Yo tenía una luz, que a mi me alumbraba…

EDF Electricity meter in France.
Image via Wikipedia

Bueno, amigas y amigos, mi gente: tuve que cederle el turno a la entrada sobre el escándalo de las supuestas fotos “pornográficas” de cierto senador futuro ex-senador con fachada de “moralista”.  Sin embargo, no quiero dejar pasar la oportunidad sin comentar sobre el alza peligrosa en el costo de la electricidad en Puerto Rico.  Ya este tema se ha discutido bastante, y he insistido en otras entradas (como ésta de junio de 2008, o ésta de octubre del mismo año… o qué tal esta entrada de hace casi un año) en lo injusto de que el monopolio estatal que se ocupa de proveer la electricidad a Puerto Rico (Autoridad de Energía Eléctrica: AEE/PREPA), cobre una exagerada cantidad de dinero por la adquisición del combustible que utiliza para generar electricidad, mucho mayor que la que constituye el consumo directo de ese bien.

Hasta he insistido en presentar mi caso particular, de un núcleo familiar de tres personas (el que les escribe y dos miembros más), en el que ha habido que enfrentar pagos bastante altos por el consumo de electricidad.  (De hecho, en el primero de los enlaces que coloqué en el párrafo anterior, menciono que mi cuenta a junio de 2008 era de aproximadamente US$250, de la que apenas un 17% era por concepto del consumo real de electricidad.)  Les voy a mostrar a continuación cómo hemos lidiado en mi casa con la situación por los pasados cinco meses de 2011 (y si la suma porcentual en alguno de los meses no cuadra a “100”… la culpa es de los errores de redondeo):

Mes de 2011 Compra de Combustible “Compra de Energía” Consumo Básico (%) Total
Agosto $196.00 $35.43 $47.09 (16.91%) $278.52
Julio $152.07 $35.00 $43.61 (18.90%) $230.68
Junio $129.03 $32.59 $37.15 (18.69%) $198.77
Mayo $154.89 $43.41 $44.25 (18.24%) $242.55
Abril $106.44 $24.20 $31.18 (18.87%) $165.23
NOTA: Todas las cantidades de dinero en esta tabla y en la próxima se expresan en US$; se emplea aquí la usanza estadounidense, de punto para separar dólares y centavos (o enteros y decimales para los porcientos).

Noten que el costo combinado de la compra de combustible y la compra de energía (whatever that means!) fluctúa entre 81% y 84% del total, mientras que lo que realmente se consume de electricidad en mi casa, fluctúa entre el 16% y el 19%—o sea, es entre un quinto y un sexto del total (más o menos lo mismo que he expuesto antes).  De manera que como consumidor, incurro en un gasto alto en el que, a mi juicio, yo no debería de estar incurriendo.  Y todo eso, gracias a la misteriosa fórmula mágica que ya vimos en la tercera entrada que cito en el primer párrafo de la entrada que están leyendo ahora.

Lamentablemente, si alguien tenía la esperanza que al bajar el costo del barril de petróleo, y con ello, los precios de algunos combustibles fósiles (como la gasolina), bajaría el costo de la electricidad, esas esperanzas se hicieron tan sal y agua como las de los sectores más aislados de Puerto Rico, luego del paso de “Irene” la semana pasada, cuando la presidenta de la junta de gobierno de la AEE presentó las siguientes objeciones:

“Fórmula de ajuste por combustible

“Pese a ser un compromiso programático del gobernador Luis Fortuño, indicó que la Junta de Gobierno de la AEE no tiene planes de modificar o simplificar la fórmula de ajuste por combustible.  Dijo que la fórmula, que le permite a la AEE recobrar todas sus pérdidas, es justa.  Sostuvo que la fórmula no la estableció la AEE, sino la Legislatura, por lo que serían los legisladores quienes deberían enmendarla.  La Junta no tiene planes de presentar un proyecto de ley a tales efectos.

“Subsidios

“Sobre los subsidios a municipios, iglesias, hoteles y otras entidades, que el año pasado ascendieron a $292 millones, expresó que también es un asunto fuera del control de la AEE.  Al igual que la fórmula de ajuste por combustible, apuntó que los subsidios salen de la Legislatura.  No precisó si la Junta de Gobierno estaría recomendando legislación para limitar los subsidios, pero afirmó que ya hay una medida radicada a esos fines.  Fortuño ha expresado su intención de reducir los subsidios.”

(Tomado de: Adiós al alivio tarifario en la AEE, El Nuevo Día, 20 de agosto de 2011.)

O sea, que según esta persona, es “justo” que yo pague entre US$134,00 y US$232,00 para que la corporación pública que ella dirige pueda recobrar sus pérdidas, o para pagar la electricidad que otros se gastan, o para atender una situación que la propia corporación pública alega que no puede (¿no será mejor, “no quiere” o “no le da la real gana de”?) controlar, porque depende más bien de la buena voluntad de una legislatura que tiene “asuntos de mayor importancia que atender”.  Y que si quiero ver un verdadero ahorro en mi factura eléctrica, tendré que esperar un año más… cuando ya el propuesto gasoducto que atravesaría el país de sur a norte (la mal llamada “Vía Verde”) esté en funciones.  Es más, déjenme ver si puedo agarrar esa gata por el rabo:

Mes de 2011 Total de la factura Supuesto total con el gasoducto Ahorro (¿?) Diferencia porcentual:
Agosto $278.52 $239.32 $39.20 14.07%
Julio $230.68 $200.27 $30.41 13.18%
Junio $198.77 $172.96 $25.81 12.98%
Mayo $242.55 $211.57 $30.98 12.77%
Abril $165.23 $143.94 $21.29 12.89%
NOTAS:

  1. Las cantidades de dinero y los porcientos siguen la misma convención que en la tabla anterior.
  2. La columna “Diferencia porcentual” se basa en el “Ahorro (¿?)” dividido por el “Total de la factura”, y ese resultado se mutiplica por “100%”.

No entiendo esto: a un ahorro de entre 12% y 15% en mi factura de electricidad, ¿lo llaman “ahorro verdadero”?  Lengua fuera  Gracias… ¡pero no, gracias!

Pero total, no se puede esperar mucho de una corporación pública que padece de serios problemas de administración, y que tiene que manejar una infraestructura eléctrica que no resiste muy bien los embates de los ciclones (como la tormenta-convertida-en-huracán Irene nos demostró la semana pasada), cuando no tiene que satisfacer las exigencias de sus bonistas—los mismos para los que el esquema de facturación es “justo”, a ser los pobres y la clase media quienes cargan con todo el peso de su ineficiencia.

Bueno, yo creo que ya me desahogué lo suficiente por hoy.  Ahora, a ver de cuanto me saldrá la próxima factura… y si en el proceso tengo que solicitar un refinanciamiento de la hipoteca de mi casa para poder pagar la cuenta.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.


ACTUALIZACIÓN PARA EL RÉCORD (27 de septiembre de 2011): Tanto dio la gota sobre la piedra hasta que la hizo resquebrajarse.  O más bien, parece que la presión pública fue tanta que llevó al director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE/PREPA), Ing. Miguel Cordero, a presentar su carta de renuncia a ese puesto.  Y no podía ser más oportuna la noticia, luego de divulgarse el escandaloso enriquecimiento de este señor, con un sueldo anual que llegaba aproximadamente a los US$350000—incluidas dos bonificaciones por “productividad” ascendentes a US$40000 cada seis meses (de las que ya había recibido cuatro en los pasados dos años).  ¡Tal vez es ahí a donde va a parar el dinero que con tanto sacrificio pagamos por sostener un sistema eléctrico ineficiente y mal manejado, que ni siquiera permite el crecimiento económico del país!  Me imagino que ahora este señor se irá a disfrutar su retiro (donde hace rato se debió haber quedado), tal vez viviendo de los cuentos que él mismo se pueda inventar.  Cuentos como el de que el sistema eléctrico está funcionando bien, a toda su capacidad, y que eso de que a los abonados del servicio eléctrico les están robando en cada factura mensual es sólo una “percepción”…  Pero lo mejor de todo esto (para hacer corto el cuento) es que en este mismo momento es que están lloviendo las promesas—especialmente las de los presidentes de Cámara y Senado—de que se va a bajar el costo de la electricidad en los próximos meses.  Eso hace que un@ se pregunte dónde estuvieron quienes quieren presentarse como los héroes de último minuto cuando más se les necesitaba.  Pero siempre es fácil hacer leña del árbol caído…  Ya veremos qué sucede.


LDB

Una Semana De Transiciones

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está ocurriendo!

Antes que nada, discúlpenme la demora en el envío de esta semana, pero la verdad es que al llegar la hora en la que normalmente me siento a escribir estos mensajes los domingos por la noche (en tiempo GMT -0400), me sentí poco motivado para disponerme a teclear. No es que estuviese enfermo ni nada por el estilo, aunque en este último par de semanas ha estado haciendo su ronda un virus estomacal que ha tocado a mucha de la gente que forma parte del mundo en que vivo. Pero nadie se asuste, de mi parte está todo en control… ¡más o menos!

Como sea, la semana pasada en mi lugar de trabajo se caracterizó por ser la última semana de trabajo para varios de los empleados técnicos y administrativos. En este caso, se trata de empleados que han optado por acogerse al retiro, después de servir largos años a esa entidad que llamamos “el Pueblo de Puerto Rico”. Muchas de estas personas han dedicado sus mejores esfuerzos, en varios casos desde distintas posiciones, y no únicamente en el DRNA. El caso es que en el empeño de tratar de mantener el gobierno de Puerto Rico dentro de un tamaño manejable, tal vez con miras a evitar lo que ya nos sucedió los primeros 14 días de mayo pasado (véase este mensaje, este otro mensaje y este otro), se ha provisto una opción para el retiro de aquellos empleados públicos en o cerca de su tiempo de jubilación, a través de la concesión de un subsidio. Y ciertamente, una gran cantidad de empleados públicos, particularmente del DRNA, se acogieron a esta oferta; entre estos empleados se encuentra alguna de la gente que ha sido importante en mi carrera, ya fuese que me hubieran dado la mano en mis gestiones diarias o que me hubieran dado algún consejo que me ayudara a realizar mi labor más eficientemente. A todos los que así intervinieron en mi vida profesional, les doy las más sinceras gracias.

Pero… digo, siempre tiene que haber un “pero”… ¿a dónde irán de ahora en adelante? Probablemente la gran mayoría de ellos irán de viaje… o empezarán un negocio por su cuenta… o estarán cuidando los nietos… ¡siempre que no acaben cuidándoselos a sus hijos!

(Y esas son las transiciones a las que se refiere el título de hoy, por si no se habían dado cuenta….)

Sinceramente, al ver algo como esto, me pregunto qué sucederá cuando a mí me corresponda acogerme al retiro (si no me da con renunciar e irme a donde la grama se vea más verde…). Al día en que escribo esto, tal vez me queden otros 18 ó 19 años productivos. El problema es que muchas cosas pueden ocurrir durante todo ese tiempo…

Ya sé, escribir sobre cosas como ésta me suele poner melancólico. Y de momento, eso no es lo que quiero. Así que…

ESTA SEMANA (2—8 DE OCTUBRE DE 2006): Un novato tratará de hacer una gran venta en su primer día de trabajo en una tienda… En Groenlandia, un aviador se ve en apuros cuando le ordenan vaciar el tanque sanitario de un avión C-41 de la Fuerza Aérea estadounidense… Conozca las leyes de combate… ¡de Murphy!… Investigan un fenómeno de nacimientos sin precedente en un pueblito de Illinois… ¿Qué sucedería si otros productos medicinales copiaran el concepto del antipático e irritante comercial de un nuevo producto para el dolor de cabeza?… Y… En Irlanda, denuncian el uso de la Viagra… ¡para estimular el rendimiento competitivo de los galgos de carrera!

Así que antes de que a usted se le ocurra pensar sobre lo de los galgos… “esto ya me lo veía venir”… visite mi sitio ‘web’ y haga “click” donde dice “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejarlo ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB