Yo tenía una luz, que a mi me alumbraba…

EDF Electricity meter in France.
Image via Wikipedia

Bueno, amigas y amigos, mi gente: tuve que cederle el turno a la entrada sobre el escándalo de las supuestas fotos “pornográficas” de cierto senador futuro ex-senador con fachada de “moralista”.  Sin embargo, no quiero dejar pasar la oportunidad sin comentar sobre el alza peligrosa en el costo de la electricidad en Puerto Rico.  Ya este tema se ha discutido bastante, y he insistido en otras entradas (como ésta de junio de 2008, o ésta de octubre del mismo año… o qué tal esta entrada de hace casi un año) en lo injusto de que el monopolio estatal que se ocupa de proveer la electricidad a Puerto Rico (Autoridad de Energía Eléctrica: AEE/PREPA), cobre una exagerada cantidad de dinero por la adquisición del combustible que utiliza para generar electricidad, mucho mayor que la que constituye el consumo directo de ese bien.

Hasta he insistido en presentar mi caso particular, de un núcleo familiar de tres personas (el que les escribe y dos miembros más), en el que ha habido que enfrentar pagos bastante altos por el consumo de electricidad.  (De hecho, en el primero de los enlaces que coloqué en el párrafo anterior, menciono que mi cuenta a junio de 2008 era de aproximadamente US$250, de la que apenas un 17% era por concepto del consumo real de electricidad.)  Les voy a mostrar a continuación cómo hemos lidiado en mi casa con la situación por los pasados cinco meses de 2011 (y si la suma porcentual en alguno de los meses no cuadra a “100”… la culpa es de los errores de redondeo):

Mes de 2011 Compra de Combustible “Compra de Energía” Consumo Básico (%) Total
Agosto $196.00 $35.43 $47.09 (16.91%) $278.52
Julio $152.07 $35.00 $43.61 (18.90%) $230.68
Junio $129.03 $32.59 $37.15 (18.69%) $198.77
Mayo $154.89 $43.41 $44.25 (18.24%) $242.55
Abril $106.44 $24.20 $31.18 (18.87%) $165.23
NOTA: Todas las cantidades de dinero en esta tabla y en la próxima se expresan en US$; se emplea aquí la usanza estadounidense, de punto para separar dólares y centavos (o enteros y decimales para los porcientos).

Noten que el costo combinado de la compra de combustible y la compra de energía (whatever that means!) fluctúa entre 81% y 84% del total, mientras que lo que realmente se consume de electricidad en mi casa, fluctúa entre el 16% y el 19%—o sea, es entre un quinto y un sexto del total (más o menos lo mismo que he expuesto antes).  De manera que como consumidor, incurro en un gasto alto en el que, a mi juicio, yo no debería de estar incurriendo.  Y todo eso, gracias a la misteriosa fórmula mágica que ya vimos en la tercera entrada que cito en el primer párrafo de la entrada que están leyendo ahora.

Lamentablemente, si alguien tenía la esperanza que al bajar el costo del barril de petróleo, y con ello, los precios de algunos combustibles fósiles (como la gasolina), bajaría el costo de la electricidad, esas esperanzas se hicieron tan sal y agua como las de los sectores más aislados de Puerto Rico, luego del paso de “Irene” la semana pasada, cuando la presidenta de la junta de gobierno de la AEE presentó las siguientes objeciones:

“Fórmula de ajuste por combustible

“Pese a ser un compromiso programático del gobernador Luis Fortuño, indicó que la Junta de Gobierno de la AEE no tiene planes de modificar o simplificar la fórmula de ajuste por combustible.  Dijo que la fórmula, que le permite a la AEE recobrar todas sus pérdidas, es justa.  Sostuvo que la fórmula no la estableció la AEE, sino la Legislatura, por lo que serían los legisladores quienes deberían enmendarla.  La Junta no tiene planes de presentar un proyecto de ley a tales efectos.

