍDEOS!: Una cámara ‘web’ a la que no se le escapa nada (y cuando digo “nada”… ¡es NADA!)

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán (por cierto, ahora con un nuevo rediseño que espero les sea más fácil de leer) y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y ya, vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB