Y Nos Salvamos Ahora… Llego Alpha

Saludos, mi gente.

¿Quién de nosotros se podía imaginar que la temporada de huracanes en el Atlántico Norte y el Mar Caribe fuese tan activa como lo es la de 2005? Ya la lista original de nombres para los huracanes de 2005 se agotó (con Wilma, que mientras escribo esto está haciendo sus estragos en la península de Yucatán, e iba “vira’o” hacia la punta Oeste de Cuba y los Cayos de Florida) y ahora hay que recurrir al alfabeto griego para nombrar los huracanes que vengan en lo que resta de temporada. Y para hacernos ese honor por primera vez en la historia escrita (y sobre todo por haberse originado a lo lejos al Sur de Puerto Rico), aquí les presentamos a… ¡ALPHA!

(Nombre sugestivo, ¿no? Significa “el principio”… ¿pero será el principio del fin?)

La verdad es que se han dado unas condiciones bastante particulares este año para que haya habido tanto huracán esta temporada, particularmente temperaturas altas en nuestros mares circundantes (lo que también ayuda a explicar por qué nuestros arrecifes de coral están presentando un fenómeno de intenso blanqueamiento). Y los efectos que estas condiciones producen han sido patentes, como los huracanes Katrina y Rita han demostrado en la costa Sur de los EE.UU.

En otras palabras, ya sea que se sigan formando más tormentas desde ahora hasta el día 30 de novembre (y quién sabe si más allá), ésta será una temporada para recordar…

Mientras tanto…

¿QUÉ HAY DE NUEVO ESTA SEMANA? A un candidato a “guarda agujas” de tren le hacen una pregunta cada vez más difícil… Desde Chile, nos explican lo que es una “Camboyana”… Revelan pruebas de que las matemáticas y el sexo, como que no se llevan bien… Conozca las formas elegantes de decir cuando usted tiene que irse a… esteeeeeeeeee… a hacer el number twoY… La policía detiene a un borracho por insultar al Presidente de México.

Así que “sácale el cuerpo” a Alpha y échate pa’cá.

Bueno, con eso los dejo por hoy, antes que a Alpha le dé por cambiar su rumbo y venir hacia acá. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Con La Cuellerita… Ella Se Ve Mas Bonita

Saludos, mi gente.

Pues sí, esta vez no tengo mucho que decir. La semana ha transcurrido un poco aburrida… tal vez muy aburrida para mi gusto. Ni siquiera los huracanes se están dando vueltas por aquí… y eso, que estamos en el periodo del mes de septiembre en el que se supone que los veamos a menudo pasar por nuestra isla, como sucedió con Hugo (1989), Georges (1998) y Jeanne (2004). Pero mejor que sea así…

…o tal vez no, porque los huracanes se están yendo para el Golfo de México y el Sur de los Estados Unidos, y lo estragos que están dejando son terribles. Sobre todo en lo que se refiere a las operaciones petroleras en esa zona… con lo que ello representa para quienes tenemos que estar echando US$40+ de gasolina para nuestros vehículos… ¡AAAAAARGHHHHHH!

Pero lo importante fue que no hubieron muertos…

OOPS! Acabo de “poner un huevo”… Pero total, hay quienes cometen errores tan y tan espectaculares que eso es lo más que se puede esperar de ellos… o ellas. Para botón de muestra basta con ver lo que sucedió con la modelo Maripili Rivera el fin de semana pasado, cuando al hacer caso omiso a las indicaciones de un policía de tránsito en San Juan se buscó un choque frontal con otro vehículo al que sí se la había indicado que continuara su marcha. (Por cierto, para quienes no la conocen muy, pero que muy bien, la frase entre las comillas la dijo ella, luego del accidente.) Peor aún, ella llevaba a su niño de dos años en el asiento delantero, donde no se suponía que estuviera sentado (y donde recibió el golpe de la bolsa de aire cuando ocurrió el impacto).

A mi juicio, eso es algo que a ella le acarreará bastantes problemas (total, aparte de haberse lastimado el cuello ¿qué importa uno más?) ante la justicia, ya que en Puerto Rico (para no ser menos que los EE.UU.) la ley requiere que todo niño menor de 4 años vaya en un asiento protector y éste debe estar atado al asiento de atrás del vehículo de motor. Habrá que ver cómo sale ella de esto. Lo que sí espero… ¡por el amor de Dios!… es que ella no haga una de sus barrabasadas verbales habituales cuando tenga que responder por lo sucedido… Aunque yo creo que ella está algo consciente de eso, cuando dijo no hace mucho,

¡Calladita, me veo más bonita!

Pero bueno, vamos a otra cosa…

¿QUÉ HAY DE NUEVO ESTA SEMANA? Curiosas inscripciones en las lápidas de los viejos cementerios… Asaltan a una tortuga en las calles de Nueva York… De qué se quejaba la gente allá para 1957… Y… Por qué no es tan buena idea disciplinar a su niño o niña… ¡obligándole a leer una obra de Shakespeare! (¡Total! Yo tampoco esperaría que Maripili le hiciera eso a su niño…)

Aquí es que es… Aquí es que es…

Bueno, ojalá que la próxima semana sea más interesante. Cuídense mucho y pórtense bien…

¡Ah! Y por favor, no se olviden de ayudar a la Cruz Roja y a aquellas entidades humanitarias bona fide que están ayudando a las víctimas de los huracanes Katrina y Rita. ¿OK? Bye!

LDB

A Mi Me Gusta la Gasolina

Saludos, mi gente.

La verdad es que esta semana los acontecimientos han sido “para pelos”. Además de la trágica situación por la que atraviesan New Orleans y el Sur de los Estados Unidos, no menos trágico es el inmisericorde y desconsiderado aumento en el costo de la gasolina (que es muy doloroso para aquéllos que como yo tenemos que depender fuertemente de nuestros automóviles). Si bien antes de que el huracán Katrina hiciese “su agosto” en agosto, los precios estaban bastante elevados, al concluir la semana lo están aún más. Basta con decir que en mi ruta diaria de la casa al trabajo y viceversa, he visto cómo se eleva el precio de una manera abusiva. Por ejemplo, el jueves pasado pude presenciar cómo en una gasolinera donde yo eché gasolina regular a mi auto a comienzos de semana (a US$0.627 por litro, o sea, US$2.373 por galón), el precio de la misma subió al final del día a US$0.847 por litro (US$3.206 por galón), o sea, un aumento de 35% de golpe y porrazo.

Menos mal que cuando yo pasé esa tarde por la gasolinera en cuestión… ¡no había nadie echando gasolina allí (y mucho menos a un precio como ése)! Me pregunto si eso puede ser un buen ejemplo de lo que llaman “justicia poética”…

Pero lo peor lo observé un poco más adelante, en una estación de gasolina de las que no vende una de estas marcas conocidas (llamémosla, “Gasolina Marca X”). En lugar de anunciar la gasolina regular de 87 octanos a un costo menor que la gasolina premium (93 octanos)… ¡los roles como que se invirtieron! En dicha gasolinera Marca X, la gasolina regular estaba a US$0.797 el litro (US$3.017 por galón), ¡pero la premium estaba a US$0.627 el litro (tanto como la gasolina regular en la otra estación como indiqué arriba)!

De veras, ¿están ustedes igual de confundidos que yo? Los compadezco…

Pero bueno, en lo que llega el alivio deseado (que puede ser que los países de la OPEP se humanicen un poco y permitan aumentar la producción para que bajen los precios, o que las operaciones petroleras en el Golfo de México afectadas malamente por Katrina, vuelvan a ponerse en pie), algo habrá que hacer para no perder la cabeza…

(¡SÍ! Porque a juzgar por lo que dijo un siquiatra por le radio el viernes en la mañana, Puerto Rico se está sumiendo en una fuerte depresión causada por tanto aumento en el costo de vivir…)

Así que mientras tanto…

ESTA SEMANA, CERRAMOS EL MES DE AGOSTO CON: El consejo de un siquiatra a su paciente… Otro consejo, pero esta vez a una pareja a punto de casarse… Y… Una pareja de ancianos que quieren recordar los años felices de su juventud… ¡y en el proceso se ven en la mirilla del FBI!

Y COMENZAMOS EL MES DE SEPTIEMBRE CON: Un viajero de autobús que incomoda a los demás pasajeros… Lo malo que es tener miedo… Los doctores Smith y Jones se complacen en anunciar la apertura de su nuevo consultorio para la práctica de… Y… Un gay causa estragos cuando se va para el cielo.

Ya lo saben, está todo esto lo encuentran aquí.

Bueno, y con esto los dejo por hoy, mientras pienso en cuánto tendré que pedir prestado en mi banco para poderle echar gasolina a mi auto… Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Lo Que el Agua Se Llevo

Hola, mi gente.

Antes de empezar, quiero expresar mi solidaridad con las víctimas de las inundaciones causadas por el huracán Katrina en New Orleans, LA, a comienzos de la semana que acaba de terminar. Lo que se ha visto en estos últimos días ha sido desgarrador. Toda una ciudad abrumada por los efectos de un evento atmosférico de la magnitud de este huracán (del que se decía que iba a tocar tierra como un evento de categoría 5 en la escala Safir-Simpson). Y lo peor de todo es… ¡que desde no hace mucho tiempo se había advertido de que sucedería!

Prueba de ello es este artículo de la revista National Geographic, del que vengo a enterarme gracias al boletín semanal de Kim Komando. Basta con leer las primeras líneas del artículo para notar que mucho de lo que entonces se especulaba que ocurriría no se alejó mucho de la realidad.

Ahora bien, ¿de quién es la culpa de que esto hubiese sucedido? Si nos dejamos llevar por un editorial de The New York Times (titulado “Nature’s Revenge”, con fecha del lunes 30 de agosto), New Orleans se autoinfligió mucho de ese daño, al no contar con una planificación que respete los procesos naturales del Río Mississippi y que ayude a evitar la erosión y el hundimiento (lo que los geólogos llaman “subsidencia”) de los terrenos de la ciudad. (Francamente, yo no me mudaría a una ciudad que esté a 6 pies o 2 metros DEBAJO del nivel del mar… ¡ni aunque me ofrecieran un millón de dólares!) De hecho, es interesante que el editorial del New York Times termina diciendo lo siguiente (traducido):

New Orleans debe aprender a cuidar de la naturaleza si tiene esperanzas de sobrevivirla.

Total, así es como están las cosas…

Nos vemos más adelante en el camino. Cuídense mucho y pórtense bien. Hasta luego.

LDB

Gone with the Water

Episodio 100: De Regreso a la Calle

Saludos, mi gente.

Aquí estoy, muy contento de colocar el mensaje número 100 desde que inicié este blog en Blogger.com, algo que con toda honestidad, yo no pensé que sucedería… pero aquí estoy, gracias a Dios.

Al mismo tiempo, estoy tratando de no pensar en que mañana me reintegro a mis labores regulares, después de tres semanas y media de vacaciones que mucha falta me hacían. Pero no hay más remedio, excepto seguir cumpliendo con mi deber. Al menos no tengo de qué quejarme, porque pude hacer el viaje que quise hacer a la ciudad de Tampa, Florida… ¡antes que el huracán Katrina se asomara en el horizonte! Pero qué digo yo, en Florida están bastante “cura’os de ese espanto”, ¿no?

Enigüei, la semana que termina nos dejó las palabras de un conocido tele-evangelista estadounidense… ¿he mencionado nombre yooooooooooooo?… que “sin querer decir lo que la gente cree que él dijo” abogó por que el gobierno estadounidense asesine al presidente de Venezuela. La verdad es que a mí me choca grandemente que una persona que se dice ser “cristiano”, que dice ser “una nueva criatura en Jesucristo”, abogue abiertamente por privar a un mandatario de otro país del mismo derecho a la vida que todos los seres humanos tenemos (le guste o no), porque sus acciones (incluido su amiguismo con el mandatario de Cuba) sean una amenaza al american way of life. (Y que conste, el mandatario venezolano en cuestión tampoco es santo de mi devoción, pero eso no me da derecho a abogar por que él sea “neutralizado”, como lo pretende el predicador en cuestión. Digo, hay maneras de atender esas situaciones… ¡y hay maneras!)

Por supuesto, el concepto del american way of life que esboza ese predicador, no me parece que sea conducente a una plena realización de la sociedad occidental contemporánea, sobre todo con sus postulados de subyugación de la mujer al hombre (cuando la realidad es que hombres y mujeres son socios con iguales derechos y responsabilidades en esto que llamamos “la vida”) y sus maquinaciones sobre las motivaciones de los homosexuales, lesbianas y sus similares en la búsqueda de su reconocimiento social (or so they say). (¿Se imaginan algo así como una de esas antiguas películas episódicas de “Buck Rogers”, en las que el enemigo máximo en lugar del Emperador Ming sea un homosexual “salido del closet“? ¿Cómo será eso de batallar contra una “loca arrebatá'” y sus hordas y testaferros para salvar la santidad de la familia… o cualquier otro motivo para el que “la familia” sirva de escondite?)

(Y seguramente, las nuevas generaciones retratadas en las Mindset Lists del Beloit College—vea el mensaje anterior—se estarán preguntando, “‘Mano, ¿pero y quién c***jo es Buck Rogers?” Total, yo también me preguntaba lo mismo a finales de los 1960s…)

En fin, que cada pueblo tiene los líderes que se merece… ¡pero con alguien así yo no cruzaría el Río Jordán, ni aunque me ofrecieran un millón de dólares para eso! ¿Y él quiso ser alguna vez presidente de los Estados Unidos? ¡UUUUUUUUUYYYYYYYYYY!

Si alguien se cree ser algo cuando no es nada, a sí mismo se engaña.
(Gálatas, capítulo 6, verso 3)

Pero bueno, como dice la cantante Gisselle, “y después del vino… ¡a lo que vinimos!”

(¡NO! YO NO SÉ A QUÉ SE REFERÍA GISSELLE CON ESO, ¿OK? ADEMÁS, HACE ALGÚN TIEMPO QUE YO… ¡NO TOMO VINO! PERO POR SER MI MENSAJE NÚMERO 100, HARÉ UNA EXCEPCIÓN.)

¿QUÉ HAY DE NUEVO ESTA SEMANA? Un hombre se queda con LA DUDA tras un encuentro casual en la fila del supermercado… ¡y hace una sorprendente revelación! (Cualquier parecido con un avance que yo escribí en junio pasado… ¡no es mi problema!)… Una prueba sencilla para determinar cuándo debe recluirse a un paciente mental… Colocan a un anciano árabe americano en una égida judía… Tremendo artificio para vender cepillos dentales… Una mujer llega tarde a su casa y trata de evitar despertar a su esposo… MIENTRAS QUE… Otra mujer consulta con un siquiatra sobre el problema de su hija.

Ya lo saben, aquí es donde está todo esto.

Bueno, y con esto los dejo por hoy, que ya para mañana, el cuerpo lo que me pide es calle, calle, calle… ¡eso es lo mío! Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

¡Por los próximos 100!

LDB