Categorías
agravio fear gobierno injusticia leyes pobreza política Puerto Rico salud sociedad tragedia violence violencia

Esta carrera, la corre Puerto Rico: Primera valla

Vote 12345
Vote 12345 (Photo credit: Wikipedia)

Amigas y amigos, mi gente, admito que hoy por la mañana me levanté pensando que las cosas iban a ser iguales que siempre.  Que algunas personas se saldrían con la suya, ya fuera que el Soberano, el Pueblo—así, con mayúscula inicial—les dijera que no querían que se desestimara la expresión de su voluntad.  Que el sensacionalismo más burdo y los golpes de efecto prevalecerían en el debate sobre cómo aliviar los problemas que vivimos a diario los puertorriqueños, y que otras voces que tenían argumentos de mayor sustancia quedarían ahogadas en medio de ruido y la estridencia.

Pero conforme han pasado las horas desde esta mañana, ha resultado que mi pronóstico pesimista había fallado.

Hoy, 19 de agosto de 2012, se consultó al Pueblo de Puerto Rico—esa entidad a la que los seudolíderes políticos que manejan sus destinos tienden a subestimar—sobre si se quería enmendar la Constitución de 1952 para restringir el derecho a la fianza, consignado en la Sección 11 del Artículo II (Carta de Derechos), a fin de que al mismo no tuvieran acceso los acusados de asesinato (especialmente asesinatos que se producen durante la comisión de ciertos delitos como violaciones sexuales o los que se cometen contra agentes del orden público en el cumplimiento del deber), y también para disminuir el tamaño de la Asamblea Legislativa (Senado y Cámara de Representantes), de los 27 senadores y 51 representantes que establece la Sección 2 del Artículo III (Del Poder Legislativo) a un número menor de legisladores, aunque manteniendo el mismo presupuesto para sus operaciones.  Y hoy, 19 de agosto de 2012, el mismo Pueblo de Puerto Rico al que se consultó le contestó a sus seudolíderes que no querían ni una cosa ni la otra.

Tal vez será cierto eso de que el Pueblo es más inteligente que quienes lo dirigen.  Tal vez el Pueblo le está diciendo a sus seudolíderes que asuntos de la naturaleza de los dos que se presentaron a votación hoy no son como para tomarse a la ligera, con alternativas que parecerán buenas sobre el papel—con todo y la capacidad del papel para aguantar todo lo que le escriban encima—, pero en la realidad no funcionan como debería esperarse.  O tal vez el Pueblo está empezando a ir más allá del oportunismo y los golpes publicitarios de efecto, como la archifamosa “sacada de dedo”.

Tal vez lo que hoy dijo el Pueblo es que se deben atender seriamente las causas de raíz de los dos problemas que se pretende resolver.

¿La de la criminalidad—o no será también, la criminalización de la pobreza?  Mediante programas de prevención de problemas en el hogar y en la escuela, una mayor atención a la condición mental de nuestra gente—que en muchos casos, no es la mejor—, un sistema de salud que atienda las necesidades de la gente al tiempo que maneja eficientemente sus costos, y que no se base tanto en la ganancia que pueda sacar un proveedor de servicios de salud.  Añádase a eso un sistema de justicia que funcione contra quienes no funcione la prevención.  Un sistema de justicia que tenga jueces mejor capacitados que lo que tenemos hoy en día—y cuya discreción (la misma que ya señalé anteriormente que no es muy confiable en algunos casos) era la pieza clave en la propuesta enmienda sobre la fianza—y fiscales que puedan preparar casos sólidos contra acusados de delito, casos que no se caigan porque a alguien se le olvidó escribir una fecha o una palabrita fundamental (por ejemplo, “premeditación”) en los documentos correspondientes.

¿Y qué hay de la de lo de la Legislatura?  Además de considerar de manera seria y sin demagogias el mandato aquél sobre la unicameralidad, mandato que el tribalismo y los egos partidistas no permitieron que se concretara, ¿qué tal si empezamos por un mejor cernimiento (en español boricua, “screening”) de las personas que pretendemos enviar al máximo foro deliberativo puertorriqueño?  ¿Qué tal si los partidos políticos puertorriqueños asumen su responsabilidad consigo mismos y con los demás y evita que agresores conyugales, delincuentes reales o potenciales, quienes viven “del cuento” o quienes se asocian con gente de dudosa reputación aspiren a un puesto del poder que representa un puesto legislativo?  ¿Qué tal si aspiramos más bien a que la Legislatura sea de calidad, no de cantidad?

OK, ya sé, ya sé: Es demasiado pedir.

Por lo pronto, las reacciones han sido las de siempre, especialmente las que demuestran un pobre espíritu de competencia (como la de cierta ex-presidenta cameral y ex-jueza apelativa, dando en Twitter—medio por el cual dejó ver su prejuicio en todo su esplendor—su “agradecimiento” a cuanta clase de criminal se le ocurriera por el rechazo a la enmienda propuesta).  Pero como dicen, a cada cual su santo.  Al menos, lo importante es que ya empezamos a correr esta carrera, una carrera en la que la pista tiene vallas, tal vez difíciles de cruzar… pero de que las podemos cruzar, las podemos cruzar.  Y las cruzaremos, no importa cuán altas nos las quieran poner.  Y como decía una promoción que se pasó antes de y durante las recién concluidas olimpiadas de verano Londres 2012, “esta carrera, la corre Puerto Rico”.  Y recién acabamos de cruzar la primera valla.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

Soy Luis Daniel Beltrán y yo apruebo esta entrada. Pulgar hacia arriba

(Y por si lo quieren saber, a las dos propuestas enmiendas yo las voté así: Pulgar hacia abajo Pulgar hacia abajo.  Y PUNTO.)

Categorías
agravio comunidad economía educación gobierno injusticia leyes política Puerto Rico sociedad tragedia violencia

Mi agenda no es tu agenda

Delft Town Hall, Meeting in session
Image via Wikipedia

“Entre el 2007 y 2008 se celebraron 14 foros ciudadanos a través de la isla que recogieron más de 3,000 propuestas sustanciales que fueron resumidas en una Agenda Ciudadana entregada a los candidatos de los cuatro partidos políticos inscritos entonces….

“Durante los años 2009 y 2010, El Nuevo Día convocó y dio seguimiento a estas propuestas a través de mesas redondas, congresos, entrevistas de fondo y la celebración de seis diálogos transectoriales….

“En todos los eventos celebrados se confirmaron y apoyaron las propuestas y acciones ciudadanas y la necesidad urgente de transformar la política pública y las prácticas de los diferentes sectores en varios aspectos fundamentales que se resumieron en principios, propuestas y acuerdos para la acción.”

(Adaptado de la introducción de: Agenda Ciudadana: Rendición de cuentas, El Nuevo Día, 30 de marzo de 2011.)

Hay veces en las que uno se llega a preguntar si un ejercicio como ése vale la pena, a la vez que siente que por más ríos de “unos” y “ceros” que corran por las líneas y los circuitos, las cosas no mejoran gran cosa.  Que continuamos en rumbo a despeñarnos por un barranco, en términos económicos y sociales, mientras que quienes tienen la responsabilidad de detener esa marcha suicida se zafan de esa responsabilidad, e insisten en perder su tiempo—y hacer que los demás pierdan algo tan valioso como su tiempo—en lo tonto, lo trivial, lo que tiene menos valor social.  Que mientras un@s luchamos por salir adelante, otr@s marchan a un ritmo diferente, porque siguen una agenda que no es necesariamente la agenda correcta, que no es necesariamente la agenda que es.

Tal es la impresión que me da cuando leo u oigo decir que, con algunas excepciones, las sugerencias y recomendaciones en la Agenda Ciudadana, la cual resultó de una serie de foros efectuados en Puerto Rico, con tiempo más que suficiente antes de las elecciones generales de noviembre de 2008, simplemente no fueron seguidas por los líderes políticos hacia los cuales iban dirigidas las mismas.  Permítanme meter la mano por un momento en el baúl de los recuerdos para sacar de allí la siguiente cita:

“(Segmentos) de nuestra sociedad, particularmente aquéllos que normalmente no tienen acceso a medios de expresión masiva, están dejándose sentir en la toma de decisiones que pueden afectar sus vidas….  (La) gente se agrupa para enterarse de los problemas que les afectan, pero no es únicamente escuchar; muchas de las veces, la gente propone acciones que pueden ayudar a resolver esos problemas.  Ejemplo de ello son las iniciativas que varios medios locales están llevando, a fin de promover la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones que afecten su vida y su bienestar.  Estas iniciativas incluyen reuniones de pueblo (me imagino que será algo parecido a los «town hall meetings» estadounidenses… ¡pero sin que sean los políticos los que lleven la voz cantante!), en las que se proponen nuevas ideas, se debaten las mismas sin la intención de menospreciar o poner en ridículo aquellas ideas que no sean simpáticas, y se busca un consenso para mover a los líderes políticos a que resuelvan los problemas apremiantes.

“Esto es, siempre que los susodichos políticos tengan la voluntad para resolver los problemas apremiantes que afectan a la comunidad a la que juraron ayudar y defender, pero eso son otros veinte pesos…”

Y ciertamente, no ha habido la voluntad para acoger muchas de las soluciones razonadas, discutidas sensatamente, nutridas con la buena voluntad y el deseo de sus proponentes, con el interés de sacar al país de la crisis económica, social, medioambiental, de salud y seguridad pública, en la que ha estado sumido durante años, y que no es privativa de partido político—se llame PNP, PPD o PIP—o líder alguno.

Por el contrario, lo que se ve en estos días es una tendencia a dejar de lado mucha de esta sabiduría de pueblo, a sustituir la idea sensata y justamente formada por la burda acción que favorece un punto de vista político particular.  A sustituir el mayor bien posible por el bien de algunos, particularmente de quienes son afines a la ideología dominante de turno.  Y en ese proceso, se olvidan de las consecuencias, tal vez porque no saben manejarlas (¿no estaré siendo yo demasiado benévolo?), o no pueden manejarlas, o no les interesa manejarlas, o les importa un pepino angolo lo que pase por no manejarlas.  Total, el que venga atrás… ¡arrégleselas como pueda!

Y no hace falta entrar en lo que sucede cuando “el que viene atrás” tiene que enfrentar las consecuencias de las acciones de otros—o la falta de las mismas.  Las estamos viendo en los periódicos, las estamos escuchando cada mañana por la radio, las estamos viendo en la televisión al atardecer, en todo su “glorioso” detalle.

Tal vez de lo anterior se dé la impresión de que esta mañana me levanté “del lado contrario de la cama” (lo que es imposible para mí porque ése lado es el que da a la pared de mi habitación—digo, por si les interesa ese dato) y que no soy muy optimista que digamos en lo que a un proyecto como éste se refiere.  Pero no creo que ése sea el caso.  Sigo creyendo que quienes participaron en el ejercicio de 2007–2008* lo hicieron de muy buena fe, de buena voluntad, porque aún creen que se puede reformar el proceso político y social de Puerto Rico, porque aún creen en un proceso justo y equitativo, en el que se atiendan de manera justa los problemas de nuestro país, sin contaminar las posibles soluciones con la tinta político partidista—como hacen quienes no se ven a sí mismos como parte del problema… y de sus posibles soluciones.

Y por lo que veo, quienes creen creemos en Puerto Rico y en que se puede salir adelante, seguirán debemos seguir en ese empeño con mayor ahínco.  No hay nada más que ver lo que los organizadores de la Agenda Ciudadana tienen en planes para los próximos meses (busque hacia el final de la página ‘web’).  Tan sólo eso es motivo suficiente para que yo no pierda la esperanza.

¡Y vamos a dejar eso ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.


* Por aquello de ser transparente con ustedes, mis lectores, debo mencionar aquí que tanto mi padre como mi sobrina fueron parte de ese esfuerzo.  Ambos participaron en el foro realizado en Humacao, en el que se tomó el pulso a la región este del país, y que en realidad fue el pie forzado para la entrada de mi blog que cité arriba.


LDB