Hoy es un buen día para…

Sunrise at San Vito Lo Capo, Sicily (Italy)
Sunrise at San Vito Lo Capo, Sicily (Italy) (Photo credit: Wikipedia)

“Hoy es un buen día para…”

Esa es una frase interesante.  Implica que el de hoy es un día favorable para hacer eso que queremos hacer ya, o que hemos querido hacer por mucho tiempo.  Un día en el que todos los elementos parecen unirse para favorecer la realización de las tareas del hogar, la salida a la playa o al parque o al cine o a tomarse un helado o una taza de café junto a nuestra familia o nuestras amistades, o para planear ese viaje que queremos darnos en crucero por el Caribe, o en avión a visitar a nuestra gente “de la banda allá” o a explorar otros países, otras culturas, otros mundos distintos al nuestro.

Lamentablemente, para quienes tienen sus propios intereses en mente y a quienes no les entra el concepto de la responsabilidad que deben tener para con el resto de nosotros, también es un buen día.  Un buen día para despojar a los demás de aquello que se ganaron trabajando honestamente.  Un buen día para imponerle “respeto” a la persona a quien se pretende despojar de ese bien, para hacer valer ese “respeto” por la fuerza del plomo y la pólvora (será porque así le es más fácil, según su limitada mentalidad).  Un buen día para huir con aires de triunfo, botín en mano, sintiéndose como el rey del mundo, mientras queda atrás quien se negó a rendirle pleitesía, muerto o esperando el final de la agonía.

(Aparte: me pregunto si eso mismo era lo que pasaba por la mente del presunto asesino de 12 personas que habían ido inocentemente a ver el estreno de la más reciente película de Batman, la medianoche del 20 de julio de 2012 en Aurora, estado de Colorado.  Que tenía que imponerles “respeto” a fuerza de gas lacrimógeno, plomo y pólvora.)

O también puede ser un buen día para decirle arrogantemente al resto del mundo que les importa tres carajos lo que piense el resto del mundo y mostrarle “el dedo malo”, que ellos son “los que mandan” y que mejor no se metan con ellos, ni siquiera para defender el honor de una chica en medio de una fiesta juvenil (si se merecía—o no—que le defiendan su honor, ya eso es otra cosa).

(Posiblemente también les importará tres carajos que los utilicen como gancho publicitario para una causa política—como la del referendo previsto para el mes próximo, en el que se propone enmendar la constitución de Puerto Rico para limitar el derecho a fianza a los acusados de ciertos tipos de delito violento—, pero ya eso es asunto de políticos oportunistas que le otorgan el derecho al voto a los confinados, y que no se pueden quejar después cuando éstos les pasan la cuenta.  Total, para eso están los demás…)

Pero tal vez éstos no son los únicos para quienes es un buen día.  Porque también es un buen día para quienes salieron a realizar una encomienda encargada por quienes confían confiaban (aunque me sospecho que aún confían) en ell@s, y en lugar de eso deciden hacer otra cosa.  Un buen día para proponer medidas que además de limitar los derechos de los ciudadanos—como cualquier profesional que conoce del tema lo puede ver, hasta en la oscuridad de la noche—no deben ni de considerarse, si se va a confiar en la discreción de los jueces para poderlas implantar.  (Y esa misma discreción judicial, como ya hemos visto en ocasiones anteriores como ésta, ésta o ésta, ha traído resultados bastante funestos.)

Un buen día para crear una legislación que me favorezca en la adquisición de una propiedad (digamos, una casa) a través de un programa de ayuda a quienes no tienen ni el acceso ni los privilegios que tiene un político, mientras que a esas personas que no tienen ni ese acceso ni esos privilegios se les hace difícil conseguir una vivienda que no cueste más de los US$150’000 que se piden como un incómodo “mínimo” (habiendo por ahí tanta vivienda disponible para la venta… ¡comenzando en los “bajos” US$400’000!).

Un buen día para aprovechar ilegalmente los servicios públicos como electricidad y acueducto y conectarlos a un comité político del candidato a la alcaldía de algún municipio, para después salir a la calle a gritarle al mundo que eso no es nada ilegal—digo, a menos que no sea un Juan del Pueblo cualquiera, o una comunidad pobre como Villas del Sol, porque si no… ¡que se cuiden!

Parecería que hoy es un buen día para muchas cosas negativas y destructivas.  Pero, ¿no debería ser hoy un buen día para cosas positivas y constructivas?  ¿Y que debería haber más de estas últimas que de aquéllas?  Tal vez debemos comenzar por ponernos de pie tod@s l@s que creemos en la capacidad del ser humano para mejorar su situación.  Tal vez debemos comenzar a pensar y actuar nosotr@s mism@s, y dar los pasos que nos ayuden que ayuden a mejorar nuestra situación colectiva, especialmente en lo que ello ayude a mejorar la vida de quienes más sufren los embates de la injusticia.

Y tal vez esos pasos no sean lo que algunas personas de limitada perspectiva—especialmente quienes creen que la dádiva monetaria federal lo resuelve todo—desearían ver.  Pero no creo que haya más alternativa.

Y eso tal vez inquiete a algunas personas más, especialmente para quienes la lealtad a un partido o un ideal—ya sea noble o burdo—sea lo que le da su razón de ser en la vida, su savia vital.  Y esas personas deben saber desde ya que no tendrán ni la ilusión de un descanso tranquilo, porque esos días de gozar de impunidad mientras que el resto de nosotros paga caro los platos que ellos han estado rompiendo por varias décadas—y aún los rompen—se acabarán tarde o temprano.  (Y ahora me digo yo, ¿será por eso que nuestros pseudolíderes quieren que se apruebe un nuevo código penal que castigue—hasta con 3 años de cárcel—a quienes bien o mal osen interrumpir las “sagradas” funciones de una Asamblea Legislativa que ha tirado su prestigio y su respeto propio a la basura?  ¡Lo que hace la irracionalidad y el miedo!  ¡Lo que hacen el servilismo y el culto a la partidocracia!  Pero allá ell@s con su conciencia… ¡si la tienen!)

Definitivamente, hoy es un buen día para pensar en las cosas que evidentemente andan mal—muy mal—malísimo—terriblemente mal—y buscar la manera de corregirlas, de buscar hacer el bien.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

Soy Luis Daniel Beltrán… ¡y yo apruebo esta entrada!  Pulgar hacia arriba

Amanecer en la impunidad

Fireworks
Fireworks - Image via Wikipedia

Bueno, amigas y amigos, mi gente, parece que el año 2012 que comenzó hace unos días las tomó donde mismo las dejó el año anterior, con una violencia que más me parece un síntoma de lo mal encaminada que está nuestra sociedad.  Pero para echarle sal a la herida que tal violencia nos dejó en el año recién pasado—con un total de 1136 muertes violentas, cifra hacia la que íbamos de camino un par de entradas atrás—, el 2012 no podía empezar más violento, con una gran cantidad de personas que—por más que se les dijo que no lo hicieran, por más exhortaciones de toda clase, de las principales figuras públicas del país—se pusieron a disparar al aire sus armas de fuego, tal vez creyendo que ésa era una forma legítima de celebrar el final de un año y el comienzo de otro, tal vez creyendo que eso era divertido, que eso no le hacía daño a nadie.

Pero más allá de la conmoción creada por una práctica tan salvaje—como la conmoción que recogió una jovencita y sus amigos, que tuvieron la valentía (aunque sus rostros reflejaran el terror del momento) de grabar un vídeo casero en el que se escucha claramente cómo las cercanas detonaciones de armas de distinto calibre empañaron su celebración de despedida de año1 (y que refleja la realidad que se vive, muy a pesar de las críticas ulteriores de algunas personas, de ésas que se sienten tan cómodas y tan a gusto con su propia cobardía)—, algo sucedió.  Las balas “perdidas” no se perdieron.  Salieron a cumplir con su encomienda.

Karla Michelle Negrón Vélez, 1996—2012 (foto según publicada por El Nuevo Día, San juan, P.R.)