“Subsidios

“Sobre los subsidios a municipios, iglesias, hoteles y otras entidades, que el año pasado ascendieron a $292 millones, expresó que también es un asunto fuera del control de la AEE.  Al igual que la fórmula de ajuste por combustible, apuntó que los subsidios salen de la Legislatura.  No precisó si la Junta de Gobierno estaría recomendando legislación para limitar los subsidios, pero afirmó que ya hay una medida radicada a esos fines.  Fortuño ha expresado su intención de reducir los subsidios.”

(Tomado de: Adiós al alivio tarifario en la AEE, El Nuevo Día, 20 de agosto de 2011.)

O sea, que según esta persona, es “justo” que yo pague entre US$134,00 y US$232,00 para que la corporación pública que ella dirige pueda recobrar sus pérdidas, o para pagar la electricidad que otros se gastan, o para atender una situación que la propia corporación pública alega que no puede (¿no será mejor, “no quiere” o “no le da la real gana de”?) controlar, porque depende más bien de la buena voluntad de una legislatura que tiene “asuntos de mayor importancia que atender”.  Y que si quiero ver un verdadero ahorro en mi factura eléctrica, tendré que esperar un año más… cuando ya el propuesto gasoducto que atravesaría el país de sur a norte (la mal llamada “Vía Verde”) esté en funciones.  Es más, déjenme ver si puedo agarrar esa gata por el rabo:

Mes de 2011 Total de la factura Supuesto total con el gasoducto Ahorro (¿?) Diferencia porcentual:
Agosto $278.52 $239.32 $39.20 14.07%
Julio $230.68 $200.27 $30.41 13.18%
Junio $198.77 $172.96 $25.81 12.98%
Mayo $242.55 $211.57 $30.98 12.77%
Abril $165.23 $143.94 $21.29 12.89%
NOTAS:

  1. Las cantidades de dinero y los porcientos siguen la misma convención que en la tabla anterior.
  2. La columna “Diferencia porcentual” se basa en el “Ahorro (¿?)” dividido por el “Total de la factura”, y ese resultado se mutiplica por “100%”.

No entiendo esto: a un ahorro de entre 12% y 15% en mi factura de electricidad, ¿lo llaman “ahorro verdadero”?  Lengua fuera  Gracias… ¡pero no, gracias!

Pero total, no se puede esperar mucho de una corporación pública que padece de serios problemas de administración, y que tiene que manejar una infraestructura eléctrica que no resiste muy bien los embates de los ciclones (como la tormenta-convertida-en-huracán Irene nos demostró la semana pasada), cuando no tiene que satisfacer las exigencias de sus bonistas—los mismos para los que el esquema de facturación es “justo”, a ser los pobres y la clase media quienes cargan con todo el peso de su ineficiencia.

Bueno, yo creo que ya me desahogué lo suficiente por hoy.  Ahora, a ver de cuanto me saldrá la próxima factura… y si en el proceso tengo que solicitar un refinanciamiento de la hipoteca de mi casa para poder pagar la cuenta.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.


ACTUALIZACIÓN PARA EL RÉCORD (27 de septiembre de 2011): Tanto dio la gota sobre la piedra hasta que la hizo resquebrajarse.  O más bien, parece que la presión pública fue tanta que llevó al director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE/PREPA), Ing. Miguel Cordero, a presentar su carta de renuncia a ese puesto.  Y no podía ser más oportuna la noticia, luego de divulgarse el escandaloso enriquecimiento de este señor, con un sueldo anual que llegaba aproximadamente a los US$350000—incluidas dos bonificaciones por “productividad” ascendentes a US$40000 cada seis meses (de las que ya había recibido cuatro en los pasados dos años).  ¡Tal vez es ahí a donde va a parar el dinero que con tanto sacrificio pagamos por sostener un sistema eléctrico ineficiente y mal manejado, que ni siquiera permite el crecimiento económico del país!  Me imagino que ahora este señor se irá a disfrutar su retiro (donde hace rato se debió haber quedado), tal vez viviendo de los cuentos que él mismo se pueda inventar.  Cuentos como el de que el sistema eléctrico está funcionando bien, a toda su capacidad, y que eso de que a los abonados del servicio eléctrico les están robando en cada factura mensual es sólo una “percepción”…  Pero lo mejor de todo esto (para hacer corto el cuento) es que en este mismo momento es que están lloviendo las promesas—especialmente las de los presidentes de Cámara y Senado—de que se va a bajar el costo de la electricidad en los próximos meses.  Eso hace que un@ se pregunte dónde estuvieron quienes quieren presentarse como los héroes de último minuto cuando más se les necesitaba.  Pero siempre es fácil hacer leña del árbol caído…  Ya veremos qué sucede.


LDB

Anuncios

Fue un momento de locura (versión legislativa 2010)

Portrait of Giacomo Casanova made (about 1750-...

Amigas y amigos, ¿creen ustedes que aun con todo lo que se ha venido diciendo desde el lunes pasado, vale la pena tocar un tema relacionado con quienes se la pasan predicándole la moral y la enseñanza de valores a los demás, cuando no son capaces de comportarse de manera decente, especialmente cuando están desempeñando funciones oficiales (justificadas o no, ya eso es otro tema), y luego quieren salirse con la suya, creyéndose que el resto del mundo es estúpido?

Pues sí, yo creo que vale la pena… ¡y cómo!

Y vale especialmente la pena cuando se trata de condenar el acto feo y bochornoso del miembro de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Jorge L. Navarro Suárez (PNP-San Juan), cuando trató de propasarse con una estudiante becaria de periodismo, en una discoteca de Louisville, Kentucky en julio pasado.  Incidente que—si tomamos en cuenta que tal vez han ocurrido u ocurren incidentes similares sin que los puertorriqueños nos demos cuenta—tal vez hubiera pasado inadvertido… de no haber sido captado en vídeo por un equipo periodístico de la división de noticias de la televisora estadounidense ABC (para el que trabajaba la estudiante en cuestión) que investigaba los viajes de legisladores estatales a conferencias, seminarios, simposios, banquetes, “bautizos de muñecas”, etc., financiados por intereses que ulteriormente se verán beneficiados por el voto a su favor de dichos legisladores en sus legislaturas estatales.

(¡Sé lo que ustedes están pensando… y tienen razón!  El distinguido legislador es “un miembro”.)

Obviamente es mucho lo que ha dicho cada quien que ha visto las imágenes del encuentro cercano del tipo “no deseado”.  Que si el legislador tenía un vaso en una mano, que por el escenario en el que se produce este triste espectáculo (una discoteca… ¿acaso será de extrañar?) se presume que no es precisamente leche de vaca…  Que si el legislador se acercó repetidamente a la estudiante para besarla…  Que si la joven trató de rechazar los avances del pretendido émulo de Giacomo Casanova (de quien, por cierto, es la foto que ven arriba al comienzo de la entrada)…

Por supuesto, está la “otra cara” de esta moneda manchada: la del propio representante Navarro, quien en principio alegó que lo que se vio en el vídeo no fue lo que ocurrió (¿cómo es eso?), que lo que ocurrió fue que él trató de acercársele a la estudiante para tratar de “entender” lo que ella le estaba diciendo, con todo el ruido que había en la discoteca.  ¡Y hasta tuvo la desfachatez de admitir su pobre dominio del idioma de Shakespeare, por lo que se le hizo difícil “comunicarse” con la joven agraviada!  O sea, un clásico caso de “he said, she said”.

Yo no sé qué piensen ustedes, pero por el par de cantazos que he recogido en el camino por experiencia sé que hay maneras de acercarse a otras personas en un ambiente como el de las discotecas… ¡y hay maneras!  Y esas otras maneras no conllevan acercarse a una mujer con el propósito de acosarla, de acercársele de una manera no deseada, en medio de una locura en la que la lujuria domina la conducta del varón.

(Y aquí hago un paréntesis personal porque recuerdo una conversación que tuve durante una actividad el año pasado con la compañera de mi trabajo cuyo suicidio mencioné varias entradas atrás.  Donde se celebró esa actividad había muchísimo ruido, y hasta yo tuve que acercarme un poco a ella para poderla entender.  De hecho, tengo que hacer una pequeña confesión, y no es por inventar nada ni quedar bien con ustedes, mi gente: a veces, en ambientes muy ruidosos, tengo dificultad para escuchar lo que otra persona me dice y tengo que acercarme a la otra persona.  Pero lo que me diferencia de otros como el legislador Navarro es que yo respeto el espacio personal de los demás.  Y en el caso de mi amiga, aparte de que yo apenas estaba empezando a tener confianza con ella, yo respeté su espacio personal y nuestra conversación fluyó de manera amena y cordial, dejando la puerta abierta para futuros encuentros.  Lo único que lamento es que ahora, mientras escribo este torrente de unos y ceros, sólo me queda el recuerdo de esa conversación, algo que atesoraré por el resto de mi vida…  Pero bueno, regresemos a nuestro tema, shall we?)

Y por más esfuerzos que el propio legislador haga para tratar de reescribir la historia de lo que allí ocurrió, por más que él trate de “escudarse” detrás de su familia (en la que seguramente él no pensó—ni en las consecuencias que le podría acarrear—durante ese momento de locura), por más esfuerzos que otr@s hagan para tratar de “lavarle la cara” públicamente—como el intento de la actual presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer González (PNP), de requerirle a ABC News que le envíe el pietaje “crudo” (o sea, no difundido públicamente) del reportaje para “iniciar una investigación cameral con miras a imponer sanciones” (algo que como leía en el periódico de hoy jueves, puede que nunca suceda, por cuestiones jurisdiccionales entre Puerto Rico y los Estados Unidos)—, el problema es que lo hecho, como dicen, hecho está, y que lo que se observa en el vídeo es bochornoso.  Es deplorable, y habla a gritos sobre lo que no debe ser la conducta de un servidor público (que le guste o no, lo es).

Es más, quisiera tomarme el atrevimiento de preguntar lo siguiente, sin que me quede nada por dentro:

La conducta exhibida por el representante Jorge Navarro Suárez, ¿es una conducta responsable (tanto individual como socialmente), digna de un representante de esa sufrida entidad que llamamos, “el Pueblo de Puerto Rico”, una entidad a la que él juró—con una mano puesta sobre la Biblia—servir, proteger y defender… o es más propia de la clase de individuo que el escritor puertorriqueño Edgardo Rodríguez Juliá describe en una crónica* como un “puro blanquito, jodedor de urbanización”?**

Yo no sé para ustedes, pero para mí que la respuesta es obvia (y no hace falta repetirla).  Y de la misma forma que esa clase de individuo pulula en el universo playero de la crónica citada de Rodríguez Juliá (hoy en día movido por el reggaetón o por la bachata dominicana, como lo fue en su momento por la salsa puertorriqueña)… bueno, ¡Dios sabe cuántos más campean por sus respetos en nuestra “honorable” legislatura puertorriqueña!  Así de malas están las cosas.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y—por favor—pórtense bien, mi gente, porque un@ nunca sabe cuándo l@ pueden atrapar en la falta…


* “El veranazo en que mangaron a Junior”, páginas 99—130 en: El cruce de la Bahía de Guánica (Cinco crónicas playeras y un ensayo), por Edgardo Rodríguez Juliá (San Juan, P.R.: Editorial Cultural, 230 pp., 1989).

** A l@s que saben que no es mi estilo escribir palabrotas en mi blog (como lo especifico bajo “Lea esto primero, antes de hacer sus comentarios”): Lo siento mucho, pero no tuve más alternativa que incluir esta palabrota, aunque está dentro del contexto de lo que quise decir.


LDB

Quien… Diantre Manda Aqui?

Saludos, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Aquí, como siempre, viendo las cosas extrañas que suceden en Puerto Rico. La verdad es que ya yo no sé si debe sorprenderme o no que ocurran cosas como las que se vieron esta semana que termina. Como por ejemplo, que una muchedumbre tome por asalto el Capitolio de Puerto Rico, para protestar de manera violenta por un homenaje. Para quienes no sepan todavía a qué me refiero, se trata de la “tremenda” idea de una representante del partido de mayoría en la legislatura actual (PNP) de rendirle homenaje al Sr. Julio Labatut, un florista cubano que lleva radicado en Puerto Rico muchos años, y que suele rendir servicios a por lo menos una de las emisoras de TV locales (WAPA-TV/DT). La realización de esta idea ha dejado al descubierto una serie de cosas que uno no puede creer. Por ejemplo, el que la resolución legislativa para dicho homenaje fuese aprobada, sin que los legisladores hubieran leído la medida… ¡EXACTAMENTE COMO USTEDES LO ESTÁN LEYENDO! Y después acaban quejándose de que los engañaron, de que firmaron la resolución “sin darse cuenta” de lo que estaban firmando… OOOOOOOOOOPS!!! HELLOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!… ¿Cuántas otras cosas ellos habrán firmado (o firman) “sin darse cuenta”?

Además, ¿a qué venía el homenaje para empezar? ¿Será que el “homenajeado” aporta $ignificativamente a las arcas de la legisladora en cuestión (y no precisamente arreglos de flores)? (¡Y cuida’o que la tipa es fea con co… uy, perdón… con ganas! ¡Yo no me le pegaría a ella ni bailando, así fuese para salvar mi vida!)

Pero bueno, allá Juana con sus pollos… ¡si éstos sobrevivieron lo que voy a contar ahora!

La cosa es que llegó el miércoles 29 de marzo, casi al atardecer. Frente al Capitolio se juntó una muchedumbre para protestar contra la realización del homenaje. La premisa básica de la protesta es la implicación del señor Labatut en los hechos que llevaron al asesinato de otro cubano, de nombre Carlos Muñiz-Varela, ocurrido alrededor de un cuarto de siglo atrás. Muñiz-Varela era el dueño de una agencia de viajes (Viajes Varadero) que a comienzos de la década de 1980 estaba organizando una serie de vaijes de reunificación de las familias cubanas exiliadas con sus semejantes en la Antilla Mayor. Aparentemente, a los infaltables elementos de derecha que florecieron durante los años de la Guerra Fría (y algunos de los cuales están dando sus postreros aleteos) esa iniciativa no le gustó, y con la complicidad de algunos elementos derechistas locales (tal vez los mismos que con los eventos del Cerro Maravilla en julio de 1978 quisieron “dar un escarmiento” a quienes no pensaran como ellos, especialmente a los independentistas) asesinaron a Muñiz-Varela en una calle de San Juan, mientras éste conducía su automóvil en ruta hacia su trabajo. Al día de hoy, no se ha podido someter cargo alguno contra la(s) persona(s) responsable(s) de este sangriento hecho, pero para muchos sectores de la izquierda boricua, en todo este tiempo ha quedado la “espinita” de que Labatut estuviese implicado.

(Por cierto, en una ocasión cuando yo trabajaba como técnico de investigación para una unidad de la Universidad de Puerto Rico, tuve que ir a Viajes Varadero a procurar los pasajes para mi jefe de entonces, quien tenía previsto viajar a Cuba como parte del estudio de aves migratorias en el Caribe, en el que él estaba trabajando como investigador principal. De más está decir que tuve entonces cierta aprehensión por estar en ese lugar, sobre todo dado que aún en la segunda mitad de los 1980s existían algunos rezagos de la mentalidad retrógrada que nos trajo los tristes eventos que acabo de mencionar. Afortunadamente, mi vida NUNCA corrió riesgo mortal, y el caballero que me atendió en esa ocasión NO me lavó el cerebro para convencerme de las “bondades” del comunismo, y mi jefe de entonces pudo efectuar su viaje de investigación científica sin ningún contratiempo… ¡en fin, que no sucedió NADA de lo que las mentes mediocres hubieran creído que sucedería!)

Pero bueno, fast forward al miércoles pasado. Como decía, se congregó la multitud en protesta por el homenaje a Labatut. Obviamente, hasta entonces el público estaba claro en cuanto a que eso iba a ocurrir. Pero con lo que nadie de ahí hacia afuera contó fue con que se iba a formar un motín, al emplear la táctica de distraer a la policía, haciéndola ir a detener el intento de uno de los manifestantes de quemar la bandera de los EE.UU. ¡Ahí fue que se formó Troya! Hubo empujones, forzamiento de puertas (que no son precisamente de las más sólidas), rotura de vidrios en las ventanas… ¡y hasta agresiones contra los miembros de la Policía! Y para colmo de males… ¡hasta la urna que guarda la Constitución de Puerto Rico (la que para bien o para mal nos rige desde 1952) por poco se nos pierde!

¿Quién puede estar ganando con esto? Las mentes mediocres que legislan como si eso fuera un juego (por cierto, quienes leen esto en América Latina, ¿sabían que en el año 2000 se aprobó una ley*–derogada al comienzo del año siguiente**–para implantar en Puerto Rico el Daylight Saving Time estadounidense, en desprecio del conocimiento científico disponible que indica claramente que en Puerto Rico no se cumple el propósito por el cual se implanta en latitudes subtropicales y templadas? Total, los legisladores la habían aprobado… ¡y que “pa’ probar”, a ver cómo es la cosa!)… las mentes mediocres de quienes incitaron a la muchedumbre a vandalizar, a agredir, a faltarle el respeto a los símbolos de autoridad constituida (los mismos que se cantan como que no pueden controlar lo que hagan sus huestes, o sea, “yo aquí afuera, tranquilito, y allá ellos, que se jo…”)… las mentes mediocres de los mismos que se dejaron utilizar como instrumentos de agresión… Definitivamente, NADIE. ¡ABSOLUTAMENTE NADIE!

Y al final, ¿qué logró cada quién con todo lo que sucedió? Salvo por el inminente endurecimiento de las medidas de seguridad en el Capitolio (algo a lo que me alegra muchísimo no tener que enfrentarme, ahora que mi oficina en el DRNA se mudó a Río Piedras hace un par de semanas)… SIMPLE Y SENCILLAMENTE… ¡NADA BUENO!

EEEEEEEEEEnigüei…

ESTA SEMANA (3—8 DE ABRIL DE 2006) TERMINAMOS EL MES DE MARZO CON: Una joven monja se indigna por el nombre con el que quieren bautizarla… Las 30 ventajas que tienen las mujeres… Tremenda confusión cuando un chino hace una llamada telefónica… Cuáles son los secretos para una buena relación entre el hombre y la mujer… Y… Cómo saber si usted está en una iglesia para los rednecks.

Así que ya lo sabe, visite Humor, Según Luis Daniel Beltrán.

(OK, yo sé que estoy un poco atrasado… es más, todavía es la hora que no he hecho mis números de income tax… pero el próximo sábado vengo con lo nuevo de abril, ¿estamos?)

Bueno, nos vemos el próximo sábado, antes de comenzar mi habitual receso de Semana Santa. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

* Ley para establecer en Puerto Rico el Daylight Saving Time.

** Ley para derogar la ley para establecer en Puerto Rico el Daylight Saving Time.

LDB