Categorías
agravio artistas comunidad Estados Unidos figuras públicas injusticia Internet leyes música noticias Puerto Rico radio sociedad televisión viajes videos web sites

Volando por los cielos (super) amistosos . . . suavemente!

ADVERTENCIA: Por la naturaleza escabrosa del tema, les pido su discreción e indulgencia (máxime cuando para los fines de WordPress.com, este blog no está definido como que trate temas para adultos).

En el calor de la fiesta (José Arcadio) exhibió sobre el mostrador su masculinidad inverosímil…  A las mujeres que lo asediaron con su codicia les preguntó quién pagaba más….  Entonces él propuso rifarse entre todas a diez pesos el número.

Gabriel García Márquez, Cien Años de Soledad

¡Hola, mi gente!

Yo me pregunto en qué es lo que piensan algunas personas cuando se les ocurre exhibir en público el tipo de conducta que toda sociedad que se precie de serlo considera como patentemente ofensiva.  Como en el caso que más se comentó esta semana, y que por unos instantes nos apartó la atención de la inminencia de los despidos “voluntarios” en el gobierno y del vergonzoso bochinche sobre las finanzas de campaña de los partidos políticos.  Obviamente, me refiero a la revelación de lo sucedido con el cantante boricua Elvis Crespo, cuando fue visto por una pasajera en un vuelo comercial de Houston (Texas) a Miami (Florida) el 19 de marzo pasado, mientras él se auto gratificaba (una manera políticamente correcta de decir que él se estaba masturbando… ¡Y PUNTO!).

Francamente, la primera vez que escuché hablar del asunto en la radio (el miércoles pasado, de camino a mi trabajo), yo no podía creer que a alguien se le hubiera ocurrido algo así.  Sobre todo, hacerlo en un lugar público como la cabina de un avión comercial, en la que por su naturaleza, el (la) pasajero(a) tiene que mantener una cercanía forzosa con su compañero(a) de fila.  (¡Si no sabré yo lo que eso significa, de tanto que he viajado en avión en los últimos años, sobre todo en clase económica!)  Me pregunto si él estaba consciente de que además de su compañera de fila, cualquier persona que se moviera a través del pasillo del avión (o sea, otros pasajeros en ida y vuelta al servicio sanitario y los asistentes de vuelo—tres de los cuales también presenciaron el incidente) podían darse cuenta de lo que sucedía.

Y si lo estuvo, ¿le importó eso en algún momento?  ¡Yo apuesto mi vida a que NO!

Pero si malo fue que tanto la compañera de fila de Elvis en el avión como tres de los asistentes de vuelo se percataran de que él se estaba auto gratificando públicamente, peor fue que a su llegada a Miami él le dijera a las autoridades federales que lo interrogaron que “no recordaba” haber hecho lo que se le imputaba.  (Digo, a menos que él estuviera durmiendo en el momento del incidente… ¡uno nunca sabe!)  Y mucho peor aún ha sido la actitud que él ha asumido desde entonces, de “exigir respeto” para sus compañeros artistas este pasado jueves (26 de marzo de 2009) a su llegada a la ceremonia de los Premios “Lo Nuestro” (otro de los engendros que Univisión trata de imponerle a los puertorriqueños, y que no me vengan ellos con que ésa no es su agenda) para no hablar del tema allí.  Y ni hablar de las ambiguas declaraciones que él hizo en un breve vídeo que colocó anteayer (27 de marzo de 2009) en su página de MySpace (cuyo enlace no incluyo en esta entrada para no ensuciarme las manos ni ensuciar este blog), en el que niega que los hechos hubiesen ocurrido o que hubiera sido arrestado por las autoridades federales a su llegada a Miami (y no me pregunten de dónde él sacó eso último, porque la noticia según relatada no decía en ninguna parte que él hubiera sido arrestado, aunque hay una querella que está rondando por ahí y que pronto podría ser vista en el foro judicial correspondiente), y promete salir bien librado de todo ese lío (probablemente para seguirse rifando como el José Arcadio que pinta el Gabo en su obra literaria cumbre).

(¡Un individuo como ése viene a exigir respeto!  ¡Qué pantalones!  Venir a exigir algo que parece que él no tiene, ni por los demás, ni por él mismo.  Yo no sé de él, pero por lo menos en mi casa me enseñaron a tener respeto por los demás, para que los demás me puedan respetar a mí.)

La verdad es que para un individuo con su reputación de mujeriego, que lo ha llevado a tener encuentros sexuales “sin protección” con varias jovencitas a las que ha dejado embarazadas—andanzas que ya le costaron perder su primer matrimonio—, este incidente parece serle una cosa tan natural como respirar.  Tal vez él está en una búsqueda constante de emociones, en la que cada nueva experiencia es más excitante que la anterior… aun con el riesgo que ello conlleva (como que lo pesquen en la movida, como en este incidente)… aunque tal vez es el factor “riesgo” el que lo impulsa en esa dirección.  Tal vez él siente que su condición de cantante, de figura pública, de “famoso”, le da licencia para hacer y deshacer como a él le dé gusto y gana, aunque ello no incluya comportarse de manera responsable, consigo mismo y con los demás.  ¡Ah!  Y a quien no le guste, que “cambie de canal” y vea otra cosa, que él querrá seguir haciendo lo que le dé la gana (y puede que hasta peor, como hacen algunos engreídos en el ambiente farandulero)…  ¡Y que a nadie se le ocurra protestar!  Sí, porque quien proteste, se irá pa’l…

¿O será que simplemente él está enfermo, con una condición que no le permite ver el daño—puede que no físico en este caso, sino más bien social—que se hace?

Peor aún: ¿cuántos otros “Elvis” (o “José Arcadio”, como el del Gabo), de todos los órdenes de la vida, andan por ahí con esa misma condición?  ¿Y cuánto es el daño que le pueden estar haciendo a nuestra sociedad, que tanto se alaba de ser civilizada?

Muy penoso decirlo, pero así está el mundo en estos momentos.  Mientras tanto, que siga José Arcadio rifándose a la mejor postora…

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien—sobre todo en lugares públicos, ¿OK?  Hasta luego.

LDB

Categorías
artistas comunidad eventos internacional noticias política Puerto Rico salud sociedad

Algunas Misas Sueltas

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Bueno, aquí estoy, con un poco de retraso, a ver de qué se me ocurre escribir en este momento:

1. Del infame vídeo C-59: the jury is still out en cuanto a si valió la pena gastar tanto dinero en investigar la intriga capitolina. Unos dicen que no se justificó la pérdida de tiempo y dinero, habiendo en estos momentos una situación económica precaria en el país. Otros dicen que sí se justifica, en tanto se exponen a la luz las atrocidades que se cometen contra la disidencia política, e incluso las “travesuras” de quienes se supone que tienen a su cargo la vigilancia en la casa de las leyes (es decir, eso de que ellos se la pasaban retratando te… ¡uy, perdón!… retratando las partes íntimas de las mujeres… ¡y hasta la intimidad de los camarotes en los cruceros que atracan en San Juan!) Da mucha vergüenza enterarse de algo así. Mientras tanto, quienes quieren engañar al pueblo haciéndose pasar por candidatos a la santidad siguen insistiendo que su verdad es la única que existe, que lo que ya el público sabe no es lo que es… la verdad es que dan ganas de decirles a los mentirosos de oficio, ¡BASTA YA!

2. De la boda de Adamari y Luis F.: Parece que siguieron el consejo del Cano Estremera, de que “la boda de ella, tiene que ser la mejor”… Y por lo que leo en la prensa (ya que yo preferí no ver el despliegue noticioso que se hizo), quedó de lo mejor. Pero no todo el mundo quedó contento, especialmente al entrar la novia a la iglesia y saludar al público que estaba allí afuera… ¡de espaldas! ¿QUÉ PASÓ AQUÍ? Yo no entiendo eso… Como tampoco entiendo que la prensa de aquí, especialmente Telemundo de Puerto Rico, quisiera destacar cuanta pen… ¡uy uy uy!… cuanto detalle de la boda tuviese que destacar, por insignificante que fuera. Todo lo que faltó fue que a la periodista se le ocurriera la brillante idea de cubrir la luna de miel… ¡y no creo que ello sea tan lejos de la realidad!

¿Verdad que eso es ATERRADOR?

(Actually, I don’t expect Paris H. to read this blog, but if she were reading it, I’d say to her… watch out for the competition, honey!)

3. Del fallecimiento de Rocío Jurado: Sumamente lamentable pérdida para sus admiradores y la clase artística en general. Lamentable porque ella era, a mi juicio, una mujer talentosa, con una fuerza y un dominio de la interpretación que la destacaron a lo largo de su carrera. Y lo peor es que junto con Rocío Dúrcal y Soraya, ya son tres las figuras destacadas del entretenimiento internacional que sucumben a causa del cáncer en lo que va de 2006 (y eso, que no vamos ni por la mitad). Definitivamente, un llamado a despertar para la conciencia de todos(as) y proteger nuestras vidas contra el cáncer.

OK, no quiero parecer sombrío, que ya con que este mensaje haya salido en la fecha de los tres seises es demasiado… Mientras tanto…

ESTA SEMANA (5—11 DE JUNIO DE 2006): DOS MÁS DE MAYO, Y YA: Dos amigos divorciados se mudan para Alaska, diz que para alejarse de las mujeres tanto como puedan, pero ¿lo lograrán?… Y… Dos rednecks se las ingenian para tratar de pasar un bloqueo policial. Y LA SEGUIMOS PA’ JUNIO CON: A un hombre en Ohio se le ocurre la peor idea para… esteeeeeeeeee… colocarse una medicina en su cuerpo… Y… Un retirado quiere asegurarse de estar bien preparado cuando se vaya de crucero con su esposa… y cuando digo “bien preparado”… es BIEN PREPARADO.

Así que visite Humor, Según Luis Daniel Beltrán.

Bueno, será hasta la próxima. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

(Y eso… que yo no quería escribir mucho hoy…)

LDB

Categorías
agravio espiritualidad salud tragedia

El Quinto Dia de las Madres

Saludos, mi gente.

Para empezar, ya estoy prácticamente recuperado de la gripe que me estuvo aquejando el pasado par de semanas. Créanme, que de ésta recibí una buena lección, sobre todo cuando creí que podía dominarla por mis propios medios y a la vez seguir con mi vida laboral habitual. Pero no hay mal que por bien no venga… Enigüei, permitanme por hoy alterar el orden de este mensaje.

ESTA SEMANA EN LA PÁGINA DE MAYO: Un hombre se va a su casa con un dolor de cabeza y… ¡ya verán lo que pasó!… Por su parte, otro hombre busca curarse de una fobia… Un programa de 12 pasos para los adictos a la Red… ¿Ha pensado usted alguna vez en su cuerpo como si fuera un carro?… Tareas domésticas: cómo las hacen las damas vs. las mujeres “de a verdad”… Fracasa en su primera emisión un programa televisivo dirigido a la gente de mayor edad… Y… Compañía de transporte público anuncia oferta para las novias “juyilonas”.

Y ya ustedes saben dónde encontrarán todo esto.

Hablando de otra cosa, éste es el quinto Día de las Madres que paso sin mi madre, luego de perderla a causa de un cáncer inoperable del hígado en septiembre de 2000. ¿Cómo me siento? Pues unas veces pienso que todo es una pesadilla de la que despertaré pronto, solamente para darme cuenta de que ya no es así, de que ya no está conmigo la mujer que me dio la vida, la que guió mis primeros pasos… Aún hoy se me hace doloroso pensar en su sufrimiento, en todo el tiempo que estuvo entre mi casa y el hospital donde murió… Y me da hasta miedo sólo de pensar que mi madre está en un plano en el que no siente nada, ni puede experimentar ninguna sensación como lo hacemos quienes nos hemos quedado aquí, en este valle de lágrimas.

Pero lo peor de todo para mí es la vergüenza que siento de que hasta el último momento, quienes debieron ser honestos conmigo tomaron muy a la letra el deseo de mi madre de que yo no me enterara, “para evitar que yo sufriera”… ¡Y NO ME DIJERON LA VERDAD! Así, como lo están leyendo. Y para colmo, en ese desconocimiento desinformé a otros(as) que me preguntaban por ella, algo que yo personalmente no me perdonaré mientras viva.

(Y si van a activar el enlace de “Comentarios” para este mensaje, ¡absténganse de hacerme pasar un mal rato, por favor! Bastante tengo ya…)

Si mi madre hubiera sabido que las cosas no siempre resultan como uno quiere, y que ahora que ella no está es cuando más estoy sufriendo su pérdida, contrario a lo que piensan quienes no me dijeron la verdad. Pero nada, yo personalmente estoy acostumbrado a que alguna gente se equivoque conmigo… Mejor yo dejo que esa gente se siga creyendo sus propias mentiras, que de eso es de lo que viven.

Yo sé que lo que les acabo de contar suena trágico y bastante fuerte, pero me gustaría que sirva como alerta para que las relaciones entre padres e hijos sean más honestas, francas, en amor y en verdad. Y por supuesto, a quienes ya no tenemos a nuestra madre con nosotros, que por lo menos honremos su recuerdo. Tal vez para mí ya no será fácil la vida sin ella, pero tengo que seguir hacia adelante.

Bueno, hasta aquí llegué yo por hoy. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB