A río revuelto, ganancia de… ¿buitres?

Poverty
Image via Wikipedia

OK, yo sé que el refrán no dice así, que dice “ganancia de pescadores”.  Pero parece que en el lío revelado esta semana, sobre el aparente vaciamiento del fondo conocido como el “Fideicomiso Perpetuo para las Comunidades Especiales”, ha habido tanta pesca como para romper las nasas.  Pesca a la que ha contribuido la garata entre “niños chiquitos” protagonizada por la ex-gobernadora Sila M. Calderón y su sucesor en esa poltrona (y “Resident Commissioner” bajo los años de su mandato), el ex-gobernador Aníbal Acevedo Vilá (uno de los miembros del fracasado experimento de “gobierno compartido” que—en conjunto con una legislatura rival cargada de incompetencia y falta de carácter—trajo los 14 días de “vacaciones forzadas” que 95,000 empleados públicos tuvimos que pasar en la calle en mayo de 2006, y que elevaron a la categoría de “mito” la seguridad de empleo en el servicio público puertorriqueño… y gústele a quien le guste, yo no pienso “pasar la página” sobre eso, ni mientras este blog esté en pie, ni mientras viva).  Y todo, debido a unos documentos que son parte de una investigación federal sobre el destino de unos fondos que se habían separado para un fin noble: dar apoyo a las iniciativas para el desarrollo de las comunidades pobres, para que las mismas pudieran superarse y vivir dentro del clima de bienestar al que tod@s tenemos derecho.

Ciertamente, no abonó para nada el que la ex-gobernadora se sintiera supuestamente “amenazada” cuando su sucesor le advirtió que habría de divulgar algunos de esos documentos (copia de los cuales le envió con dicha advertencia) y tuviera que salir corriendo a pedir protección de la fiscalía estadounidense en San Juan…  Digo, a menos que eso fuera algún reconocimiento de incompetencia o falta de capacidad o algo por el estilo.  Bueno, tal vez falta de capacidad para prever que si no se implantaban los debidos controles desde el principio, el fondo se podía prestar para manipulaciones, para que quienes no debían meter las manos al “pote” las metieran, o para que esos fondos se utilizaran en cosas que no eran aquéllas para las que se creó ese fideicomiso.

Y según están las cosas en este momento, no me sorprendería que esa falta de previsión de las consecuencias produjo lo que ocurrió con los fondos del fideicomiso—lo cual todavía debe tener a algunas personas inescrupulosas salivando como los famosos perros de Pavlov.  (Y esas personas saben quiénes son.)

Pero dejando de lado esa garata infantil, ¿dónde deja esto a las mismas comunidades a las que se le prometieron “villas y castillos”?  (No, mi gente, no es para tanto…)  O sea, a estas comunidades se les prometió mejorar sus condiciones de vida, se les prometió darle las herramientas con las cuales desarrollar su potencial, con las cuales se liberarían del clientelismo y de las dádivas de los políticos (sean del PNP o del PPD, da lo mismo), con las cuales podrían finalmente “echar pa’lante” (sin que ahora vengan los de “El Gran Combo” a tratar de demostrar que aún son relevantes en el quehacer musical boricua, reescribiendo—con ayuda del Banco Popular de Puerto Rico—su éxito de finales de la década de 1970, “Y no hago más na’” [letra], para trocar la imagen del vago vividor dependiente de las ayudas federales por la del trabajador que no se detiene en su empeño de ser productivo y vivir con dignidad… discúlpenme, ¿dónde yo estaba?).

¿Y qué están recibiendo las comunidades especiales a cambio de esas promesas?  …  …  …  OK, no me contesten tod@s a la vez.  …  …  …  No se oye, no se oye, no se oye… …  …

A mí me parece que lo que están recibiendo son sólo mentiras, promesas de una vida mejor que no acaban de cumplirse, que tal vez se tarden “un tiempito” en llegar.  (Y eso, que hay quien dice—medio en broma, medio en serio—que alguna de nuestra gente pobre todavía está esperando… ¡la “nueva vida” que don Luis A. Ferré prometió en su campaña electoral de 1968!  Y de eso a la fecha en que escribo ya van 43 años.  La verdad es que hay que tener una paciencia…)

Promesas que no acabarán de cumplirse, mientras se deje que un fondo como el Fideicomiso “Perpetuo” de las Comunidades Especiales languidezca como el animal moribundo, al tiempo que los buitres (conocidos o desconocidos, da lo mismo) lo sobrevuelan en círculos, esperando el momento oportuno para saciarse.

Pero eso no importará, mientras haya quien pierda su tiempo en una garata como la que desafortunadamente protagonizan ambos ex-incumbentes.  Y en la que de todos modos, ambos tienen responsabilidad.

Cualquiera diría que no hay suficiente madurez en el liderato político de Puerto Rico para dar el frente a los problemas apremiantes.  Total, ése es el ejemplo que los políticos nos dan cada día; tal vez deberían aprender de las mismas comunidades a las que pretenden poner de rodillas.  Pero ya eso es mucho pedir.

¡Y vamos a dejar eso ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

LDB

A Fin De Cuentas, Quien … Manda Aqui?

Hola, mi gente,

Para empezar, me place decir que ya pudimos superar el trauma… ¡perdón!… el gran día de las elecciones generales en Puerto Rico. Ya por fin podremos descansar de toda la propaganda barata con la que nuestros “queridísimos” animales políticos (el obvio énfasis en “animales” es con todo propósito) nos estuvieron bombardeando desde el verano pasado. Sin embargo, aún no se puede cantar victoria por completo, habida cuenta del resultado sumamente extraño de las elecciones pasadas. De un lado, un gobernador electo por el partido de la actual gobernadora saliente; del otro lado, un representante (no votante) al Congreso en el D.C., una asamblea legislativa (Cámara de Representantes y Senado) y la gran mayoría de las alcaldías en manos del partido que postulaba de nuevo al anterior gobernador. ¡Qué mogollero! Y encima de eso, un partido independentista cuyo líder saca menos votos que los votos “de limosna” que se le suelen dar. (Irónicamente, ese mismo partido llegó a ser la segunda fuerza política de Puerto Rico en las elecciones generales… ¡de 1956! ¿?)

La verdad es que ahora no se sabe qué pasará. Tal vez suceda como durante el mandato del ex-gobernador Luis A. Ferré (1904–2003, gob. 1969–1972), que tuvo que gobernar con una asamblea legislativa en su contra. Por supuesto, los legisladores de la próxima mayoría ya se empezaron a repartir el bizcocho (“pastel” en otros lugares) del poder, lo cual los pone muy en evidencia como lo que son. (Y por razones que no voy a especificar aquí, eso es algo que me duele mucho ver…)

Sea como sea, en los días venideros se estará haciendo el escrutinio de los votos emitidos. Aunque cualquier cosa puede ocurrir (y muchos conocedores ya están haciendo referencia a un recuento de votos aparentemente objeto de manipulación, en 1980), sospecho que el resultado observado hasta el momento seguirá siendo el mismo. Ya veremos qué más suceda.

Bueno, de momento eso es todo. Mañana presentaré lo que traigo para la sección de humor, si no me ocurre lo de hace dos semanas (que hubo una sequía de chistes de los newsgroups… ¡no muy diferente de la que a un mes de comenzada la huelga del agua todavía hay en algunos lugares de Puerto Rico!) Nos vemos entonces, cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB