De Regreso Desde El Frio

¡Hola, mi gente! Como dice el título, ya yo estoy de regreso… ¡y esto es lo que está ocurriendo!

Pues sí, acabo de regresar de un viaje relámpago que hice este fin de semana al estado de Connecticut, con el fin de ver a varios de mis primos que residen allí (y muy en especial a los deudos de un primo mío que falleció a comienzos de septiembre pasado). Les diré que la pasé muy bien este pasado fin de semana… ¡a pesar de que la climatología local quiso ponerme a prueba! Resulta que debido a la influencia de un sistema meteorológico que soltó aproximadamente un metro de nieve (o menos) en las cercanías de los Grandes Lagos (especialmente en el Oeste del estado de New York), las temperaturas nocturnas descendieron considerablemente en el Nordeste de los Estados Unidos hasta las inmediaciones de los 0°C (alrededor de 32°F). Pero, si alguno de quienes me leen creía que iba a dejarme vencer por el clima… ¡se ha podido dar tremenda… esteeeeeeeeee… sorpresa!

No, en serio, para mí que la temperatura estuvo muy tolerable, algo distinto a lo que yo esperaba, que me calara los huesos. Lo mejor del caso fue que ya yo iba preparado para eso, y para lo peor que hubiese podido ocurrir si la temperatura bajaba aún más.

Pero eso no es de lo quiero escribir hoy. Aunque tenía poco tiempo disponible, pude conocer un par de lugares que no había visto en visitas anteriores. Uno de ellos es el museo del antiguo tranvía de la ciudad de Hartford (capital estatal), el cual conserva carros de tranvía de principios del Siglo 20. Muchos de los carros de tranvía en exhibición lucen muy bien cuidados, y hasta exhiben retazos de la publicidad de los años en los que corrían por las calles. Digo, a que muchos de mis lectores no se imaginan un anuncio para el serial radial “El Llanero Solitario” auspiciado por una marca de pan o de jabón… o una exhortación a la compra de “bonos de guerra” para ayudar al esfuerzo de los aliados en la Segunda Guerra Mundial… o al “pequeño Joe” de Bonanza (o sea, el ya fallecido actor, Michael Landon) estelarizando un espectáculo de rodeo en algún escenario local…

Pero eso no fue todo. Al día siguiente, tuve la oportunidad de presenciar la versión local de la “Carrera Por Una Cura”, que se corrió en el parque principal de Hartford (situado junto al Capitolio estatal) como en varias ciudades en los EE.UU., más San Juan (donde se celebraba por segundo año consecutivo)… Digo, era eso o no tener manera de ver a los primos que me faltaba por ver, pero bueno… Les diré que a pesar de que el frío matinal sí estaba fuerte, pude compartir allí con mis familiares y, por qué no, pasar la clase de ratitos que no se dan todos los días, especialmente cuando hay distancias de por medio.

Lamentablemente, “todo tiene su final” (¿dónde ca… perdón… rayos habré oído eso antes?), y mi viaje relámpago no fue la excepción. Pero no me puedo quejar, porque experiencias como esa hacen que mi diaria batalla aquí en Puerto Rico sea más llevadera.

Es más, voy a hacer una cosa: Voy a dejar para el próximo fin de semana la actualización de la sección de humor de mi sitio ‘web’. Y como dice el dicho, “Muerto el pollo, se acabó el moquillo”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

LDB

Anuncios

El Llanero Solitario Cabalga de Nuevo…

“Un brioso caballo con la rapidez de la luz… una nube de polvo… y el grito de… ‘¡Qué vergüenza para el pueblo de Puerto Rico!'”

Saludos, no es que se me hayan confundido los canales de TV. Es simplemente que no tengo otra manera de describir lo sucedido el pasado jueves, 27 de mayo de 2004 en la oficina de correo interno del Palacio de Santa Catalina (también llamado “La Fortaleza”), residencia oficial del Gobernador de Puerto Rico (o en el caso actual, la Gobernadora… por lo menos hasta el 1 de enero de 2005). Ese día, un joven desempleado fue hasta dicha oficina a que se le explicara que querían decirle en una carta que había recibido de la mansión ejecutiva… ¡SÍ PEPE! No hace la recepcionista más que tratar de atender al joven, cuando de momento éste la agarra y le pone un cuchillo al cuello, porque quiere que la Gobernadora lo atienda directamente. De inmediato, se llamó a las unidades de la Policía de Puerto Rico que atienden esas situaciones, pero el individuo se negaba a deponer su actitud y su cuchillo e insistía en hablar personalmente con la Gobernadora.

Fue así que la Gobernadora salió de su despacho (teniendo que dejar de lado veintipico’emil asuntos más importantes que atender) para acudir a la oficina de correos y—contra toda recomendación de la plana mayor policial—enfrentarse directamente con el secuestrador. Una vez allí, según los periodistas que estaban allí, logró que el secuestrador soltara su arma y a la rehén y pudo dialogar con él; se dice que la Gobernadora hasta regañó al joven, en el sentido de que ésa no era la forma de hacer las cosas. (Y aunque por primera vez confieso en este blog que no comparto la ideología política de la Gobernadora, en esta ocasión tengo que darle la razón.) Al final, la Gobernadora pudo calmar la situación y llevarse a la recepcionista a su despacho.

En cuanto al secuestrador… yo no creo que él corra mejor suerte después de este incidente. Sucede que el individuo tenía antecedentes penales por haber escalado una escuela, lo que tras el incidente del jueves 27, no le debe ser muy favorable. Total, que si alguna enseñanza se puede extraer de todo esto, es que hay maneras de llamar la atención de quienes tienen el poder cuando estamos en necesidad extrema… pero eso no incluye el querer hacer daño a otros. DE NINGUNA MANERA.

Y ahora, a otra cosa…

ESTA SEMANA EN “HUMOR” (2004-21): Una mujer cuenta su versión del asesinato de su esposo… Una niña quiere saber de dónde vienen los bebés… ¡y se lleva tremenda sorpresa!… “Pavo en salsa blanca”: una nueva excusa para el adulterio… La nueva Princesa de Asturias tiene problemas para ajustarse al protocolo real… Controvertible cineasta estadounidense le imputa a su presidente ser el causante de casi todos los males del mundo… Y… Qué sucede cuando se enfrentan una compañía japonesa y una estadounidense en un evento de canotaje de río.

(http://luisdbeltranpr.tripod.com/humor/index.htm)

Y así lo dejo por el momento. Cuídense mucho, lectoras y lectores. Bye!

LDB

Por cierto, ¿quién ca… era ese enmascarado?

Heigh-ho Silver! Away!