Categorías
agravio fear gobierno injusticia leyes pobreza política Puerto Rico salud sociedad tragedia violence violencia

Esta carrera, la corre Puerto Rico: Primera valla

Vote 12345
Vote 12345 (Photo credit: Wikipedia)

Amigas y amigos, mi gente, admito que hoy por la mañana me levanté pensando que las cosas iban a ser iguales que siempre.  Que algunas personas se saldrían con la suya, ya fuera que el Soberano, el Pueblo—así, con mayúscula inicial—les dijera que no querían que se desestimara la expresión de su voluntad.  Que el sensacionalismo más burdo y los golpes de efecto prevalecerían en el debate sobre cómo aliviar los problemas que vivimos a diario los puertorriqueños, y que otras voces que tenían argumentos de mayor sustancia quedarían ahogadas en medio de ruido y la estridencia.

Pero conforme han pasado las horas desde esta mañana, ha resultado que mi pronóstico pesimista había fallado.

Hoy, 19 de agosto de 2012, se consultó al Pueblo de Puerto Rico—esa entidad a la que los seudolíderes políticos que manejan sus destinos tienden a subestimar—sobre si se quería enmendar la Constitución de 1952 para restringir el derecho a la fianza, consignado en la Sección 11 del Artículo II (Carta de Derechos), a fin de que al mismo no tuvieran acceso los acusados de asesinato (especialmente asesinatos que se producen durante la comisión de ciertos delitos como violaciones sexuales o los que se cometen contra agentes del orden público en el cumplimiento del deber), y también para disminuir el tamaño de la Asamblea Legislativa (Senado y Cámara de Representantes), de los 27 senadores y 51 representantes que establece la Sección 2 del Artículo III (Del Poder Legislativo) a un número menor de legisladores, aunque manteniendo el mismo presupuesto para sus operaciones.  Y hoy, 19 de agosto de 2012, el mismo Pueblo de Puerto Rico al que se consultó le contestó a sus seudolíderes que no querían ni una cosa ni la otra.

Tal vez será cierto eso de que el Pueblo es más inteligente que quienes lo dirigen.  Tal vez el Pueblo le está diciendo a sus seudolíderes que asuntos de la naturaleza de los dos que se presentaron a votación hoy no son como para tomarse a la ligera, con alternativas que parecerán buenas sobre el papel—con todo y la capacidad del papel para aguantar todo lo que le escriban encima—, pero en la realidad no funcionan como debería esperarse.  O tal vez el Pueblo está empezando a ir más allá del oportunismo y los golpes publicitarios de efecto, como la archifamosa “sacada de dedo”.

Tal vez lo que hoy dijo el Pueblo es que se deben atender seriamente las causas de raíz de los dos problemas que se pretende resolver.

¿La de la criminalidad—o no será también, la criminalización de la pobreza?  Mediante programas de prevención de problemas en el hogar y en la escuela, una mayor atención a la condición mental de nuestra gente—que en muchos casos, no es la mejor—, un sistema de salud que atienda las necesidades de la gente al tiempo que maneja eficientemente sus costos, y que no se base tanto en la ganancia que pueda sacar un proveedor de servicios de salud.  Añádase a eso un sistema de justicia que funcione contra quienes no funcione la prevención.  Un sistema de justicia que tenga jueces mejor capacitados que lo que tenemos hoy en día—y cuya discreción (la misma que ya señalé anteriormente que no es muy confiable en algunos casos) era la pieza clave en la propuesta enmienda sobre la fianza—y fiscales que puedan preparar casos sólidos contra acusados de delito, casos que no se caigan porque a alguien se le olvidó escribir una fecha o una palabrita fundamental (por ejemplo, “premeditación”) en los documentos correspondientes.

¿Y qué hay de la de lo de la Legislatura?  Además de considerar de manera seria y sin demagogias el mandato aquél sobre la unicameralidad, mandato que el tribalismo y los egos partidistas no permitieron que se concretara, ¿qué tal si empezamos por un mejor cernimiento (en español boricua, “screening”) de las personas que pretendemos enviar al máximo foro deliberativo puertorriqueño?  ¿Qué tal si los partidos políticos puertorriqueños asumen su responsabilidad consigo mismos y con los demás y evita que agresores conyugales, delincuentes reales o potenciales, quienes viven “del cuento” o quienes se asocian con gente de dudosa reputación aspiren a un puesto del poder que representa un puesto legislativo?  ¿Qué tal si aspiramos más bien a que la Legislatura sea de calidad, no de cantidad?

OK, ya sé, ya sé: Es demasiado pedir.

Por lo pronto, las reacciones han sido las de siempre, especialmente las que demuestran un pobre espíritu de competencia (como la de cierta ex-presidenta cameral y ex-jueza apelativa, dando en Twitter—medio por el cual dejó ver su prejuicio en todo su esplendor—su “agradecimiento” a cuanta clase de criminal se le ocurriera por el rechazo a la enmienda propuesta).  Pero como dicen, a cada cual su santo.  Al menos, lo importante es que ya empezamos a correr esta carrera, una carrera en la que la pista tiene vallas, tal vez difíciles de cruzar… pero de que las podemos cruzar, las podemos cruzar.  Y las cruzaremos, no importa cuán altas nos las quieran poner.  Y como decía una promoción que se pasó antes de y durante las recién concluidas olimpiadas de verano Londres 2012, “esta carrera, la corre Puerto Rico”.  Y recién acabamos de cruzar la primera valla.

¡Y vamos a dejarlo ahí!  Cuídense mucho y pórtense bien.

Soy Luis Daniel Beltrán y yo apruebo esta entrada. Pulgar hacia arriba

(Y por si lo quieren saber, a las dos propuestas enmiendas yo las voté así: Pulgar hacia abajo Pulgar hacia abajo.  Y PUNTO.)

Categorías
comunidad noticias política Puerto Rico sociedad

El Pueblo Habló Y Yo… ¡Hago Lo Que Me Da La Gana!

¡Saludos, mi gente! ¡Vamos a lo que vinimos!

No sé si quienes leen esto en otros países de habla hispana recuerdan que hace apenas año y medio, en Puerto Rico se celebró un referendo con el fin de que se enmendara la Constitución de Puerto Rico de 1952, con el fin de que el poder legislativo, actualmente ejercido por un Senado y una Cámara de Representantes, fuera ejercido a partir de 2009 por un sólo cuerpo deliberativo? Claro está, es cierto que apenas participó entre una cuarta y una quinta parte de los electores capacitados para votar (incluído quien les escribe), pero no menos cierto es que un 85% de quienes participaron decidieron… OK, DECIDIMOS (y yo no me avergüenzo de decirlo así) que se ordenara la implantación de una legislatura unicameral en Puerto Rico. Razones hay de más para ese deseo, particularmente el que se asegure la elección de las personas más capacitadas para decidir el futuro del país, vengan de donde vengan (ya sea de los partidos políticos habidos o por haber, o incluso de aquellos sectores del pueblo que entienden tener una obligación de dejar oír su voz en cuanto a aquello que les afecta).

Pues bien, sucede que el mandato electoral así dado a la Asamblea Legislativa siguió un camino muy tortuoso. Para empezar, algunos de los sectores que aparecieron apoyándola en un principio, cambiaron de parecer con tanta facilidad como se cambia uno de ropa (o como decía un primo mío que vive en el estado de Florida, “cambian más de opinión que lo que se cambian de ropa interior”). ¿Sería para quedar bien? ¿Con quién? Pero también estuvieron los enemigos declarados de este proceso, especialmente en la propia Asamblea Legislativa, quienes “desde el tiro de salida” habían dejado establecido que no se daría paso a un proyecto para su conversión en un sistema unicameral. O dicho más claramente, que no se aprobaría dicho proyecto durante el presente periodo de gobierno. ¿Por conveniencia política? ¿Por querer demostrar mollero? ¿Por querer demostrar quién es el que VERDADERAMENTE manda en este país?

El caso es que después de tantas demoras, se presentó ante la naciente sesión legislativa un proyecto para que se implantara el mandato del pueblo sobre el propuesto nuevo sistema legislativo, a fin de que en un referendo programado para el verano de este año se decidiera cómo sería el nuevo cuerpo deliberativo. En el Senado, dicen que ese proyecto se aprobó por una mayoría, reforzada por uno o dos senadores “valientes”, que en lugar de seguir directrices impuestas “por las pantaletas” de otros, decidieron votar “según su conciencia” (presumo yo). Pero aún faltaba la gran prueba de fuego, ante la Cámara de Representantes.

Lamentablemente, allí el proyecto corrió tan mala o peor suerte que Saddam Hussein (o aún peor que la de su medio hermano, el mismo que “perdió la cabeza”). Cuando en un principio se había dicho que se habría de dar a la medida el trámite correspondiente… ¡de momento la someten por descargue (es decir, en fast track, sin una ponderación seria y responsable)! Y así fue como se dieron dos votaciones, las cuales resultaron negativas para el malogrado proyecto.

Y así como así, dicen que ya no hay más na’ que buscar, que ya se acabó el evento… Y todo eso, ¿para qué? ¿Para que unos cuantos quieran salvar su propio pellejo?

Esa es la realidad, gústele a quien le guste… ¡Qué se va a hacer! Pero bueno, vamos a otra cosa…

ESTA SEMANA (22–28 DE ENERO DE 2007): Nuevas evidencias sobre el verdadero significado del lenguaje empresarial… Y… Conozca algunas rarezas idiomáticas que se encuentran alrededor del mundo.

Visite Sitio ‘Web’ de Luis Daniel Beltrán y haga click en “Humor, según Luis Daniel Beltrán”.

¡Y vamos a dejar eso ahí! Cuídense mucho y pórtense bien. ¡Hasta luego!

LDB

Categorías
eventos atmosféricos política Puerto Rico sociedad web sites

De Vientos Que Se Alejan Y De Algunas Cosas Nuevas

Saludos, mi gente.

Definitivamente, la temporada de huracanes de 2005 como que tiene algo de prisa por transcurrir. No llevamos ni un mes y medio desde que se inició la temporada, y ya se han formado cinco tormentas, dos de las cuales (Dennis y Emily) se han convertido en huracanes poderosos. Hasta el momento, no ha pasado nada significativo en Puerto Rico como consecuencia de estos eventos, aparte de algunos merecidos aguaceros dispersos que refrescaron un poco el clima puertorriqueño. Pero aún me temo que lo peor está por venir, a juzgar por lo que ya mencioné anteriormente en el blog sobre la ola de calor que nos ha estado arropando recientemente. Y eso, que aún no hemos entrado en la etapa álgida de la temporada (entre mediados de agosto y mediados de octubre)…

Y yo creo que en cuanto a los preparativos se refiere, seguimos mucho más atrás que la cola del perro. Mientras sigue la insulsa discusión entre la zahorria que se hace pasar por nuestro liderazgo político (ahora el tema de discusión es si se atenderá el mandato de apenas un 23% del electorado que por mayoría de 83% contra 27% decidimos el pasado domingo 10—y tengo el honor de decir que me incluyo en ese 83%—que la legislatura puertorriqueña se convierta en un sistema de una sóla cámara legislativa), muchos ciudadanos aún no están preparados para lo que traigan los vientos. Cosa de no extrañarse en un país en el que al faltar dos semanas para el inicio de un nuevo curso escolar, cerca de 1,500 (1.500) maestros no han sido nombrados en el sistema público de educación… por no decir que la planta física de más de 80 escuelas públicas aún no han sido puestas en condiciones adecuadas para la enseñanza… Después, no nos quejemos…

OK, vamos a otra cosa, shall we?

ESTA SEMANA EN “¡QUÉ HAY DE NUEVO!” (JULIO DE 2005): Un hombre se ufana de que su esposa lo ama (¡y de la manera en que ella lo demuestra!)… Otro hombre se somete al más extraño tratamiento para dejar de ser homosexual (pero, ¿funcionará?)… Ahora resulta que el objetivo de los terroristas que ejecutaron los atentados del 11 de septiembre de 2001 era atacar a México… Y… Graffitis originales como usted sólo los verá en los servicios sanitarios.

Ya lo saben, aquí es donde está todo esto.

Por cierto, ya que estamos en el tema, si se dan una vuelta por mi sitio ‘web’ notarán que le cambié el sistema de navegación a las páginas, de manera que todas apunten (entre otras) a la página principal. Simplemente, en la mayoría de las páginas opté por emplear un sistema como el que se utiliza en Yahoo!, Google y otros sitios, que se le conoce como el breadcrumb trail o “rastro de migajas de pan” (como en algunos cuentos de hadas). Es más, hasta las páginas de la sección de Humor siguen ese esquema de navegación. Digo, yo espero que eso les facilite a ustedes saber en qué parte de la estructura de mi sitio están ubicados. Por otra parte, decidí eliminar la página en la sección de Humor que se conocía cariñosamente como “Todo Lo Demás”, para dar paso a un “mapa de sitio” (sitemap) de esa sección. Allí enumero todos los archivos de la sección, categorizados por el año en que fueron colocados.

Yo espero que ello les permita tener un acceso más fácil a las páginas de mi sitio ‘web’. De todos modos, no olviden enviarme un mensaje a mi dirección de email, en caso de alguna sugerencia que haga que el contenido de mi sitio sea cada vez mejor.

Bueno, hasta aquí me empujaron los vientos de la tormenta. Cuídense mucho y pórtense bien, ¿OK? Bye!

LDB