No hay enemigo pequeño… ¿o sí?

Amigas y amigos, mi gente: ¡estoy de regreso!

La verdad es que extrañaba mucho sentarme a escribir en este blog.

Y yo sé que a algunos de ustedes también eso les extrañó.

Cierto es que los eventos que tuve que vivir durante los últimos 3 años de vida de mi papá (vean aquí y aquí) tuvieron su peso en mi ánimo.  Aunque también les diré que empecé a tener dudas de por qué me sentaba a comentar en un blog sobre cosas que muchos otros tenían mejor base para comentar.  Admito que mi vida ha cambiado tan significativamente desde la última vez que me senté a teclear un comentario sobre esas cosas de la vida que son… ¿cómo lo digo?… tan “extrañas”.  Sobre todo ahora que, habiendo cumplido los 60 años de edad en diciembre de 2018, estoy entrando en una etapa de mi vida en la que debo irme despidiendo de aquellas cosas que me movían en mi juventud, para buscar algo que me dé mayor sosiego.  Y no es nada fácil cuando no hay un punto de apoyo cercano, alguien que te diga que lo estás haciendo bien, que tienes la fuerza y la capacidad para seguir hacia adelante.

Pero aún así, cada día te dices que debes tener ánimo, debes tener la fuerza para poder seguir hacia adelante, porque tienes que alcanzar una meta y no te puedes detener.

Aun cuando esa meta—por irónico que pueda parecer—te lleve por un rumbo distinto al que esperabas, como ha llevado a otros en los últimos años en Puerto Rico.

(OK, les prometo que, en su día, daré la debida explicación de por qué tendré que seguir ese rumbo, pero, lamentablemente, ahí la suerte ya está echada.)


Así las cosas, mientras eso ha estado ocurriendo en mi vida, el mundo que me rodea—por lo menos en lo inmediato—se ha vuelto una cosa más complicada de lo usual.  A Puerto Rico lo atacan desastres y calamidades inmisericordes, como los huracanes Irma y María (6 y 20 de septiembre de 2017, respectivamente), los movimientos sísmicos en la costa suroeste de Puerto Rico (particularmente el fuerte terremoto de maginitud 6.4/6,4 del 7 de enero de 2020), y para acabar de completar, una pandemia como no se había visto desde la “gripe española” de 1918 (Wikipedia: en español, in English).  Una variante de los llamados “coronavirus” (corríjanme si me equivoco, pero ¿no es el del catarro o resfrío común un tipo de coronavirus?), pero mucho más contagiosa y peligrosa, llamada “Covid-19”.

(Y a juzgar por el trágico impacto global de este virus, cabría preguntarse si es cierto aquello de que “no existe un enemigo pequeño”—pero ésa es mi opinión.)

Pero si estos desastres y calamidades han sido inmisericordes con Puerto Rico, la respuesta que se le ha dado por parte de las autoridades a estos desastres y calamidades ha sido—en muchos casos—más inmisericorde aún.  A riesgo de estarlo repitiendo como cotorra amaestrada, los huracanes de 2017 dejaron al descubierto la realidad de un Puerto Rico que aspiraba a lucir sus mejores galas, solo para resultar que estaba tan desnudo como el emperador del cuento aquél.

¿Y qué se ha hecho desde entonces por parte de los que pueden hacer algo para remediarlo?

Lo ignoran.

Se burlan.

Lo toman de tonto…

No, vamos a frasearlo de la manera que el—por entonces—gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevárez, lo expresó en un chat cibernético con sus ayudantes y funcionarios cercanos, que él pensaba que nadie conocería de su existencia—y que en última instancia, provocó que un pueblo molesto lo sacara del poder en agosto de 2019, menos de año y medio antes del final de su mandato:

“Cogemos de pendejo hasta los nuestros.”

Expresión del entonces Gobernador Ricardo Rosselló en una sala de chat de Telegram, el 1 de diciembre de 2018 a las 12:32:26 PM (UTC -4:00:00).

Y, aparte, yo creo que ésa es una gran verdad, la realidad de lo que han hecho todos los políticos habidos y por haber en el Puerto Rico de las últimas 4 o 5 décadas.

Y mientras lo ignoran, se burlan y lo toman de tonto, buscan sacarle provecho económico a la situación.

Destinan fondos públicos para contratos a compañías de poca reputación profesional, que pueden ser de esas empresas “de marquesina” o “de sótano” con apenas 2 o 3 socios (tal vez queriendo imitar el modelo de empresas exitosas como Microsoft o Apple, pero también queriendo hacerlo en menos tiempo).

O hacen contratos para adquirir pruebas de detección del coronavirus Covid-19 a sobreprecio, a favor de empresas sin ninguna experiencia o peritaje en equipos médicos—digo, a menos que el mantenimiento y reparación de acondicionadores de aire de escala comercial cualifique para ese propósito.  Y cuando el banco que se suponía que financiara esa pretendida transacción levanta bandera sobre la misma, las responsabilidades se evaden y nadie asume responsabilidad, nadie sabe nada, nadie dice nada.  Y la orquesta sigue tocando su música mientras el barco hace agua.

Y en el proceso, dándole la razón—aunque no necesariamente por la razón correcta—a un entertainer racista y con ínfulas de grandeza, al que el país que conocemos como los Estados Unidos de América cometió el garrafal error de elegir como su presidente para el periodo 2017–2021.  (Ya quisiera yo que allá aprendieran de esta mala experiencia, pero lo veo muy dudoso.)

Sí, la realidad es que se le ha fallado a la responsabilidad que cada quien debe tener, tanto individual (consigo mismo) como social (con los demás).  Y ha habido que recordárselo a quienes se les ha tiendo que recordar.  De eso habló el movimiento de pueblo que vivió el “Verano de 2019”, el que, con su persistencia, logró la salida del poder de quien se creía que podía “coger de pendejo” hasta a sus propios simpatizantes y quedar limpio de polvo y paja.  Aunque aún quedan algunos rastros de inmundicia que deberán ser limpiados a su tiempo.  Porque, como lo saben ustedes que me han seguido todos estos años, no cumplir con la responsabilidad que todos tenemos, con nosotros mismos y con los demás, trae consecuencias, aun para quienes no tienen la culpa de que le fallen quienes están llamados a ayudarles.


No es por nada, pero la verdad es que escribir esta entrada me está haciendo bien, dentro de la situación que vive Puerto Rico y el mundo en estos días que debieron marcar el inicio de una nueva década.  Pero nada, yo creo que esto debe motivarme a continuar el ejercicio de escribir este blog mientras la vida me lo permita.

Así que… ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Y sobre todo, de ésta vamos a salir adelante.

LDB

Cuestión de generosidad

Wi-Fi Alliance logo
Wi-Fi Alliance logo (Photo credit: Wikipedia)

A tod@s nos gusta que nos hagan regalos, especialmente en ocasiones especiales como en nuestro cumpleaños o en Navidad (y aquell@s que no necesariamente creen en el motivo por el que realmente se celebra la Navidad… bueno, no creo que vayan a refutar esto).  Pero a veces, algunos regalos pueden llevar a la duda—aunque eso, en realidad, es una de esas cosas que, como dice el refrán, hay que tomarlas de quien vengan.  Y si vienen de políticos a los que de momento se les despierta el ánimo de la generosidad—sobre todo, en un año de elecciones generales, como aquél en el que estamos cuando escribo esto (2012)—, pues hay que tomarlas con el proverbial grano de sal.

Por supuesto, no creo que yo esté descubriendo el Amazonas con lo que acabo de señalar.  Porque esa generosidad es algo tradicional en muchos países en el mundo.  De hecho, si ustedes hacen en este momento una búsqueda en Google, usando la secuencia “regalar neveras a cambio de votos”, encontrarán entre otros resultados que eso se ha estado dando mucho en Venezuela y en la República Dominicana en tiempos recientes (y hago esta mención sin ánimo de ofender a mis lectores/lectoras y hermanos/hermanas venezolanos y dominicanos—ustedes también son mis amigas y amigos, mi gente).  Principalmente, el objeto de este tipo de muestra de “afecto” por parte de los políticos es uno de tantos enseres eléctricos (que creo que en otros países hispanohablantes, sobre todo en España, los llaman “electrodomésticos”) que hacen que la vida hogareña sea más fácil—digo yo, se supone que así sea—, como un refrigerador o nevera, o como una estufa.  O sea, algo que vaya dirigido a atender una necesidad apremiante de un sector de la comunidad… especialmente aquel sector de la comunidad cuyo respaldo electoral es la necesidad apremiante de quienes quieren aferrarse al poder.

(O sea, algo así como… “yo me porto bien contigo, tú te portas bien conmigo” Guiño )

Y por supuesto, Puerto Rico tampoco ha escapado a esta “tradición”, especialmente durante los tiempos en los que los perros se amarraban con longaniza.  Digo, cuántas historias no vengo escuchando desde mis tiempos de escuela, años luz atrás, de que los políticos iban por los campos de mi tierra ofreciendo neveras y estufas a la gente humilde, a cambio de que les favorecieran con su voto en las elecciones de esos años (principalmente, si mi recuerdo es correcto, hacia las décadas de 1920 y 1930).  Eso sí, habría que ver si muchos de esos jíbaros “de enantes” habrán sido lo suficientemente “aguza’os” para quedarse con el enser (electrodoméstico)—digo, a quién le amarga un dulce—sin tener que comprometer su dignidad y vender su conciencia a un político que comoquiera lo iba a dejar en la misma situación de pobreza en la que lo había encontrado.

Residencial Público Luis Lloréns Torres, entre San Juan y Carolina, Puerto Rico.
Residencial Público Luis Lloréns Torres, entre San Juan y Carolina, Puerto Rico.

Bueno, la cosa es que esto fue lo que me vino a la mente cuando hace un par de semanas, el Alcalde de San Juan, Hon. Jorge A. Santini (PNP) (a quien recordamos en este blog por esto, esto y esto, así como por la famosa—o infame—tarjeta de Navidad 2011) anunció que a partir de ahora, el municipio que él dirige estará proveyendo acceso gratuito a la Internet vía WiFi en el residencial público Luis Lloréns Torres, el residencial público de mayor extensión geográfica en todo Puerto Rico.  Digo, yo me imagino que existe una necesidad de que la gente de los caseríos—la misma a la que Catalino “Tite” Curet Alonso (1926–2003) exaltó en su guaguancó “Pa’ los caseríos”—pueda acceder a toda la riqueza de información disponible a través de la “red de redes”, aunque habría que ver cómo va a acceder a la misma (más allá de quienes hayan aprovechado la oferta más reciente del “smartphone” 3G o 4G con “lo último en la avenida”).

(Por cierto, eso último es algo que los muchachones de El Ñame han ponderado detenidamente.)

Eso sí, valga aclarar algo: A pesar de que mucho del furor ocasionado por el despliegue de generosidad del incumbente municipal estadoísta pudiera verse con un dejo de prejuicio, ése no es mi propósito en esta entrada de mi blog.  Yo en particular, como alguien que ha sido entusiasta de la Internet y la “world wide web” desde finales de 1996—y que ha sido entusiasta de los blogs desde antes de que mi blog naciera en el 2003—, no creo que deba privarse a nadie de tener acceso a la Internet, de reclamar su parcela en la “autopista de la información”.  Es más, ni siquiera tendría que esperarse por una iniciativa del alcalde Santini, o de ningún otro político para los efectos.  De hecho, una cosa que a mí me gustaría ver sería un junte de las seis cinco proveedoras de telefonía celular en Puerto Rico ahora mismo—Claro PR, AT&T, T-Mobile, Open Mobile (antes la filial de Movistar) y Sprint—que permita ofrecer servicio de Internet vía WiFi en áreas que así lo necesiten, hasta en los caseríos.  Digo, para mí eso sería una buena iniciativa, o como decimos aquí en Puerto Rico, “un palo”.  Tal vez deberían animarse y hacer algo así en los próximos años, si quieren ganarse el favor de la gente (y en el proceso, nuevos clientes de ser el caso).

Pero lo importante, como mencioné al comienzo de la entrada, es tomar las cosas de quien venga.  Y para mí, una iniciativa como esa sería mejor atendida por las empresas que manejan directamente ese recurso que por políticos a la caza de votos.  Es más, déjenme repasar algo que escribí una vez:

“Total, cuando la gente de los caseríos y las áreas de pobreza económica y social cuenta para los seudolíderes del país, es únicamente cuando llega la campaña para las elecciones generales… ¿pero qué ocurre después?  ¿Le dejarán el canto al narcotraficante, al dueño del “punto”?  Y entonces, ¿será hasta el próximo ciclo de campaña electoral?”

O… ¿qué tal esto otro?

“Tal vez a nuestros políticos les sea más fácil y conveniente manejar a su antojo a los residentes de los caseríos, a los que hacen cada vez más dependientes de las dádivas—especialmente aquéllas que se sufragan con lo que aportan los ‘taxpayers’ estadounidenses.  Pero en ello, a nuestros políticos se les olvida convenientemente que hay consecuencias, como el desarrollo de actitudes tales como indolencia, complacencia, falta de un sentido de responsabilidad, para consigo mismos y para con la sociedad que los rodea.”

Tal vez será que éste es el “duérmete nene” de nuestros tiempos, como lo fue en su momento (y lo sigue siendo, como ya hemos visto) el despliegue de generosidad de quienes regalaban neveras, estufas y hasta zapatos, regalos que más bien eran una mercancía en trata, a cambio de una lealtad.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

Soy Luis Daniel Beltrán, y aunque de momento no tengo una   PC o un Teléfono móvil que regalar para poder utilizar el WiFi gratis… ¡yo apruebo esta entrada! Pulgar hacia arriba

Lo que queda atras

¡Saludos, mi gente!

Como hubiese dicho Michael Jackson de no haber muerto mientras trataba de revivir su carrera artística casi olvidada… This is it!  Pero no se vayan a creer que estoy tirando la toalla.  (Por supuesto, cuando sea así, lo haré saber oportunamente, ¿OK?)  Simplemente, se trata de que ésta es la última entrada que escribo durante este año (2009).  Y si queremos dejar a un lado nuestro complejo de “purismo”, es la última que escribo durante esta década, que me imagino que habrá que llamarla “del cero”.  (Y que conste, yo sigo atado a la creencia de que si la “era de Cristo” comenzó en el año 1, entonces el Siglo 21 comenzó oficialmente el 1 de enero de 2001.  Pero por hoy voy a dejar ese concepto guardado en una gaveta.)

Y la verdad es que tanto el año como la década que están por terminar—para cuando esta entrada quede alojada en los servidores de WordPress—ha estado llena de cosas interesantes.  Por ejemplo, en este tiempo hemos cambiado radicalmente de tener la confianza de podernos mover libremente por el mundo, a vivir con el miedo de perder la vida en un abrir y cerrar de ojos porque alguien quiera “vengar una injusticia” (ya sea real o percibida) cometida por “infieles”.  (Es más, ni les cuento de la sensación de aprehensión que yo tuve durante las 18 horas promedio que tuve que pasar de viaje—en un asunto oficial del DRNA y la NOAA—desde San Juan hasta Miami, de ahí a Los Angeles y de Los Angeles a Honolulu, más las 18 horas promedio de la vuelta en dirección contraria.  Es más, de pensarlo me está dando hasta jet lag…)

(Y aún al cierre del 2009 hay quien intenta cobrar esa venganza, como el joven nigeriano de familia pudiente que el pasado viernes 25 de diciembre trató de destruir un avión que volaba desde Ámsterdam hasta Detroit, diz que por órdenes de los mismos criminales que—para mal o para peor—cambiaron el mundo un 11 de septiembre de 2001.  Menos mal que a ese aspirante a mártir, las cosas no le funcionaron como él quería y acabó quemándose… esteeeeeeeeee… “las joyas de la familia” .  Mira, “nene”: Para la próxima, déjale ese trabajito a los profesionales, ¿OK?)

También hemos visto cómo los seres humanos sacamos lo mejor o lo peor de nosotros en situaciones como ésa.  Destaca particularmente la reacción de un presidente estadounidense—lamentablemente más notorio por sus desplantes de ignorancia (y cómo contagiaba la misma en quienes le siguieron) que por cualesquiera logros que tuviera en los 8 años de su mandato—que aprovechó la circunstancia para “completar la tarea” que su padre (también presidente) salió a hacer, de “neutralizar” a un otrora aliado por éste apoyar al terrorismo con “armas de destrucción masiva”… ¡las mismas que nunca aparecieron, ni aunque el mandatario hiciese una búsqueda de las mismas en Google!   El problema aquí fue que mientras ese mandatario le cerraba la puerta al mosquito, dejó colar al camello, o sea, dejó que se incubaran resentimientos mayores, que al terminar la década del cero, hacen correr el riesgo de que sea imposible salir de la crisis.

Total, si eso fue lo que el pueblo estadounidense quiso en su momento…

Claro está, llegó un momento en el que ese mismo pueblo se cansó de la desesperanza, y buscó un nuevo comienzo con un nuevo mandatario.  Un hombre diferente a otros (y por ello, “peligroso” para quienes tienen miedo a todo lo que sea “diferente”), un hombre que traía ideas nuevas, que traía palabras nuevas, un hombre que traía un cambio en el que él decía que se podía creer… aunque como escribí en alguna ocasión, de las palabras nuevas e ideas nuevas a la acción, el camino que se toma no siempre es el mejor.  Y mientras escribo, este nuevo mandatario tiene que lidiar con guerras, con una economía en declive (a causa de la codicia de quienes amasan riquezas y acumulan poder, sin importarle las vidas que se destruyan en el proceso), con una reforma del cuidado de salud que priva a muchos seres humanos de ese mismo don al que tienen tanto derecho como a existir… ¡yo creo que yo estaba en lo cierto!

¿Y qué hay de Puerto Rico?  Si no por otra cosa, tanto el año como la década se destacaron por poner en vitrina lo que es la claque política que tenemos por liderato del país.  Gente que no parece tener la inteligencia (¿no sería mejor que por lo menos tuvieran sabiduría, que a mi entender, es hasta más importante que la simple inteligencia?), ni el temple, ni el carácter, ni la tolerancia para atender las necesidades de un pueblo.  Gente cuyo único ánimo es el de mantenerse en poder, a base de una presunta superioridad moral con respecto al otro bando (o a los otros bandos).  Gente que pretende decirle a los demás cómo vivir en lo que debe ser una sociedad decente y moral, mientras se hace acompañar de gente que no representa aquello que es “decente” y “moral”, cuando no se involucra directamente en conductas que no son precisamente “decentes” ni “morales”.  Gente falta de responsabilidad—consigo mismos y con los demás—y de compromiso, cuyas acciones no toman en consideración las consecuencias que puedan acarrear, quizás no tanto a esa gente, sino al resto de nosotros, que somos los que acabamos pagando los platos rotos.

Y si de pagar platos rotos se trata, ahí está la delincuencia que cada día más se ensaña contra quienes están en los malos pasos y los inocentes por igual.  Ahí está la deficiencia en la salud mental de mucha de nuestra población, cuya psiquis no encuentra cómo defenderse de la andanada de todos los días.  Ahí está la pobreza, la cual crece como resultado de una crisis económica que cierra las puertas a quienes buscan atender sus necesidades más básicas, al tiempo que llena las arcas de unos pocos codiciosos y los aleja como si los demás estuviesen infectados con un virus mortífero.  Ahí está el desasosiego.  Ahí está el pesimismo.

Pero ahí es donde también debe estar la esperanza, donde también debe estar el optimismo, donde también debe estar la fe.  La fe de que las injusticias (las verdaderas, que conste) se puedan acabar, la fe de que podamos vivir en libertad, de que podamos seguirnos moviendo libremente a donde queramos sin preocuparnos de que la vida se nos vaya en un momento, de que podamos resolver nuestras diferencias sin guerras, de que nuestros líderes desarrollen ideas y soluciones sabias a los problemas que nos aquejan a todos (y eso incluye a nuestros líderes, quieran o no), de que todos podamos buscar unidos la paz, la felicidad y la prosperidad.

Y como hago en casos como éste, aquí les dejo esta pregunta retórica:

¿SERÁ TODO ESTO DEMASIADO PEDIR AL ENTRAR EN UN NUEVO AÑO Y UNA NUEVA DÉCADA?  ¡YO CREO QUE NO!  ¡YO PREFIERO CREER QUE NO!

¡Y vamos a dejar el 2009—y con él, la década del cero—ahí!  A ustedes que han tenido la gentileza de acompañarme durante la mayor parte de esta década (o sea, desde que empecé a escribir este blog a mediados de 2003), les deseo todo lo mejor que la vida les pueda ofrecer, tanto en este año que comienza en pocas horas como en la década que se avecina.  Como siempre, cuídense mucho y pórtense bien, ¿OK?

¡NOS VEMOS EN LA DÉCADA DEL 10!

Luis Daniel Beltrán Burgos
Juncos, Puerto Rico

Lo peor… aún no ha pasado

El tamaño injustificado del gobierno y su rígida estructura burocrática obsoleta, impiden la prestación ágil y eficiente de servicios públicos a nuestros ciudadanos….  Reorganizaremos y modernizaremos las estructuras organizativas de nuestras agencias y departamentos, para hacerlas más horizontales y flexibles, aclararemos y redefiniremos su misión, rol y propósito y eliminaremos redundancias y duplicidad de procesos y funciones, para que respondan ágil y efectivamente a las necesidades del ciudadano.  Esto se realizará sin despedir empleados públicos e involucrándolos en el proceso de reforma.  Garantizaremos sus derechos adquiridos y asignaremos los recursos necesarios para su desarrollo profesional y personal.

Plan de Gobierno del PNP 2009–2012, páginas 20 y 21 (énfasis en el original)

¿Como están ustedes, mi gente?  Aquí estoy de regreso.

La verdad es que el pasado par de semanas no ha sido muy fácil que digamos, a juzgar por las secuelas de la segunda ola de despidos de servidores públicos requerida bajo la Ley 7 de 2009.  Las mismas que el programa de gobierno del PNP para el presente cuatrienio afirmaba que no ocurrirían.  Y aquí ha habido de todo.  Desde la traumática experiencia de recibir la fatal misiva, hasta amagos de violencia que en nada ayudan a buscar una salida razonada y sensata a esta triste situación.  Pero déjenme ir por partes, sobre todo desde el punto de vista de la experiencia que me ha tocado vivir de cerca en el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico (DRNA).

La entrega de las cartas de despido ha creado un ambiente de desasosiego general entre aquellos compañeros de trabajo que las han recibido.  En estas dos semanas he podido ver a padres y madres de familia, madres solteras y demás—gente cuyo único “pecado” ha sido servir diligentemente y de manera profesional a quienes así lo necesitan—con los rostros desencajados, con lágrimas que se les hace difícil contener, sumidos en la negación, en no comprender por qué les ha ocurrido una cosa así, que se cuestionan qué pudieron haber hecho para merecer quedarse sin empleo de la noche a la mañana.  (Y muchos de ellos son parte del mismo electorado que le dio el voto al Lcdo. Luis G. Fortuño Bruset para la gobernación, y que probablemente se sentirán que han sido traicionados.)

Y lo peor del caso es que no todas estas personas llegaron a sus puestos en el día de ayer.  Alguno que otro llevaba alrededor de 20 años ocupando dignamente su puesto (que como sabrán, es el mismo tiempo que yo llevo en mi puesto… ¡y eso a mí me para los pelos!), y sin embargo, por decirlo así, “cayó en la redada” de los despidos.  Algo que se suponía que no sucediera.  Y se suponía que no sucediera, porque se había dado la impresión de que se procedería a despedir según la antigüedad del empleado en el servicio público, hasta unos trece años y medio (y aún con eso, la medida me parece irracional e injusta).

Al igual que ha sucedido con otras agencias de gobierno—como se ha planteado con la Oficina del Procurador de las Personas de Edad Avanzada (cuya directora se ha negado a firmar y entregar las cartas de despido, lo que a la larga la podría poner en aprietos “por no seguir instrucciones”)—, en la práctica se han desmantelado unidades de trabajo completas, al despedirse a todo su personal de una manera indiscriminada.  Y esto refleja una aplicación insensible e impensada de la Ley 7, en la cual no se tomó en consideración el impacto en los servicios que se ofrecen al público, y que deja al descubierto la incompetencia de quienes la aplicaron.

Y esta incompetencia también queda manifiesta cuando se nota que algunos de los despedidos son empleados que cobran sus sueldos de los programas de ayuda del gobierno estadounidense (como es el caso de la mayoría de los empleados de la procuraduría antes mencionada—y de ahí, el lío en el que está envuelta su directora).  Y eso es absurdo, si lo que se quiere resolver es una deficiencia de dinero en el Fondo General del gobierno de Puerto Rico, ¿no?  ¿Será que, al igual que los legisladores—los mismos que ayer aprobaron la Ley 7 para quejarse hoy de que “no sabían” que se iba a despedir a una gran cantidad de servidores públicos—, los responsables de las cesantías aprueban las cosas sin siquiera leerlas?

Yo no sé cómo lo vean, pero—y aquí me tendrán que disculpar si lo que sigue en este párrafo es muy gráfico—hay una expresión que yo utilizo a veces para exagerar el impacto de aplicar un remedio incorrecto a un problema grave, de que es como si para manejar el problema de pulgas de un perro hubiese que tumbarle la cabeza.  (Y no hace falta mucho para entender que eso es “cosa de brutos”.)  Pero en el caso que nos ocupa, el remedio ha sido muchísimo peor que la enfermedad: ¡aquí descuartizaron el perro por completo!

Y a mí me parece que ése es el problema: La ejecución de los despidos de servidores públicos requeridos por la Ley 7—la misma acción que se suponía como “el último recurso” para salir de la crisis en las finanzas gubernamentales—se ha efectuado de manera impensada, insensible, sin razón ni sentido, sin pensar en las consecuencias que traerá a la larga.  (Y quien esté leyendo esto haría bien en mirar la nube de etiquetas de este blog y colocar el cursor sobre la palabra “consecuencias”, para ver cuántas entradas llevan esa etiqueta—digo, por alguna razón será…)

Y algunas de esas consecuencias… lamentablemente no son las más agradables.  Para muestra, basta con algunos botones: llamadas telefónicas con amenazas de bomba en los edificios públicos, conatos de incendio, amenazas de muerte contra funcionarios gubernamentales, tumultos, agresiones con objetos como huevos y piedras contra el gobernador Fortuño, amagos de fuerza bruta de parte de los sectores “oprimidos” como los camioneros de volteo y carga, expresiones de que “en ningún lugar de Puerto Rico habrá tranquilidad” por parte de algunos líderes obreros (por un lado), y réplicas oficialistas de que quienes así actúen serán considerados como “terroristas” sujetos a que se les apliquen las mismas leyes federales que a quienes abogan por la “guerra santa” (por el otro lado)…

(Y que conste: TAN MAL LO HACEN LOS UNOS COMO LO HACEN LOS OTROS.  Aquí no hay diferencia.)

Tal vez no sea de extrañar que ya algunas voces—como la de la escritora de ascendencia cubana, Mayra Montero, en su columna dominical en La Revista de El Nuevo Día—estén llamando la atención (como hice anteriormente) a que se esté asomando el espectro de la delincuencia oficial que se manifestó en los trágicos sucesos del Cerro Maravilla, bajo el disfraz de “proteger” al pueblo puertorriqueño de posibles actos de terrorismo.  Y como yo también he dicho en otras ocasiones, no hay que andar mucho para llegar a ese extremo.

Pero así son las cosas en estos momentos.  Se toman decisiones tan delicadas y trascendentales sin consideración a las consecuencias que esas decisiones traerán, en un claro y abierto menosprecio por la responsabilidad social que conlleva tomar esas decisiones.  (Y de nuevo, noten cuán prominentes son estas dos frases, junto con las de “responsabilidad personal/individual”, entre las etiquetas de este blog—e insisto que por alguna razón será…)  Aunque tal vez sería demasiado pedir que quienes recomendaron y tomaron la decisión de efectuar estos despidos entiendan que tienen su cuota de responsabilidad.  Después de todo, su enfoque filosófico nos recuerda algo que se llegó a postular en algún momento durante la presidencia de Ronald W. Reagan (1981–1989), de que los pobres (y no los “agraciados”) son los que tienen la culpa de ser pobres, porque no aprovechan las oportunidades que se les dan para salir de la pobreza.

Pero de que tienen esa responsabilidad, la tienen.  Y la historia se encargará de decir cómo la ejercieron.

Mientras tanto, habrá que buscar la manera de remendar corazones rotos, de consolar a quienes ven derrumbarse sus aspiraciones profesionales por una malísima decisión gubernamental, de decirle a quien ha salido perdiendo en esta batalla mal librada en la que no tiene arte ni parte… ¡QUE NO ESTÁ SOL@!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, y sobre todo, mucho valor y mucha firmeza, que sólo así podremos vencer la adversidad… venga de donde venga.


P.S.  Por si se preguntan, para mi bien o para mi mal, yo no formo parte de la lista de despedidos en el DRNA.  Pero al ver la injusticia y el agravio cometido contra otros compañeros de dicha agencia, no me hace sentir mejor el haber sobrevivido…


LDB

Mirenlos… y ponganse a llorar!

Aerial view of Naval Station Roosevelt Roads, ...
Image via Wikipedia

¿Qué es lo que está ocurriendo aquí, mi gente?

Desde la mañana del martes 25 de agosto vengo escuchando las desafortunadas manifestaciones que hizo el director del proyecto Riviera del Caribe (o Portal de Futuro, como lo llamaba la administración del PPD), Jaime González, el 15 de julio de 2009 durante una reunión con las comunidades alrededor de lo que hasta hace unos 5 ó 6 años fue la base Roosevelt Roads de la marina estadounidense (y que recién acaban de salir a la luz, gracias a que alguien… pues… circuló el vídeo en YouTube).  Y francamente, estoy muy sorprendido y decepcionado con este “servidor público” por dispararse la maroma de hacer un despliegue de su arrogancia y necedad, restregándole en la cara a los miembros de dichas comunidades el que no podrán disfrutar de los lujosos hoteles de 5 estrellas, de los restaurantes donde la gastronomía (además de ser costosa) es un arte, de los casinos donde la Dama Fortuna seduce al aventurero que se atreve a retarla, de los grandes yates donde el lujo y la lujuria se exhiben de la mano… ¡porque no son los “agraciados” que se beneficiarán de las obras que se realizarán allí!  Porque así es la vida… such is life!

Así que según ese señor, ¿qué tendrán que hacer estos “no agraciados”?  Conformarse con mirar a los turistas ricos disfrutar de esos lujos, como el perro que mira a sus dueños comer a la mesa, a la espera de que le tiren algo de lo que sobre o de lo que los comensales no apetezcan.  O si tanto aspiran a ser como esos turistas pudientes… ¡pues seguir jugando Loto o “Pega 3”, que así tal vez se puedan conseguir uno de esos yates lujosos!

La verdad es que a muchos nos ha causado indignación estas expresiones, expresiones que sólo podrían venir de personas a quienes no les importa el bienestar de los demás, de personas a las cuales la pobreza les causa repulsión, y quién sabe si además son la clase de persona que busca ganarse el favor de estos comensales potenciales, a ver qué bocado les puede caer de esa mesa lujosa.  Pero además, estas expresiones crean una duda, porque las hace quien se identifica de entrada como “mensajero” de la administración del gobernador Luis G. Fortuño Bruset en este asunto, como un hired gun (un gatillero a sueldo).  (Poco le faltó a ese señor para ir allí vestido completamente de negro y repartir una tarjeta de presentación con un caballo de ajedrez y la inscripción, “Have Gun – Will Travel”…)

Y entonces, ¿será eso una reafirmación de que los grande$ intere$e$, los rico$, los podero$o$, son lo$ dueño$ de Puerto Rico, mientras que los pobres y la clase media no tienen oportunidad de salir del hoyo?  ¿Será esa la política pública de la actual administración? A mí me gustaría pensar que no es así.  Y a mí me gustaría pensar que el gobernador Fortuño está dando pasos afirmativos para que ésa no sea la política que impere durante su administración.  Y de hecho, tengo entendido que él se expresó en contra de las manifestaciones de su hired gun.  Más aún, su propio hired gun manifestó luego de divulgarse sus nefastas expresiones que lamentaba haberlas hecho, pero eso a muchos nos ha caído como que él lo está haciendo “de la boca para afuera” (la misma frase que él utilizó en su momento para referirse a sus críticos, los cuales él ha dicho que no le importan), y que personas como él seguirán caminando por ahí con impunidad, serviles a quien les pague mejor, a quien les deje caer de la mesa lo mejor de las migajas, mientras los demás se pelean por lo poco que les quede.

Total, como él dijo, such is life!

Y como así es la vida, ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

LDB