No se acabó el mundo en el 2012—sólo se acabó el 2012

English: Mayan calendar created by a modern cr...
English: Mayan calendar created by a modern craftsman (Photo credit: Wikipedia)

(sol-sol-sol-sol-sol)

NotaSe equivocaron
Los mayas
Se equivocaban
Se equivocaban…Nota

(Entónese como si fueran las primeras estrofas de “Se equivocó la paloma” [1941], del poeta español Rafael Alberti [1902–1999], con música del compositor argentino Carlos Gustavino [1912–2000].)

¡Adió’!  ¿Todavía están por aquí?  Si es así, son somos más que afortunados de que el mundo no hubiera llegado a su final, como lo decía supuestamente la profecía de los Mayas, al llegar al final de su calendario de piedra (en fecha equivalente al 21 de diciembre de 2012).

(Aunque acá entre nos, mi sospecha es que los Mayas pudieron haber seguido construyendo su calendario… de no haber sido porque su suplidor ya se había ido a la quiebra y no encontraron otro que les supliera más piedra.  ¿Y solicitar ellos mismos un permiso de extracción de materiales de la corteza terrestre para eso?  ¡No, hombre, no!  Lengua fuera  ¡Pero allá Juana con sus pollos!)

Por supuesto, los Mayas no han sido los únicos que fallaron en vaticinar el fin del mundo—aunque afortunadamente para todos nosotros, no contaban con muchos de los adelantos tecnológicos que algunas personas mal utilizan hoy en día para tratar de crear influencia en torno a sus descabelladas ideas.  O dicho en “palabras finas”: manipular a todo un montón de incautos.  (Y no hay que ir muy lejos: exhibit 408, exhibit 728.)

Pero bueno, ya basta de ese desahogo.  Vamos a lo que vinimos hoy: a despedirnos del año 2012.  Un año que tal vez debería compartir el título de la entrada que escribí hace exactamente un año en este blog, por las cosas difíciles que ocurrieron y que lo caracterizaron.  Y si vamos a ver, el 2012 fue—para sorpresa de nadie—una copia del 2011.

La violencia siguió su paso avasallador, ensañándose contra quien se la encuentre, ya sea que se lo proponga o que no.  Violencia que como lo refleja el Inventario de Estadísticas: Delitos Tipo I, del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, hasta noviembre de 2012 (último mes para el cual las estadísticas estaban disponibles mientras escribo esto) tenía en su haber 871 asesinatos y muertes violentas (y aun si fueron un 17% menos que las 1050 de la misma fecha en 2011, no dejan de ser demasiadas), fácilmente cerca de llegar a las 1000 para cuando caiga el 2012.  Peor aún, nuestros niños y jóvenes siguen siendo las víctimas más frecuentes, desde quienes esperan con emoción las primeras luces del año (como en el trágico caso de la quinceañera Karla Michelle Negrón Vélez), hasta los más inocentes que no tienen culpa de la irresponsabilidad de quienes se supone que los cuiden (como la madre que hace unos días fue arrestada por sofocar a su bebé de poco tiempo de nacido y guardarlo en un congelador).  Pero no son solamente los niños: también están las mujeres que sufren las consecuencias de la violencia con las que las trata su pareja, mientras que el mismo Estado que juró un día proteger a sus ciudadanos “contra todo enemigo interno y externo” les falla.  Esa misma violencia que, gústele a quien le guste, se la debe llamar como lo que es: violencia de género.  No “doméstica”, no “pasional”.  VIOLENCIA DE GÉNERO.  Así de simple y sencillo.

Para colmo de males, no se salva nadie: ni los pobres a los que la sociedad ha relegado para que “se maten ellos mismos” (y ciertamente hay bastante culpa para compartir), ni figuras de mayor reconocimiento y de quienes menos se espera que sufran un desenlace violento, como el de Héctor “Macho” Camacho, o el de la Sra. Carmen Paredes, cuyo esposo (Carlos Casellas—hijo del juez del Tribunal de los EE.UU. en Puerto Rico, Salvador Casellas) es el principal sospechoso de su muerte).  Así que “no hay de otra”: seas rico o pobre, conocido o desconocido, doctorado magna cum laude o analfabeta, te llega la hora sin querer, sin que te des cuenta.  PUNTO.

(Y ni hablar de las matanzas ocurridas este año en los EE.UU., entre las cuales nos toca muy de cerca la de la Escuela Elemental de Sandy Hook en Newtown, CT, en la que a 12 niñas—una de ellas, de ascendencia boricua—y ocho varoncitos entre 6 y 7 años de edad y seis mujeres—una de ellas, la heroica maestra Victoria Soto, de 27 años, de padres oriundos de Bayamón—también les llegó su hora sin querer, sin que hubiese necesidad para ello.  Y todo en medio de una cultura que glorifica las armas de fuego, al punto de justificarlas casi como si fuese un derecho divino, un rasgo distintivo del “buen americano”.  Y es triste decirlo, pero ésa es la realidad, gústele a quien le guste.)

¿Y la Policía de Puerto Rico?  Digo, ya sea que esta pregunta se refiera a la agencia del orden público que no ha sido capaz de detener esa ola criminal, o a la que parece ser más efectiva como instrumento para adelantar agendas políticas—y que mientras escribo esto está tratando de zafarse de una demanda judicial presentada por el Departamento de Justicia de los EE.UU. por violaciones a los derechos civiles de los ciudadanos—, la respuesta es la misma: ¡bien, gracias!

Pero además, el 2012 fue un año en el que los políticos puertorriqueños hicieron galas de por qué no deben considerarse dignos representantes de lo que se concibió en la antigüedad grecorromana como un noble oficio.  Por ser un año de elecciones, se empeñaron en usar cuanto truco se les ocurrió para tratar de ganarse la confianza de un electorado que vivía en un mundo real—una realidad de la que estaban enajenados sus propios líderes.  Desde entrometerse en la vida personal e íntima de sus opositores para sacarlos de carrera, pasando por descarados intentos de burlar las leyes electorales mediante el voto de electores “mudados” expresamente para favorecer el candidato impulsado por un alcalde influyente, hasta la práctica—que much@s creíamos que era cosa del pasado (los 1920s, 30s, 40s, etc.)—de regalos a cambio de votos, y en el proceso, tratar de dar la impresión de que son mejores puertorriqueños que nadie—aunque ese mismo “nadie” se lo crea, especialmente cuando se dejan ver como son en realidad, llenos de odio y de prejuicios… ¡y hasta sacando el dedo para burlarse de todos nosotros!

(Y a éstos no sería a los únicos a quienes yo les tomaría con pinzas esa “puertorriqueñidad” que tratan de demostrar, pero ese ya es otro tema).

Y también fue el año en el que el impacto de esa realidad fue contundente en quienes quisieron hacerse a la idea de que la misma no existía.  Y esa realidad llevó al electorado a rechazar que se manipulara el constitucionalmente reconocido derecho de todo ciudadano—aún aquéllos que por lo demás no lo merecen, y ustedes saben de lo que eso se trata—a estar libre bajo fianza mientras se ventila su caso, y a que se manipulara la composición de la Asamblea Legislativa, sin que eso representara un juicio sobre la calidad de los legisladores.  Pero más allá de eso, llevó al electorado a derrotar las aspiraciones de reelección de quienes, más mal que bien, rigieron sus destinos por cuatro años.

Por supuesto, no será nada fácil para quienes serán los herederos trabajar para construir una mejor realidad—por lo que a mí me parece que el cambio en el estilo de hacer las cosas, expresado en las urnas puertorriqueñas, será más cosmético que otra cosa, pero bueno…

Aún así, miro lo que escribí tal día como hoy, hace exactamente un año, sobre lo que fue y lo que podría ser (editado y con énfasis añadido):

“(El 2011 fue un) año en el que los agravios crecían como los hongos, aquí y allá, aún más que en el año anterior.  Un año en el que la esperanza se puso a prueba, que pareció estar en su más bajo nivel.  Pero también fue un año en el que quedó manifiesto que los agravios se deben reparar, que la gente está comenzando a reclamar lo suyo, que la gente está comenzando a mirar las cosas como éstas son y a exigir que se le haga justicia….  Y aun cuando a muchos de estos movimientos de protesta, las autoridades locales se la están poniendo difícil, ellos no pierden la esperanza de lograr sus reivindicaciones.  Podrán haberse quedado sin empleo, podrán haberle ejecutado las hipotecas de sus viviendas, podrán haber perdido los ahorros con los que pretendían tener una jubilación decente, pero todavía les queda su dignidad.  Eso, y la esperanza que tanto se dice que es lo último que se pierde.

La misma esperanza que todos tenemos en que nuestras vidas mejoren con el año que está por comenzar.  La misma esperanza que no debemos perder, bajo ningún concepto.

