Y tú, ¿qué piensas traer a nuestra mesa?

Flag of the United States
Flag of the United States (Photo credit: Wikipedia)

Ok, amigas y amigos, mi gente.  Confieso que no me había detenido a pensar en ello.  Incluso le resté importancia al asunto.  Total, para el caso que siempre le han hecho a los proponentes de la anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos de América como el quincuagésimo primer estado de esa federación—y no me voy a andar con paños tibios: NINGÚN CASO.  Salvo por dos o tres expresiones de algunas figuras políticas de relieve, preparadas más bien para “agitar a las masas” (informadas o no), lo que suele verse es que allá, en los centros de poder estadounidense, ése es un asunto como para barrerse bajo la alfombra.  Un asunto que siempre compite en desigualdad de condiciones con asuntos “más importantes”, “más apremiantes” que atender.

Como la vez que nunca se me olvida, cuando en la década de 1990, un congresista por Alaska—del que un@ no se acordaría en estos días, de no ser porque tuvo un “lapsus” mental (¿habrá sido algo así como lo que Peck describe en la anécdota que cito en la nota con los dos asteriscos en esta entrada?) y llamó “wetbacks” a los inmigrantes que trabajaban en los huertos de su granja ancestral… para después autoflagelarse y pedir perdón en público por haber metido las patas—trató de impulsar un proyecto para que se le concediera a Puerto Rico la estadidad, sólo para ser rechazado sin ser visto en el Senado estadounidense (donde se dice que radica el verdadero poder congresional), porque había “asuntos más importantes que atender”… ¡como el intento de residenciar al entonces presidente William J. Clinton por dárselas de Macho-en-Jefe con una becaria (de la que ciertamente nadie se acuerda en estos días)!

Allá pensarían entonces—y tal vez hoy en día—muchos de esos congresistas, “¿y viene esa minoría a pedir que les dediquemos nuestro valioso tiempo?”  Total, son lo que el hoy ex-presidente George W. Bush llamaría “nuestros amigos y vecinos” (en referencia a los viequenses que lucharon por sacar al “U.S. Navy” de la Isla Nena), y a lo mejor como Bush añadió seguidamente, “no nos quieren allá”.  ¿Pero para qué nos va a preocupar eso en este momento?  “What’s all the fuzz about?”  Total, hay tiempo para atenderlos, pero hoy no será el día.  ¡Que esperen a que atendamos nuestros asuntos de interés apremiante!  Para ellos… ¡ya habrá tiempo!

Y sí, el tiempo sigue pasando.  Y siguen las peregrinaciones hacia Washington, D.C., de estadoístas* convencidos de que si se forma un gran “bonche” de gente con carteles, pancartas y demás y se paran bajo el sol de marzo—en el aniversario de la concesión de una tan ate$orada ciudadanía estadounidense mediante ley congresional de 1917—entre la Explanada (“The Mall”) y el patio sur de la Casa Blanca (me suena como el patio de atrás—y yo estuve por allí en 1994, en mejores circunstancias, y sé por qué lo digo), a “protestar” por la falta de “igualdad” con nuestros conciudadanos del norte… bueno, tal vez hagan caso esta vez.  Tal vez nos dirán que sí, que nos van a conceder lo que les pedimos, porque tienen ese compromiso con nosotros, porque nos lo deben.

La pregunta que yo me hago es: ¿pensarán igual los estadounidenses?  ¿Tendrán ese mismo sentido de necesidad, de urgencia?  ¿Estarán viendo allá las cosas con los mismos ojos que nosotros acá?

Algo me dice a mí que no.

Y tal vez baste con el botón de muestra del “reportaje” filmado por “The Daily Show with Jon Stewart”, en el cual se relatan las impresiones del “reportero” (el entrecomillado es para fines del contexto, nadie se equivoque) Al Madrigal (no sé ni viene al caso si ese nombre es real o no), cuando en medio de la situación creada por la medida de control presupuestario federal conocida como “confiscación” (en inglés, “sequester”)… “tropieza” con una manifestación de estadoístas frente al lado sur de la Casa Blanca—o sea, detrás del patio de atrás.  En un momento que el propio segmento de comedia da la impresión de que es inoportuno—cuando los Congresistas responsables de la garata por el presupuesto federal del año fiscal 2013–2014 decidieron tomar “la juyilanga” para irse de vacaciones.  Y sobre todo, en plan de pedir cosas que a muchos de los televidentes de ese programa… digamos que podrían causarles más risa que los propios chistes del señor Stewart.

O les podría ocasionar un dolor de cabeza, sólo de tratar de entender qué quería ese grupo que estaba reunido allí ese día.  O si ese mismo grupo entendía, o entiende, o no entiende, de qué es de lo que se trata ser un estado de la unión federada (fuera del conocimiento que tengan los alrededor de 4 millones de puertorriqueños que residen dentro de los propios Estados Unidos, cuya experiencia tendemos mucho a desestimar como si no tuviera valor alguno).

La cosa es que por lo que vi en el vídeo, la cosa no pinta muy positiva que digamos:

  • Un “Resident Commissioner” que balbucea cuando el “reportero” le pregunta por qué si tiene en su puesto “lo mejor de todos los mundos”, no tiene voto en el mismo Congreso en el que nos representa.
  • Una manifestante que al planteársele que un estado de Puerto Rico no podría tener su desfile como el de todos los años en New York City, responde con una simplonería: que si fuese así, entonces habría menos oportunidad para el comportamiento salvaje (“wilding”) que exhiben “algunos de los míos”.  (¡Qué… pantalones!)
  • Otra manifestante que cuando se le pregunta qué se proponen aportar a la unión—que me parece que es a lo que equivale la frase que titula esta entrada, “qué piensas traer a nuestra mesa”—si se incorporaran como estado, también contesta simplonamente que los Estados Unidos “necesita” nuestro béisbol y nuestro ron.  Pero entonces digo yo: ¿se habrá dado cuenta la dama en cuestión (y estoy siendo demasiado benévolo en el uso de “dama”) de que el béisbol, aun si sus orígenes son inciertos y debatibles, adquirió mucho de su desarrollo y madurez en los Estados Unidos de América y de ahí le ha dado la vuelta al mundo?  ¿Sabrá que lo llaman “el pasatiempo favorito de los estadounidenses”—o en idioma que tal vez pueda entender un poco, “America’s favorite passtime”—, y ello muy a pesar de otros deportes de gran popularidad como el “football” de la NFL y el baloncesto de la NBA?  Así que entonces, ¿qué tenemos nosotros que aportar ahí—aparte de jugadores de calibre mundial, como los que nos hicieron subcampeones en el reciente Clásico Mundial de Béisbol?
  • Y lo que más pena me da (a menos que haya sido escenificado como parte del segmento, porque en cosas como ésa no se puede tapar el Sol con un dedo), toda una ex-senadora estadoísta recibiendo una lección práctica gratuita de lo que es el “filibusterismo”, cortesía de una bolsa de “snacks”, el almidón hidrolizado y el colorante amarillo número 7.

La verdad es que al ver el “reportaje”/segmento-de-comedia, lo menos que podría sentir es pena por estas personas.  Total, llevan una batalla cuesta arriba por décadas para convencer a “los dueños de nuestra casa”, a los “hacendados” si se quiere, de que quieren formar parte de la hacienda.  Y cuentan con que ese deseo se les concederá.  Pero cuando tratan de articular los motivos para pedir que eso se les conceda, por más nobles que esos motivos parezcan, el resultado es un desastre mayor que el que deja un huracán cuando nos pasa por encima.

Y entonces, ¿cómo quedamos todos gracias a ello?  Probablemente como objeto de mofa, como gente que no sabe qué es lo que quiere realmente, ni qué se necesita para poder lograrlo, cuáles son los sacrificios que deben hacerse.  Tal vez quedamos como gente que no puede aportar gran cosa, que no puede contribuir con algo que sea significativo.

Simplemente, como gente que no traerá nada a la mesa—más bien, que quiere participar de la “fiesta del sorullo”**… ¡sin llevar lo suyo!

(Menos mal que esa claje ‘e gente ya no me representa a mí…  ¡Ahí está, lo dije!)

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.


* Personalmente, prefiero utilizar “estadoísta”/“estadoístas” para referirme a los simpatizantes de la estadidad para Puerto Rico, en lugar de “estadista”/”estadistas”, por entender que el significado de estas últimas implica un mayor respeto por la función que se escribe, la de “hombre (o mujer) de estado”, persona representativa de un gobierno, independientemente del bando político que rija ese gobierno.

** Para beneficio de quienes leen esto fuera de Puerto Rico: la expresión “fiesta del sorullo” significa lo mismo que el inicialismo en inglés, BYOB: “Fiesta del sorullo, cada quien traiga lo suyo.”  (Y para los que no sepan lo que son los sorullos, les dejo dos páginas que les ilustrarán cómo se preparan: aquí está una; y aquí está la otra.  ¡Y a mí me está dando un hambre!  Guiño )


LDB

Realidades virtuales, realidades reales

Map of Peuto Rico, with inset showing it's pos...
Image via Wikipedia

El pasado fin de semana, mientras hacía tareas de limpieza en mi casa, me estuvo rondando por la cabeza una frase que mucha gente en Puerto Rico recordará.  “¡Qué bueno está este país!”*  Y eso mismo es lo que me viene a la mente cuando veo la situación fuerte que se vive en estos días en Puerto Rico.  Varios eventos definen la realidad de estos días:

  1. La continuación del conflicto en la Universidad de Puerto Rico, con sus secuelas de actos de desobediencia civil por parte de los Universitarios y los choques con los elementos policiales.
  2. La revelación de un esquema de fraude de varios residentes del pueblo montañoso de Lares contra la aseguradora AFLAC, a la que se le suma el acto desesperado del alcalde de dicho municipio (el mismo que ha querido tratar de borrar la memoria de un hecho que—gústele a quien le guste—es un hito histórico importante en Puerto Rico) de echarle la culpa a la propia aseguradora por el esquema de fraude (y yo me pregunto si no habrá sido la misma “inspiración divina” la que lo ha llevado a cometer este disparate).
  3. El revuelo causado por la revelación hecha en el programa televisivo “Dando Candela”—que si me preguntan, es una flojísima copia del tipo de programa que pulula últimamente en la televisión latinoamericana y en la televisión hispana de los Estados Unidos, de paneles en los que se “comentan” temas de farándula y figuras públicas (y que “por mera casualidad”, se emite en Puerto Rico a la misma hora del programa de “comentarios” de farándula conducido por una conocida muñeca de trapo… ¿he mencionado nombre yoooooooooo?)—, de que los resultados de pruebas de dopaje realizadas a varios legisladores (uno de los cuales resulta ser el aprendiz de Casanova que mencioné varias entradas atrás) habían resultado positivas al consumo de sustancias controladas.  Y ni hablar del rechazo de algunos de estas “lumbreras” a que se divulguen los resultados de las pruebas, aunque siempre recalcando que “quien no tiene hechas, no tiene sospechas”.
  4. Otro revuelo causado por un comentario “simpático” hecho por el senador Alejandro García Padilla (PPD) (otrora analista político en la radioemisora de los expertos en dimes y diretes, broncas y bolletes análisis y noticias), en referencia a la labor como abogada-notaria de la esposa del gobernador Luis G. Fortuño Bruset, la Lcda. Luz E. (Lucé) Vela, según el cual ella se dedicaba a hacer tareas “fresita” (término con el que quienes me leen en México—que según mis números de StatCounter.com, hacen un 11% del total de las 500 visitas más recientes a este blog—se podrán identificar mejor que nosotros en Puerto Rico).  Súmele a eso el intercambio de acusaciones de “cobarde” entre el susodicho senador y el cónyuge de la persona alegadamente ofendida… ¡y esto no se quiere acabar!
  5. Más imputaciones entre legisladores de que consumen drogas o son cónyuges maltratantes o…

Miren, amigas y amigos, a veces me pregunto como es que tenemos que estar lidiando con una realidad tan agobiante como ésta.  Una realidad que parece querer asfixiarnos cada día.  Una realidad que a muchos nos ha hecho dudar de si debemos levantarnos de la cama y vestirnos para ir a trabajar.  (Y si no me lo creen, pregúntenme a mí, que en una ocasión, hace bastantes años, en medio de una de esas situaciones laborales abrumadoras que surgen de vez en cuando, estuve aproximadamente media hora sentado en mi cama, frente a mi ropero, mirando la ropa nítidamente arreglada y alineada, pensando si valía la pena ir a trabajar ese día.  Se los digo yo: ¡no es nada fácil!)

Pero lo que más me molesta de esto es que quienes tienen el deber, la responsabilidad de dirigir los destinos del país (y como siempre, ninguno de los principales actores políticos de este país está libre de polvo y paja), a veces actúan como si vivieran en otro mundo, como si no compartieran el mismo suelo que nosotros, como si no respiraran el mismo aire que nosotros, como si la realidad de Puerto Rico fuera otra.  Proclaman como lo hizo el gobernador Fortuño hace un par de semanas, en viaje oficial por España, una realidad… esteeeeeeeeee… interesante, como la que expuso durante una entrevista en los madriles, cuando se le preguntó si la anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos tendría desventajas para la Isla:

“Hay quien ha dicho que perdemos la autonomía fiscal, aunque realmente estamos tan integrados que ese argumento no tiene sentido.  Otros dicen que perderíamos nuestra identidad.  Somos Estados Unidos desde 1898, ciudadanos norteamericanos desde 1917 y más de la mitad de nuestra población reside en los 50 Estados Y seguimos siendo lo que somos.  Estadounidenses y biculturales.

“(Pregunta)  ¿El puertorriqueño es latinoamericano o estadounidense?

“(Respuesta)  En campaña escribí una columna que se titulaba «Boricua, hispano y americano».   Somos los tres.   ¿Tú quieres más a tu madre o a tu padre?”

Citado de: Puerto Rico es EE.UU., pero no todos lo tienen tan claro, por Verónica Calderón (El País, Madrid, España, 21 de enero de 2011).

Y a todo esto, ¿por qué la actitud prepotente ante la pregunta de seguimiento sobre el particular?  Si yo voy a visitar una casa ajena, NO es para yo salirle “de atrás pa’lante” a mi anfitrión (o anfitriona), con despliegues de arrogancia ni faltas de respeto, ni siquiera los “aires de superioridad” que criticaba Héctor Lavoe en una canción navideña.  Y esa actitud es algo que muchos de nosotros debemos corregir, sobre todo cuando estamos de viaje por el extranjero, entre muchas otras cosas.

(Valga recordar una cosa: Ni los demás son mejores que nosotros, ni nosotros somos mejores que los demás.  PUNTO…. Pero volvamos al tema.)

La realidad es que aunque “pertenecemos” a los Estados Unidos de Norteamérica desde 1898, y somos ciudadanos de los Estados Unidos de Norteamérica desde 1917, eso no nos ha hecho plenamente estadounidenses ni biculturales.  Si bien por X o Y razón, los puertorriqueños hemos tenido que adoptar algunos elementos del diario vivir estadounidense—y adaptarlos a nuestra forma de ser, a nuestra realidad—, ello no nos ha hecho biculturales.  Tal vez alguno de nosotros—OK, yo, por ejemplo—pueda expresarse con facilidad en inglés, siempre y cuando las circunstancias lo exigen, pero ello no significa que se claudique o reniegue de la realidad de lo que se es.  Y eso no es algo que se pueda desestimar tan fácilmente.  Y no es algo que se pueda disfrazar tan fácilmente.  Digo, puede que ese animal se mueva como un lobo, pero si está disfrazado de cordero…

Pero esa es la manera en la que se vive en estos días.  Hay quienes vivimos una realidad asfixiante cada día, en la que no parece haber posibilidad de una mejoría alcanzable, mientras que hay quienes viven una realidad virtual, una realidad en la que todo es color de rosa, según quien nos la trata de vender a nosotros, y se la trata de vender al resto del mundo, una realidad en la que este país está bien bueno.  ¡Qué bueno está este país!

Y como este país está bien bueno… ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.


* Frase popularizada por el Conjunto Quisqueya en el primer corte de su disco de 1974 que llevaba ese título.  (Lo pueden escuchar aquí o aquí.)


LDB

Cultura viva . . . o muerta?

(Y ahora regresamos a nuestra programación regular…)

¡Saludos, mi gente!  ¿Cómo están hoy?

Puede ser que yo esté exagerando mi manera de verlo, pero me da la impresión de que estoy presenciando una ofensiva política como no se ha visto en otras ocasiones en Puerto Rico.  Y como suele suceder en todas las ofensivas—llámese batalla, guerra, escaramuza, incursión, etc.—, los más perjudicados no son precisamente los generales (de uno u otro bando), los cuales se sientan cómodamente a dirigir las acciones sin soltar una gota de sudor ni derramar una gota de sangre.  No, los más perjudicados siempre son “los otros”.

Ejemplo de ello salió a relucir la semana pasada, cuando trascendió que como parte de la “recuperación económica” propuesta por el gobierno de Puerto Rico, se estarán recortando los presupuestos de varias entidades relacionadas con el quehacer cultural puertorriqueño…

¿Qué?  ¿Quieren que repita lo anterior?  OK…

Como parte de la “recuperación económica” propuesta por el gobierno de Puerto Rico, se estarán recortando los presupuestos de varias entidades relacionadas con el quehacer cultural puertorriqueño.  ¡Así como lo están leyendo!  De acuerdo con lo que reseñó la prensa la semana pasada, el gobernador Luis G. Fortuño Bruset recomienda en el presupuesto de gastos del gobierno de Puerto Rico para el año fiscal 2009–2010 una disminución en la asignación de fondos a siete de estas entidades.  Vean las siguientes cifras (tomadas del portal del presupuesto del gobierno de Puerto Rico) y juzguen ustedes mismos:

Entidad Asignado 2008-09 (US$) Recomendado 2009-10 (US$) % Diferencia
Corporación de las Artes Musicales 8221000 6198000 -25%
Corporación del Conservatorio de Música 7851000 6138000 -22%
Escuela de Artes Plásticas 5687000 5052000 -11%
Corporación del Centro de Bellas Artes 5342000 4741000 -11%
Corporación para el Desarrollo de las Artes, Ciencias e Industria Cinematográfica 4052000 3926000 -3%
Oficina Estatal de Conservación Histórica 2999000 2732000 -9%
Instituto de Cultura Puertorriqueña 29277000 22129000 -24%
TOTALES 63429000 50916000 -20%

Noten cómo las entidades marcadas en amarillo—de la talla de la Corporación de las Artes Musicales, la Corporación del Conservatorio de Música, y hasta el propio Instituto de Cultura Puertorriqueña (¡aunque usted no lo crea!)—salen mal parados al perder más de una quinta parte de sus fondos operacionales con el presupuesto para el año fiscal entrante.  Y ni hablar de que como lo señaló recientemente un editorial en El Nuevo Día

En situación similar se hallan todas las otras entidades que promueven, protegen y alimentan el quehacer cultural del País, cuyos recortes oscilan entre el 76% y el 88% de sus recursos actuales.

Editorial: Que haya equidad para la cultura (El Nuevo Día, 12 de mayo de 2009) (Énfasis añadido por mí con toda intención.)

¿Pero a qué puede deberse algo como esto?  Los que defienden estos recortes—principalmente, los personeros del poder en la legislatura—se atienen a la noción de que ni siquiera los que trabajan el quehacer cultural desde el gobierno están exentos, que tienen que arrollarse las mangas como “el resto de nosotros” (ustedes entienden por qué pongo esto entre comillas) y poner de su parte para salir del atolladero en el que se encuentran actualmente las finanzas públicas.  Del otro lado, entre muchos de los potencialmente afectados (quienes desde ya están declarando su oposición a los recortes) existe la opinión de que los recortes propuestos llevan tras de sí un propósito político, como el que el destacado historiador y antropólogo puertorriqueño, Ricardo Enrique Alegría (n. 1921)—fundador y primer director del Instituto de Cultura Puertorriqueña (de 1955 a 1973)—plantea aquí:

Aquí todavía no se dan cuenta de que la cultura es el alma de nuestra nación.  Me siento verdaderamente apenado, siempre la cultura es la que sufre el impacto económico….  Cada vez que el grupo anexionista toma el poder, la cultura sufre porque ellos entienden que la cultura es el obstáculo para la anexión (a los Estados Unidos).

Advierten estrangulamiento económico a la cultura (Noticias Online, 5 de mayo de 2009)

Digo, yo creo que si es como lo plantea el señor Alegría, entonces la andanada es bastante intensa, en todos los flancos.  Pero en el intento se le está haciendo un mal servicio a Puerto Rico, al disminuirle las oportunidades para desarrollar su quehacer cultural.  Puede ser que quienes toman las decisiones en el gobierno se olviden de que los puertorriqueños, como todos los pueblos del mundo, tienen una naturaleza definida, una forma de ser particular, unas expresiones particulares de esa forma de ser.  Tal vez será que quienes toman las decisiones en el gobierno tienen una visión estrecha, según la cual “cultura” es la Quinta Sinfonía de Beethoven (o tal vez la Novena), o las Cuatro Estaciones de Vivaldi, o el Ocaso de los Dioses de Wagner… pero no la bomba, ni la plena, ni las coplas, seises y décimas de nuestros jíbaros, ni la poesía de una Julia de Burgos o un Palés Matos… ni los cuadros de Oller o de Rodón… ni las tallas de santos, ni el mundillo… ni el orgullo que sentimos cuando vemos a los nuestros triunfar en los deportes, en la música, en las ciencias…

¿Habrá alguien que por tratar de resolver una crisis económica quiera dejar a un pueblo sin su alma?  Yo quisiera creer que no es así, pero ya veremos.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.

P.S. Les alegrará saber que pudimos agotar la famosa caja de cereal que le mostré en la entrada anterior.  Así que por lo pronto, no creo que haya peligro de que yo me vuelva ruso de la noche a la mañana…  Nyet!

(¡Y dale que es tarde!)

LDB

Y Cuando Nos Vamos De Vacaciones?

¡Hola, mi gente!

Probablemente muchos de ustedes que leen esto me van a envidiar. Sucede que durante toda esta semana, estaré libre con cargo a mis vacaciones regulares. Quienes me estén leyendo en Puerto Rico saben el por qué, pero para beneficio del resto del mundo les explicaré: Sucede que esta semana incluye la conmemoración de dos días feriados separados por un día laborable regular.

Primero, el miércoles 25 de julio se conmemora el cuadragésimo quincuagésimo quinto (“45” “55” para los no iniciados) aniversario de la implantación de la Constitución del Estado Libre Asociado de 1952. Sin pretender entrar en una defensa de algo que no me compete defender, lo único que diré es que nuestra presente carta magna es un documento de avanzada en ciertos aspectos, como en la defensa del medio ambiente puertorriqueño. Esto se ve en la Sección 19 del artículo 6, la cual establece que el sistema de gobierno implantado tendrá como política pública la protección, conservación y desarrollo de los recursos naturales y el medio ambiente, para el beneficio de los puertorriqueños de entonces, de los de hoy y de los del futuro.

(Eso es, mientras nos queden recursos naturales y un medio ambiente que podamos proteger, conservar y desarrollar, pero ya eso es otra historia.)

Y el viernes 27 de julio se conmemora el natalicio del Dr. José Celso Barbosa Alcalá (1857-1921), distinguido médico y líder político. Barbosa es muy admirado por su capacidad inetlectual y su perseverancia, que lo llevó a graduarse de medicina en 1880 en la Universidad de Michigan en Ann Arbor; su aportación al quehacer cultural y educativo, como vicepresidente del Ateneo Puertorriqueño y como uno de sus primeros catedráticos; por ser uno de los primeros propulsores del cooperativismo en Puerto Rico; y por su participación en los procesos políticos de su tiempo, primero defendiendo la causa del autonomismo hasta el cambio de soberanía de 1898 entre España y Estados Unidos, y luego promoviendo la causa de la anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos. Claro está, es por esto último por lo que alguna gente prefiere recordarlo únicamente (porque es lo único a lo que le dan importancia), pero cada quien con lo suyo.

Por cierto, tal vez para “equilibrar” ideológicamente los recesos del mes, el 17 de julio se conmemora el natalicio de Luis Muñoz Rivera (1859-1916), reconocido literato, periodista y político de ideas liberales. Se le reconoce por su producción poética, por ser el fundador del periódico La Democracia (desde donde hacía fuertes críticas a las figuras políticas más importantes de su tiempo), y por ser el gestor de la Carta Autonómica que se implantó en Puerto Rico el 25 de noviembre de 1897. (Y cuya vigencia apenas duró ocho meses, al ocurrir la ocupación estadounidense de Puerto Rico… ¡que interesantemente, se inició un 25 de julio de 1898!)

Eh, ¿y por casualidad yo mencioné que en Puerto Rico se observa también el feriado federal del 4 de julio?

