KFCs Colonel Sanders: More Than Just a Fast-Food Icon – TIME

Le Colonel Sanders, fondateur de KFC aux envir...
Image via Wikipedia

Ayer (15 de septiembre de 2010), mientras revisaba mis mensajes de email me tropecé con un artículo de la revista Time, cuyo autor, Josh Ozersky, comentaba que un 61% de los que contestaron una encuesta del periódico USA Today no tenían ni p…erra idea de quién es el viejito de aspecto bonachón dibujado en los “buckets” de pollo frito de la empresa de comida “rápida” (en buen español de Puerto Rico, “fast food“), Kentucky Fried Chicken (o “KFC“, como se la ha dado a llamar de un tiempo a esta parte).  Un dato que podría comprenderse si se considera que muchos de los que expresaron este fenomenal desconocimiento son jóvenes entre los 18 y los 25 años de edad.  Pero lo peor aún está por venir: Más de la mitad de los adultos jóvenes encuestados señalaron que el “viejito”… ¡había sido inventado por la propia compañía KFC!  (O sea, lo que en buen español puertorriqueño llamaríamos, un gimmick.)

Me imagino que los encuestadores deben haberle explicado a quienes dieron estas respuestas “inteligentes” que el “viejito” en cuestión era nada menos que Harland David Sanders (1890–1980), mejor conocido por el título honorario de “Coronel Sanders” y fundador de KFC.  (Por si no lo pueden asociar con la foto de arriba, en ésa el tendría unos 20 años de edad—o sea, que esa foto será como de hace 100 años al 2010.)  Por supuesto, que se le caiga la cara de vergüenza a estos encuestados en particular… ¡ya ésos son otros veinte pesos!

Sea como sea, el artículo de Time, además de aludir a la trayectoria del Coronel Sanders—desde que empezó a mercadear su famosa “receta original” de pollo frito al estilo de Kentucky, hasta el éxito comercial que ha tenido KFC y su dispersión a través del mundo, incluido Puerto Rico—, cuestiona el que alguna gente quiera creer cosas que no son ciertas (como lo de que la efigie del Coronel Sanders en los productos de KFC sea un gimmick publicitario).  Como lo señala Ozersky, una cosa es no conocer los acontecimientos ocurridos antes de que naciéramos (como bien se encargan de demostrarlo cada año nuestros amigos del Beloit College), pero otra cosa es que…

“Al no saber que Harland David Sanders fue un hombre que existió, que vivió una vida verdadera, la gente pierde de vista más de lo que se pueda imaginar.  Para empezar, el Coronel no era un barón de comida rápida que representaba a su compañía en la televisión, a la manera en la que Dave Thomas (un protegido de Sanders) lo hizo después.  Sanders era la imagen viviente de aquello que significó supuestamente su comida.  Su traje blanco no fue inventado por ningún comité de mercadeo; él lo vistió cada día y nunca fue visto en público en otra vestimenta por los últimos 20 años de su vida….  Fue un fracasado que había sido despedido de una docena de empleos antes de comenzar su restaurante…  Él manejaba un Cadillac con su rostro pintado a los lados antes que alguien supiera quién era, negociaba con los dueños de cafeterías venidas a menos para que usaran su receta y le dieran unos cinco centavos de comisión por cada pollo.  Él dormía en la parte de atrás de su carro y cerraba tratos con un apretón de manos….  Fue de hecho un Coronel de Kentucky, un título honorífico otorgado no por uno, sino por dos gobernadores…. (Y) merece ser recordado al menos por tener una existencia verificable.”
(Traducido y adaptado del artículo de Josh Ozersky citado en esta entrada.  Por cierto, en esta cita se hace referencia a Dave Thomas [1932–2002], el fundador de “Wendy’s”.)

El artículo añade que tras la muerte del Coronel Sanders, la casa que él ayudó a construir (o sea, KFC) parece haber ido en picada, como lo evidencian muchos de los esfuerzos por “reinventarse” a sí misma (incluida la adopción de las tres letras como el nombre con el que se le conoce en público hoy en día).  Esos esfuerzos no parecen haberle caído bien a muchos de los tenedores de esta franquicia, especialmente en el propio sur de los Estados Unidos, los cuales sienten que se ha perdido en el proceso la conexión entre lo que la empresa le vende al público y la visión de su fundador, una visión real, de una persona que existió en la realidad, de un Harland David Sanders que existió en la realidad.

Ciertamente, es preocupante que muchos estadounidenses no le den el debido reconocimiento a uno de los íconos de su cultura popular, un ícono fácilmente reconocido y apreciado en otros países del mundo.  Pero más preocupante—a mi entender—es que haya gente que quiera creer que figuras como el Coronel Sanders nunca existieron, que son una herramienta para el mercadeo de un producto.  A mí me parece que mucha de esta misma gente, si se enterara de la verdad, querría “matar al mensajero por ser el que trae la mala noticia”.  (Por cierto, un ejemplo reciente de esta posición lo dio alguien mediante un mensaje electrónico prejuiciado, en el que se acusaba al sitio investigativo, Snopes.com, de tener una agenda cargada a favor de la ideología liberal y de proteger al actual presidente estadounidense, Barack H. Obama, de las acusaciones—muchas de las cuales se ha demostrado que no son ciertas—de que no cualifica para su actual puesto por haber nacido supuestamente fuera de territorio estadounidense y por ser lo que llamaríamos, un “musulmán ‘de clóset‘”.  Lógicamente, Snopes.com ha tenido que defenderse de ésta y similares acusaciones, con datos firmes y contundentes.  Claro está, que las mentes estrechas que lanzan ese tipo de ataque recapaciten ante el llamado de voces más razonables… ya ésos son otros veinte pesos.)

Pero en fin, no me debería sorprender de una cultura que se alimenta del “aquí y ahora”.  De una cultura que idolatra a la “figura del momento”, hasta que la misma deja de serle de utilidad y otra pasa a ser la “figura del momento”.  De una cultura en la que quienes vinieron antes que nosotros, y que nos legaron aquellas cosas que nos han servido de bloques o ladrillos con los cuales construir la sociedad de hoy en día, o están completamente olvidados… o son un gimmick publicitario para venderle al mundo el pollo frito a la manera del sur de los Estados Unidos, con su “receta original”.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, mi gente.  Hasta luego.

LDB

Read more: http://www.time.com/time/nation/article/0,8599,2019218,00.html?xid=newsletter-daily#ixzz0zkeQwj8G”

KFCs Colonel Sanders: More Than Just a Fast-Food Icon – TIME.

Y ahora nos toca a nosotros

¡Saludos, mi gente!

Aquí de nuevo, después de recesar involuntariamente por una semana, pero (como lo explicaré más adelante, si me tienen un poco de paciencia)* no es por lo que ustedes puedan haber pensado.

Y ciertamente, los acontecimientos de la semana pasada dan pie a que se piense lo peor.  En una semana en la que se han dado acontecimientos dramáticos como las vistas senatoriales en Washington, D.C., sobre el nombramiento de la jueza apelativa federal Sonia Sotomayor al Tribunal Supremo de los Estados Unidos—de las cuales, a mi entender, ella salió airosa y con excelentes probabilidades de ser confirmada, aunque a algunos retrógradas recalcitrantes les moleste (y les seguirá molestando) que “una latina sabia”, un ser perteneciente a una minoría dos minorías (como mujer y como hispana) sea capaz de acceder a los altos círculos del poder estadounidense—, los puertorriqueños nos hemos visto sorprendidos con la noticia de que ha habido una alta incidencia de casos relacionados con el contagio con el virus de influenza A-H1N1 (influenza o gripe porcina).  Una influenza que en un principio se pensó que (por observarse los primeros casos en México y en los estados de Texas y California) no afectaría a Puerto Rico, ya que las autoridades locales decían que todo estaba bien y que “no había manera” de que alguien en Puerto Rico se fuese a contagiar con el virus.

Evidentemente, no todo el mundo estuvo de acuerdo con la afirmación oficial de que “todo está bien”, ¿pero qué importaba eso entonces?  Lo importante era que había una semblanza de normalidad, de que el gobierno estaba atento a la crisis que se avecinaba.  Aun cuando se informó el primer caso sospechoso de contagio con el virus (un hombre de 39 años que había estado en un crucero por el Caribe a mediados de mayo de 2009), la impresión general era que el gobierno puertorriqueño estaba manejando la crisis adecuadamente…

… hasta la semana pasada, cuando se informó de la primera muerte atribuida al contagio con el virus, junto con unos 35 contagios confirmados y 290 contagios probables.

Y después se informó de la segunda muerte

Y entonces se informó de la tercera muerte

Y ya para el sábado 18 de julio, se informaba de hasta 19 muertes sospechosas de resultar del contagio con el virus A-H1N1, 52 contagios confirmados y 496 contagios probables (y esta última cifra representa un aumento de 71% en el número de contagios probables en apenas cuatro días).

Y eso, que se nos decía que “todo estaba bien”, que “era poco probable” que alguien en Puerto Rico se fuera a contagiar del virus A-H1N1, a pesar de los efectos que este virus estaba ocasionando en otros países, como México (cuya economía se vio seriamente afectada, según se lo escuché decir al cónsul mexicano en San Juan en una entrevista radial).  ¡Y miren dónde estamos en estos momentos!

¿Y cuál es la estrategia que se está utilizando al momento en el que escribo para manejar la situación de la gripe porcina en Puerto Rico?  A juzgar por lo que Edwin Vázquez—quien ha seguido de cerca esta situación desde el principio—ha escrito acertadamente en su blog, Cargas y Descargas (que les recomiendo encarecidamente que lo visiten), la misma se reduce a dos palabras: improvisación e histeria.  Mal manejo de la información pública sobre la incidencia de la gripe porcina—si no una completa desinformación—, falta de un liderato efectivo de parte de quienes tienen que manejar la crisis (sobre todo, si se tiene en cuenta que quien dijo que “todo estaba bien” fue el Dr. Jaime Rivera Dueño, designado por el gobernador Luis G. Fortuño Bruset para dirigir el Departamento de Salud,** y que dicho funcionario, ante potenciales conflictos que auguraban el fracaso de su nombramiento, tuvo que renunciar a su candidatura para que no se la fueran a “colgar”), y varias otras instancias que reflejan que no es que la mano izquierda no sabe lo que hace la mano derecha… ¡más bien la mano izquierda ni sabe, ni le importa tres pepinos, que existe la mano derecha… y viceversa!  PUNTO.  ¡Eso no pare más!

Con un cuadro como ése, cualquier persona se confunde y comienza a improvisar medidas que a la larga le fallan al sentido de responsabilidad que todos debemos tener, tanto en lo individual como en lo que respecta a la sociedad en la que vivimos.  Es más, aún recuerdo cuando se mencionaba apenas hace un par de meses el problema que resultó de que la medicina que se utiliza para tratar este tipo de infección (Tamiflu) llegó a escasear en algunas regiones de la Isla, porque algunas personas lo estaban aprovechando como un “preventivo” para una posible infección, en lugar de dejársela a quienes la necesitarían verdaderamente en un futuro evento de infección.  Pero así es alguna gente…

En fin, que después de ver cómo la influenza A-H1N1 se ha estado dispersando por casi todo el mundo, de ver cómo se han afectado económica y socialmente las poblaciones de los países que se han visto afectados, de escuchar cada vez más el grito de “ahí viene el lobo”… ahora es que nos toca a nosotros enfrentar al lobo.  Y muy a pesar de los pesares, de la improvisación y de la histeria… ¡lo venceremos, y saldremos adelante!

¡Y vamos a dejarlo ahí, que yo no quiero contagiarme con el virus ése!  Ahora, más que nunca, CUÍDENSE MUCHO y pórtense bien.  Hasta luego.


* OK, aquí viene la explicación que les prometí: Sucede que la que correspondería a esta entrada iba dirigida originalmente hacia la presunta revelación, por parte de Jordan (Jordy) Chandler, de que la acusación que hizo en 1993 contra el recién fallecido “Rey del Pop”, Michael Jackson, había sido fabricada por él y por su padre con el fin de sacarle dinero al entertainer, y que los supuestos hechos en los que el cantante habría sostenido relaciones íntimas orales con el chamaquito de entonces (un manganzón de 26 años de edad al 2009) nunca ocurrieron.  La cosa es que mientras yo buscaba aquí y allá información que pudiera citar, me topé con esta entrada en Snopes.com, la cual califica la supuesta confesión del joven (quien actualmente está separado de su padre, luego de que éste lo agrediera con un objeto contundente en 2005 ó 2006) como falsaRepito: ¡FALSA!  Los responsables de la página de Snopes.com atribuyen su determinación a lo que ellos denominan como un comunicado pobremente fraseado que fue reproducido al pie de la letra en muchos blogs, y a que no habían encontrado mención alguna en los medios noticiosos sobre la supuesta confesión (o alguna otra declaración de Chandler, para los efectos), en medio de la barahúnda noticiosa posterior al fallecimiento de Jackson (y no tengo que explicar a qué me refiero con eso).  (Me pregunto qué opinan ahora en Snopes.com de la cantidad de medios internacionales que publicaron la nota en sus páginas de Internet—como El Universal de Caracas, por citar un ejemplo—, y aún así habría que cuestionarse si esos medios internacionales se dieron a la tarea de verificar la nota antes de publicarla.)  Siendo ése el caso, decidí eliminar lo poco que yo había empezado a escribir sobre el tema, y con ello, darle un breve receso de una semana al blog.

** Para beneficio de quienes que no lo conocieron, o para quienes tienen tanta memoria como la que tiene un pececito… o para quienes tienen tanta memoria como la que tiene un pececito… o para quienes tienen tanta memoria como la que tiene un pececito… o para quienes tienen (¡y dale, que es tarde!), el Dr. Jaime Rivera Dueño fue Secretario de Salud de Puerto Rico entre los años 1977 y 1984, durante los dos cuatrienios del gobernador Carlos Romero Barceló.  (Y como mencioné en la entrada a la que me refería hace un momento, “ciertamente las cosas en Puerto Rico han cambiado bastante desde [su] incumbencia original”.)  Rivera Dueño también dirigió el Instituto del SIDA de San Juan (entre 1988 y 1993), contra el cual se cometió un fraude con dineros federales ascendentes a US$2200000; sin embargo, aunque otros funcionarios de la misma entidad fueron a prisión, Rivera Dueño nunca pudo ser acusado de delito alguno en el foro federal.  (Y aquí está la fuente de estos datos.)


P.S.  Voy a aprovechar esta post data para referirme a la partida a la eternidad del legendario periodista y presentador noticioso estadounidense, Walter Cronkite, ocurrida la noche del 17 de julio de 2009 a la edad de 92 años.  Periodista sumamente talentoso, fue testigo de—y ayudó a los estadounidenses a buscarle el sentido a—muchos de los momentos cruciales en la historia de su país y del mundo en el Siglo 20.  Entre éstos estuvieron la carrera espacial entre los EE.UU. y la (entonces) Unión Soviética, de cuya culminación con la llegada de la misión Apolo 11 a la Luna se cumplen 40 años el día en que escribo esto (20 de julio de 2009); el magnicidio del presidente John F. Kennedy; y el atolladero estadounidense en su intervención militar contra las fuerzas comunistas en el sudeste asiático, o lo que todos conocemos como la “guerra” de Vietnam (la misma que según las estadísticas oficiales, le costó la vida a 58193 soldados estadounidenses, 345 de los cuales eran puertorriqueños).  Tanta fue su credibilidad que se le ha llamado, “el hombre más confiable en los Estados Unidos”… ¡y ya eso es mucho decir!  Su partida deja entonces un vacío bien grande, difícil de llenar en un mundo en el que se valora más la apariencia que la experiencia, en el que la parte más importante de la noticia… ¡es hacer de ella un show!  Difícil, tal vez… pero no creo que sea imposible.  And that’s the way it is!


LDB

Un Cierre Olvidado, Una Cadena Y Varios Errores

¡Saludos, mi gente! Hoy tengo varias cosas que comentar, así que mejor empiezo rápido.

El Cierre Gubernamental, Un Año Después

No me explico cómo, pero esta semana pasó inadvertido para muchos de nosotros el hecho de que hace un año, el lunes 1 de mayo de 2006, Puerto Rico vivió la experiencia dolorosa de ver cómo 95 mil servidores públicos (entre ellos, quien les escribe) se quedaban en la calle, debido a la inmadurez y falta de temple e integridad de sus líderes políticos, tanto en el poder ejecutivo como en la legislatura. Experiencia dolorosa que duró unos 14 días calendario, luego de que otros sectores de nuestra sociedad se movieran y obligaran a dichos líderes a llegar a un acuerdo que permitiera el funcionamiento del gobierno, durante los dos meses faltantes hasta el cierre del año fiscal. Aún me parece que las lecciones que muchos de nosotros sacamos de esa lamentable experiencia no han sido aprendidas del todo. Después de todo, los políticos siempre serán políticos. y seguirán proponiendo soluciones equivocadas a problemas que ellos ni siquiera tienen la capacidad para resolver del todo.

De entonces hacia caá hemos visto cada vez más aumentos, en los costos de los servicios básicos como la electricidad y el agua, el teléfono (de línea o celular), por no hablar de la gasolina, que ya está rondando los US$0.75 (US$0,75) por litro… Y encima de eso, se impone un impuesto sobre ventas y uso (IVU) con el propósito de que hayan fondos para poder mantener flotantes las nóminas públicas y evitar la posibilidad de otro cierre… digo, eso fue lo que se dijo entonces, porque de ese lobo (o sea, del dinero recaudado por ese concepto) no se ha visto ni un pelo…

Probablemente no hay mucha esperanza de cambios en esa situación, cambios que sean positivos para Puerto Rico, y menos en estos momentos, cuando se nos dice por el propio gobierno que estamos por entrar en la parte más fuerte de una recesión económica… Es más, ya este tema me está empezando a deprimir de nuevo. Vamos a otra cosa.

El Poder (Aparente) de las Cadenas

No, no me estoy refiriendo a las cadenas como las que hombres y mujeres llevamos, algunos con más jactancia que otros (y ustedes saben que en ese caso, me refiero a quienes parecen una joyería ambulante, de tanto blin-blín que llevan encima). Me refiero a los odiosos mensajes de cadena que tanto fastidian a los usuarios de los sistemas de correo, ya sea convencional o electrónico. Traigo el asunto a colación porque durante esta semana pasada, en el sistema de email de mi lugar de trabajo, se llegó a circular un par de estas cadenas. Una de éstas en particular se relaciona con un presunto boycott contra las empresas gasolineras, el cual consistiría en no comprar gasolina en una fecha específica (el día 15 de mayo de 2007); la otra se refiere a una presunta oferta de dinero de Mr. Gates, el individuo más adinerado del mundo, de pagar una jugosa suma de dinero, nada más por poner a prueba un supuesto sistema de rastreo de emails.

De más está decir que para mí es increíble que tantos compañeros de agencia cayeran en ese “pescaíto”, o sea, que se pusieron a circular este tipo de mensaje sin detenerse a reflexionar sobre su contenido. El problema tal vez reside en que a algunas personas se les dan en la mano las herramientas que supuestamente les ayudarán a hacer su labor más eficientemente, sin saber exactamente cómo evitar situaciones que pueden ocasionarles problemas. Retomando el ejemplo del boycott a la gasolina, ¿no sería mejor investigar primero (por ejemplo, en Snopes.com) a ver si una acción como esa tendrá el efecto deseado? Así, todos nos ahorraríamos los problemas que conlleva un uso inapropiado de las facilidades que son de todos nosotros en general y de nadie en particular.

Me pregunto si aprenderemos algún día de cosas como esa…

Seis Errores Comunes (más uno) Que Se Cometen Cuando Se Tiene Un Blog

Y ya que estamos en el tema del aprendizaje, yo no sé qué piensen ustedes que me leen, pero a mí me parece que ha sido una buena idea unirme a la ola de los blogs. Además de expresar la manera en la que veo el mundo a mi alrededor (y de ahí lo que les dije hace unas semanas cuando anuncié el cambio en el nombre de de mi blog), para mí es una manera de dejar mi propia huella en el mundo digital. De hecho, mientras pensaba en qué escribir hoy me surgió el deseo de exhortar a quienes me conocen, y que estoy seguro que se habrán enterado de que llevo este blog desde hace tres años, que si tienen alguna oportunidad se integren también y monten su propio blog. Hay muchos servicios disponibles para crear y albergar un blog (o sea, que no tiene que ser únicamente con Blogger.com), y hay muchos temas sobre los cuales se podría conversar. De hecho, tener un blog podría ser una herramienta poderosa de crecimiento profesional, en la cual se podrían manifestar aquellas cosas de nuestra profesión que tanto nos inquietan y que estamos tan deseosos de compartir. (A mis amigos y conocidos, que espero estén leyendo esto: ¡Anímense!)

