Categorías
artistas cine cultura deportes figuras públicas gobierno humor naturaleza noticias política Puerto Rico sociedad televisión

La Transicion de don Tomas

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Puerto Rico amaneció el jueves pasado (15 de enero de 2009) con la noticia de la muerte de uno de los pioneros de la televisión en Puerto Rico, nacido Lucas Tomás Muñiz Ramírez, pero mejor conocido como Tommy Muñiz (o más sencillamente, don Tommy).  Persona de gran talento en la televisión, a la que ayudó a levantar desde sus comienzos con sus producciones en distintos géneros: comedias, telenovelas, variedades, programas de entrevistas, entre lo que puedo enumerar “a la carrera”.  Dueño en su momento de una emisora de radio (WLUZ-AM), que dedicó principalmente a difundir la música “del ayer” puertorriqueño (yo más bien la llamaría “música de siempre”), y una estación de televisión (la actual WSTE-TV/DT, a la que también puso las mismas siglas que a su radioemisora).  Dueño del “Monoloro” (situado en Carolina, al Este de San Juan), uno de los dos parques zoológicos que operaron comercialmente en Puerto Rico, durante la década de 1970.  Dueño de la “Hacienda Don Tomás” una operación de crianza de caballos para el hipismo, uno de cuyos ejemplares alcanzó la victoria en uno de los “clásicos” anuales en el entonces  Hipódromo ‘El Comandante’ (el actual Hipódromo Camarero)…  Y hasta actor de cine cuya naturalidad y espontaneidad lo llevó casi a las puertas de ganarse un Academy Award®* estadounidense por su actuación estelar en Lo Que Le Pasó a Santiago

Hay muchas cosas que se han dicho ya sobre él, especialmente lo que han reseñado los medios de prensa locales, que lo que más lamento es que ya no quede mucho más que decir.  Sin embargo, puede ser que algunos recuerdos personales ayuden a sazonar el tema.  Como cuando a finales de la década de 1960 él trajo a la televisión de Puerto Rico un concepto diferente de comedia, aparentemente tomado a préstamo de un programa exitoso que ya existía en la televisión estadounidense de la época, Rowan & Martin’s Laugh-In: chistes rápidos y en sucesión, música incidental, bailarinas que hacían un “puente” entre chiste y chiste…  Por cierto, yo escuché decir alguna vez que cuando se le quiso poner un título al programa, nadie tenía ni p…erra idea de cómo llamarlo, hasta que alguien (puede que nunca sepamos si fue don Tommy o no), presuntamente en su frustración, se atrevió a decir “¡esto no tiene nombre!”… ¡y así se quedó el programa!  ¡Esto No Tiene Nombre!  Y como dicen por ahí, el resto es historia.  Una historia que yo seguí fielmente los viernes por la noche, desde sus comienzos hasta que se canceló a finales de la década de 1970.

¿O qué tal si les digo que en su programa de entrevistas de los miércoles en la noche (El Show de Tommy), don Tommy fue—a mi mejor entender, que conste—el primer productor en la televisión comercial de Puerto Rico en presentar los detalles de una operación quirúrgica de extirpación de seno (mastectomía radical)?  No puedo precisar en qué año se presentó el vídeo de esa operación, pero ciertamente fue una movida bastante arriesgada para su tiempo.  Y sí, yo vi la operación “en todos su gloriosos detalles” (si me disculpan la expresión), desde la preparación de la paciente (que creo que era anónima) hasta la conclusión de la cirugía, desde la primera incisión en el seno afectado hasta la colocación de las suturas.  A mi mejor entender, esta movida tuvo su propósito de crear conciencia entre la teleaudiencia femenina, sobre una de las consecuencias que acarrea el cáncer del seno y cómo las mismas pueden prevenirse con la consulta médica y el autoexamen periódico del seno.  E imagino que muchas habrán sido las mujeres que le estuvieron agradecidas de haber presentado ese vídeo en su programa.

¿Y cómo olvidar los malabares que don Tommy, en su personaje de “Juan Bautista García”, tenía que hacer para lidiar semanalmente con las situaciones en las que lo ponía su familia, Los García?  Esa misma naturalidad y espontaneidad que mencioné arriba fue una de las cosas que ayudaron a que esa comedia de situaciones se quedara grabada en el corazón de todos nosotros, los que la veíamos cada martes en la noche…  Y no voy a seguir escribiendo más recuerdos para no pecar de estar diciendo más de lo que ya otros han dicho.

Ahora bien, una cosa que tal vez se haya dicho mucho en estos últimos días, pero que no estaría de más que yo la escriba aquí, es que el mayor atributo que caracterizó a don Tommy Muñiz fue su amor por ésta, su tierra, Puerto Rico.  Su deseo de ayudar al talento puertorriqueño a forjarse un rumbo exitoso.  Su práctica de exaltar—en todas las facetas de su quehacer profesional y en su vida personal—los más hermosos valores que tenemos los puertorriqueños.  Y eso es algo que lo distinguió—y lo distinguirá para siempre—de quienes por ignorancia o mezquindad (¿o por ignorancia y mezquindad?) sepultan su alma y su ser y pretenden (¿inocentemente?) que otros hagan lo mismo.

(Y a quien le caiga el sayo… ¡que se lo ponga!  O sea… If the skirt fits, then wear it!)

Se me ocurre pensar que es una pena que don Tommy no sea parte del fenómeno que se avecina, cuando el 17 de febrero 12 de junio de 2009** se dé la transición de la televisión en Puerto Rico a la teledifusión digital (momento en que su casa de siempre, WAPA-TV, pasará de ser el canal 4 analógico a ser el canal 27 digital).  Pero estoy seguro de una cosa: para una persona como don Tommy, que supo enfrentar los retos de su tiempo (como a comienzos de la década de 1980, cuando la televisora que él adquirió—o sea, WLUZ-TV; vean arriba—transmitió las primeras vistas legislativas del caso Cerro Maravilla),*** el reto de estos nuevos tiempos hubiera sido para él un “bombo al pitcher“… un reto del que no me cabe duda que él también saldría airoso.

Así que desde aquí quiero pedir un fuerte aplauso para el señor Lucas Tomás Muñiz Ramírez… Tommy Muñiz… don Tommy, con quien Puerto Rico y el mundo entero tienen una enorme deuda de gratitud.  ¡Buen viaje hacia la eternidad, don Tommy, y que su recuerdo nos alegre siempre, desde dondequiera que esté!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta luego.


* Academy Award(s)® © The Academy of Motion Picture Arts and Sciences.  All Rights Reserved.

** ACTUALIZACIÓN AÑADIDA EL DÍA 15 DE FEBRERO DE 2009: Debido a que el jueves, 12 de febrero de 2009, el presidente Obama firmó una medida congresional de urgencia que demora la transición digital de la TV estadounidense (y puertorriqueña, por extensión), he tenido que hacer el cambio correspondiente en el texto de la entrada.

*** No olviden que los siniestros hechos del 25 de julio de 1978 ocurrieron precisamente junto a la torre del transmisor de dicha televisora (cuyas siglas eran entonces WRIK-TV), como lo indico en la entrada de mi blog a la que hago referencia.  (Talk about poetic justice!)


P.S. A aquellos de mis lectores fuera de Puerto Rico que estén interesados en vídeos relacionados con don Tommy Muñiz, les recomiendo hacer una búsqueda de los mismos en YouTube.com.  Una página en la que tal vez puedan encontrar algunos de estos vídeos es la página del cantante y productor Edgardo Huertas.

LDB

Categorías
blogs Estados Unidos eventos figuras públicas gobierno noticias política Puerto Rico sociedad tragedia violencia

La Vida y la Muerte, Desde lo Alto de un Cerro

¡Saludos, mi gente, dondequiera que estén!

Antes que nada, sé que echaron de menos este blog la semana pasada.  Pero no se preocupen.  Estoy aprovechando los días que al gobierno de Puerto Rico, en su “infinita sabiduría” (o sea, para no tener que gastar en salarios, porque las cosas siguen sin estar como cuando empezaron), se le ha ocurrido conceder a los servidores públicos (como yo) ante la retahíla de días feriados del mes de julio (que por cierto, es una de las pocas épocas que me gustan del año natural, pero ya eso es otro tema).  Para quienes leen esto fuera de Puerto Rico, noten la gran cantidad de eventos que se conmemoran durante este mes en Puerto Rico.  Está el aniversario de la independencia estadounidense (4 de julio), el natalicio del prócer autonomista Luis Muñoz Rivera (17 de julio—por ley se celebra actualmente el tercer lunes de julio, es decir, ayer lunes 21), el aniversario de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico (25 de julio) y el natalicio del Dr. José Celso Barbosa (27 de julio—este año se traslada el feriado al lunes 28).  En otras palabras, aquí hay de todo para todos.

Pero también existe una particularidad: el mismo día 25 de julio se conmemoran dos eventos que por su naturaleza no son de interés oficial.  Uno de éstos es el desembarco de las fuerzas militares estadounidenses en Puerto Rico por las costas de Guánica,* durante la Guerra Hispanoamericana de 1898.  A pesar de que alguno que otro de los que “atesoran” (o dicen atesorar) la relación política con los Estados Unidos—con todo lo que eso conlleva, como la ciudadanía, la defensa común, la moneda común… ¡$obre todo e$ta última, y en grande$ cantidade$!—lo celebra como si se tratara de un evento “por invitación” (¿algo así como lo de Irak?), son los grupos de la izquierda independentista los que llevan la voz cantante ese día, en protesta por la relación colonial que esa intrusión trajo consigo.  (Como decimos en mi barrio, eso ya no “pare” más.)

* Para beneficio de los lectores fuera de Puerto Rico, Guánica es un municipio de la costa Sur de Puerto Rico, distante a media hora por carretera al Oeste de Ponce.

El otro evento al que me refiero es de lo que se trata el resto de este mensaje, y que en cierta medida ha afectado un poco mi forma de ver las cosas desde que ocurrió en 1978.  (Y aquí quiero pedir la indulgencia de quienes leen esto mismo en Puerto Rico, pero la explicación para el resto del mundo se hace necesaria.)  Ese año, en la ciudad de Bayamón (al Oeste de San Juan), el gobierno estatal de entonces—de la derecha anexionista del PNP—conmemoraba por obligación la implantación de una fórmula de gobierno que le sabía—y le sigue sabiendo—a excremento (¿verdad que es irónico?).  Durante la actividad conmemorativa, se corrió la voz de que la policía había frustrado un “atentado terrorista” contra una torre de radiocomunicación federal** situada en el Cerro Maravilla, entre los municipios de Villalba y Jayuya (en el interior montañoso central de la Isla), y había matado a dos de los tres supuestos “terroristas” (que para cometer su “fechoría”, habían secuestrado un chofer de transporte público)… ¡y el único “terrorista” sobreviviente resultó ser un agente policial encubierto!  De inmediato la reacción de los anfitriones del “festejo” no se hizo esperar, y el gobernador de entonces, Hon. Carlos Romero Barceló, se apresuró a proclamar como “héroes” a los policías que intervinieron en esa operación.

** La supuesta “torre de radiocomunicación federal” resultó ser la torre de la estación de televisión ponceña WRIK-TV, hoy WSTE-TV/DT (la cual se supone que sea una afiliada de TeleFutura un día de éstos).

Hasta ahí, todo iba bien.  O por lo menos, hasta que la víctima del “secuestro” fue donde un abogado a quien le relató que la versión oficial de los hechos no era lo que en realidad había ocurrido.  Mientras la versión oficial decía que los policías habían repelido la “agresión” de los supuestos terroristas, el chofer secuestrado había dicho que los policías los habían emboscado.  Donde la historia oficial hablaba de una sóla ráfaga de disparos, la víctima sobreviviente hablaba de dos ráfagas.  Donde la versión oficial hablaba de que los agentes policiales habían actuado “en defensa propia”, el pobre hombre hablaba de un ajusticiamiento.

¡Y ahí fue donde ardió Troya!  Así fue como surgieron las primeras investigaciones oficiales, que dejaban limpios de polvo y paja a los asesinos con placa; las sensacionales (o sensacionalistas, según el color del cristal con que se mire) pesquisas senatoriales, que en sus “mejores” momentos le robaron los índices de audiencia a las telenovelas nocturnas, mientras presentaban todo un cuadro de “buenos” y “malos” digno del más mediocre espectáculo de lucha libre; la eterna sensitividad (con visos de alergia) del propio licenciado Romero Barceló a todo lo que a él le huela al Cerro Maravilla, y que ha hecho que nunca se pueda probar si tuvo o no un papel de “autor intelectual” de esta tragedia—un secreto que seguramente él se llevará a su sepulcro…

El caso es que este 25 de julio de 2008 se conmemoran 30 años de este episodio trágico en la vida de Puerto Rico.  Un episodio trágico motivado por muchas razones.  Tal vez haya sido un reflejo de la mentalidad de “guerra fría” que imperaba entonces, y que llevó a muchos países latinoamericanos a hacer todo lo posible por detener la influencia de las ideas y los movimientos de izquierda, a fin de “defender a la dignidad de la patria”—o como expresó en su momento uno de los gestores policiales de la operación, para “dar un escarmiento” a la izquierda puertorriqueña.  (Y para ser una imitación de lo que hacían otros, resultó ser bastante patética.)  O tal vez haya sido una continuación—llevada a un extremo burdo y nefasto—de políticas que se practicaron en Puerto Rico en un pasado muy distante, para marginar a grupos que no encajaban dentro del pensamiento oficial, para el cual desplegar los símbolos patrios como la bandera puertorriqueña era un delito… ¡y hoy en día, los mismos que condenaron entonces esa práctica son los primeros en desplegar la bandera puertorriqueña!  ¡Otra ironía!

(De hecho, esto último lo digo teniendo en mente el libro La Mordaza.  Puerto Rico 1948–1957 [San Juan, P.R. Editorial Edil, 1987], de la reconocida historiadora Ivonne Acosta Lespier, autora del blog Sin Mordazas.  El libro, actualmente en su quinta edición [2008], ilustra los esfuerzos del gobierno de Puerto Rico, entonces bajo el autonomista PPD, para restringir el avance que llevaban las fuerzas independentistas puertorriqueñas—que en las elecciones de 1952 se habían convertido en la segunda fuerza política de Puerto Rico, posición que no han podido recuperar desde entonces—mediante una serie de medidas represivas que atentaban contra su libertad de expresión.  Para mí—y esto quiero aprovechar para expresarlo públicamente aquí—, La Mordaza es uno de los libros que me ha ayudado a ver cosas que aunque muy distantes del inicio de mi paso por este valle de lágrimas, han sentado las bases para este mundo en el que me ha tocado vivir.)

Para mí, lo importante de todo esto es que desde entonces veo la manera en que se hace la política en Puerto Rico con algo de cautela.  La veo como un ejercicio de poder, en el cual se busca exaltar la fuerza de un bando político particular (se llame PNP o PPD) en menosprecio al bando rival.  La veo como una actividad en la que algunas personas demuestran no tener escrúpulos para lograr sus ambiciones, de la manera que sea, a como dé lugar.

Quiera Dios que eventos como lo ocurrido en el Cerro Maravilla, entre Villalba y Jayuya, el día 25 de julio de 1978, no se repita nunca.  ¡NUNCA JAMÁS! Aunque con la clase de liderato político con el que cuenta Puerto Rico en estos momentos… ¡uno nunca sabe!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  ¡Hasta luego!

LDB