Eso fue lo que ocurrió.  Fue la dignidad y la esperanza lo que prevaleció en el año que está por dejarnos a la hora en que escribo esto, por encima de la mezquindad y de la intimidación.  Y son la dignidad y la esperanza las cualidades que guían a través de la más fuerte tormenta, que nos ayudan a caminar por la más oscura de las noches.  Y a riesgo de sonar “como disco rallado” (que por cierto, eso era lo que decíamos antes sobre los discos de pasta de acetato, aunque también resulta que los discos compactos y algunos DVD también se rallan… pero ya eso es otro tema), son la dignidad y la esperanza lo que nos ayudará a vivir nuestra vida, en el Año Nuevo 2013 y siempre.

¡Y vamos a dejar el 2012 ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien—en el 2013 y siempre.

Fiesta ¡NOS VEMOS EN EL 2013! Fiesta

LDB

Realidades virtuales, realidades reales

Map of Peuto Rico, with inset showing it's pos...
Image via Wikipedia

El pasado fin de semana, mientras hacía tareas de limpieza en mi casa, me estuvo rondando por la cabeza una frase que mucha gente en Puerto Rico recordará.  “¡Qué bueno está este país!”*  Y eso mismo es lo que me viene a la mente cuando veo la situación fuerte que se vive en estos días en Puerto Rico.  Varios eventos definen la realidad de estos días:

  1. La continuación del conflicto en la Universidad de Puerto Rico, con sus secuelas de actos de desobediencia civil por parte de los Universitarios y los choques con los elementos policiales.
  2. La revelación de un esquema de fraude de varios residentes del pueblo montañoso de Lares contra la aseguradora AFLAC, a la que se le suma el acto desesperado del alcalde de dicho municipio (el mismo que ha querido tratar de borrar la memoria de un hecho que—gústele a quien le guste—es un hito histórico importante en Puerto Rico) de echarle la culpa a la propia aseguradora por el esquema de fraude (y yo me pregunto si no habrá sido la misma “inspiración divina” la que lo ha llevado a cometer este disparate).
  3. El revuelo causado por la revelación hecha en el programa televisivo “Dando Candela”—que si me preguntan, es una flojísima copia del tipo de programa que pulula últimamente en la televisión latinoamericana y en la televisión hispana de los Estados Unidos, de paneles en los que se “comentan” temas de farándula y figuras públicas (y que “por mera casualidad”, se emite en Puerto Rico a la misma hora del programa de “comentarios” de farándula conducido por una conocida muñeca de trapo… ¿he mencionado nombre yoooooooooo?)—, de que los resultados de pruebas de dopaje realizadas a varios legisladores (uno de los cuales resulta ser el aprendiz de Casanova que mencioné varias entradas atrás) habían resultado positivas al consumo de sustancias controladas.  Y ni hablar del rechazo de algunos de estas “lumbreras” a que se divulguen los resultados de las pruebas, aunque siempre recalcando que “quien no tiene hechas, no tiene sospechas”.
  4. Otro revuelo causado por un comentario “simpático” hecho por el senador Alejandro García Padilla (PPD) (otrora analista político en la radioemisora de los expertos en dimes y diretes, broncas y bolletes análisis y noticias), en referencia a la labor como abogada-notaria de la esposa del gobernador Luis G. Fortuño Bruset, la Lcda. Luz E. (Lucé) Vela, según el cual ella se dedicaba a hacer tareas “fresita” (término con el que quienes me leen en México—que según mis números de StatCounter.com, hacen un 11% del total de las 500 visitas más recientes a este blog—se podrán identificar mejor que nosotros en Puerto Rico).  Súmele a eso el intercambio de acusaciones de “cobarde” entre el susodicho senador y el cónyuge de la persona alegadamente ofendida… ¡y esto no se quiere acabar!
  5. Más imputaciones entre legisladores de que consumen drogas o son cónyuges maltratantes o…

Miren, amigas y amigos, a veces me pregunto como es que tenemos que estar lidiando con una realidad tan agobiante como ésta.  Una realidad que parece querer asfixiarnos cada día.  Una realidad que a muchos nos ha hecho dudar de si debemos levantarnos de la cama y vestirnos para ir a trabajar.  (Y si no me lo creen, pregúntenme a mí, que en una ocasión, hace bastantes años, en medio de una de esas situaciones laborales abrumadoras que surgen de vez en cuando, estuve aproximadamente media hora sentado en mi cama, frente a mi ropero, mirando la ropa nítidamente arreglada y alineada, pensando si valía la pena ir a trabajar ese día.  Se los digo yo: ¡no es nada fácil!)

Pero lo que más me molesta de esto es que quienes tienen el deber, la responsabilidad de dirigir los destinos del país (y como siempre, ninguno de los principales actores políticos de este país está libre de polvo y paja), a veces actúan como si vivieran en otro mundo, como si no compartieran el mismo suelo que nosotros, como si no respiraran el mismo aire que nosotros, como si la realidad de Puerto Rico fuera otra.  Proclaman como lo hizo el gobernador Fortuño hace un par de semanas, en viaje oficial por España, una realidad… esteeeeeeeeee… interesante, como la que expuso durante una entrevista en los madriles, cuando se le preguntó si la anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos tendría desventajas para la Isla:

“Hay quien ha dicho que perdemos la autonomía fiscal, aunque realmente estamos tan integrados que ese argumento no tiene sentido.  Otros dicen que perderíamos nuestra identidad.  Somos Estados Unidos desde 1898, ciudadanos norteamericanos desde 1917 y más de la mitad de nuestra población reside en los 50 Estados Y seguimos siendo lo que somos.  Estadounidenses y biculturales.

“(Pregunta)  ¿El puertorriqueño es latinoamericano o estadounidense?

“(Respuesta)  En campaña escribí una columna que se titulaba «Boricua, hispano y americano».   Somos los tres.   ¿Tú quieres más a tu madre o a tu padre?”

Citado de: Puerto Rico es EE.UU., pero no todos lo tienen tan claro, por Verónica Calderón (El País, Madrid, España, 21 de enero de 2011).

Y a todo esto, ¿por qué la actitud prepotente ante la pregunta de seguimiento sobre el particular?  Si yo voy a visitar una casa ajena, NO es para yo salirle “de atrás pa’lante” a mi anfitrión (o anfitriona), con despliegues de arrogancia ni faltas de respeto, ni siquiera los “aires de superioridad” que criticaba Héctor Lavoe en una canción navideña.  Y esa actitud es algo que muchos de nosotros debemos corregir, sobre todo cuando estamos de viaje por el extranjero, entre muchas otras cosas.

(Valga recordar una cosa: Ni los demás son mejores que nosotros, ni nosotros somos mejores que los demás.  PUNTO…. Pero volvamos al tema.)

La realidad es que aunque “pertenecemos” a los Estados Unidos de Norteamérica desde 1898, y somos ciudadanos de los Estados Unidos de Norteamérica desde 1917, eso no nos ha hecho plenamente estadounidenses ni biculturales.  Si bien por X o Y razón, los puertorriqueños hemos tenido que adoptar algunos elementos del diario vivir estadounidense—y adaptarlos a nuestra forma de ser, a nuestra realidad—, ello no nos ha hecho biculturales.  Tal vez alguno de nosotros—OK, yo, por ejemplo—pueda expresarse con facilidad en inglés, siempre y cuando las circunstancias lo exigen, pero ello no significa que se claudique o reniegue de la realidad de lo que se es.  Y eso no es algo que se pueda desestimar tan fácilmente.  Y no es algo que se pueda disfrazar tan fácilmente.  Digo, puede que ese animal se mueva como un lobo, pero si está disfrazado de cordero…

Pero esa es la manera en la que se vive en estos días.  Hay quienes vivimos una realidad asfixiante cada día, en la que no parece haber posibilidad de una mejoría alcanzable, mientras que hay quienes viven una realidad virtual, una realidad en la que todo es color de rosa, según quien nos la trata de vender a nosotros, y se la trata de vender al resto del mundo, una realidad en la que este país está bien bueno.  ¡Qué bueno está este país!

Y como este país está bien bueno… ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.


* Frase popularizada por el Conjunto Quisqueya en el primer corte de su disco de 1974 que llevaba ese título.  (Lo pueden escuchar aquí o aquí.)


LDB

Y ahora nos toca a nosotros

¡Saludos, mi gente!

Aquí de nuevo, después de recesar involuntariamente por una semana, pero (como lo explicaré más adelante, si me tienen un poco de paciencia)* no es por lo que ustedes puedan haber pensado.

Y ciertamente, los acontecimientos de la semana pasada dan pie a que se piense lo peor.  En una semana en la que se han dado acontecimientos dramáticos como las vistas senatoriales en Washington, D.C., sobre el nombramiento de la jueza apelativa federal Sonia Sotomayor al Tribunal Supremo de los Estados Unidos—de las cuales, a mi entender, ella salió airosa y con excelentes probabilidades de ser confirmada, aunque a algunos retrógradas recalcitrantes les moleste (y les seguirá molestando) que “una latina sabia”, un ser perteneciente a una minoría dos minorías (como mujer y como hispana) sea capaz de acceder a los altos círculos del poder estadounidense—, los puertorriqueños nos hemos visto sorprendidos con la noticia de que ha habido una alta incidencia de casos relacionados con el contagio con el virus de influenza A-H1N1 (influenza o gripe porcina).  Una influenza que en un principio se pensó que (por observarse los primeros casos en México y en los estados de Texas y California) no afectaría a Puerto Rico, ya que las autoridades locales decían que todo estaba bien y que “no había manera” de que alguien en Puerto Rico se fuese a contagiar con el virus.

Evidentemente, no todo el mundo estuvo de acuerdo con la afirmación oficial de que “todo está bien”, ¿pero qué importaba eso entonces?  Lo importante era que había una semblanza de normalidad, de que el gobierno estaba atento a la crisis que se avecinaba.  Aun cuando se informó el primer caso sospechoso de contagio con el virus (un hombre de 39 años que había estado en un crucero por el Caribe a mediados de mayo de 2009), la impresión general era que el gobierno puertorriqueño estaba manejando la crisis adecuadamente…

… hasta la semana pasada, cuando se informó de la primera muerte atribuida al contagio con el virus, junto con unos 35 contagios confirmados y 290 contagios probables.

Y después se informó de la segunda muerte

Y entonces se informó de la tercera muerte

Y ya para el sábado 18 de julio, se informaba de hasta 19 muertes sospechosas de resultar del contagio con el virus A-H1N1, 52 contagios confirmados y 496 contagios probables (y esta última cifra representa un aumento de 71% en el número de contagios probables en apenas cuatro días).

Y eso, que se nos decía que “todo estaba bien”, que “era poco probable” que alguien en Puerto Rico se fuera a contagiar del virus A-H1N1, a pesar de los efectos que este virus estaba ocasionando en otros países, como México (cuya economía se vio seriamente afectada, según se lo escuché decir al cónsul mexicano en San Juan en una entrevista radial).  ¡Y miren dónde estamos en estos momentos!

¿Y cuál es la estrategia que se está utilizando al momento en el que escribo para manejar la situación de la gripe porcina en Puerto Rico?  A juzgar por lo que Edwin Vázquez—quien ha seguido de cerca esta situación desde el principio—ha escrito acertadamente en su blog, Cargas y Descargas (que les recomiendo encarecidamente que lo visiten), la misma se reduce a dos palabras: improvisación e histeria.  Mal manejo de la información pública sobre la incidencia de la gripe porcina—si no una completa desinformación—, falta de un liderato efectivo de parte de quienes tienen que manejar la crisis (sobre todo, si se tiene en cuenta que quien dijo que “todo estaba bien” fue el Dr. Jaime Rivera Dueño, designado por el gobernador Luis G. Fortuño Bruset para dirigir el Departamento de Salud,** y que dicho funcionario, ante potenciales conflictos que auguraban el fracaso de su nombramiento, tuvo que renunciar a su candidatura para que no se la fueran a “colgar”), y varias otras instancias que reflejan que no es que la mano izquierda no sabe lo que hace la mano derecha… ¡más bien la mano izquierda ni sabe, ni le importa tres pepinos, que existe la mano derecha… y viceversa!  PUNTO.  ¡Eso no pare más!

Con un cuadro como ése, cualquier persona se confunde y comienza a improvisar medidas que a la larga le fallan al sentido de responsabilidad que todos debemos tener, tanto en lo individual como en lo que respecta a la sociedad en la que vivimos.  Es más, aún recuerdo cuando se mencionaba apenas hace un par de meses el problema que resultó de que la medicina que se utiliza para tratar este tipo de infección (Tamiflu) llegó a escasear en algunas regiones de la Isla, porque algunas personas lo estaban aprovechando como un “preventivo” para una posible infección, en lugar de dejársela a quienes la necesitarían verdaderamente en un futuro evento de infección.  Pero así es alguna gente…

En fin, que después de ver cómo la influenza A-H1N1 se ha estado dispersando por casi todo el mundo, de ver cómo se han afectado económica y socialmente las poblaciones de los países que se han visto afectados, de escuchar cada vez más el grito de “ahí viene el lobo”… ahora es que nos toca a nosotros enfrentar al lobo.  Y muy a pesar de los pesares, de la improvisación y de la histeria… ¡lo venceremos, y saldremos adelante!

¡Y vamos a dejarlo ahí, que yo no quiero contagiarme con el virus ése!  Ahora, más que nunca, CUÍDENSE MUCHO y pórtense bien.  Hasta luego.


* OK, aquí viene la explicación que les prometí: Sucede que la que correspondería a esta entrada iba dirigida originalmente hacia la presunta revelación, por parte de Jordan (Jordy) Chandler, de que la acusación que hizo en 1993 contra el recién fallecido “Rey del Pop”, Michael Jackson, había sido fabricada por él y por su padre con el fin de sacarle dinero al entertainer, y que los supuestos hechos en los que el cantante habría sostenido relaciones íntimas orales con el chamaquito de entonces (un manganzón de 26 años de edad al 2009) nunca ocurrieron.  La cosa es que mientras yo buscaba aquí y allá información que pudiera citar, me topé con esta entrada en Snopes.com, la cual califica la supuesta confesión del joven (quien actualmente está separado de su padre, luego de que éste lo agrediera con un objeto contundente en 2005 ó 2006) como falsaRepito: ¡FALSA!  Los responsables de la página de Snopes.com atribuyen su determinación a lo que ellos denominan como un comunicado pobremente fraseado que fue reproducido al pie de la letra en muchos blogs, y a que no habían encontrado mención alguna en los medios noticiosos sobre la supuesta confesión (o alguna otra declaración de Chandler, para los efectos), en medio de la barahúnda noticiosa posterior al fallecimiento de Jackson (y no tengo que explicar a qué me refiero con eso).  (Me pregunto qué opinan ahora en Snopes.com de la cantidad de medios internacionales que publicaron la nota en sus páginas de Internet—como El Universal de Caracas, por citar un ejemplo—, y aún así habría que cuestionarse si esos medios internacionales se dieron a la tarea de verificar la nota antes de publicarla.)  Siendo ése el caso, decidí eliminar lo poco que yo había empezado a escribir sobre el tema, y con ello, darle un breve receso de una semana al blog.

** Para beneficio de quienes que no lo conocieron, o para quienes tienen tanta memoria como la que tiene un pececito… o para quienes tienen tanta memoria como la que tiene un pececito… o para quienes tienen tanta memoria como la que tiene un pececito… o para quienes tienen (¡y dale, que es tarde!), el Dr. Jaime Rivera Dueño fue Secretario de Salud de Puerto Rico entre los años 1977 y 1984, durante los dos cuatrienios del gobernador Carlos Romero Barceló.  (Y como mencioné en la entrada a la que me refería hace un momento, “ciertamente las cosas en Puerto Rico han cambiado bastante desde [su] incumbencia original”.)  Rivera Dueño también dirigió el Instituto del SIDA de San Juan (entre 1988 y 1993), contra el cual se cometió un fraude con dineros federales ascendentes a US$2200000; sin embargo, aunque otros funcionarios de la misma entidad fueron a prisión, Rivera Dueño nunca pudo ser acusado de delito alguno en el foro federal.  (Y aquí está la fuente de estos datos.)


P.S.  Voy a aprovechar esta post data para referirme a la partida a la eternidad del legendario periodista y presentador noticioso estadounidense, Walter Cronkite, ocurrida la noche del 17 de julio de 2009 a la edad de 92 años.  Periodista sumamente talentoso, fue testigo de—y ayudó a los estadounidenses a buscarle el sentido a—muchos de los momentos cruciales en la historia de su país y del mundo en el Siglo 20.  Entre éstos estuvieron la carrera espacial entre los EE.UU. y la (entonces) Unión Soviética, de cuya culminación con la llegada de la misión Apolo 11 a la Luna se cumplen 40 años el día en que escribo esto (20 de julio de 2009); el magnicidio del presidente John F. Kennedy; y el atolladero estadounidense en su intervención militar contra las fuerzas comunistas en el sudeste asiático, o lo que todos conocemos como la “guerra” de Vietnam (la misma que según las estadísticas oficiales, le costó la vida a 58193 soldados estadounidenses, 345 de los cuales eran puertorriqueños).  Tanta fue su credibilidad que se le ha llamado, “el hombre más confiable en los Estados Unidos”… ¡y ya eso es mucho decir!  Su partida deja entonces un vacío bien grande, difícil de llenar en un mundo en el que se valora más la apariencia que la experiencia, en el que la parte más importante de la noticia… ¡es hacer de ella un show!  Difícil, tal vez… pero no creo que sea imposible.  And that’s the way it is!


LDB