Por supuesto, les digo que el camino no necesariamente está libre de obstáculos. Por ello, quiero traer a colación este artículo sobre los 6 errores más comunes que hacen los que escribimos blogs, y cómo podemos evitarlos. A vuelo de pájaro (y verán el por qué en el punto número 5), la autora del artículo menciona los siguientes errores:

1. No tener conocimiento de quiénes son tus lectores.

2. Colocar en el blog el primer borrador del escrito, con todo y errores de ortografía.

3. Pasar por alto el uso de los servicios de ping. A lo que esto se refiere es al envío de una señal que notifica a los buscadores (search engines) que el blog ha sido actualizado con nuevo contenido. De nuevo, hay muchos de estos servicios en la Internet; es cuestión de localizarlos.

4. Pasar por alto las etiquetas (tags). Habrán notado que últimamente las estoy utilizando a menudo, para identificar el tema o los temas del mensaje, a fin de que los buscadores a los que se refiere el punto anterior puedan localizar mi blog más fácilmente.

5. Copiar el material de otro blog al pie de la letra, con todo y los puntos y las comas. (Yo espero que ello no aplique a las paráfrasis, como ésta que estoy haciendo del artículo.) Según la autora del escrito, esto no sólo puede privar al autor del mensaje original del crédito merecido (y en algunos casos, de los ingresos potenciales generados por los anuncios que se insertan en el blog), sino también priva al mundo de conocer cuáles son tus ideas, que al fin y al cabo es por lo que desearías que te conozcan, ¿no?

6. Aceptar lo que dicen los peritos en el tema de los blogs como si fuera “la verdad absoluta”, ya que cada blog es diferente y lo que es bueno para un blog no es necesariamente bueno para otro. Aquí, como en muchas otras cosas, es cuestión del sentido común del autor.

7 (BONO). No revisar el texto del blog ANTES de enviarlo a publicación, o sea, dejarlo con los herrores y orrores errores y horrores ortográficos, gramáticos, de estilo, etc.

Y Por Último…

COMPLETAMOS EL MES DE ABRIL EN “HUMOR, SEGÚN LUIS DANIEL BELTRÁN” CON: Una mujer muy, pero que muuuuuuuuuuy fea decide que ya es tiempo de ver el mundo y se va a la procesión de Semana Santa… Para complacer a una chica, un soldado prepara una cena… ¡que ella NUNCA podrá olvidar!… Y… Un juez se escandaliza por el impacto de la tecnología digital de nuestros tiempos sobre la moral pública.

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y oprima donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

NOTA: A PARTIR DE ESTE MOMENTO, ESTARÉ ACTUALIZANDO ESTA SECCIÓN DE MI SITIO ‘WEB’ MENSUALMENTE.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Llevatela, Guardia!

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

La verdad es que hay gente que cree haber nacido para destacarse en una profesión u oficio, sólo para que el mundo se dé cuenta de lo mal que lo están haciendo… es decir, todos, menos la persona que lo está haciendo mal. Ése me parece que es el caso de la “actriz” y cantante Pia Zadora. (¡Sí! Porque como actriz… ¡ella es una excelente cantante!)

Ahora, por cortesía de CÑÑ… ¡no, perdón!… del Servicio de Radio de las Naciones Unidas… ¡y dale que es tarde!… eeeeeeeeeh… del sitio web de Snopes.com, podemos ser testigos de lo que pudo haber sido y no fue… porque en la realidad, ni ella protagonizó la obra a la que se refiere la página, El Diario de Anne Frank, ni en ninguna parte de la misma aparecen los soldados Nazis que andaban tras de ella y su familia (ustedes conocen el argumento de la obra mejor que yo, así que no voy a entrar en detalles).

Total, “al que nació pa’ martillo, del cielo le caen los clavos”…

She’s in the Attic!

Bueno, los veo mañana. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB