Fuenteovejuna en Sirte

Title page of a comedy by Spanish playwright L...
Title page of a comedy by Spanish playwright Lope de Vega - Image via Wikipedia

¡Adió’ cará’!  ¿Que ustedes todavía están aquí, leyendo esto?  Para mí esto demuestra una de dos cosas: que ustedes son tan fieles seguidores de este blog, lo que me da el honor—más bien, el privilegio—de llamarlos “amigas y amigos, mi gente”… o que el Ing. Harold Camping, o sea, el viejo loco ése que se la pasa proclamando “el fin del mundo” cuando él lo dice

(Redoble de tambores, ¿por favor?)

¡falló otra vez (y seguirá fallando)!  ¡A ver con qué excusa sale ahora!  Es más, permítanme hacer una predicción aquí (digo, para eso y mucho más éste es mi blog):

ESE SEÑOR MORIRÁ DE VIEJO Y/O DE LOCO UN DÍA DE ÉSTOS.

Y aunque tenga tanta probabilidad de que ocurra una cosa como la otra—o sea, que él muera de viejo y loco o que sólo muera de viejo—, ésa sí que es una predicción que no debe fallar.

OK, ya nos quitamos de encima a ese desquiciado, así que vamos a lo que vinimos hoy.

Lo primero que pensé mientras revisaba mi cronolínea de Twitter después del mediodía (en hora de San Juan) del jueves pasado fue algo así como, “Esto debe ser una broma, ¿verdad?”  Ya para entonces, los medios principales estaban dando cuenta de que las fuerzas rebeldes en Libia habían ubicado al depuesto dictador, el Col. Muammar Abu Minyar al-Qadhafi,* y lo habían capturado.  Digo, de ser eso cierto—y acuérdense, eso era lo que yo pensaba en ese momento—, significaba que él habría cometido algún error táctico que lo hubiera dejado al descubierto, que le hubiera dado un exceso de confianza en que podía salir del lío en el que estaba metido.

Lo que no me esperaba fue lo que observé un par de minutos después en mi cronolínea (y si se preguntan, es que estoy traduciendo literalmente la palabra “timeline”), cuando los servicios de noticias que sigo en Twitter informaban que Qadhafi había sido muerto por los mismos rebeldes que lo capturaron.  “Bueno, pero y… ¿qué es esto?  ¿Será que el individuo se resistió a que lo capturaran y por eso lo mataron?”  Digo, eso sonaría más parecido al dictador desafiante, egocéntrico y excéntrico (al punto de mandarse a hacer una pistola en oro—mostrada gustosamente al mundo por alguno de sus captores-ejecutores luego de consumarse el hecho), al hombre que por 42 años rigió con mano de hierro los destinos de su país, el que los países de Occidente le atribuyen auspiciar y fomentar actos de violencia contra otros seres humanos—como albergar a los dos nacionales de su país que mataron a 270 personas (11 de éstas, en tierra) cuando derribaron un avión de pasajeros sobre una villa escocesa en diciembre de 1988 (vía Wikipedia: en español, en inglés).  O por lo menos, yo no lo vería de otra manera.

Y según se iban confirmando los primeros datos, surgió que pudo haber habido otra manera… aunque mientras escribo esto, eso es algo que no se sabe con certeza—y quién sabe si nunca se sabrá cuál fue esa manera.  Pero las imágenes no podían ser equívocas: un coronel Qadhafi ensangrentado y golpeado, arrastrado por la calle por sus captores, en actitud desafiante, como si aún tuviera la facultad de intimidarlos para que lo dejaran ir, so pena de una fuerte y dolorosa represalia… sólo para aparecer hecho cadáver pocos segundos después, sin que hubiera alguna constancia de cómo llegó al final de sus días.  Sólo el cadáver ensangrentado en el piso, en medio de la turba.  Sólo lo que parece ser un agujero de bala en la sien izquierda, de esos que se ven pequeños de entrada, pero dejan un gran destrozo a la salida.

Francamente, eso es para que ustedes y yo nos preguntemos: ¿era eso realmente necesario?  ¿Acaso cuesta mucho apresarlo y llevarlo donde las nuevas autoridades libias (aun si éstas no están muy bien constituidas que digamos) para someterlo a juicio, y que sean esas mismas autoridades las que decidan su destino?  Digo, algo así fue lo que se hizo con Saddam Hussein en Iraq—con quien, por cierto, Qadhafi comparte ahora la dudosa distinción de haber sido capturado mientras se escondía en la tierra: el dictador iraquí, en un agujero; el dictador libio, en una tubería de drenaje pluvial.  Pero tengo que insistir de nuevo: ¿qué les costaba a los rebeldes enjuiciarlo, exponer a su pueblo y al mundo las atrocidades, los lujos, las excentricidades, las componendas, todo, todo, TODO?  ¿Tanta prisa tenían ellos por “hacerle un favor” a los libios, y por extensión, al resto de la humanidad?

Y aún así, no sería la primera vez en la Historia de la humanidad que ocurre algo así, especialmente cuando no se sabe exactamente quién hizo el disparo fatal:

“JUEZ: ¿Quién mató al Comendador?

“PASCUALA: Fuenteovejuna, señor.”

(Tomado de: Fuenteovejuna, por Félix Lope de Vega y Carpio [1562–1635].)

Tal vez, Libia se convirtió en la nueva Fuenteovejuna y los libios son ahora los villanos (en el sentido antiguo de la palabra, no en el de “los malos de la película”, mind you) que se tomaron la justicia en sus manos.

¿Qué me dice a mí todo esto?  Tal vez que llegan momentos en la vida de los pueblos, cuando éstos se cansan de los abusos repetidos de quienes ostentan el poder.  Tal vez que quienes abusan de ese poder, quienes violan la confianza que se les ha dado, se exponen a que el descontento estalle, como un envase cerrado al que le aumentan la presión y revienta—al no tener por dónde liberar esa presión.  Y cuando ese estallido se produce… hay que tenerle mucho cuidado.  Y si no lo creen, fíjense en Irak, en Egipto, o hasta en Haití.

Y eso es algo a lo que yo creo que algunos dictadores en funciones o en ciernes deben prestarle mucha atención, porque en ello se les puede ir la vida.  Total, que de nada les servirán los lujos, los placeres, y hasta las excentricidades—como la pistola de oro del dictador libio (que de “gran cosa” le sirvió).  Ahí no habrá salvación posible, no podrán evitar atenerse a las consecuencias.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Ah, y nos vemos en la próxima entrada, que será oficialmente la número 400.  ¡Como pasa el tiempo!


P.S. Aunque se podría “castellanizar” un el apellido de este señor como “Gadafi”, voy a optar por no hacerlo en esta ocasión.


LDB

Y el león no era tan fiero na’

A still of 2004 Osama bin Laden video
Image via Wikipedia

Amigas y amigos, mi gente, hace exactamente una semana un acontecimiento hizo opacar la “fiebre” mundial por el casorio de Guille y Kati la boda del Príncipe “Guillermo” y la hoy Princesa “Catalina”—uno de esos eventos “sociales” en el que los monarcas quieren dar la impresión de que siguen siendo relevantes en el mundo, al comienzo del Siglo 21 (y quién sabe si sirvió de inspiración para que alguno de los “beautiful people” de aquí se le ocurriera la “charrería” de imitar el despliegue de lujo y opulencia de un imperio que ya no es ni la sombra de lo que fue)—para dar paso a la muy necesaria clausura (no sé si ésta sea una buena traducción para el inglés “closure”, pero “a lo hecho, pecho”) de un decenio dominado por el miedo.

(Por cierto, también opacó la noticia que resume los trágicos estragos de las inundaciones en el Midwest estadounidense, donde el poderoso Río Mississippi ha dejado muerte y destrucción a su paso, y para colmo, no se espera que ese río baje a su nivel… ¡sino hasta entrado el mes de junio!)

No hace falta decir que se trata de la operación de la casa amurallada de Abbottabad, Pakistán (información en español y en inglés, vía Wikipedia), donde se alojó durante cinco años (más o menos) el criminal más buscado del planeta, Osama bin Laden.  El autor intelectual de los trágicos sucesos ocurridos el 11 de septiembre de 2001 en New York, NY, Washington, D.C. y Shanksville. PA, en los cuales aproximadamente 3_000 personas perdieron su vida, como víctimas inocentes del celo de un grupo de fanáticos religiosos—sucesos a los cuales dediqué una entrada, al cumplirse su cuarto aniversario, y de los que puedo decir propiamente que estuve a punto de ver relativamente de cerca.

Muchas preguntas han surgido desde entonces.  Como por ejemplo, cómo fue que la inteligencia militar (sí, ya lo sé, esa frase es un “oxymoron”) estadounidense logró dar con el paradero del individuo, después de tanto tiempo y esfuerzo (y de tantas oportunidades que habría dejado escapar).  O cómo es posible que estando la vivienda donde se efectuó la incursión, ubicada en el mismo barrio urbano que una academia militar paquistaní, las autoridades paquistanas no tuvieran ningún conocimiento de que tan “distinguido” huésped estuviera viviendo bajo sus narices.  Por supuesto, ante la duda, las autoridades locales han tenido que recurrir al cuento de “ah, no, yo no sé, no” para poder sacar… esteeeeeeeee… las piernas del agua, o más bien, para que no se piense que le estaban sacando partido a darle albergue al “distinguido” huésped, mientras que se cantaba como colaborador de la parte agraviada en su “guerra contra el terrorismo”.

(Precisamente, la misma guerra que como escribí en la entrada anterior a la que me refiero arriba, tomó el rumbo que no era por razones que sólo se pueden explicar en términos de ventajería política, pero ya eso es otro tema.)

De todos modos, no hace falta decir que la intervención militar estadounidense resultó en la confiscación de material de gran importancia para entender el peligro que la organización terrorista encabezada por bin Laden representaba—y aún representa—para el mundo occidental… y que en el proceso, dejó ver la persona que se escondía detrás del mito.  A mí me llama mucho la atención el hallazgo de las cintas de vídeo que muestran a este individuo como vanidoso, obsesionado con su propia imagen, como el individuo envuelto en mantas y con una gorra tejida que le cubre la cabeza, sentado en el piso mientras observa visuales en los que se habla de él.  Digo, ¿tan preocupado estaba él de cuidar su imagen, de evitar cometer errores (aun cuando “pusiera un huevo” en la grabación de alguno de sus mensajes de propaganda terrorista y tuviera que repetir la toma)?  ¿Tanto se admiraba él?  ¿O tal vez no estaría añorando los “buenos” tiempos del pasado?

(Por cierto, lo primero que me vino a la mente cuando vi ese último video fueron aquellos antiguos comerciales en los que el ex-astro de los Yankees de New York del MLB, Reggie “Mr. Octubre” Jackson—de madre boricua, por cierto—, como portavoz de los televisores marca Panasonic, siempre se aseguraba de que hubiera “algo bueno en la televisión”—siempre y cuando ese “algo bueno” fuera que él estuviera en pantalla haciendo galas de su talento beisbolístico… ¿ya ven por dónde va esto?)

Yo no sé, pero a lo mejor no estarán muy lejos quienes quieran sacarle partido a esa imagen de bin Laden en particular, poniéndolo a pensar, por ejemplo…

“¿Cuándo terminarán con el %^+{#!$ reportaje ése, que yo quiero ver a ‘La Comay’?”

Pero parodias aparte, la pregunta más importante que me hago es si de veras debemos creer que con la muerte de bin Laden, el mundo es ahora un poco más seguro.  Como es de esperarse, los actuales personeros de la organización que bin Laden dirigía hasta su muerte ya han jurado venganza contra los EE.UU., aunque hay quienes ponen en tela de juicio que la manera de ejecutar esa venganza sea igual de intensa que la de hace casi 10 años.  ¿Y entonces?

“¿A dónde irá el mundo desde aquí?  […]  Puede ser que uno (o una) trate de hacer lo que dice el refrán, «A mal tiempo, buena cara».  Puede uno intentar vivir una vida con una semblanza de normalidad… ¡pero las huellas de los trágicos y criminales eventos del 11 de septiembre de 2001 han hecho que nada sea lo mismo!”

Me temo que lo que escribí en este blog el 11 de septiembre de 2005, será nuestra realidad de cada día, por mucho tiempo más.

Y de cara al Puerto Rico BloggerCon 2011 del próximo sábado, ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, mi gente.

LDB

Cuestion de confianza

¡Saludos, mi gente!

A la hora del lunes 19 en la que empiezo a escribir esta entrada (20:31 UTC –04:00), en los noticiarios se ha mencionado con mayor o menor destaque un estudio del Pew Research Center, el cual indica algo que me llamó mucho la atención (por lo que también lo ubiqué en mi otro blog—si no me da con iniciar el blog en inglés que tanto me estoy prometiendo que voy a reiniciar en Blogger.com y aún no lo hago—, Lo que me llama la atención).  Resulta que según el estudio (divulgado ayer, 18 de abril de 2010), cerca del 22% de los encuestados dijo tener confianza en el gobierno estadounidense “siempre” o “la mayor parte del tiempo”.  Digo, si eso es así, eso nos deja con aproximadamente 78 de cada 100 estadounidenses descontentos con su propio gobierno nacional.  Y ya eso es demasiado decir.

De acuerdo con el informe que acompaña al sondeo, la confianza de los estadounidenses en el gobierno federal ha estado bajando de forma continua desde 1958 (el año en el que yo nací, por cierto), cuando el valor de esa estadística (confianza) era de 73%, en los tiempos en los que el general del ejército estadounidense, Dwight D. Eisenhower, presidía ese gobierno.  Como causales del bajo índice de confianza para el 2010, la encuesta cita la incertidumbre económica, un ambiente altamente político-partidista, y un abrumador descontento con el Congreso estadounidense y con los oficiales electos de ese gobierno—descontento acentuado por el agrio debate producido hace un par de meses en ese foro deliberativo, durante la consideración de la legislación propulsada por el presidente Barack H. Obama para reformar el cuidado de la salud.  Aún así, la encuesta dice que lo más que se puede decir de los estadounidenses es que están más frustrados que enojados, con 56% de frustrados y 21% de enojados (y sabe Dios cuántos que están… esteeeeeeeeee… mucho más que enojados).

Según los medios de prensa han interpretado los detalles del sondeo, lo anterior pudiera representar una situación problemática para la administración Obama y para los Demócratas, que tienen ante sí la perspectiva de perder varios escaños en las elecciones congresionales intermedias (en inglés, mid-term elections) de 2010.  A corto plazo, según una de esas interpretaciones de los medios, ello podría beneficiar a aquéllos en el Partido Republicano que no salieron electos en noviembre de 2008, a pesar de haber sido parte de la cultura de obstruccionismo político-partidista que alimenta la desconfianza a la que se refiere la encuesta.

Y ésa es una de las posibles consecuencias a corto plazo.  A largo plazo, según la misma interpretación, la desconfianza podría llevar a que los ciudadanos dejen de involucrarse en los asuntos que afectan a sus comunidades.  Entonces, la apatía se adueñará de los ciudadanos… y quién sabe si hasta la violencia.

(Y éste es un buen momento para recordar hacia dónde conduce la violencia, justo cuando el día en el que escribo esto se conmemoran 15 años de la muerte sin sentido de 168 seres humanos—incluidos 19 niños de un cuido diurno—en el atentado terrorista contra el edificio federal de Oklahoma City.)

OK, ya sé que me estoy extendiendo bastante en el tema de la encuesta del Pew Research Center.  Pero creo que sería bueno extrapolarla un poco hacia la realidad puertorriqueña en la segunda década del Siglo 21.  A mi juicio, en Puerto Rico tenemos factores similares a las causales que llevan a la baja tasa de confianza expresada en la encuesta:

  1. Existe una incertidumbre económica, acentuada por la manera (buena o mala) en la que se está manejando la economía—si a eso se le puede llamar así.  (Y no hace falta que yo entre en detalles al respecto, ¿o sí?)
  2. Hay un ambiente altamente politizado, en el que no se permite que florezcan las ideas que puedan ayudar a mejorar la situación de los puertorriqueños, si las mismas no están teñidas de azul novoprogresista (PNP) o de rojo popular (PPD)—o hasta de verde independentista (PIP), si algún día le dan un chancecito a ese partido, pero ya eso es otra historia.  (Y no me pongan a hablar sobre los intentos de los partidos políticos y sus huestes por pisotear a quienes tratan de ayudar a los pobres a pararse sobre sus propios pies.  De ese tema ya he hablado bastante…)
  3. Y sobre todo, también existe un descontento—si no abrumador, por lo menos significativo—con la Asamblea Legislativa de Puerto Rico (digo, no hay mucha diferencia entre nuestra legislatura y el Congreso federal en ese aspecto) y con los funcionarios electos supuestamente para representar nuestros intereses como ciudadanos.  Al igual que lo que se refleja en la encuesta a la que me he referido, en Puerto Rico hay quienes están decepcionados con quienes nos venden promesas de que se resolverán nuestros problemas económicos, que se pondrá coto a la alta actividad delictiva que nos atemoriza, que se atenderá más eficientemente la salud pública, a cambio de que les demos nuestro voto… para entonces resultar que todas esas palabras lindas, que todas esas esperanzas que se nos vendieron no son nada más que espejismos, y que aquellos vendedores de utopías (que los hay en todos los lugares, que venden lo mismo el capitalismo a rajatabla que el socialismo radical—lo lamento mucho, pero a unos y a otros les va igual) son sólo unos mediocres que abdican a su sentido de responsabilidad individual y social y prosperan a costa de nuestra situación, la cual no tendrá visos de mejorar en mucho tiempo.

Después de esto, que alguien me diga: ¿habrá o no razón alguna para desconfiar del gobierno?  Y si lo que dice la encuesta a la que me referí en esta entrada es lo correcto, ¿cómo será ese sentir en Puerto Rico?

Pero bueno, ¡vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta la próxima.


FUENTES:

  1. Majority of Americans Distrust the Government (Reuters, vía Yahoo! News, 19 de abril de 2010)
  2. Poll: 4 out of 5 Americans Don’t Trust Washington (Associated Press, vía Yahoo! News, 19 de abril de 2010)

LDB

Y ya empezamos mal

¡Hola, mi gente!  ¿Cómo estuvieron esas Navidades, ah?

Les doy la bienvenida a un nuevo año—y si lo seguimos donde lo dejamos la vez pasada, a una nueva década—en el que seguiremos arrastrando los mismos problemas de siempre, aunque también puede que surjan nuevos problemas (y quién sabe si son éstos son hasta peores).  Es más, pensemos por un momento: A esta fecha hace 10 años, ¿quién iba a imaginar que de la noche a la mañana, el mundo iba a “perder su inocencia” porque a uno o varios grupos de fanáticos religiosos se le ocurriera implantar su agenda de opresión, muerte y destrucción?  ¿Quién podía pensar entonces que esa situación se habría de prestar para el oportunismo de unos líderes que perseguían su lucro y la satisfacción de sus propios intereses, y cuyas torpes acciones no han ayudado a devolver a su país y a l mundo la tranquilidad, la paz y el sosiego?  Y en lo que a Puerto Rico se refiere, ¿quién podía imaginar entonces que los juegos del poder llegarían a un punto en el que el figureo y la falta de prudencia causaran estragos, y que se tomarían decisiones carentes de sensibilidad, en aras de una “recuperación y estabilización fiscal” que aún deja algunas dudas?

De todo eso habrá oportunidad para conversar durante el año que acaba de comenzar—y ciertamente yo pienso seguir siendo parte de esa conversación hasta que no pueda más (pero no se preocupen, que aún falta tiempo para eso).  Sin embargo, en este momento tengo que unir mi voz a las muchas voces que han expresado su sentir por la tragedia del pasado martes 12 de enero de 2010 en Haití, a eso de las 16:53:10 UTC –05:00, cuando un terremoto de magnitud 7.0 sacudió la capital de la nación más pobre en el hemisferio occidental.  (El Inventario Geológico adscrito al Departamento de lo Interior estadounidense ya tiene un informe preliminar sobre el terremoto de Haití; versiones en inglés y en español.)  Una tragedia de la que se espera un alto saldo de muertos (que mientras escribo se dice que puede llegar a—por lo menos—unos 50000, o hasta a 100000, y quién sabe si hasta más que esa cantidad…), que seguirá aumentando según disminuyan las posibilidades de encontrar sobrevivientes bajo los escombros.  Muertos que ya están llenando las calles, porque no pueden encontrarles ni espacio en los cementerios.  (Y según estuve viendo hace un par de horas por NBC, en algunos casos ha habido que llegar al extremo de incinerar los cadáveres, a falta de un espacio donde sepultarlos con alguna semblanza de dignidad.)

¿Y qué hay de quienes han tenido “la suerte” de sobrevivir?  Cargarán por el resto de sus vidas con las cruces del dolor, de la desesperación, de la angustia.  Muchos de ellos llevarán cicatrices físicas, heridas profundas en el cuerpo.  Algunos (y francamente, yo espero que no sean muchos) quedarán tan mal heridos que habrá que arrebatarles los miembros corporales gravemente destrozados.  Y muchos más llevarán cicatrices emocionales, heridas muy profundas en el alma.  Malos recuerdos que los perseguirán por el resto de sus vidas, hasta que ya no puedan huir y caigan vencidos, heridos de muerte, de muerte espiritual y hasta física.

Un golpe más para un pueblo que ha luchado por ser próspero y feliz, y que no se merece que la vida le siga pagando así.  Un golpe que se suma a los golpes que recibe cada año durante la temporada de tormentas y huracanes del Atlántico norte, cuando las tormentas o huracanes de las que nos libramos—porque diz que “somos bendecidos”, como dicen algunos que creen que Dios es una sartén a la que pueden tomar por el mango—se ensañan en su contra.  Un golpe que se suma a los golpes de los que ha sido objeto a través de su historia, cuando la codicia y la soberbia del poder le ha despojado de sus bienes y de su dignidad.

Así que por supuesto, es ahora cuando empieza el esfuerzo para ayudar a las víctimas del terremoto en Haití.  Es ahora cuando los demás países del mundo empiezan el ejercicio de demostrar que se preocupan por hacer llegar a la fuertemente afectada capital, Port-au-Prince, los frutos de la caridad y el desprendimiento de sus ciudadanos.  Y la tarea que le espera a quienes realizarán este esfuerzo, a mí me parece que va a ser titánica.  Va a ser la reconstrucción de un país devastado por un fenómeno natural.  Y eso (¡obviamente!) no se va a lograr de la noche a la mañana.  Va a requerir un compromiso que dure mucho tiempo, y que además trascienda la reconstrucción del país y la ayude a encaminarse por la vía de los países prósperos, estables y seguros.

Y la pregunta que me hago es: ¿Estará dispuesto el mundo a hacer ese compromiso con Haití, o ese país quedará a su suerte una vez las cosas vuelvan a su “normalidad”, como siempre le ha ocurrido?  Ya veremos lo que ocurra.  Mientras tanto, vaya desde aquí mi pena y mi solidaridad con el pueblo haitiano, y mis mejores deseos de que puedan sobrevivir a esta lamentable tragedia con la que empezaron el 2010, y de que puedan salir fortalecidos y con fe de que pueden concretar sus aspiraciones de paz, libertad y prosperidad.

Y ya que así fue como empezó el 2010… ¡vamos a dejar ese comienzo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.  Hasta la próxima.

LDB

Lo peor… aún no ha pasado

El tamaño injustificado del gobierno y su rígida estructura burocrática obsoleta, impiden la prestación ágil y eficiente de servicios públicos a nuestros ciudadanos….  Reorganizaremos y modernizaremos las estructuras organizativas de nuestras agencias y departamentos, para hacerlas más horizontales y flexibles, aclararemos y redefiniremos su misión, rol y propósito y eliminaremos redundancias y duplicidad de procesos y funciones, para que respondan ágil y efectivamente a las necesidades del ciudadano.  Esto se realizará sin despedir empleados públicos e involucrándolos en el proceso de reforma.  Garantizaremos sus derechos adquiridos y asignaremos los recursos necesarios para su desarrollo profesional y personal.

Plan de Gobierno del PNP 2009–2012, páginas 20 y 21 (énfasis en el original)

¿Como están ustedes, mi gente?  Aquí estoy de regreso.

La verdad es que el pasado par de semanas no ha sido muy fácil que digamos, a juzgar por las secuelas de la segunda ola de despidos de servidores públicos requerida bajo la Ley 7 de 2009.  Las mismas que el programa de gobierno del PNP para el presente cuatrienio afirmaba que no ocurrirían.  Y aquí ha habido de todo.  Desde la traumática experiencia de recibir la fatal misiva, hasta amagos de violencia que en nada ayudan a buscar una salida razonada y sensata a esta triste situación.  Pero déjenme ir por partes, sobre todo desde el punto de vista de la experiencia que me ha tocado vivir de cerca en el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico (DRNA).

La entrega de las cartas de despido ha creado un ambiente de desasosiego general entre aquellos compañeros de trabajo que las han recibido.  En estas dos semanas he podido ver a padres y madres de familia, madres solteras y demás—gente cuyo único “pecado” ha sido servir diligentemente y de manera profesional a quienes así lo necesitan—con los rostros desencajados, con lágrimas que se les hace difícil contener, sumidos en la negación, en no comprender por qué les ha ocurrido una cosa así, que se cuestionan qué pudieron haber hecho para merecer quedarse sin empleo de la noche a la mañana.  (Y muchos de ellos son parte del mismo electorado que le dio el voto al Lcdo. Luis G. Fortuño Bruset para la gobernación, y que probablemente se sentirán que han sido traicionados.)

Y lo peor del caso es que no todas estas personas llegaron a sus puestos en el día de ayer.  Alguno que otro llevaba alrededor de 20 años ocupando dignamente su puesto (que como sabrán, es el mismo tiempo que yo llevo en mi puesto… ¡y eso a mí me para los pelos!), y sin embargo, por decirlo así, “cayó en la redada” de los despidos.  Algo que se suponía que no sucediera.  Y se suponía que no sucediera, porque se había dado la impresión de que se procedería a despedir según la antigüedad del empleado en el servicio público, hasta unos trece años y medio (y aún con eso, la medida me parece irracional e injusta).

Al igual que ha sucedido con otras agencias de gobierno—como se ha planteado con la Oficina del Procurador de las Personas de Edad Avanzada (cuya directora se ha negado a firmar y entregar las cartas de despido, lo que a la larga la podría poner en aprietos “por no seguir instrucciones”)—, en la práctica se han desmantelado unidades de trabajo completas, al despedirse a todo su personal de una manera indiscriminada.  Y esto refleja una aplicación insensible e impensada de la Ley 7, en la cual no se tomó en consideración el impacto en los servicios que se ofrecen al público, y que deja al descubierto la incompetencia de quienes la aplicaron.

Y esta incompetencia también queda manifiesta cuando se nota que algunos de los despedidos son empleados que cobran sus sueldos de los programas de ayuda del gobierno estadounidense (como es el caso de la mayoría de los empleados de la procuraduría antes mencionada—y de ahí, el lío en el que está envuelta su directora).  Y eso es absurdo, si lo que se quiere resolver es una deficiencia de dinero en el Fondo General del gobierno de Puerto Rico, ¿no?  ¿Será que, al igual que los legisladores—los mismos que ayer aprobaron la Ley 7 para quejarse hoy de que “no sabían” que se iba a despedir a una gran cantidad de servidores públicos—, los responsables de las cesantías aprueban las cosas sin siquiera leerlas?

Yo no sé cómo lo vean, pero—y aquí me tendrán que disculpar si lo que sigue en este párrafo es muy gráfico—hay una expresión que yo utilizo a veces para exagerar el impacto de aplicar un remedio incorrecto a un problema grave, de que es como si para manejar el problema de pulgas de un perro hubiese que tumbarle la cabeza.  (Y no hace falta mucho para entender que eso es “cosa de brutos”.)  Pero en el caso que nos ocupa, el remedio ha sido muchísimo peor que la enfermedad: ¡aquí descuartizaron el perro por completo!

Y a mí me parece que ése es el problema: La ejecución de los despidos de servidores públicos requeridos por la Ley 7—la misma acción que se suponía como “el último recurso” para salir de la crisis en las finanzas gubernamentales—se ha efectuado de manera impensada, insensible, sin razón ni sentido, sin pensar en las consecuencias que traerá a la larga.  (Y quien esté leyendo esto haría bien en mirar la nube de etiquetas de este blog y colocar el cursor sobre la palabra “consecuencias”, para ver cuántas entradas llevan esa etiqueta—digo, por alguna razón será…)

Y algunas de esas consecuencias… lamentablemente no son las más agradables.  Para muestra, basta con algunos botones: llamadas telefónicas con amenazas de bomba en los edificios públicos, conatos de incendio, amenazas de muerte contra funcionarios gubernamentales, tumultos, agresiones con objetos como huevos y piedras contra el gobernador Fortuño, amagos de fuerza bruta de parte de los sectores “oprimidos” como los camioneros de volteo y carga, expresiones de que “en ningún lugar de Puerto Rico habrá tranquilidad” por parte de algunos líderes obreros (por un lado), y réplicas oficialistas de que quienes así actúen serán considerados como “terroristas” sujetos a que se les apliquen las mismas leyes federales que a quienes abogan por la “guerra santa” (por el otro lado)…

(Y que conste: TAN MAL LO HACEN LOS UNOS COMO LO HACEN LOS OTROS.  Aquí no hay diferencia.)

Tal vez no sea de extrañar que ya algunas voces—como la de la escritora de ascendencia cubana, Mayra Montero, en su columna dominical en La Revista de El Nuevo Día—estén llamando la atención (como hice anteriormente) a que se esté asomando el espectro de la delincuencia oficial que se manifestó en los trágicos sucesos del Cerro Maravilla, bajo el disfraz de “proteger” al pueblo puertorriqueño de posibles actos de terrorismo.  Y como yo también he dicho en otras ocasiones, no hay que andar mucho para llegar a ese extremo.

Pero así son las cosas en estos momentos.  Se toman decisiones tan delicadas y trascendentales sin consideración a las consecuencias que esas decisiones traerán, en un claro y abierto menosprecio por la responsabilidad social que conlleva tomar esas decisiones.  (Y de nuevo, noten cuán prominentes son estas dos frases, junto con las de “responsabilidad personal/individual”, entre las etiquetas de este blog—e insisto que por alguna razón será…)  Aunque tal vez sería demasiado pedir que quienes recomendaron y tomaron la decisión de efectuar estos despidos entiendan que tienen su cuota de responsabilidad.  Después de todo, su enfoque filosófico nos recuerda algo que se llegó a postular en algún momento durante la presidencia de Ronald W. Reagan (1981–1989), de que los pobres (y no los “agraciados”) son los que tienen la culpa de ser pobres, porque no aprovechan las oportunidades que se les dan para salir de la pobreza.

Pero de que tienen esa responsabilidad, la tienen.  Y la historia se encargará de decir cómo la ejercieron.

Mientras tanto, habrá que buscar la manera de remendar corazones rotos, de consolar a quienes ven derrumbarse sus aspiraciones profesionales por una malísima decisión gubernamental, de decirle a quien ha salido perdiendo en esta batalla mal librada en la que no tiene arte ni parte… ¡QUE NO ESTÁ SOL@!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, y sobre todo, mucho valor y mucha firmeza, que sólo así podremos vencer la adversidad… venga de donde venga.


P.S.  Por si se preguntan, para mi bien o para mi mal, yo no formo parte de la lista de despedidos en el DRNA.  Pero al ver la injusticia y el agravio cometido contra otros compañeros de dicha agencia, no me hace sentir mejor el haber sobrevivido…


LDB