La caída del gracioso

2003 Bentley Azure Mulliner Final Series Photo...
Image via Wikipedia

OK, amigas y amigos, mi gente.  En la entrada anterior terminé pidiendo que vinieran los payasos.  Pero tal vez con la prisa de escribir se me olvidó (¿de veras?) mencionar que de unos meses a esta parte teníamos un payaso entre nosotros.  Una figura que ha querido darle un entretenimiento gratuito a Puerto Rico y al mundo.  Un individuo que a falta de la capacidad para desarrollar ideas que ayuden a su pueblo a superar su infortunio, se ha convertido a la trágala en una figura folclórica, en un referente cultural populista, en un bufón que tal vez cree que todo mundo debe reírle las gracias.  Y en el proceso, ha puesto en entredicho muchas cosas, tales como el prestigio (por lo menos, el poco que pudiera tener en estos momentos) de la profesión política, y hasta la afición de ciertos medios convencionales por la trivialización y el sensacionalismo.

Pero vamos por partes, comenzando por lo que escribí hace menos de un año:

“… todavía es la hora en que se me hace difícil entender cómo es posible que elijamos para los puestos públicos en Puerto Rico, personas que por lo demás deberían asumir una conducta pública digna… para entonces echar por tierra esas expectativas.  Pero a veces, la vida nos demuestra que no siempre el que más se llena la boca predicando la honestidad es el más honesto, no siempre el que más se llena la boca predicando la paz y el amor hacia el prójimo es el más tolerante hacia quienes no son sus iguales, no siempre el que más firmemente se apega a la prédica de la moral y la decencia es el mejor ejemplo a seguir.

“Prueba de ello nos la dieron la semana atrasada… dos ‘servidores públicos’, quienes se han visto envueltos en situaciones que apuntan hacia su carácter y su entereza moral (o a la falta de los mismos).  (Uno) de ellos…  el senador (of all people!) Antonio Soto Díaz, que se hace llamar “el chuchin”, quiso caer en gracia durante un programa matinal en la radio FM local… y se ufanó de que la contratación como su ayudante, de la conocida modelo profesional Yadira Hidalgo… esteeeeeeeeee… no fue precisamente por sus cualificaciones profesionales, si entienden lo que quiero decir…

(OK, voy a decirlo como es: fue… esteeeeeeeeee… ¡porque ella tenía unas tremendas nalgas!  PUNTO.)

Francamente, con un antecedente como ése, no cabría esperar nada bueno.  Al contrario, sólo tienen cabida las payasadas cada vez más espectaculares.  Como la supuesta capacidad de ese individuo para “adivinar” el resultado de un campeonato deportivo o la candidata delegada (¿así las llaman ahora?) ganadora de Miss Esto o Miss Aquello o Miss Lo Otro, porque él alega ser “brujo” (y no precisamente en referencia al cognomento de los oriundos de la ciudad de Guayama, en el sur de Puerto Rico para los que me leen en el extranjero).  Aunque yo no sé: creo que el pulpo aquél que predijo que España vencería a los Países Bajos en la Copa Mundial de Fútbol/Soccer/Balompié del año pasado, acertaba más que el “honorable” en cuestión.  (¡Una pena que nuestro amigo el cefalópodo ya no esté con nosotros; a lo mejor aún se lo están cenando en escabeche!)

Pero para hacer el cuento corto, lo que parece haber tirado a ese individuo a la fosa de los leones es su admisión de que maneja un costoso automóvil Bentley blanco de 1999, de esos que ni yo ni muchos de mis lectores y lectoras nos podríamos costear por más que quisiéramos (el precio de un Bentley nuevo del año-modelo 2011 ronda los US$200000—y si no me lo creen, háganse una búsqueda en Yahoo! Autos para que lo vean con sus propios ojos).  Y entonces, ¿cómo una persona como ésa puede acceder a un vehículo así de lujoso, sin ser un empresario de esos a los que el éxito les sonríe, o sin ser uno de esos afortunados que gastan su dinero en lujos, como si su vida dependiera de tanta ostentación?  Ésa es la gran interrogante, y el muy “distinguidísimo” senador ha tratado de contestarla… ¡de tres o cuatro maneras diferentes!  O lo compró (cosa que yo dudo, nada más en vista del precio mencionado arriba en este párrafo), o lo usa mediante un arriendo, o se lo prestaron (naaaaaaaaaah!)… o se lo regaló una persona “anónima” porque como él es diz que “buena gente”…  (Si por eso último fuera, a lo mejor manejaría un auto de mayor “distingancia”—sorry, doña Jacinta!—que la guagüita que yo manejo de momento… total, soñar no cuesta nada…)

(O quién sabe si otros le “prestaron” a él su buen nombre, su crédito, para él poder adquirir ese costosísimo vehículo y así tener de qué ufanarse ante un país que le ríe las gracias.  Digo, uno nunca sabe…)

Pero si es patético ver la clase de ejemplo que da una figura pública como ésa, para mí es más patético que se le dé foro en los medios de comunicación principales, que se le dé lo que llaman un “outlet” para él poder hacer los disparates que le dé la gana, tal vez esperando a cambio la risa de una ciudadanía que no aguanta el incremento en el costo de sobrevivir (más que de vivir), que tiene que salir a la calle con el temor de no poder regresar con vida a su casa, que sufre y padece serios problemas de salud y bienestar a los que sus líderes le dan la espalda.  Y esta experiencia pone en evidencia la parte que desempeñan los medios de comunicación social, cuando se dejan llevar por lo trivial, por lo que no es sustancia, por lo que apela al instinto más bajo del ser humano.  Cualquiera diría que muchos de estos medios se han dejado perder el respeto de sí mismos, a cambio de lograrse una posición de privilegio en el favor del público.

Total, que ya yo lo venía diciendo hace tiempo (de la misma fuente que en la cita de arriba)…

“… eventos como éstos apuntan hacia un síntoma bastante serio, en lo que respecta al liderato político del país.  Un liderato político sin carácter, sin vocación de servicio, que se deja llevar por sus impulsos más bajos…

“Tal vez ésa es una de las consecuencias de elegir ‘cualquier cosa’, lo que sale de debajo de la tapa de un zafacón (‘papelera’, ‘cesto para la basura’, etc.), como la persona que ha de representar y defender los intereses del pueblo, en lugar de buscar personas que tengan un sentido de responsabilidad, que tengan un sólido carácter moral, que asuman con seriedad la función pública, que manifiesten dominio propio.

“Tal vez, es ahora que nos damos cuenta de ello.”

O tal vez nos dimos cuenta de ello hace mucho tiempo y no lo hemos querido admitir… ¡qué sé yo!

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien, mi gente.

P.S. También les interesará leer esta entrada del blog de Benjamín Torres Gotay en la edición del 5 de junio de 2011 de El Nuevo Día.  No creo haber visto hasta el momento una crítica más contundente (o tal vez la hay en otro sitio, pero para muestra, basta con este botón).


ACTUALIZACIÓN PARA EL RÉCORD (16 de septiembre de 2011): ¡Ya era hora!  Luego de varias semanas en las que no se sabía de él, toda vez que la “luna de miel” con la prensa ahora le sabe a otra cosa, el senador Antonio “el Chuchin” Soto Díaz presentó su renuncia al puesto que mal ostentaba.  Desde aquí, le esperan vistas e investigaciones en su contra, por cosas que van desde cómo obtuvo el vehículo lujoso del que tanto se jactaba que se lo habían regalado por “ser buena gente” y porque lo “quieren” mucho, hasta posibles casos de evasión contributiva (yo no sé, pero tal vez le hubiera sido de provecho pensar en el destino de cierto Alphonse Gabriel Capone, 1899–1947…).  Pero al menos, lo importante en el momento en que escribo esta actualización (porque ya yo no lo puedo hacer como comentario aparte, al haber pasado más de 30 días desde que publiqué esta entrada) es que esto debe servirnos a tod@s como una lección sobre el cuidado que hay que tener a la hora de escoger candidatos a puestos electivos, que no debemos escoger “cualquier cosa” porque nos parezca simpático, sino a escoger los hombres y las mujeres que asuman responsablemente la función de manejar los destinos de un pueblo con dignidad y respeto.  Mientras tanto, habrá que ver quién será el (la) próxim@ que caiga enredado en su propia trampa.

Alas, poor Chuchin, we hardly knew ye…


LDB

Algunas Misas Sueltas

Hola, mi gente. ¡Esto es lo que está pasando!

Bueno, aquí estoy, con un poco de retraso, a ver de qué se me ocurre escribir en este momento:

1. Del infame vídeo C-59: the jury is still out en cuanto a si valió la pena gastar tanto dinero en investigar la intriga capitolina. Unos dicen que no se justificó la pérdida de tiempo y dinero, habiendo en estos momentos una situación económica precaria en el país. Otros dicen que sí se justifica, en tanto se exponen a la luz las atrocidades que se cometen contra la disidencia política, e incluso las “travesuras” de quienes se supone que tienen a su cargo la vigilancia en la casa de las leyes (es decir, eso de que ellos se la pasaban retratando te… ¡uy, perdón!… retratando las partes íntimas de las mujeres… ¡y hasta la intimidad de los camarotes en los cruceros que atracan en San Juan!) Da mucha vergüenza enterarse de algo así. Mientras tanto, quienes quieren engañar al pueblo haciéndose pasar por candidatos a la santidad siguen insistiendo que su verdad es la única que existe, que lo que ya el público sabe no es lo que es… la verdad es que dan ganas de decirles a los mentirosos de oficio, ¡BASTA YA!

2. De la boda de Adamari y Luis F.: Parece que siguieron el consejo del Cano Estremera, de que “la boda de ella, tiene que ser la mejor”… Y por lo que leo en la prensa (ya que yo preferí no ver el despliegue noticioso que se hizo), quedó de lo mejor. Pero no todo el mundo quedó contento, especialmente al entrar la novia a la iglesia y saludar al público que estaba allí afuera… ¡de espaldas! ¿QUÉ PASÓ AQUÍ? Yo no entiendo eso… Como tampoco entiendo que la prensa de aquí, especialmente Telemundo de Puerto Rico, quisiera destacar cuanta pen… ¡uy uy uy!… cuanto detalle de la boda tuviese que destacar, por insignificante que fuera. Todo lo que faltó fue que a la periodista se le ocurriera la brillante idea de cubrir la luna de miel… ¡y no creo que ello sea tan lejos de la realidad!

¿Verdad que eso es ATERRADOR?

(Actually, I don’t expect Paris H. to read this blog, but if she were reading it, I’d say to her… watch out for the competition, honey!)

3. Del fallecimiento de Rocío Jurado: Sumamente lamentable pérdida para sus admiradores y la clase artística en general. Lamentable porque ella era, a mi juicio, una mujer talentosa, con una fuerza y un dominio de la interpretación que la destacaron a lo largo de su carrera. Y lo peor es que junto con Rocío Dúrcal y Soraya, ya son tres las figuras destacadas del entretenimiento internacional que sucumben a causa del cáncer en lo que va de 2006 (y eso, que no vamos ni por la mitad). Definitivamente, un llamado a despertar para la conciencia de todos(as) y proteger nuestras vidas contra el cáncer.

OK, no quiero parecer sombrío, que ya con que este mensaje haya salido en la fecha de los tres seises es demasiado… Mientras tanto…

ESTA SEMANA (5—11 DE JUNIO DE 2006): DOS MÁS DE MAYO, Y YA: Dos amigos divorciados se mudan para Alaska, diz que para alejarse de las mujeres tanto como puedan, pero ¿lo lograrán?… Y… Dos rednecks se las ingenian para tratar de pasar un bloqueo policial. Y LA SEGUIMOS PA’ JUNIO CON: A un hombre en Ohio se le ocurre la peor idea para… esteeeeeeeeee… colocarse una medicina en su cuerpo… Y… Un retirado quiere asegurarse de estar bien preparado cuando se vaya de crucero con su esposa… y cuando digo “bien preparado”… es BIEN PREPARADO.

Así que visite Humor, Según Luis Daniel Beltrán.

Bueno, será hasta la próxima. Cuídense mucho y pórtense bien. Bye!

(Y eso… que yo no quería escribir mucho hoy…)

LDB