El Poder del Enojo Colectivo

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está ocurriendo!

Yo no sé si ustedes se quedaron boquiabiertos igual que yo, al enterarse de que la ex-estrella del football (NFL) y ex-actor del cine y la TV estadounidense, Orenthal James Simpson, se proponía “tirar una cascarita” mediante la publicación de un libro, sugestivamente titulado If I Did It (“Si Lo Hice”), en el cual relataría cómo él hubiese asesinado a su esposa (de la que estaba separado) y a un empleado del restaurante de Los Angeles, California, donde la pareja estaba cenando antes de los hechos ocurridos en junio de 1994 (y cuyo único pecado, hasta donde sepamos, fue ir a devolverle unas gafas que se le quedaron a ella en el restaurante). Pero eso no era lo único que OJ se proponía hacer: él también se disponía a contar su versión de lo que hubiera ocurrido “si él lo hubiese hecho”, a través de un programa especial en la TV estadounidense… ¡y por la telecadena Fox… of all networks!

Afortunadamente, parece que al final prevaleció la razón, ya que tanto la casa editora del libro como la telecadena Fox—ambas propiedad de la empresa News Corp., del magnate australiano Rupert Murdoch—cedieron a las presiones de un público que les dijo ¡BASTA YA! y optaron por suspender ambos eventos.

Pero aún así, no deja de ocasionar un mal-sabor-en-la-boca el que un paria, que en eso es en lo que se convirtió OJ pese a que se burló del sistema de justicia criminal estadounidense y consiguió “la mejor defen$a di$ponible” (uno de cuyos miembros, por cierto, ya no está tan di$ponible que digamos), trate de burlarse nuevamente y de herir sensibilidades sin razón, sacándole partido a la cruz con la que él tiene que cargar en adelante. Total, ¿a cuenta de qué?

Así que ahora, ¿qué hará OJ? Pues OJ seguirá levantando la bandera de que la tienen contra él, “por el racismo que prevalece en la sociedad estadounidense”. (Me recuerda al “distinguido malcriado” que se negó a pagar el IVU la semana pasada, siempre levantando la bandera de la “persecución” contra los estadoístas… ¡Ojalá que no tengan que sufrir la misma crueldad oficial que sufrieron los independentistas puertorriqueños durante el Siglo 20! Y eso, que quien les escribe esto, Luis Daniel Beltrán Burgos, no es independentista.) Y OJ seguirá recorriendo los campos de golf de costa a costa, buscando “al verdadero asesino” de su esposa—¿y a quién tiene él en mente, al manco de The Fugitive?

Pero dejemos que nuestro buen amigo, Randy Cassingham, de This is TRUE, sea quien se exprese sobre todo esto… ¡Total, él lo hace mejor que yo!

The Power of Collective Outrage

¡Y vamos a dejarlo ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. Hasta luego.

NOTA AÑADIDA A LAS 23:20 (GMT -04:00): ¿Y si OJ hubiese escrito su libro al estilo de Dr. Seuss? Good joke: O.J. Simpson’s New Book

LDB

Anuncios

El Deporte Favorito del Mundo… O de Casi Todo El Mundo

Puerto Rico Soccer League PlayOff Cup
Image via Wikipedia

Saludos, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando! Y hoy comenzamos con fútbol…

(¡NO! Voy yo a comenzar con el índice NASDAQ…)

OK, por si están preguntándose si en Puerto Rico estamos siguiendo los juegos de la Copa Mundial de Balompié o Soccer (y eso, porque en Puerto Rico hay quienes no se dignan a llamar a ese deporte como “fútbol”, porque ese nombre se lo reservan para el football de la NFL) Alemania 2006… tal vez no es una cosa tal que sea “punto de fiebre” como en otros países del mundo donde este deporte es apasionante. Pero sí, yo creo que se está generando algún interés… No será la gran cosa, pero algo hay.

Al menos una cosa que sirve de ayuda es que TeleLata… ¡y dale, que es tarde!… Univisión-Puerto Rico esté transmitiendo los partidos más relevantes de cada jornada, en horarios en los que no se afecta la dosis diaria de melodramas (¡sí!, porque ése es el livelihood de esa telecadena y no lo van a sacrificar por nada del mundo). Pero aún así faltaría por verse si ello lleva a que se empiece a fomentar en Puerto Rico una cultura en la que podamos trascender más allá de la pelota de grandes ligas (MLB), el baloncesto de la NBA (¿por qué ca…ramba la post-temporada de la NBA tiene que ser así de interminablemente insufrible?), aun el mismo football estadounidense (con sus “accidentes de guardarropa” como el del intermedio en el SuperBowl de 2004), y podamos aceptar como parte nuestra un deporte que goza de un prestigio considerable en todo el mundo. Es más… imagínense la cantera de talento que Puerto Rico pudiera producir (posiblemente hasta de calidad internacional), si se fomentara en nuestras escuelas la práctica del balompié y se hicieran torneos que puedan arrastrar tanto público como las series finales de baloncesto superior o vólibol (volleyball) superior… o hasta como sucedió en su momento con el béisbol profesional de invierno (antes que a los equipos del MLB les diera la gana de impedir la participación de sus “estrellas”… diz que “para que no se lastimen”… ¡qué co… ejem… pantalones!).

Pero en fin, que estoy soñando despierto otra vez…

Enigüei, vamos a hablar de otra cosa. Nos acaba de pasar por encima el día de los padres, y pensando en ello, quise plasmar en este mensaje un cuento que le escuché a un pastor bautista natural de mi pueblo… ¡a quien no conozco personalmente (aunque sí a una de sus nueras, que estudió conmigo en la universidad)! Resulta que éste es un padre de los de “enántej”, que cada tarde ponía a su hijo a leerle la siguiente porción bíblica:

Hijos, obedezcan a sus padres por amor al Señor, porque esto es justo. El primer mandamiento que contiene una promesa es éste: “Honra a tu padre y a tu madre, para que seas feliz y vivas una larga vida en la tierra”.

(Efesios, capítulo 6, versos 1–3; versión Dios Habla Hoy [DHH], CELAM, 1983)

Hasta aquí todo iba bien… hasta que el hijo empezaba el verso que le sigue…

Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos…

(Efesios, capítulo 6, verso 4, DHH)*

¡Y ahí era que el muy señor él mandaba a su hijo a que dejara de leer y se fuera a dormir!

(¡Ríanse, por favor! Se supone que esto es un chiste… ¿Qué, ustedes no se rieron? Ah pues… ¡no vale la pena discutir más al respecto!)

Mientras tanto…

ESTA SEMANA (19—25 DE JUNIO DE 2006): Si usted recibe en su correspondencia un sobre con un polvito blanco… ¡no caiga en pánico y averigüe bien de qué se trata!… Amiga que me lee: ¿Su huerto casero no le está rindiendo los vegetales que usted quiere? Entérese de lo que hizo una ama de casa que tenía el mismo problema… ¡y cuál fue el resultado!… Una recién casada busca complacer a su marido en todo (y dije “EN TODO”, ¿OK?)… Un hombre entra a una barra y allí encuentra una tremenda mami… ¡uy, perdón!… una chica muy atractiva… Vea lo que sucede cuando tres enfermeras mueren y llegan a que San Pedro las admita en el cielo… Y… Conozca la GRAN diferencia entre las décadas de 1950 y 1980.

Humor, Según Luis Daniel Beltrán… ¡Y no hay más na’!

(¡Sí! Parece que la zafra de chistes de esta semana estuvo mejor que las anteriores…)

Bueno, será hasta la próxima. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!


* El verso 4 completo lee así:

Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino más bien críenlos con disciplina e instrúyanlos en el amor al Señor.

(¿No les parece que esto tiene más sentido que irse a los extremos de una crianza muy represiva, de un lado, y una crianza demasiado liberal y permisiva, por el otro?)


LDB

Estabas perdido, ah?

Hola, mi gente, espero que no hayan pensado que me desaparecí del panorama o algo así (de ahí la frase en el título de hoy). Sucede que la pasada semana, no había material para yo poner en mi sección de Humor, y además, no había sucedido nada interesante (en mi vida, en Puerto Rico o en el mundo) que valiera la pena comentar. Pero no se preocupe nadie, que aquí sigo vigilando lo que ocurre.

De todos modos, para quienes se estén preguntando, aún sigue en Puerto Rico el clima de peaches and cream que promueve la actual administración (por cuyo gobernador reitero que yo no voté… ¡PUNTO!) y la legislatura estatal. Por supuesto, el patrón suele ser que las cosas vayan bien al comienzo. O sea, que habrá que esperar a ver si esa “luna de miel” dura, como mi madre (QEPD) hubiera dicho, “lo que dura un chavo (centavo) de queso”, es decir, poco.

Enigüei, voy a aprovechar que estoy de buen humor para comentar algo sobre lo que hablé en mi antiguo blog con relación a la edición 39 del Superbowl de la NFL (que debe empezarse a jugar aproximadamente a las 18:30 -05:00 en Jacksonville, Florida). Si han leído la nueva versión de mis comentarios de entonces (en PDF, accesible desde mi página de entrada regular), verán mi crítica al desafortunado show de la te… ¡sea la…! ¡perdón!… la “avería de vestuario” de Janet Jackson. Se dice que luego de ese incidente y de las multas que ello le acarreó a la telecadena estadounidense CBS (que transmitió el juego el año pasado en directo), la telecadena Fox ha tomado las medidas pertinentes para que cuando se transmita el partido de este año no se repita la misma situación. De hecho, acabo de leer en las noticias que Sir Paul McCartney será quien amenice el espectáculo de intermedio en esta ocasión. Claro, aunque no se espera que él vaya a sufrir una avería similar a la de la Janet, él dijo que no había de qué preocuparse, porque estará cantando en lo que llamamos cariñosamente su “traje de cumpleaños”…

O sea, que el ex-Beatle todavía se las trae…

Si vamos a ver, el que cada año en los Estados Unidos se le dé la importancia que se le da a un evento como el Superbowl debe ser un reflejo de la forma de ser de su gente, un reflejo de su cultura, de la imagen que se le quiera dar al mundo sobre lo que es la sociedad estadounidense de comienzos del Siglo 21. (No sé si este principio opere para el resto del mundo, especialmente cuando se celebra un evento como la Copa Mundial de Fútbol—balompié para mí, o soccer para el resto de nosotros—, aunque me imagino que no es para tanto.) Total, cada quién juzgue como mejor lo vea.

Bueno, hasta aquí llego por el momento. Espero estar de vuelta más adelante. Así que cuídense mucho y pórtense bien. Hasta luego.

LDB