Y una de esas balas que no se perdió, acabó encontrando un objetivo: una niña de 15 años, de nombre Karla Michelle Negrón Vélez, estudiante escolar, llena de pasión por el ballet, llena de sueños e ilusiones para su vida, para su futuro.  ¿Y qué hizo ella para merecer que un pedazo de metal, atraído a tierra con una aceleración de 32 metros por segundo cada segundo, la castigara de esa manera, destrozando su cabeza y alojándosele en el tallo del cerebro, dejándola con muerte cerebral hasta que partió hacia la eternidad, en una fecha que muchos consideran de mala suerte (un viernes 13 de enero de 2012)?  Digo, a menos que el “pecado” de ella hubiera sido estar en el balcón de la casa de algún amigo, presenciando un espectáculo de fuegos artificiales para la despedida del año.  Algo que tal vez, l@s más insensibles y despreocupad@s2 dirán cínicamente que “no debió estar haciendo” en ese momento, o sea, estar en el lugar equivocado y en el momento equivocado… ¿para qué, para dejarle libre el camino a quien “se divierte” disparando al aire?

Y lo peor de todo es que la bala que no se perdió, sino que encontró su objetivo, tal vez sin proponérselo, pudo haber venido de cualquier lugar en las cercanías.  Pudo haber sido disparada por alguien tan inconsciente del daño que habría de causar.  ¿Pero quién?  ¿Quién pudo haber sido tan irresponsable como para haber disparado al aire un arma de fuego, en un país donde las armas de fuego están tan fuertemente reguladas (por lo que no se puede pretender, como alguna gente quiere, que la gente ande armada por ahí como en el Viejo Oeste estadounidense), sin medir las consecuencias?

Ciertamente, esa clase de persona no va a dar cara por lo que hizo, porque sabe que cometió una brutal torpeza, y por ello prefiere esconderse en el anonimato, prefiere refugiarse en la impunidad.

Impunidad.

IM-PU-NI-DAD.

“impunidad.
(Del lat. impunĭtas, -ātis).
1. f. Falta de castigo.”

Diccionario de la Real Academia Española, vigésimo segunda edición. (Consultado el 16 de enero de 2012 a las 03:10 UTC -04:00)

Gente así prefiere hacerse a la ilusión de que por más egregia que haya sido la barbaridad cometida, nunca tendrá que pagar las consecuencias, ni tendrá que rendirle a nadie cuenta alguna de sus actuaciones.  Tal vez esa clase de persona recibe mucha inspiración de lo que ve a diario, especialmente con figuras de poder, de ésas que buscan cuanto truco existe para no someterse a los mismos trabajos, a los mismos sacrificios que tenemos que pasar l@s que estamos “en la rueda de abajo”.  De ésas que creen que pueden salirse con la suya “porque lo pueden hacer”.  Y encima de eso, son de las primeras personas que se llenan la boca recordándoles a los demás su responsabilidad con el colectivo, recordándoles que deben pagar los servicios básicos a tiempo, si no desean arriesgarse al corte de esos mismos servicios, entre otras consecuencias.  (Y si la Constitución de Puerto Rico de 1952 no estableciera claramente su prohibición a que se aplique la pena de muerte, seguramente estas mismas personas abogarían por ese castigo para cualquier “Juan Pela’o” que se atreva a atrasarse un minuto en el pago de sus servicios—o sea, para cualquiera, ¡menos para ellos!  Ya sé que exagero, ¡pero quién sabe!)

Pero no.  Cualquiera diría que se está fomentando en Puerto Rico una cultura de impunidad, en la que cualquiera puede cometer un acto bárbaro, como el de disparar un arma de fuego al aire en una celebración de Año Viejo, sin importarle que haya alguien más entre la trayectoria de la bala y el terreno, y sin preocuparse de lo que sucedería en el cada vez más improbable caso de que alguien lo pueda señalar como responsable.  Y si no hay nadie que tenga la autoridad moral para señalar esa conducta impropia, para imponer las debidas sanciones contra quienes las practican… bueno, digamos que seguirá habiendo quien crea que puede actuar irresponsablemente, sin temor al castigo, que no se sentirá obligado a responder por sus actos, que podrá esconderse fácil y cómodamente en la impunidad.

Así de mal hemos comenzado este nuevo año.

De mi parte, que tengas un buen viaje hacia la eternidad, Karla Michelle, y que tu sonrisa ilumine las vidas de tus padres y tus familiares, y que sirva de guía en el camino de tus amistades.  Y sobre todo, si el sufrimiento de los últimos 13 días de tu vida sirve para algo, deberá ser para evitar que reine la impunidad.  ¡Que así sea!


NOTAS:

  1. Al momento en el que escribo esto, el vídeo había sido retirado de YouTube, pero no sin antes desatarse toda una controversia por el mismo y hasta ser objeto de exposición internacional, a través de los diferentes medios de prensa.
  2. Mientras trato de escribir el párrafo del que sale esta nota, me tropiezo con la insensibilidad que mostraron algunos usuarios y usuarias de redes sociales como Facebook y Twitter, quienes criticaron el que la gente dedicara su atención al caso de la agonía y muerte de Karla Michelle Negrón.  Más aún, me molestó ver la falta de respeto de algunas de estas personas hacia quienes mostraron su solidaridad y su apoyo a los padres de la jovencita.  Me pregunto si ésa es la clase de educación que se les da a personas como ésas en el seno de sus familias.  Ésas tal vez son personas que creen tenerlo todo en el ámbito de lo material, pero carecen de lo más básico en lo emocional y lo espiritual.  Tal vez a personas como ésas no les preocupará recorrer la Avenida Baldorioty entre Carolina y San Juan y verse de momento en medio de un tiroteo entre autos, o salir una noche a “janguear” a Isla Verde o el Condado, sólo para acabar agredida o violada sexualmente, o peor aún, asesinada por algún vicioso o por alguien a quien no le importa la vida humana, ni siquiera la suya propia.  Tal vez a esas personas no les preocupan esas cosas, porque esas cosas “les suceden a los demás”, porque “YO soy YO”, porque “a MÍ eso no me va a suceder”…
    Y les guste o no, esas cosas suceden.  Y le suceden a cualquier persona.
    Es más: Si alguna de esas personas está leyendo esto—y sé que lo están haciendo, además de que hacen el honor de leer mi blog—, la reto a que se atreva a faltarme el respeto por mostrar un poco de solidaridad humana, algo de lo que ciertamente carecen esas personas.  La caja de comentarios estará disponible por 30 días a partir de la publicación de la entrada.  Mis direcciones de email están al final de la página.  Sólo falta que tengas la valentía para hacerlo… pero no voy a perder mi tiempo esperando.  Tal vez prefieras esconderte en la impunidad.

LDB

Una meta que nadie quisiera volver a alcanzar

This is the Sant Maria de Magdalena de Pazzi C...
Cementerio Santa María Magdalena de Pazzis, Viejo San Juan, Puerto Rico. Image via Wikipedia

“kilo-.

“(Del gr. χίλιοι).

“1. elem. compos.  Significa ‘mil (103) veces’.  Se aplica a nombres de unidades de medida para designar el múltiplo correspondiente.  Puede tomar la forma kili-.  Kiliárea.  A veces se escribe quilo-.  (Símb. k).”

(Adaptado de la versión en línea del Diccionario de la Real Academia Española, vigésimo segunda edición. © Real Academia Española. Todos los derechos reservados. Consultado el 24 de noviembre de 2011.)

Amigas y amigos, mi gente: Les parecerá un poquito raro que comience el quinto centenar de entradas de mi blog (porque según el conteo en el panel administrativo de mi cuenta de WordPress.com, ésta que están leyendo es la entrada número 401—¿vi’te?) con la definición del prefijo griego “kilo”.  Pero la realidad es que en los pasados días, Puerto Rico alcanzó un hito nada envidiable, como nunca se había visto en la historia de mi país… y del que no creo tener recuerdo en los casi 53 años de mi existencia.

El número de muertes violentas en Puerto Rico ha superado “oficialmente” (y en el contexto de este párrafo, tengo que poner esa palabra entre comillas, dada la mala fama tejida alrededor de la “confiabilidad” de las estadísticas policiales en Puerto Rico) la marca representada por el prefijo griego “kilo”.  Al día en el que estoy escribiendo esto (el Día de Acción de Gracias), ya hemos superado la marca de las 1000 muertes violentas en un año en Puerto Rico, cuando apenas falta un mes y medio para concluir el año natural 2011.*  Un año en el que hemos visto cómo la violencia ha azotado, no sólo a los elementos asociados con el tráfico de drogas, sino también a amas de casa, ancianos, parejas jóvenes, matrimonios, y hasta niñ@s que no tienen por qué estar pagando las culpas de lo que sus padres/madres hayan hecho o no hayan hecho o hayan dejado de hacer.  Un año en el que la violencia azota en el lugar y momento menos oportuno: en la autopista a la hora de mayor congestión vehicular, en el estacionamiento del centro comercial, frente al “pub” o la lechonera, frente a la entrada de un consultorio médico (o de algún otro especialista), en el parque de pelota a donde la gente va a buscar entretenerse sanamente a través de la competencia deportiva, en medio de la fiestecita de cumpleaños, en medio de lo que debería ser la paz y la santidad del hogar…

Un año en el que se hace fácil decir que se ha repetido unas mil veces, el mismo concierto para instrumentos de acero, pólvora y plomo.**

Peor aún: Un año el el cual la Policía de Puerto Rico ha pasado de ser el actor que interviene en la prevención de estas tragedias—porque la están ocupando para otros fines que tienen menos que ver con la seguridad pública y más con servir de herramienta de quienes insisten en librar una batalla con supuestos tintes ideológicos—a ser un mero espectador de dicho concierto sangriento.

Un año en el que las aves de rapiña que habitan en los pasillos del poder, han dejado ver sus garras—bastante largas y afiladas, por cierto.  Han dejado ver de mil y una maneras, por qué no se les debería volver a dar la confianza que tan a ciegas se les ha dado.  Y mientras tanto, siguen caminando por ahí, como si nada.  Y siguen haciendo de las suyas, porque creen que lo pueden hacer y entonces quedar impunes.  Y los demás, que se atengan a las consecuencias.

Igual que los mismos delincuentes que nos han llevado hasta el borde del abismo.  Quién sabe si en una suerte de contubernio.  Tú me das, yo te doy.  Tú te portas bien conmigo, yo me porto bien contigo.

Y mientras tanto, los demás, los que estamos en medio, ¿a dónde vamos a acudir para protegernos, para defender lo más valioso que tenemos, que es LA VIDA?  ¿Qué haremos para recuperar la esencia de lo que somos, de aquella sociedad que alguna vez supo vivir en armonía (a menos que esa armonía hubiera sido un mito… pero eso no lo creo), que se supo levantar por encima de las discordias, por encima de los intereses particulares cuyo único fin existencial—más bien, cuya única razón de ser—es dividir?

¿Qué haremos en el futuro para evitar tener que llegar a ese hito, para evitar llegar a ese marcador de una cantidad que empiece ominosamente, con el prefijo griego “kilo”?

Ya viene siendo la hora en la que pensemos en ello—y de que NO se nos haga caso omiso.

Y siendo el caso que ésta es la entrada número 401… lo dije arriba, ¿verdad que sí?… ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, y por favor, estén dispuestos a seguirme soportando en este blog, a ver si llego a—y paso de—las 1000 entradas, ¿OK?  (Digo, todos tenemos metas que SÍ queremos alcanzar.)  ¡Hasta la próxima!


* De hecho, hacia finales de la semana anterior a esta entrada, se había igualado la marca de 995 asesinatos establecida en 1994, como lo indica la siguiente nota publicada por la agencia noticiosa española EFE: Las 995 muertes en Puerto Rico convierten al 2011 en el peor año de la historia criminal (vía Yahoo!® en Español—Noticias).

** Para que conste: Estoy parafraseando la cita que se atribuye al compositor ruso, Ígor Fiódorovich Stravinski (1882–1971), en el sentido de que el compositor y músico barroco italiano, Antonio Lucio Vivaldi (1678–1741), no escribió mil conciertos para el violín (incluidos los cuatro que forman su obra más famosa, “Las Cuatro Estaciones”)… ¡sino que escribió mil veces—o de mil maneras distintas—el mismo concierto para el violín!  Go figure!


LDB

Mirenlos… y ponganse a llorar!

Aerial view of Naval Station Roosevelt Roads, ...
Image via Wikipedia

¿Qué es lo que está ocurriendo aquí, mi gente?