Sea como sea, el hecho es que el mes de julio provee muchas… o serán demasiadas… oportunidades para dejar de lado el trabajo. Y conociendo a mucha de la gente que trabaja conmigo, la verdad es que no hace falta mucho para que dejen de lado lo que están haciendo. Desde una serenata con mariachis (¡no es broma!), como las que acostumbraba recibir de su esposo una compañera de trabajo, hasta una falla en los sistemas de electricidad y aire acondicionado del edificio principal. Y no hay que esperar a que algo como eso suceda en el mes de julio.

Pero bueno, la verdad es que todo esto me hace pensar en un informe noticioso que vi la semana pasada en la TV (no me acuerdo si en NBC o en CNN), relacionado con el hecho de que los Estados Unidos es uno de los países cuya fuerza trabajadora dedica menos tiempo a irse de vacaciones, comparados con otros países, particularmente en los de Europa (cuyos gobiernos otorgan a sus empleados hasta 20 días de vacaciones anuales, aparte de los días feriados). De hecho, una búsqueda de información sobre este tópico en la red indica que en 2006, un 25% de los estadounidenses no se tomaron vacación alguna, mientras que un 43% no se tomó ni una semanita libre. Peor aún, los estadounidenses se toman el menor tiempo de vacaciones entre las naciones industrializadas del mundo. Ello resulta en que la persona se siente separada de aquéllas cosas que considera importantes, como su familia y sus amigos, y hasta puede ser perjudicial para su salud física y su bienestar emocional.

Yo me imagino que entonces, en Puerto Rico debemos sentirnos afortunados, ¿sí?

Bueno, vamos a cambiar de tema…

ESTA SEMANA (23–29 DE JULIO DE 2007): Un médico que quiere tener un día libre para jugar al golf deja su clínica en manos de su asistente… Un hombre se pone bien meloso con su esposa y la acaricia como nunca… Y… Un hombre medio miedoso va al dentista para que le extraigan un diente… ¡pero esperen a ver lo que el dentista le ofrece para aguantar el dolor!

NUEVO EN ¡VÍDEOS!: ¡Objetivo Fama NUNCA tuvo una concursante como ella!

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán, ahora en su nueva ubicación (que espero sea temporal, mientras resuelvo un problema que se me ha presentado con mi cuenta de Tripod.com) y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Asegurese De Que No Haya Un Helicoptero Sobrevolando Mientras Lee Esto

Saludos, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Bueno, parece que se atenuó un poco la controversia por la genial idea de elegir al cantante de reggaetón Don Omar como portavoz de la campaña en contra de la deserción escolar… aunque ése no sea el final de las controversias que persiguen a esta nueva modalidad musical. A cada rato sale un interprete de este tipo de música en problemas con la justicia, porque anda en su carro—generalmente un carrazo que a mí no se me ocurriría comprar, ni de chiste… ése no es mi estilo—armado o llevando drogas. Digo, siempre que no imiten el modelo que se sigue en los Estados Unidos (como lo demostró en su momento el rapero B.I.G.), estaremos “de lo más bien” (sic).

Pero no hace más que atenuarse ese asunto, salta a la palestra otro asunto para entretenernos. Esta vez se trata de los eventos del viernes 10 de febrero de 2006, en los que agentes del FBI repelieron al enjambre de periodistas que cubrían un allanamiento en un condominio en Río Piedras (específicamente en el apartamento de una líder comunitaria e independentista), en busca (y es lo que esa agencia dice) de evidencias de un “potencial acto terrorista” que ocurriría en Puerto Rico. (Por cierto, además de que tengo conocidos en la zona donde ocurrió el operativo, y de que una persona allegada a mí trabaja en las cercanías, debo admitir que me interesa esa zona, aunque por razones que me voy a reservar de momento.) La agencia federal alega que tuvo que proceder así, porque los periodistas habían superado el perímetro de seguridad establecido para el operativo, y (supuestamente) alguien entre ellos había lanzado objetos contra los agentes. Los periodistas, por su parte, alegaron que eso no fue así, que sólo estaban “tratando de hacer su trabajo” de informar al público lo acontecido allí. Por supuesto, eso NO justifica que los agentes federales repelieran la supuesta agresión periodística con gas pimienta…

¡SÍ! ¡ESO ESCRIBÍ! ¡LOS AGENTES LE ECHARON GAS PIMIENTA A LOS PERIODISTAS!

Ciertamente, fue un tremendo papelón el que desempeñaron ambas partes. La prensa, al exponerse a una situación que pudo haber degenerado en algo peor, y los agentes federales… ¡por tratar a los periodistas como si fueran… delincuentes peligrosos (por no decir, “como perros”)! Aunque como yo siempre digo, ni los unos ni los otros son hermanitas de la caridad, pero aún así, lo sucedido NO SE JUSTIFICA PARA NADA. ¡ABSOLUTAMENTE PARA NADA!

Y lo peor del asunto es que la dirección de dicha agencia en Puerto Rico todavía no ha querido explicar a qué vino la agresión contra la prensa, ni cuáles fueron las sospechas de “terrorismo” que dieron base para efectuar el allanamiento en ése y otros lugares de Puerto Rico (a menos que sea que las “armas de destrucción masiva” de Saddam Hussein están en algún lugar aquí en Puerto Rico… digo, ¡quién sabe!). ¿Será que descubrieron que OBL (cuyo nombre no me da gusto escribir completamente aquí) está en Puerto Rico? O será que siendo la residente del apartamento en cuestión una líder comunitaria, ¿a alguien le da miedo a que sus acciones ayuden a la comunidad a la que ella sirve a ponerse de pie y defender sus derechos? ¿Tanto miedo le tienen los gobiernos a que el mismo pueblo sea quien resuelva sus propios problemas, usando su propio esfuerzo en lugar de la ayuda gubernamental? Y hay muchos ejemplos de eso a través de Puerto Rico, es cuestión de buscarlos e inspirarse…

Pero lo que me parece más patético de todo ello es la justificación que cierto ex-gobernador y actual senador de distrito alega que es la verdadera intención detrás de estos operativos… ¡Que diz que el FBI quiere pintar a Puerto Rico como un “nido de terroristas” para que Washington no le conceda a la Isla su integración como estado de los EE.UU., y que diz que la verdadera razón del operativo era la “persecución contra los estadoístas” y no contra los independentistas! ¡QUÉ CO… perdónenme, casi se me zafa… PANTALONES!

La verdad es que situaciones como éstas no le hacen bien a nadie en Puerto Rico. A NADIE. ABSOLUTAMENTE A NADIE. No sólo crean un ambiente de tensión innecesaria, sino que desvía la atención y los esfuerzos que deben dedicarse a atender las necesidades mayores de nuestros hermanos. Ahora habrá que esperar si prosperan las demandas que pongan en corte los periodistas que se vieron “en la página de Cheo” por culpa de esta situación, así como las exigencias (probablemente tímidas) que el gobierno de Puerto Rico le haga al gobierno federal para que haya respuestas. Ya veremos qué sucede…

(Por cierto, como ejemplo de la tensión innecesaria creada por este incidente lamentable, el pasado viernes 17 yo me encontraba en el estacionamiento del Jardín Botánico en Río Piedras, a la espera de acudir a la sesión de la tarde de un simposio sobre arrecifes de coral. Mientras conversaba con varios de los asistentes a la actividad, noté que sobre nuestras cabezas voló un helicóptero oscuro, sin mucha numeración que lo identificara. El aparato estaba volando en círculos sobre el área adyacente al Jardín Botánico, conocido como la Barriada Venezuela de Río Piedras. Entre nosotros hubo algún comentario de que algo estaba pasando en aquella barriada obrera, “como todos los días”; pero a mí se me ocurrió pensar si aquello no sería la continuación del operativo de la semana anterior. La verdad es que cosas como esa dejan bastante que pensar…)

Pero bueno, vamo’al mambo…

¿QUÉ HAY DE NUEVO ESTA SEMANA (20—26 DE FEBRERO DE 2006)? La de cosas que pudieran ocurrir si usted cae de…tonto y abre un mensaje de email infectado con un virus… Un concurso de perros que deja chiquito al de Westminster (New York)… Dos señoras de la tercera edad están tratando de decidir cómo vestirse para el baile que se avecina… Y… Un viajero de negocios está solito en su hotel y busca cómo “resolverse”.

Así que ya lo saben: Si el Conde quiere bailar, será al son que le toque Fígaro aquí.

Bueno, ahora sí los dejo. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB