Categorías
agravio fear gobierno injusticia leyes pobreza política Puerto Rico salud sociedad tragedia violence violencia

Esta carrera, la corre Puerto Rico: Primera valla

Vote 12345
Vote 12345 (Photo credit: Wikipedia)

Amigas y amigos, mi gente, admito que hoy por la mañana me levanté pensando que las cosas iban a ser iguales que siempre.  Que algunas personas se saldrían con la suya, ya fuera que el Soberano, el Pueblo—así, con mayúscula inicial—les dijera que no querían que se desestimara la expresión de su voluntad.  Que el sensacionalismo más burdo y los golpes de efecto prevalecerían en el debate sobre cómo aliviar los problemas que vivimos a diario los puertorriqueños, y que otras voces que tenían argumentos de mayor sustancia quedarían ahogadas en medio de ruido y la estridencia.

Pero conforme han pasado las horas desde esta mañana, ha resultado que mi pronóstico pesimista había fallado.

Hoy, 19 de agosto de 2012, se consultó al Pueblo de Puerto Rico—esa entidad a la que los seudolíderes políticos que manejan sus destinos tienden a subestimar—sobre si se quería enmendar la Constitución de 1952 para restringir el derecho a la fianza, consignado en la Sección 11 del Artículo II (Carta de Derechos), a fin de que al mismo no tuvieran acceso los acusados de asesinato (especialmente asesinatos que se producen durante la comisión de ciertos delitos como violaciones sexuales o los que se cometen contra agentes del orden público en el cumplimiento del deber), y también para disminuir el tamaño de la Asamblea Legislativa (Senado y Cámara de Representantes), de los 27 senadores y 51 representantes que establece la Sección 2 del Artículo III (Del Poder Legislativo) a un número menor de legisladores, aunque manteniendo el mismo presupuesto para sus operaciones.  Y hoy, 19 de agosto de 2012, el mismo Pueblo de Puerto Rico al que se consultó le contestó a sus seudolíderes que no querían ni una cosa ni la otra.

Tal vez será cierto eso de que el Pueblo es más inteligente que quienes lo dirigen.  Tal vez el Pueblo le está diciendo a sus seudolíderes que asuntos de la naturaleza de los dos que se presentaron a votación hoy no son como para tomarse a la ligera, con alternativas que parecerán buenas sobre el papel—con todo y la capacidad del papel para aguantar todo lo que le escriban encima—, pero en la realidad no funcionan como debería esperarse.  O tal vez el Pueblo está empezando a ir más allá del oportunismo y los golpes publicitarios de efecto, como la archifamosa “sacada de dedo”.

Tal vez lo que hoy dijo el Pueblo es que se deben atender seriamente las causas de raíz de los dos problemas que se pretende resolver.

¿La de la criminalidad—o no será también, la criminalización de la pobreza?  Mediante programas de prevención de problemas en el hogar y en la escuela, una mayor atención a la condición mental de nuestra gente—que en muchos casos, no es la mejor—, un sistema de salud que atienda las necesidades de la gente al tiempo que maneja eficientemente sus costos, y que no se base tanto en la ganancia que pueda sacar un proveedor de servicios de salud.  Añádase a eso un sistema de justicia que funcione contra quienes no funcione la prevención.  Un sistema de justicia que tenga jueces mejor capacitados que lo que tenemos hoy en día—y cuya discreción (la misma que ya señalé anteriormente que no es muy confiable en algunos casos) era la pieza clave en la propuesta enmienda sobre la fianza—y fiscales que puedan preparar casos sólidos contra acusados de delito, casos que no se caigan porque a alguien se le olvidó escribir una fecha o una palabrita fundamental (por ejemplo, “premeditación”) en los documentos correspondientes.

¿Y qué hay de la de lo de la Legislatura?  Además de considerar de manera seria y sin demagogias el mandato aquél sobre la unicameralidad, mandato que el tribalismo y los egos partidistas no permitieron que se concretara, ¿qué tal si empezamos por un mejor cernimiento (en español boricua, “screening”) de las personas que pretendemos enviar al máximo foro deliberativo puertorriqueño?  ¿Qué tal si los partidos políticos puertorriqueños asumen su responsabilidad consigo mismos y con los demás y evita que agresores conyugales, delincuentes reales o potenciales, quienes viven “del cuento” o quienes se asocian con gente de dudosa reputación aspiren a un puesto del poder que representa un puesto legislativo?  ¿Qué tal si aspiramos más bien a que la Legislatura sea de calidad, no de cantidad?

OK, ya sé, ya sé: Es demasiado pedir.

Por lo pronto, las reacciones han sido las de siempre, especialmente las que demuestran un pobre espíritu de competencia (como la de cierta ex-presidenta cameral y ex-jueza apelativa, dando en Twitter—medio por el cual dejó ver su prejuicio en todo su esplendor—su “agradecimiento” a cuanta clase de criminal se le ocurriera por el rechazo a la enmienda propuesta).  Pero como dicen, a cada cual su santo.  Al menos, lo importante es que ya empezamos a correr esta carrera, una carrera en la que la pista tiene vallas, tal vez difíciles de cruzar… pero de que las podemos cruzar, las podemos cruzar.  Y las cruzaremos, no importa cuán altas nos las quieran poner.  Y como decía una promoción que se pasó antes de y durante las recién concluidas olimpiadas de verano Londres 2012, “esta carrera, la corre Puerto Rico”.  Y recién acabamos de cruzar la primera valla.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

Soy Luis Daniel Beltrán y yo apruebo esta entrada. Pulgar hacia arriba

(Y por si lo quieren saber, a las dos propuestas enmiendas yo las voté así: Pulgar hacia abajo Pulgar hacia abajo.  Y PUNTO.)

Categorías
agravio dinero economía gobierno injusticia Navidad noticias política Puerto Rico sociedad tragedia violencia

Entre una canción de cuna y la realidad

El Cañuelo, Isla de Cabras, Puerto Rico Histor...
Image via Wikipedia

La semana que acaba de concluir, amigas y amigos, trajo varios acontecimientos que nos hicieron pasar por lo que los estadounidenses llamarían un “emotional rolercoaster”.

De un lado, vimos cómo el gobernador de Puerto Rico, Luis G. Fortuño Bruset, daba un mensaje a la asamblea legislativa y al pueblo boricua, en el cual ofrecía una reforma en los mecanismos impositivos del país.  (¡Sí!  Otra reforma contributiva, o como diría Yogi Berra… deja vu all over again!)  Un mensaje que se caracterizó por la repetición constante de un tema que parecería sacado de un comercial de un supermercado o de una financiera: “más dinero para tu bolsillo”.  (Y que de paso, me hacía pensar en otra frase sarcástica estadounidense: “Would you buy a used car from this guy?”)  Y así parece ser la cosa: más dinero para repartir entre quienes han hemos tenido que llenar como pueden podamos el vacío que dejaron 26371 servidores públicos despedidos en el último par de años—alguno que otro de los cuales ha tenido mayor éxito en buscar la manera de resolver su situación económica (si es que no ha sucumbido por completo, como lamentablemente hemos visto).  Dinero que entre otras cosas provendría de imponer un arbitrio de 4% sobre los ingresos de corporaciones foráneas que, aunque establecidas en Puerto Rico, no venden sus productos en Puerto Rico.  Dinero que se pretende que ayude a revivir la economía puertorriqueña—o al menos, eso es lo que se piensa—mediante un aumento en el consumo, especialmente ahora que la temporada de compras navideñas está, como quien dice, a la vuelta de la esquina.

Polígono de Tiro de la Policía de Puerto Rico, Isla de Cabras, Toa Baja, P.R.

Lamentablemente, del otro lado, hubo también un acontecimiento sorpresivo y desagradable, que habla demasiado mal del estado de deterioro social que se vive actualmente—mientras se distrae la atención del público en otras cosas.  Para beneficio de quienes estén leyendo esto alrededor del mundo, me estoy refiriendo al asalto del que fue objeto el área de prácticas de tiro de la Policía de Puerto Rico en un islote conocido como la “Isla de Cabras” en Toa Baja, al oeste de San Juan (indicado con la “tachuela” roja en el mapa de arriba).  Tres delincuentes vestidos de agentes policiales (aunque a la luz de los recientes eventos en los que ha habido policías implicados, creo que hay que esperar lo inesperado), con aparente conocimiento de movimientos e itinerarios (hasta sabían a qué hora hacía su ronda de vigilancia una unidad de otro cuartel), ejecutaron un audaz atraco en el que se hicieron con unas 130 pistolas y rifles—las mismas armas de fuego con las que cientos de agentes del orden público practican sus destrezas para el uso de la fuerza letal.  No conformes con ello, los atracadores quisieron violar sexualmente a una mujer policía que atendía el cuartel ubicado en el lugar, acción que, afortunadamente (gracias a Dios o a la Fuerza Suprema según cada cual la entienda), no se llegó a consumar.

Digo, si estoy en lo correcto al suponer que se trata de delincuentes relacionados con el tráfico de drogas en Puerto Rico—porque no quiero pensar en la otra posibilidad ya mencionada—, ¿así de envalentonados están que no conformes con robarse las armas, se quieren atrever a tratar de hacerle a otro ser humano, a una mujer, un daño que la destruirá como persona, pero que además destruirá su alma, su sentido de humanidad, su espíritu, para lo que le reste de su vida?  Mal estamos cuando por ahí existe quien alardea de hacerle daño a otros seres humanos, sin sentido de responsabilidad ni de las consecuencias que sus acciones habrán de ocasionar.

Por supuesto, desde lo sucedido, los responsables de la Policía nos dicen que se harán tooooodos los esfuerzos posibles por atrapar a los atracadores, o al menos tratar de evitar que estas armas sean usadas para cometer delitos, delitos en los que mucha gente inocente podría caer sin tener culpa de ello (como estamos viendo últimamente con demasiada frecuencia).  A eso, yo les podría contestar con algo así como, good luck with that! Y ciertamente, necesitarán muchísima suerte, por toneladas, para poder superar el ingenio de quienes demuestran ser más ágiles y más inteligentes—y aclaro, no por ello “más sabios”—que las fuerzas del orden público.  Sobre todo, se necesitará toda una estrategia para combatir la delincuencia, una estrategia que busque desbaratar de una buena vez y por todas el imperio que quienes se lucran del dolor humano quieren establecer en Puerto Rico (digo, si es que con la anuencia del propio gobierno—de los dos partidos principales, PPD y PNP—que dice tratar de combatirlo no lo han hecho ya, y la impresión en ese sentido no es muy favorable que digamos), una estrategia en la que se pierda el miedo a liberarse del yugo de los violentos y de los que nos quieren destruir, física y espiritualmente.

Pero mientras quienes tienen la capacidad para hacerlo se enrollan las mangas y desarrollan esa estrategia, ¿tendremos que seguir escuchando una canción de cuna que nos arrulle, que nos duerma haciéndonos sentir que todo está bien, mientras que el mundo a nuestro alrededor se cae en pedazos—tal vez con la propia anuencia de quienes nos “arrullan”?

¡Mejor lo dejamos ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, mi gente.

P.S.  No olviden dejarme sus comentarios, ya sea en el enlace de abajo o a través de mis emails (al final de la página).

(AUDIO DE ESTA ENTRADA: 101107_006pc)

LDB