Desde la mañana del martes 25 de agosto vengo escuchando las desafortunadas manifestaciones que hizo el director del proyecto Riviera del Caribe (o Portal de Futuro, como lo llamaba la administración del PPD), Jaime González, el 15 de julio de 2009 durante una reunión con las comunidades alrededor de lo que hasta hace unos 5 ó 6 años fue la base Roosevelt Roads de la marina estadounidense (y que recién acaban de salir a la luz, gracias a que alguien… pues… circuló el vídeo en YouTube).  Y francamente, estoy muy sorprendido y decepcionado con este “servidor público” por dispararse la maroma de hacer un despliegue de su arrogancia y necedad, restregándole en la cara a los miembros de dichas comunidades el que no podrán disfrutar de los lujosos hoteles de 5 estrellas, de los restaurantes donde la gastronomía (además de ser costosa) es un arte, de los casinos donde la Dama Fortuna seduce al aventurero que se atreve a retarla, de los grandes yates donde el lujo y la lujuria se exhiben de la mano… ¡porque no son los “agraciados” que se beneficiarán de las obras que se realizarán allí!  Porque así es la vida… such is life!

Así que según ese señor, ¿qué tendrán que hacer estos “no agraciados”?  Conformarse con mirar a los turistas ricos disfrutar de esos lujos, como el perro que mira a sus dueños comer a la mesa, a la espera de que le tiren algo de lo que sobre o de lo que los comensales no apetezcan.  O si tanto aspiran a ser como esos turistas pudientes… ¡pues seguir jugando Loto o “Pega 3”, que así tal vez se puedan conseguir uno de esos yates lujosos!

La verdad es que a muchos nos ha causado indignación estas expresiones, expresiones que sólo podrían venir de personas a quienes no les importa el bienestar de los demás, de personas a las cuales la pobreza les causa repulsión, y quién sabe si además son la clase de persona que busca ganarse el favor de estos comensales potenciales, a ver qué bocado les puede caer de esa mesa lujosa.  Pero además, estas expresiones crean una duda, porque las hace quien se identifica de entrada como “mensajero” de la administración del gobernador Luis G. Fortuño Bruset en este asunto, como un hired gun (un gatillero a sueldo).  (Poco le faltó a ese señor para ir allí vestido completamente de negro y repartir una tarjeta de presentación con un caballo de ajedrez y la inscripción, “Have Gun – Will Travel”…)

Y entonces, ¿será eso una reafirmación de que los grande$ intere$e$, los rico$, los podero$o$, son lo$ dueño$ de Puerto Rico, mientras que los pobres y la clase media no tienen oportunidad de salir del hoyo?  ¿Será esa la política pública de la actual administración? A mí me gustaría pensar que no es así.  Y a mí me gustaría pensar que el gobernador Fortuño está dando pasos afirmativos para que ésa no sea la política que impere durante su administración.  Y de hecho, tengo entendido que él se expresó en contra de las manifestaciones de su hired gun.  Más aún, su propio hired gun manifestó luego de divulgarse sus nefastas expresiones que lamentaba haberlas hecho, pero eso a muchos nos ha caído como que él lo está haciendo “de la boca para afuera” (la misma frase que él utilizó en su momento para referirse a sus críticos, los cuales él ha dicho que no le importan), y que personas como él seguirán caminando por ahí con impunidad, serviles a quien les pague mejor, a quien les deje caer de la mesa lo mejor de las migajas, mientras los demás se pelean por lo poco que les quede.

Total, como él dijo, such is life!

Y como así es la vida, ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

LDB

Nosotros, Los Buenos… Ustedes, Los Malos

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Bueno, llegó el mes de julio como suele suceder después que termina junio… digo, a menos que la Asamblea Legislativa sea tan vengativa y rencorosa que quiera disponer que el calendario vuelva a enero después de junio… Pero bueno, con ello llega el momento de mirar a la primera mitad del año 2006 y resaltar todas las cosas buenas y positivas que hemos recibido hasta el momento…

¡NO! A mí tampoco se me ocurre que haya mucho positivo que enumerar. Máxime cuando a diario estamos siendo bombardeados por las malas noticias en la política y la economía. Que si no se deciden a aprobar una reforma contributiva, que si siguen permitiendo los aumentos en el costo de los renglones de necesidad del pueblo, que si aumentó el precio de la gasolina otra vez, que si los bonos de Puerto Rico se van a degradar a “chatarra”, que si nuestras “lumbreras” legislativas cayeron de pen… ¡ay, perdón! Estoy siendo redundante… Que si los legisladores aprobaron un impuesto a la venta de 7% y eso no era lo que ellos querían (5.5%/5,5%), que si después que el Senado lo aprobó según lo aprobó la Cámara de Representantes, ésta lo quiere “revisar” para que se “aclare” que donde el proyecto dice “digo” debe decir “Diego”… La verdad es que nuestros políticos del patio parece que nos ven como igual de pen… ¡y dale que es tarde!… como igual de tontos que ellos…

(Es más, probablemente todos ellos se ven retratados en esta lista.)

Bueno, el caso es que el poder ejecutivo acudió al Tribunal Supremo de Puerto Rico para obligar a que la Cámara de Representantes remitiera el proyecto en cuestión para la firma del Gobernador, sin la “aclaración” que lo ha enredado todo. Pero para complicar las cosas, ahora el Presidente de la Cámara de Representantes dice que si la decisión de ese tribunal le es adversa, él tendrá que acogerse a su “moral” y a sus “principios” para no obedecer la misma.

Y es aquí donde quiero detenerme por lo que resta del mensaje de hoy. ¿Qué clase de mensaje es éste que se le lleva a un pueblo? ¿Estará tratando de implicar el “líder” legislativo (a un verdadero líder no hay que ponerlo entre comillas) que Puerto Rico está en medio de una “guerra santa” como la que los terroristas quieren hacer ver que están librando en Afganistán, Irak e Irán? ¿Que al otro bando político, el que (le guste a él o no) domina la rama ejecutiva de gobierno, hay que verlo como un enemigo al que hay que vencer, a como dé lugar? ¿Que los miembros del bando político en la mayoría legislativa son “los buenos” de la película, mientras que el bando político que domina el poder ejecutivo y el judicial (porque hasta al enemigo lo ven vestido de toga) son “los malos”? ¿Se estarán apropiando (¿cuándo no?) del discurso de los independentistas más radicales, cuando dicen que “violar la ley del imperio es obedecer la ley de la patria”? (Aunque habría que ver cuál patria en este caso, porque de seguro en los Estados Unidos deben estarse riendo de lo que pasa aquí… LOL… LOL…)

Como yo digo siempre, mal estamos cuando quienes juran proteger y defender la Constitución y las leyes y actuar por el bien de sus conciudadanos, son los primeros que actúan bajo la creencia de que están por encima de la ley… ¡y luego se creen que quedarán impunes! Sigan descansando de ese lado…

Mientras tanto…

ESTA SEMANA (3—9 DE JULIO DE 2006), LOS ÚLTIMOS DE JUNIO (Y CON LOS DE JULIO ARRANCO LA PRÓXIMA SEMANA, ¿OK?): Dos agricultores sudamericanos “comparan notas” sobre el tamaño de sus respectivas haciendas… Inusitado pedido de una señora a su marido a la hora de prepararle el desayuno… El Viejo Oeste estadounidense ya no será igual después de la película Brokeback Mountain… Varias muestras de por qué Bill Clinton fue durante su presidencia “un peligro en la carretera”… Y… La publicidad subliminal se cuela hasta en los grupos de discusión (newsgroups).

Humor, Según Luis Daniel Beltrán. Pa’ los buenos y pa’ los malos…

Bueno, será hasta la próxima. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

P.S. Vengo a enterarme anoche de que en New Jersey está ocurriendo lo mismo que vivimos los servidores públicos hace escasamente dos meses, cuando por desacuerdos de índole presupuestaria se ha decretado un cierre de agencias públicas. Por lo menos allá no se están afectando tantos empleados públicos como aquí, es decir, 44,000/44.000 en NJ vs. 95,000/95.000 en Puerto Rico. Y lo mejor es que ocurre justo cuando en los Estados Unidos se celebra el 4 de julio, así que no parece que (por lo menos allá) haya muchos motivos para celebrar. Yo pienso estar pendiente a lo que ocurra. ¡Seguiremos informando!

LDB